La septicemia es una infección grave causada con mayor frecuencia por bacterias en el torrente sanguíneo. A veces se conoce como envenenamiento de la sangre. La septicemia a menudo ocurre en personas con sistemas inmunitarios débiles y puede ser muy peligrosa, especialmente para los adultos mayores.

Las bacterias que causan la septicemia no comienzan en el torrente sanguíneo. En cambio, el problema generalmente comienza como una infección bacteriana en otra parte del cuerpo, posiblemente como una infección del tracto urinario, una infección pulmonar, una infección en algún lugar del tracto digestivo o incluso un absceso dental. Sin embargo, a medida que la infección empeora, puede propagarse al torrente sanguíneo y provocar septicemia.

La septicemia no es exactamente lo mismo que la sepsis, aunque muchas personas usan los dos términos indistintamente. Técnicamente, «septicemia» se define como la infección en el torrente sanguíneo, mientras que «sepsis» es la respuesta del cuerpo a esta infección.

Posibles síntomas

En la septicemia, los problemas surgen de las toxinas liberadas por las bacterias en el torrente sanguíneo. Estas toxinas pueden tener un impacto severo en muchos de sus órganos. En el peor de los casos, estas toxinas pueden hacer que sus órganos se apaguen. Eso es lo que hace que la septicemia sea una emergencia médica.

Los síntomas de la septicemia incluyen:

  • Una temperatura corporal alta (más de 100.4 grados) o inusualmente baja (menos de 98.6 grados)
  • Respiración rápida (más de 20 respiraciones por minuto)
  • Pulso rápido (más de 90 latidos por minuto)
  • Escalofríos
  • sudoración intensa
  • Confusión mental
  • Disminución de la micción

Diagnóstico

Los síntomas de la septicemia pueden superponerse con los síntomas de muchas otras afecciones, incluidos casos graves de influenza y gastroenteritis. Para empeorar las cosas, ambas condiciones (y muchas otras) pueden provocar septicemia. Es por eso que siempre debe buscar ayuda médica para cualquier síntoma grave que tenga.

Para diagnosticar correctamente la septicemia, su proveedor de atención médica tomará un historial médico detallado y probablemente realizará análisis de sangre en busca de la infección subyacente. Específicamente, un recuento de glóbulos blancos de más de 12 000 células por microlitro o menos de 4 000 células por microlitro puede indicar septicemia (un recuento normal de glóbulos blancos es de 4 500 a 10 000 células por microlitro). Su proveedor de atención médica también puede analizar su orina o sus mucosas respiratorias en busca de bacterias para identificar la infección.

Si esas pruebas no logran identificar la fuente de la septicemia, entonces su equipo médico puede solicitar radiografías, tomografías computarizadas o imágenes por resonancia magnética (IRM) en un esfuerzo por detectar la infección original.

Tratamiento de la septicemia

Si llega al hospital con síntomas de septicemia, es probable que su equipo médico ordene antibióticos intravenosos de inmediato, incluso antes de que determinen la fuente de su infección. Esto se debe a que la afección puede ser muy peligrosa: incluso un breve retraso en el tratamiento de la infección podría hacer que las bacterias abrumen sus órganos.

También puede recibir líquidos u otros medicamentos por vía intravenosa. Estos pueden ayudar a estabilizar su sistema.

Los pacientes con septicemia probablemente pasarán alrededor de una semana en el hospital y pueden pasar la mayor parte o la totalidad de ese tiempo en la unidad de cuidados intensivos.

¿Qué más necesita saber sobre la septicemia?

La septicemia es más probable que ocurra en las personas de edad avanzada porque su sistema inmunitario se debilita de forma natural a medida que envejecemos. Los bebés prematuros son otro grupo en riesgo porque sus sistemas inmunológicos aún no se han desarrollado por completo.

La septicemia es la décima causa principal de muerte en los adultos mayores en los Estados Unidos, y las muertes por esta afección están aumentando en los estadounidenses mayores.

Los hombres parecen más propensos a contraer septicemia que las mujeres, y tener diabetes o cáncer también puede aumentar las probabilidades de tener la enfermedad. Puede desarrollar una infección bacteriana que provoque septicemia en el hogar, pero las personas en centros de atención a largo plazo o aquellas que reciben tratamiento en hospitales tienen un alto riesgo de desarrollar dicha infección.

La septicemia también se conoce como envenenamiento de la sangre, sepsis y SIRS (Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistemática).

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.