El cáncer papilar de tiroides es el tipo más común de cáncer de tiroides. Este tipo de cáncer afecta la glándula tiroides, que se encuentra en la parte delantera del cuello (justo debajo de la nuez de Adán). La tiroides se compone de dos tipos principales de células: células foliculares y células C. Las células foliculares producen y almacenan hormonas tiroideas; el cáncer papilar de tiroides comienza dentro de estas células.

Este cáncer progresa lentamente y tiende a afectar solo un lóbulo de la glándula tiroides. A pesar de su lento crecimiento, a menudo se propaga a los ganglios linfáticos. El cáncer papilar de tiroides representa ocho de cada 10 casos de cáncer de tiroides.

Las mujeres tienen tres veces más probabilidades de tener cáncer papilar de tiroides que los hombres. Además, los adultos entre 20 y 60 años tienen más probabilidades de desarrollar este cáncer que otros grupos de edad.

El cáncer papilar de tiroides, incluso cuando se ha propagado, por lo general se trata con éxito. Existe la forma habitual de cáncer de tiroides papilar y luego, hay variantes de la misma. Algunas de estas variantes son:

  • folicular
  • De columna
  • Celda alta
  • Insular
  • esclerosante difuso
  • Microcarcinoma papilar
  • Folicular difuso

La mayoría de las veces, el cáncer papilar de tiroides es asintomático. Esto significa que si lo tiene, es probable que no experimente ningún síntoma. Cuando los síntomas aparecen, son:

Causas

Todavía no se sabe qué causa el cáncer de tiroides papilar; sin embargo, hay ciertas mutaciones de ADN vinculadas a él. Por un lado, las mutaciones en el gen RET se encuentran en un porcentaje significativo de casos de cáncer papilar de tiroides. Las mutaciones en el gen BRAF también se encuentran comúnmente en el cáncer de tiroides papilar y, cuando este es el caso, el cáncer tiende a crecer y diseminarse más rápido.

Algunos factores de riesgo asociados con el cáncer papilar de tiroides son:

  • Exposición a tratamientos de radiación externa de alta dosis en el cuello: esto generalmente se debe a una afección infantil o cáncer que se trató con radiación en el cuello y la cabeza.
  • Exposición a la radiación durante desastres en centrales nucleares
  • Antecedentes familiares de cáncer de tiroides papilar: la comunidad médica cree que ciertos genes en los cromosomas 1 y 19 son responsables de los cánceres de tiroides como este que se dan en las familias.
  • Tener una condición genética como la poliposis adenomatosa familiar (FAP), la enfermedad de Cowden y el complejo de Carney, tipo 1 (que muy rara vez se asocia con el cáncer de tiroides)

Diagnóstico

El cáncer de tiroides papilar generalmente se encuentra cuando uno va al hospital quejándose de sus síntomas, más especialmente, un bulto en el cuello. Debe saber que la mayoría de los bultos que se encuentran en el cuello son benignos (no cancerosos) y se conocen simplemente como nódulos tiroideos. Dado que generalmente no muestra ningún síntoma, este cáncer también se descubre durante las pruebas de detección de rutina o los controles de salud.

Su proveedor de atención médica le diagnosticará cáncer papilar de tiroides después de realizar una combinación de pruebas.

Su proveedor de atención médica le realizará un examen físico, prestando especial atención al área donde se encuentra la tiroides en el cuello y los ganglios linfáticos.

Durante este proceso, su proveedor de atención médica le preguntará acerca de su historial médico y si tiene antecedentes familiares de cáncer de tiroides. Otras pruebas que su proveedor de atención médica puede realizar para llegar a un diagnóstico incluyen:

