La salud de tu vagina afecta tu salud general. El término «salud vaginal» cubre una amplia gama de factores, desde el sexo hasta la fertilidad, la higiene general y más.

Una vagina sana mantiene un pH adecuado y está libre de infecciones. Afortunadamente, existen varias formas de garantizar la salud vaginal, incluida la ingesta de suplementos.

Los investigadores han estudiado varios suplementos para la salud vaginal y algunos parecen más prometedores que otros. Estos suplementos incluyen vitaminas, minerales y otros nutrientes vitales.

Este artículo cubrirá el uso de suplementos para apoyar la salud vaginal, incluida evidencia científica y ejemplos específicos. También analizará las causas de los desequilibrios del microbioma vaginal, el efecto de las deficiencias de nutrientes en la salud vaginal y cuándo consultar a un proveedor de atención médica.

¿Por qué la gente usa suplementos para apoyar la salud vaginal?

Al igual que el intestino, la vagina contiene un microbioma formado por microorganismos beneficiosos que ayudan a mantener su salud.

La flora vaginal (bacterias) está compuesta principalmente por lactobacilo especies. La función principal de estas y otras especies de bacterias que se encuentran en la vagina es producir compuestos antimicrobianos que combaten sustancias potencialmente dañinas.

A veces, sin embargo, el microbioma vaginal puede desequilibrarse.

Un desequilibrio en el microbioma vaginal puede permitir el crecimiento de bacterias dañinas y otros organismos que pueden provocar vaginosis bacteriana (VB), candidiasis, infecciones de transmisión sexual (ITS), infecciones del tracto urinario (ITU) y mala fertilidad.

Para mantener un microbioma vaginal saludable, algunas personas recurren a suplementos dietéticos.

Existe cierta evidencia de que ciertos suplementos son beneficiosos para la salud vaginal. En su mayor parte, se cree que estos suplementos ayudan a restaurar el microbioma vaginal y previenen infecciones y otros problemas.

Cabe señalar que los suplementos dietéticos nunca pretenden reemplazar la atención estándar para las afecciones vaginales (o cualquier afección). En cambio, los suplementos dietéticos pueden actuar como un tratamiento complementario para la salud vaginal.

A continuación se analiza la ciencia detrás de los suplementos populares para la salud vaginal.

Probióticos

Los probióticos se recetan comúnmente para los trastornos gastrointestinales, pero también pueden ser beneficiosos para la salud vaginal.

Los probióticos son bacterias «buenas» que se encuentran en ciertos alimentos y suplementos y que pueden mejorar el equilibrio de las bacterias en el tracto digestivo y reproductivo.

Según una revisión, el uso de suplementos probióticos puede apoyar el microbioma vaginal y mejorar su defensa inmunológica. En varios estudios, se ha descubierto que los probióticos desempeñan un papel en el tratamiento de la VB y la atrofia vaginal. También existe cierta evidencia de que el uso de probióticos puede retardar la progresión del cáncer de cuello uterino.

Cuando se trata de cómo utilizar los probióticos para la salud vaginal, lo mejor puede ser tomarlos por vía oral. Si bien se cree que tanto los supositorios como los probióticos orales son eficaces, los probióticos orales pueden proporcionar un beneficio adicional al microbioma intestinal.

Zinc

El zinc es un oligoelemento esencial para varios aspectos de la salud, incluido el crecimiento celular, la regulación hormonal y la reproducción. Las investigaciones muestran que el zinc protege el sistema reproductivo al actuar como antioxidante.

Cuando se usa externamente, el zinc puede mejorar la sequedad vaginal y otros síntomas asociados con la menopausia.

En un pequeño estudio piloto, mujeres con ciertos síntomas de la menopausia, como sequedad vaginal, ardor, picazón y dolor, usaron un gel humectante que contenía zinc durante dos semanas. Después de usar el gel de zinc, las participantes experimentaron mejoras en estos síntomas, y las mejoras más significativas ocurrieron en la sequedad vaginal.

Se necesita más investigación para determinar si el zinc se puede utilizar de otras formas para promover la salud vaginal.

vitamina e

La vitamina E es una de las cuatro vitaminas liposolubles. También actúa como antioxidante, protegiendo las células y los tejidos del daño.

Diversos estudios han demostrado posibles beneficios de la vitamina E en los cambios vaginales asociados a la menopausia. Sin embargo, los investigadores creen que la vitamina E se utiliza mejor como tratamiento complementario. Por ejemplo, cuando se usa junto con la terapia de reemplazo hormonal (TRH), la vitamina E puede aliviar la atrofia vaginal, un síntoma común de la menopausia.

En comparación con un placebo, se ha descubierto que los supositorios de vitamina E mejoran significativamente los síntomas vaginales de la menopausia. Sin embargo, vale la pena señalar que se necesita más información sobre la dosis y la seguridad de la vitamina E para la salud vaginal.

Vitamina D

Al igual que la vitamina E, la vitamina D es una vitamina liposoluble que puede resultar útil en determinadas afecciones de salud vaginal.

Según un estudio, los niveles insuficientes o deficientes de vitamina D pueden aumentar el riesgo de VB. En el estudio, se comparó a mujeres con VB con controles sanos. Los investigadores encontraron que las mujeres con VB tenían más probabilidades de tener niveles más bajos de vitamina D en la sangre en comparación con los controles.

También se ha investigado la vitamina D por su papel potencial en la menopausia.

Una revisión de las investigaciones disponibles encontró que la vitamina D puede influir en el pH vaginal, mejorar los síntomas vaginales, prevenir infecciones vaginales y mejorar la función sexual en mujeres posmenopáusicas. Se ha descubierto que los suplementos de vitamina D tanto tópicos como orales brindan beneficios para la salud vaginal.

