Hay muchos tipos diferentes de obsesiones y compulsiones. Pero la mayoría de ellos se pueden agrupar en cuatro categorías: control, orden y simetría, contaminación y pensamientos tabú.

Siga leyendo para obtener más información sobre los tipos más comunes de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), factores de riesgo, diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo?

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es una condición de salud mental común y duradera que involucra obsesiones y compulsiones disruptivas no deseadas.

Las obsesiones se refieren a pensamientos, preocupaciones, impulsos, preocupaciones o imágenes mentales que son persistentes, disruptivas e intrusivas. Los ejemplos comunes incluyen:

  • Miedo a la contaminación, enfermedad o gérmenes.
  • Preocupaciones extremas sobre la organización, la simetría o la limpieza.
  • Miedo a perder u olvidar algo
  • Dudas o preguntas repetitivas
  • Imágenes o impulsos violentos o agresivos
  • Pensamientos o imágenes sexuales angustiosas
  • Pensamientos religiosos/blasfemos

Las compulsiones se refieren a comportamientos o rituales que las personas se sienten impulsadas a repetir una y otra vez. Por lo general, las personas participan en actos compulsivos para reducir su angustia por una obsesión recurrente. Los ejemplos pueden incluir:

  • Lavado de manos excesivo
  • Limpiar, arreglar u organizar repetidamente
  • Revisar cerraduras, electrodomésticos (como el horno) o interruptores una y otra vez
  • Repetir ciertas frases, palabras o números
  • Solicitando tranquilidad
  • Contando
  • tocando
  • Orando

¿Qué tan común es el trastorno obsesivo-compulsivo?

Las estimaciones sugieren que alrededor del 1,2 % de los adultos en los EE. UU. cumplen los criterios de diagnóstico para el TOC en un año determinado. El TOC es más común entre las mujeres que entre los hombres.

Síntomas del TOC

De acuerdo con la Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5), alguien cumple con los criterios de diagnóstico para el TOC si:

  • Tienen al menos una obsesión o compulsión que les consume mucho tiempo, les causa una angustia emocional significativa e interfiere con su funcionamiento diario.
  • Se sienten impotentes para reprimir el impulso de pensar en sus obsesiones o realizar su compulsión.
  • Sus obsesiones y/o compulsiones no se deben principalmente a otra afección, como el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) o un trastorno alimentario.

Algunas personas con TOC no son conscientes de que sus obsesiones son excesivas. Otros saben que sus preocupaciones o impulsos no se basan en la realidad, pero todavía se sienten incapaces de controlarlos.

Diferentes tipos de TOC

No existe una forma oficial única de dividir el TOC en subtipos. Sin embargo, muchos investigadores están de acuerdo en que hay ciertos temas comunes y grupos de síntomas entre las personas con TOC.

Comprobación

Uno de los síntomas más comunes del TOC es el control compulsivo. Las personas con “TOC de verificación” pueden verificar excesivamente que sus electrodomésticos estén apagados, que sus puertas y ventanas estén cerradas con llave, o que no hayan perdido, dañado o extraviado algo importante.

Los rituales de control también pueden estar relacionados con dudas y ansiedades excesivas y con el miedo a perder el control. A menudo existe el temor de causar intencionalmente o no que algo malo suceda. Por ejemplo, es posible que alguien con TOC no pueda salir de casa durante más de una hora debido a que revisa repetidamente la estufa.

Orden y simetría

Muchas personas con TOC experimentan obsesiones y compulsiones relacionadas con el orden, la simetría, la organización y el conteo. Los rituales compulsivos relacionados con la simetría pueden implicar alinear las cosas una y otra vez, reorganizar constantemente los muebles para que se vean «correctos» o contar repetidamente los elementos para asegurarse de que estén divididos en grupos iguales.

Alguien con una preferencia irracional por el orden también puede preocuparse demasiado por las proporciones de su cuerpo y/o sus hábitos de aseo, lo que puede conducir a una alimentación desordenada y una mala imagen de sí mismo. Otros se sienten obligados a realizar rituales de programación, planificación, gestión del tiempo y organización excesivos.