  • Ultrasonido: Esta prueba implica el uso de ondas de sonido de un instrumento similar a una varita para obtener imágenes de la tiroides. Si se descubre un nódulo tiroideo en su cuello, es probable que su proveedor de atención médica ordene esta prueba para tener una mejor idea de su ubicación exacta, tamaño, textura y otras características que pueden indicar si es canceroso o no. Esta prueba no es invasiva y por lo general no es un método de diagnóstico definitivo. Si su proveedor de atención médica sospecha que puede tener cáncer de tiroides después de una ecografía, se ordenarán más pruebas para confirmarlo.
  • tomografía computarizada: La tomografía computarizada (TC) es una prueba de diagnóstico por imágenes que utiliza rayos X para obtener imágenes muy claras y detalladas de su cuerpo. Estas imágenes se utilizan para determinar la ubicación y el tamaño del cáncer, si lo hay, y si se ha diseminado a otras áreas de su cuerpo.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): Este es otro tipo de prueba de imagen utilizada en el proceso de diagnóstico del cáncer papilar de tiroides. Se utiliza para obtener imágenes claras de la glándula tiroides y las áreas circundantes. Esta prueba generalmente se realiza para verificar si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo, como los ganglios linfáticos.
  • Análisis de sangre: Hay algunos análisis de sangre que su proveedor de atención médica ordenará si sospecha que tiene cáncer de tiroides papilar. Estos análisis de sangre por sí solos no pueden diagnosticar si tiene cáncer de tiroides papilar, pero pueden mostrar si su tiroides está funcionando correctamente y ayudar a su proveedor de atención médica a decidir qué otras pruebas son necesarias. Estas pruebas verificarán los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) y las hormonas tiroideas (T3 y T4) en la sangre. Los niveles de estas hormonas suelen ser normales incluso cuando una persona tiene cáncer de tiroides papilar, pero en casos raros, se ven afectados.
  • Biopsia: Esta es la prueba más concluyente que se puede hacer para saber si un nódulo tiroideo es canceroso o no. Las biopsias para el cáncer de tiroides papilar se realizan mediante una técnica llamada aspiración con aguja fina. La aspiración con aguja fina consiste en insertar una aguja muy pequeña en el nódulo tiroideo y extraer algunas de sus células a través de la aguja (que es hueca). El proveedor de atención médica que realiza esta prueba puede repetir este proceso un par de veces, tomando células de diferentes partes del nódulo.

Luego, las células se enviarán a un patólogo para su análisis. El patólogo examinará las células bajo un microscopio y decidirá si son benignas o cancerosas.

La aspiración con aguja fina es relativamente indolora y, a veces, se realiza con la ayuda de ultrasonido para ayudar a la visión del proveedor de atención médica y garantizar que obtenga las células de los lugares correctos.

Los resultados de la prueba de aspiración con aguja fina pueden ser uno de los siguientes:

  • el nódulo es benigno (no canceroso)
  • el nódulo es maligno (canceroso); durante el mismo procedimiento de examen con el microscopio, el patólogo también determinará si el cáncer es cáncer de tiroides papilar
  • es indeterminado (en este caso, no se puede decir con certeza razonable si las células son benignas o cancerosas, por lo que el proveedor de atención médica generalmente ordena más pruebas)
  • las células recolectadas durante el procedimiento no fueron suficientes y, como resultado, no se puede hacer un diagnóstico concluyente (su proveedor de atención médica probablemente recomendará que se realice otra prueba de aspiración con aguja fina o una biopsia con una aguja más grande, o él/ella puede decidir programar una cirugía para extirpar el nódulo)
  • se ordena una gammagrafía con yodo radiactivo (esto implica que trague o le inyecten una pequeña cantidad de yodo radiactivo, que luego es absorbido por la glándula tiroides después de un tiempo)

Después de un tiempo (generalmente después de las seis y luego de las 24 horas), se realiza una exploración de la glándula tiroides. Esta exploración le dirá a su proveedor de atención médica si el nódulo en su glándula tiroides se está comportando como tejido tiroideo normal o no.

Quizás se pregunte por qué se ordenan algunas de las pruebas mencionadas (como los análisis de sangre) si no pueden detectar por sí solas la presencia o no de cáncer papilar de tiroides. Un diagnóstico, especialmente cuando se trata de cáncer, no se trata solo de determinar si hay células cancerosas presentes, sino también de determinar la etapa en la que se encuentra el cáncer, qué tan rápido está creciendo, cuánto se ha propagado y qué órganos (y sus funciones) ha afectado en su caso.

Solo con un diagnóstico detallado y preciso, su proveedor de atención médica puede crear un plan de tratamiento muy efectivo para usted.

Tratamiento

La cirugía es la forma más común de tratar el cáncer de tiroides papilar. La cirugía puede tomar tres formas.