Sin embargo, no todos los estudios sobre suplementos de vitamina D para la salud vaginal han encontrado resultados positivos o incluso consistentes. Se deben realizar más investigaciones.

Vitamina C

La vitamina C a menudo se considera un tratamiento alternativo para la VB y otros problemas de salud vaginal. Sin embargo, hay muy poca investigación reciente que respalde estas afirmaciones.

Un estudio de 2013 comparó los efectos de la vitamina C con un placebo en mujeres con VB recurrente. Los participantes utilizaron tabletas de vitamina C o placebo en forma de supositorio durante seis días consecutivos al mes durante seis meses. Aquellos que usaron tabletas de vitamina C experimentaron tasas considerablemente más bajas de recurrencia de VB en comparación con aquellos que usaron tabletas de placebo.

La vitamina C en sí es ácida. Por lo tanto, se cree que la vitamina C previene la VB al reducir el pH de la vagina, una tarea que normalmente se deja a la flora vaginal en condiciones saludables.

Se han realizado pocos estudios adicionales sobre la vitamina C y sus efectos sobre la salud vaginal. Se necesita investigación actualizada.

Aceite de pescado

Los suplementos de aceite de pescado, una fuente común de ácidos grasos esenciales omega-3, se han utilizado para tratar diversos problemas de salud vaginal.

En un estudio, se compararon los efectos de los suplementos de aceite de pescado sobre la salud vaginal con los probióticos y un placebo en mujeres embarazadas. En comparación con el placebo, las participantes que usaron suplementos de aceite de pescado durante el embarazo tenían menos bacterias potencialmente dañinas en su microbioma vaginal. También se demostró que el aceite de pescado mejora el microbioma vaginal cuando se combina con probióticos.

Se afirma que los suplementos de aceite de pescado y ácidos grasos omega-3 también pueden mejorar la sequedad vaginal. Sin embargo, esta afirmación está respaldada por muy poca investigación.

Se necesita más investigación para comprender mejor cómo el aceite de pescado puede afectar la salud vaginal.

¿Qué significa tener niveles saludables de pH vaginal?

El pH vaginal determina si tu vagina es ácida, alcalina o neutra.

Para las mujeres en edad fértil, los valores normales del pH vaginal oscilan entre 3,8 y 5,0, que es ligeramente ácido. Los valores del pH vaginal tienden a aumentar ligeramente cuando la mujer entra en la menopausia.

Causas que afectan el microbioma vaginal

El microbioma vaginal puede cambiar por varios motivos. Si bien algunos cambios son normales, un desequilibrio en el microbioma puede provocar VB, candidiasis u otros problemas.

El microbioma vaginal cambia naturalmente durante épocas de fluctuaciones hormonales. Estos incluyen la pubertad, el ciclo menstrual, la menopausia y el embarazo.

Un desequilibrio en el microbioma vaginal también puede ser el resultado de relaciones sexuales sin protección, uso de antibióticos o duchas vaginales.

Si su pH vaginal o microbioma no son correctos, puede notar picazón, ardor, secreción anormal o un olor inusual.

¿Puede una deficiencia de vitaminas causar problemas vaginales?

Ciertas deficiencias de vitaminas pueden provocar problemas con la salud vaginal.

Alguna evidencia apunta a una deficiencia de vitamina D como una posible causa de VB y otros problemas de salud vaginal. Un estudio encontró que las mujeres con niveles más bajos de vitamina D tenían más probabilidades de desarrollar VB.

Otra investigación ha encontrado un vínculo entre los niveles bajos de vitamina D y el empeoramiento de los síntomas de la menopausia, incluida la enfermedad cardíaca relacionada con la menopausia.

Las deficiencias de vitaminas, minerales y nutrientes adicionales también pueden afectar la salud vaginal. Sin embargo, no existe evidencia sólida de que deficiencias adicionales provoquen problemas vaginales.

Para garantizar la salud vaginal, lo mejor es seguir una dieta equilibrada y completa con todos los nutrientes necesarios.

Cuándo consultar a un profesional de la salud

Algunos problemas vaginales justifican una visita a un proveedor de atención médica.

Es importante estar atento a cualquier posible signo y síntoma de que algo anda mal con su salud vaginal. Conocer estos signos y síntomas es sólo una forma de cuidar tu salud vaginal.

Los posibles signos de problemas vaginales incluyen:

  • secreción anormal
  • Picazón intensa
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Hinchazón y dolor
  • olor a pescado
  • Sensacion de quemarse
  • Enrojecimiento
  • Dolor al orinar

Algunos de estos síntomas pueden aparecer y desaparecer, pero es necesario controlar cualquier intensidad intensa o persistente. También debe comunicarse con un proveedor de atención médica si sabe que ha estado expuesta a ITS o si tiene fiebre alta o desarrolla llagas o ampollas en la vagina.

Un proveedor de atención médica evaluará sus síntomas y le proporcionará un plan de tratamiento. Los tratamientos pueden incluir medicamentos, atención domiciliaria o varias terapias alternativas.

Resumen

La salud vaginal es un factor clave en la salud general y todo comienza con el microbioma vaginal.

El riesgo de infecciones y otros problemas aumenta si el microbioma vaginal está desequilibrado. Afortunadamente, existen medidas que puede tomar para mantener saludable su microbioma, incluidos los suplementos.

Las investigaciones muestran que ciertos suplementos pueden apoyar el microbioma vaginal, así como otros aspectos de la salud vaginal. Sin embargo, los suplementos sólo deben utilizarse como tratamiento complementario y bajo la supervisión de un médico.

Hable con un proveedor de atención médica si está interesada en usar suplementos para la salud vaginal o si tiene algún síntoma de una afección vaginal.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.