El glaucoma de ángulo estrecho es un tipo grave de glaucoma que ocurre cuando el líquido no puede drenar del ojo como debería, lo que hace que se acumule repentinamente detrás del iris. Esto provoca un aumento rápido y peligroso de la presión ocular que requiere tratamiento inmediato para minimizar el daño al nervio óptico.

El glaucoma de ángulo estrecho también se llama glaucoma de ángulo cerrado agudo o glaucoma de ángulo cerrado.

El glaucoma de ángulo abierto más común a menudo se conoce como el «ladrón furtivo de la vista» porque la mayoría de las personas con la enfermedad no experimentan síntomas. Este apodo no se usa para el glaucoma de ángulo estrecho porque produce síntomas graves que no se pueden pasar por alto.

Síntomas del glaucoma de ángulo estrecho

Debido a que la presión ocular aumenta mucho en un corto período de tiempo, la mayoría de las personas experimentarán los siguientes síntomas:

  • Visión borrosa
  • ojos rojos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de ojo
  • Halos alrededor de las luces
  • Pupila medio dilatada
  • Náuseas

Si experimenta alguno de estos síntomas, consulte a su optometrista u oftalmólogo de inmediato, o vaya a la sala de emergencias local.

Un episodio agudo de glaucoma de ángulo estrecho se considera una emergencia ocular médica. Si la presión no se reduce rápidamente, es posible que tenga una pérdida permanente de la visión.

Es importante tener en cuenta que algunas personas con glaucoma de ángulo estrecho pueden no experimentar síntomas o pueden experimentarlos de manera intermitente, según la causa de la enfermedad.

Causas

La parte frontal del ojo alberga la cámara anterior. Algunas personas tienen una cámara anterior poco profunda, lo que estrecha el ángulo del ojo. En tales ojos, el iris puede agruparse a medida que la pupila se dilata y cierra el ángulo. A veces, el iris puede cerrar el ángulo al dilatarse en una habitación oscura, como una sala de cine.

En algunas enfermedades oculares inflamatorias, la cámara anterior se vuelve muy pegajosa, lo que hace que la parte posterior del iris se adhiera al cristalino del ojo. Esto hace que el líquido retroceda y empuje el iris hacia adelante, cerrando el ángulo, lo que se denomina bloqueo pupilar. Los tumores y la enfermedad ocular diabética grave también pueden causar glaucoma de ángulo estrecho.

Factores de riesgo

Los siguientes factores de riesgo están asociados con el glaucoma de ángulo estrecho:

  • Hipermetropía: Es más probable que las personas con hipermetropía tengan una cámara anterior poco profunda.
  • Edad: El envejecimiento provoca cambios en la anatomía del ojo, lo que lo pone en riesgo de desarrollar la enfermedad.
  • Carrera: Los asiáticos y los inuit tienen un mayor riesgo de desarrollar glaucoma de ángulo estrecho porque tienen una cámara anterior poco profunda y ángulos anatómicamente estrechos.
  • Sexo: Las mujeres son más propensas a tener glaucoma de ángulo estrecho.
  • cataratas: Las cataratas pueden crecer y engrosar el cristalino del ojo, a menudo empujando el iris hacia adelante y provocando un bloqueo pupilar.

Tratamiento

El tratamiento del glaucoma de ángulo estrecho debe comenzar de inmediato. Una vez que se diagnostica oficialmente, se instilan gotas oftálmicas tópicas para el glaucoma en un intento de reducir la presión lo más rápido posible.

Muchas veces, se administra un medicamento oral llamado acetazolamida para reducir la presión y el líquido sistémicamente. A veces, los médicos le pedirán que beba una solución como isosorbida o manitol para ayudar a reducir la presión y el líquido.

A continuación, los médicos especialistas en glaucoma realizarán un procedimiento con láser llamado iridotomía periférica (PI, por sus siglas en inglés) para permitir que el líquido escape a través del iris. Una iridotomía es un orificio muy pequeño en el iris que permite el paso del líquido.

Prevención

Es posible identificar a las personas que pueden estar en riesgo de desarrollar glaucoma de ángulo estrecho. Los médicos pueden realizar una iridotomía periférica (PI) como se describe anteriormente, incluso si no experimenta síntomas.

De esta manera, si el ángulo se cierra, la iridotomía permitirá que el líquido escape para que la presión no aumente a niveles peligrosos. Las personas que tienen una iridotomía deben examinarse anualmente para asegurarse de que la iridotomía aún esté abierta y no se haya cerrado.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.