  • tiroidectomía: Esto implica extirpar quirúrgicamente toda la glándula tiroides.
  • Lobectomía: si el tumor es pequeño y no se ha diseminado fuera de la glándula tiroides, se puede tratar simplemente extirpando el lóbulo (lado) de la glándula tiroides que tiene el tumor.
  • Disección de cuello: Incluso si el cáncer aún no se ha propagado a los ganglios linfáticos, su proveedor de atención médica puede recomendar que se extirpen quirúrgicamente los que están cerca de la glándula tiroides. Se ha sugerido médicamente que esto podría ayudar a reducir el riesgo de que el cáncer regrese al área del cuello.

Además, la extirpación de los ganglios linfáticos permite que se analicen adecuadamente para detectar signos de cáncer, lo que le permite a su proveedor de atención médica determinar con precisión la etapa de su cáncer. Esta cirugía se denomina comúnmente disección central del cuello y generalmente se realiza mientras se realiza la tiroidectomía.

En situaciones en las que el cáncer ya se ha diseminado a los ganglios linfáticos, su proveedor de atención médica probablemente recomiende una extirpación más extensa de los ganglios linfáticos y no solo los que están cerca de la glándula tiroides.

Esta cirugía se denomina disección radical modificada del cuello (MRND, por sus siglas en inglés) o disección lateral del cuello. Con esta cirugía, existe un ligero riesgo de lesión en los nervios del área circundante.

El tratamiento con yodo radiactivo a veces se realiza además de una tiroidectomía cuando el cáncer aún se encuentra en sus etapas iniciales. Sin embargo, cuando el cáncer está en sus últimas etapas, casi siempre se administra terapia con yodo radiactivo, ya que aumenta significativamente las tasas de supervivencia de dichos pacientes.

La glándula tiroides absorbe la mayor parte del yodo en su cuerpo, por lo que este tratamiento implica tomar yodo radiactivo (también conocido como I-131), que luego destruirá todas las células o tejidos tiroideos restantes que quedan después de su tiroidectomía. Este procedimiento a menudo requiere que usted esté en el hospital durante algunos días después, en una sala especial aislada, para evitar que otros se expongan a la radiación que aún puede estar escapando de usted.

Albardilla

Una vez que se someta a una tiroidectomía, deberá tomar un medicamento llamado levotiroxina todos los días por el resto de su vida. El propósito de este medicamento es reemplazar la hormona tiroidea que, de lo contrario, habría estado produciendo la glándula tiroides extirpada.

Una vez que se hayan completado todos sus tratamientos, es probable que su proveedor de atención médica programe citas de seguimiento con usted para monitorear su cáncer. Aunque las posibilidades son relativamente bajas, todavía existe la posibilidad de que su cáncer de tiroides papilar pueda reaparecer. Durante estas citas de seguimiento, su proveedor de atención médica puede ordenar las siguientes pruebas.

  • Examen físico
  • gammagrafía con yodo radiactivo
  • Ultrasonido de tiroides
  • Exámenes de sangre para verificar los niveles de hormonas tiroideas, hormona estimulante de la tiroides y tiroglobulina.

Si se sometió a una tiroidectomía, sus niveles de tiroglobulina deberían ser muy, muy bajos. Si sus niveles comienzan a aumentar durante sus análisis de sangre de rutina, puede ser una señal de que su cáncer está regresando.

Si su cáncer regresa, es importante discutir sus opciones extensamente con su proveedor de atención médica. Es posible que deba volver a someterse a una terapia con yodo radiactivo o a una cirugía. Es posible que también deba someterse a quimioterapia, terapia dirigida o radioterapia externa si el cáncer recurrente se diseminó a otras partes del cuerpo.

Una palabra de MEDSALUD

Ser diagnosticado con cáncer de tiroides papilar puede ser mucho para asimilar al principio. Si puede permitírselo, debe consultar a un terapeuta para que lo ayude a procesar y resolver sus sentimientos acerca de su diagnóstico. Algunos hospitales ofrecen servicios de asesoramiento para personas con cáncer y también puede hablar con sus amigos, familiares o intentar unirse a un grupo de apoyo, ya que hablar sobre sus sentimientos puede ser de gran ayuda.

Los resultados para el cáncer de tiroides papilar después del tratamiento suelen ser muy buenos, pero puede ser útil tener expectativas realistas basadas en conversaciones con su proveedor de atención médica sobre su caso individual.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.