Contaminación

El miedo a la contaminación es uno de los temas obsesivos más comunes entre las personas con TOC. Las personas que temen a los gérmenes y/o la contaminación pueden limpiar las superficies o lavarse las manos compulsivamente, preocuparse demasiado por los ingredientes de los alimentos o los productos del hogar e incluso evitar tocar cosas que otros han tocado.

Algunas personas con TOC también experimentan miedo a la contaminación emocional. Alguien que teme la contaminación emocional puede hacer todo lo posible para evitar a las personas, los lugares o los temas que considera «inmorales» o «sucios».

Rumiaciones o pensamientos intrusivos

La rumiación se refiere a pensamientos obsesivos, intrusivos y no deseados en torno a un tema determinado. La rumiación frecuentemente involucra temas tabú o prohibidos, como la sexualidad, la violencia o la religión.

Los pensamientos intrusivos pueden tomar muchas formas. Algunas personas con TOC reflexionan obsesivamente sobre su orientación sexual o cuestionan constantemente su identidad religiosa.

Es posible que se preocupen constantemente de engañar a su pareja, lastimarse a sí mismos o a otra persona, o ser depredadores sexuales, incluso en ausencia de evidencia. Otros experimentan imágenes mentales intrusivas, gráficas, sexuales o violentas que consideran inapropiadas o perturbadoras.

A menudo, la rumiación está relacionada con una obsesión subyacente con la culpa y la responsabilidad excesiva por el daño. Las personas que experimentan pensamientos intrusivos pueden realizar rituales compulsivos en un intento de «neutralizar» la amenaza percibida.

Por ejemplo, alguien que tiene pensamientos prohibidos sobre la religión o la blasfemia puede orar en exceso para protegerse espiritualmente a sí mismo oa los demás. Alguien más puede contar, tocar o repetir ciertos movimientos o frases porque cree que salvará a alguien a quien ama del daño.

Otros subtipos de TOC

Los investigadores han identificado varios otros posibles subtipos de TOC, que incluyen:

  • Acaparamiento: El trastorno de acumulación es ahora un diagnóstico distinto en el DSM-5. El acaparamiento se refiere a la colección compulsiva y excesiva de artículos sin valor o triviales, lo que a menudo resulta en un desorden y una desorganización extremos. Algunas personas con TOC acumulan elementos que están relacionados con una obsesión o miedo subyacente.
  • obsesiones somáticas: Las obsesiones somáticas se refieren a la preocupación por las partes del cuerpo, las funciones del cuerpo y/o la enfermedad. Por ejemplo, alguien con TOC que experimenta obsesiones somáticas puede concentrarse en la forma en que respira o traga o se controla a sí mismo en busca de signos de enfermedad.
  • TOC puro: Algunos investigadores se refieren al TOC que involucra solo obsesiones basadas en el pensamiento, sin un componente conductual o compulsivo, como “TOC puro”.
  • TOC con lentitud obsesiva: Algunas personas con TOC son muy propensas al perfeccionismo. En algunos casos, su miedo al fracaso puede llevarlos a tomarse un tiempo excesivo para completar una tarea para asegurarse de que se haga «bien».

Causas y factores de riesgo

No existe una única causa conocida del TOC. En cambio, los investigadores creen que muchos factores contribuyen al desarrollo del TOC, entre ellos:

  • Genética: Según estudios de gemelos y familiares, el TOC a menudo se hereda. Tener un hermano, padre o hijo con TOC aumenta el riesgo de desarrollar el trastorno.
  • Eventos de la vida: Los acontecimientos vitales estresantes y/o traumáticos pueden desencadenar la aparición del TOC, especialmente en personas que ya están genéticamente predispuestas al trastorno.
  • Estructura del cerebro: Los estudios sugieren que ciertas diferencias en la estructura y función del cerebro, como la hiperactividad en la corteza orbitofrontal (que ayuda a controlar las emociones y la toma de decisiones), pueden influir en el desarrollo de los síntomas del TOC.
  • Condiciones comórbidas: Muchas personas con TOC tienen otras afecciones de salud mental, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), depresión y ansiedad.

