Hay dos palabras que pueden infundir miedo en muchas personas: cáncer. y SIDA Y si bien esos miedos pueden ser completamente racionales y comprensibles, ¿qué sucede si toman el control de tu vida?

Si le teme tanto a la posibilidad de contraer el VIH que no puede hacer frente a la vida cotidiana, entonces es posible que tenga un trastorno de ansiedad que a veces se describe como fobia al VIH (anteriormente conocida como fobia al SIDA).

Comprender la fobia al VIH

La fobia al VIH, un tipo específico de nosofobia, es un miedo irracional y obsesivo de infectarse con el VIH o el miedo de que ya se ha infectado a pesar de la evidencia de lo contrario.

La fobia al sida se informó y describió ampliamente en las décadas de 1980 y 1990, antes de que estuviera disponible la terapia antirretroviral altamente efectiva.

Es una condición que puede ser fácil de descartar, pero aún es una que una persona rara vez supera sin algún tipo de intervención enfocada. Es algo que a menudo puede tomar el control de la vida de una persona, interfiriendo en las relaciones interpersonales y reduciendo significativamente la calidad de vida.

Las personas con fobia al VIH a menudo pueden estar tan convencidas de que han sido infectadas que todas las pruebas negativas del mundo no aliviarán su miedo. Pueden pasar enormes cantidades de tiempo en Internet buscando evidencia de que sus sospechas están fundadas de alguna manera, a menudo en sitios web que ofrecen consejos médicos anecdóticos, obsoletos o charlatanes.

Hay otros que harán absolutamente cualquier cosa para evitar contraer el VIH, incluso si su comportamiento es claramente irrazonable. Pueden temer que las manchas en una prenda de ropa sean evidencia de sangre infectada con el VIH.

Pueden idear formas extravagantes para evitar infectarse durante las relaciones sexuales, siendo víctimas de productos o dispositivos que no solo son inútiles sino que pueden ponerlos en peligro.

Si usted o un ser querido tiene fobia al VIH, hable con un profesional de la salud o con una organización comunitaria contra el SIDA para obtener referencias de especialistas en su área. Alternativamente, puede acceder a un grupo de apoyo local ya sea a través de su centro comunitario de VIH o un Línea directa de SIDA las 24 horas disponible en la mayoría de los estados.

Causas

Las razones por las que las personas desarrollan fobias como esta no se entienden claramente. Algunos expertos en salud mental creen que la causa puede ser la genética, una propensión a desarrollar fobias como parte de su composición genética.

Otros creen que las fobias son el resultado de eventos y experiencias adversas en la vida de una persona. El miedo al agua, por ejemplo, puede resultar de conocer a alguien que se ahogó. Del mismo modo, alguien puede desarrollar una fobia al VIH si conoce a otras personas que se han enfermado gravemente o que han muerto a causa de la enfermedad.

Otro factor puede ser la culpa por un acto que la persona percibe como incorrecto. Por lo general, estos son encuentros sexuales de los que la persona se arrepiente, como un hombre casado que tiene relaciones sexuales con una prostituta, comete adulterio o tiene su primer encuentro sexual con otro hombre.

Estas circunstancias no solo conllevan el riesgo de contraer el VIH, sino que también ponen a la persona en riesgo de tener que explicar cómo contrajeron la enfermedad.

En la mente de las personas con fobia al VIH, el VIH puede ser el resultado inevitable de un acto ilícito. Pueden sentir que el VIH es el “castigo” por un “crimen” que cometieron y que la culpa que cargan es de alguna manera razonable y merecida.

La cultura a menudo juega un papel importante en la fobia al VIH. La educación, la religión y las experiencias sociales de una persona pueden sumarse al estigma subyacente que abunda en algunas comunidades, trazando una línea insostenible entre lo que es «moral» y lo que no lo es.

Tratamiento

Las personas con un miedo debilitante al VIH pueden recibir tratamiento con una combinación de psicoterapia y medicación. Si bien puede ser útil sentarse con un médico o un consejero para obtener todos los datos sobre la enfermedad, puede ser más importante explorar las causas fundamentales de los temores.

En muchos casos, la fobia no tendrá nada que ver con el VIH. Sentarse con un profesional de salud mental capacitado generalmente ayuda.

El tratamiento puede incluir terapia individual, terapia de grupo o asesoramiento familiar. En personas diagnosticadas con un trastorno de ansiedad, los medicamentos recetados como Zoloft (sertralina) y Lexapro (escitalopram) pueden ayudar.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.