La edad y el sexo también pueden desempeñar un papel en la aparición y el desarrollo del TOC. El TOC generalmente se diagnostica antes de los 25 años, y muchas personas muestran los primeros síntomas durante la niñez o la adolescencia. Es raro (aunque no imposible) que a alguien se le diagnostique el trastorno después de los 35 años.

Mientras tanto, los estudios sugieren que las mujeres tienen aproximadamente 1,6 veces más probabilidades que los hombres de desarrollar TOC durante su vida.

TOC y comorbilidad

Es común que las personas con TOC tengan más de una afección de salud mental. Una revisión y metanálisis de 2021 encontró que el 69 % de las personas con TOC tenían al menos otra enfermedad mental a lo largo de su vida.

Diagnóstico y Pruebas

Si sospecha que puede tener TOC, su proveedor de atención médica puede derivarlo a un terapeuta de salud mental. Ellos pueden diagnosticarte TOC utilizando su historial médico, una comprensión de sus síntomas y los criterios del DSM-5.

Su proveedor de atención médica también puede realizar un examen físico y otras pruebas para descartar la posibilidad de cualquier condición física subyacente o trastornos de salud mental comórbidos.

Condiciones relacionadas

En el DSM-5, el TOC aparece en la categoría de “trastornos obsesivo-compulsivos y relacionados”. Las condiciones relacionadas con el TOC dentro de esta categoría general incluyen:

  • Trastorno de acumulación: Si bien la acumulación es a veces un síntoma del TOC, el trastorno por acumulación también se puede diagnosticar y tratar como una condición de salud mental distinta. Las personas con trastorno de acumulación tienen dificultades extremas para desechar artículos y controlar sus impulsos de recolectar artículos, incluso cuando sus colecciones afectan negativamente sus relaciones, seguridad, salud y/o finanzas.
  • Trastorno de pellizcar la piel: Las personas con trastorno de pellizcado de la piel, también conocido como excoriación desorden o dermatillomanía, pellizca su piel persistentemente. Los efectos nocivos pueden incluir lesiones en la piel, angustia emocional y aislamiento social.
  • tricotilomanía: Personas con tricotilomanía experimentar pérdida de cabello, angustia emocional, dificultades con la imagen propia y baja autoestima debido a un impulso persistente e incontrolable de tirar o arrancarse el cabello.
  • Desórden dismórfico del cuerpo: Desórden dismórfico del cuerpo (BDD) implica una preocupación abrumadora por el propio cuerpo y la apariencia. Las personas con BDD a menudo gastan una gran cantidad de tiempo, dinero y energía para mejorar o “arreglar” su apariencia.

Otras condiciones que a veces se confunden con el TOC o que pueden aparecer junto con él incluyen:

  • Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad: El trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad (TPOC) es una condición mental que implica rigidez en el pensamiento y el comportamiento, devoción excesiva a las reglas y perfeccionismo, y una preocupación por mantener el control. El TOC comparte algunos síntomas con el TOCP, pero son condiciones diferentes.
  • Anorexia nerviosa: Ciertos trastornos alimentarios, como anorexia nerviosa (AN), a menudo son comórbidos con el TOC. Algunas investigaciones sugieren que alrededor del 35 % al 44 % de los pacientes con AN también cumplen los criterios de diagnóstico para el TOC. Mientras tanto, alrededor del 10% de las pacientes con TOC también tienen AN.
  • Síndrome de Tourette: Síndrome de Tourette (ST) es un trastorno del sistema nervioso que causa tics involuntarios (movimientos, sonidos y/o espasmos repetitivos). El TOC y el ST están relacionados ya menudo son comórbidos, especialmente en niños y adolescentes. Alrededor del 60 % de las personas con ST también cumplen los criterios de diagnóstico para el TOC, y hasta la mitad de los niños con TOC han experimentado tics en algún momento.

Cómo se trata el TOC

Muchas personas con TOC experimentan mejoras con el tratamiento. Los estudios sugieren que alrededor del 50 % de las personas con TOC experimentarán una remisión total de sus síntomas después del tratamiento. Muchos otros pueden mejorar significativamente su calidad de vida con el tiempo.

La psicoterapia es el tratamiento típico de primera línea para el TOC. Muchas personas con TOC se benefician de un tipo particular de terapia cognitiva conductual (TCC) conocida como terapia de prevención de exposición y respuesta (EX/RP). En la terapia EX/RP, los pacientes aprenden gradualmente a confrontar sus obsesiones (exposición) mientras resisten el impulso de realizar compulsiones en respuesta (prevención de respuesta).

En algunos casos, los antidepresivos pueden usarse en combinación con psicoterapia para aliviar los síntomas del TOC. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): antidepresivos que funcionan para aumentar el nivel de serotonina en el cerebro— se ha encontrado que son especialmente efectivos en el tratamiento de personas con TOC, particularmente en dosis más altas.

¿Qué es la serotonina?

La serotonina, o 5-hidroxitriptamina (5-HT), es un neurotransmisor, un mensajero químico, en el sistema nervioso central que ayuda a regular el estado de ánimo, las emociones, la memoria, la tolerancia al dolor, el sueño, el apetito y el deseo sexual.

Resumen

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno mental crónico que involucra obsesiones (pensamientos o preocupaciones intrusivas, persistentes y no deseadas), compulsiones (rituales o comportamientos que uno se siente impulsado a repetir), o ambos.

No existe una única causa conocida del TOC. Múltiples factores, incluidos la genética, el trauma y las diferencias en la estructura del cerebro, pueden contribuir al desarrollo de la afección.

Los investigadores han identificado varios subtipos comunes de TOC. Los síntomas del TOC a menudo se dividen en uno de cuatro grupos: control, orden/simetría, gérmenes/contaminación o rumiación/pensamientos intrusivos. Otros subtipos de TOC incluyen el acaparamiento y las obsesiones somáticas.

El TOC puede ser diagnosticado por un terapeuta de salud mental utilizando los criterios de la Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5). Por lo general, se trata con antidepresivos, psicoterapia o ambos.

Una palabra de MEDSALUD

Muchas personas se sienten nerviosas al hablar de sus obsesiones y compulsiones con un proveedor de atención médica. Sin embargo, el TOC es común, tratable y manejable. Si cree que puede tener TOC, hable con su proveedor de atención médica acerca de ver a un especialista para tratar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

Preguntas frecuentes

  • ¿Cuántos tipos de TOC hay?

    No existe una lista única acordada de subtipos de TOC. Sin embargo, muchos investigadores están de acuerdo en que las obsesiones del TOC y las compulsiones relacionadas a menudo se dividen en cinco grupos principales. Estos grupos de síntomas incluyen la contaminación, el orden y la simetría, la rumiación (incluida la responsabilidad excesiva por el daño, la ansiedad por la enfermedad y las dudas persistentes), los impulsos e imágenes tabú (como las imágenes violentas y/o sexuales) y el acaparamiento.

  • ¿Hay diferentes niveles de TOC?

    El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5) no especifica diferentes niveles de gravedad del TOC. Sin embargo, el DSM-5 clasifica el TOC según el nivel de percepción del paciente.

    Una persona con TOC que tiene una percepción buena o regular sabe que sus obsesiones no se basan en la realidad, mientras que alguien con una percepción deficiente piensa que sus creencias obsesivas probablemente sean ciertas. Mientras tanto, una persona con introspección ausente está completamente convencida de que sus creencias son verdaderas.

  • ¿Es el TOC un trastorno de ansiedad?

    El TOC se categorizó previamente como un trastorno de ansiedad. Sin embargo, en 2013, la Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5) sacó el TOC de esa categoría y lo colocó bajo el paraguas de «trastornos obsesivo-compulsivos y relacionados». Otros trastornos relacionados con el TOC incluyen el trastorno de acumulación, el trastorno dismórfico corporal, la tricotilomanía y el trastorno de pellizcarse la piel.

  • ¿Se puede considerar el perfeccionismo como una forma de TOC?

    Por sí solo, el rasgo del perfeccionismo no es una forma de TOC. Sin embargo, la investigación sugiere que el perfeccionismo es común entre las personas con TOC.

    Un estudio de 2019 encontró que los niños y adolescentes que mostraban una tendencia al perfeccionismo tenían más probabilidades de desarrollar síntomas graves de TOC y de cumplir con los criterios de diagnóstico para TOC.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.