La hiperextensión de la rodilla ocurre cuando la articulación de la rodilla se dobla hacia atrás más allá de su rango normal de movimiento. Dependiendo de la gravedad, esta lesión puede causar daño a los ligamentos o tendones que sostienen esta área de la pierna. También puede provocar dolor y varios otros síntomas.

Este artículo describirá las causas más comunes de hiperextensión de rodilla, sus síntomas típicos y las técnicas de diagnóstico y tratamiento más efectivas.

Causas

La hiperextensión de rodilla ocurre con mayor frecuencia en atletas que practican deportes o en personas que participan en formas de ejercicio físicamente exigentes.

Una de las causas más comunes de esta afección es un golpe dirigido hacia atrás en la parte delantera de la articulación de la rodilla. Los jugadores de fútbol americano o de fútbol americano son particularmente susceptibles.

Los golpes directos en la pierna no son la única causa. Otras causas comunes incluyen aterrizar torpemente sobre la pierna después de un salto o extender demasiado la rodilla después de caer desde una superficie elevada.

Independientemente del mecanismo, doblar la rodilla hacia atrás más allá de sus límites normales puede dañar significativamente varias estructuras de la pierna. Las áreas más comúnmente afectadas incluyen:

El ligamento colateral medial (LCM) y el menisco también pueden verse afectados. Esto es más probable si ocurre cierto grado de rotación o torsión de la rodilla durante la lesión por hiperextensión.

Síntomas

Dependiendo de la gravedad de su lesión, la hiperextensión de la rodilla puede causar varios síntomas. Los más frecuentes incluyen:

  • Una sensación de estallido durante la lesión.
  • Dolor agudo en la articulación, especialmente en el área detrás de la rodilla (fosa poplítea)
  • Moretones, enrojecimiento o calor en la pierna
  • Hinchazón repentina inmediatamente después de la lesión.
  • Inestabilidad o cesión de la pierna.
  • Dificultad para caminar

Estas quejas pueden variar ampliamente según las estructuras anatómicas afectadas y la gravedad de la hiperextensión de la rodilla. Debido a esto, cualquier síntoma nuevo o que empeore que ocurra después de este tipo de lesión debe ser evaluado de inmediato por un profesional de la salud.

Diagnóstico

Después de una lesión por hiperextensión de la rodilla, es extremadamente importante que un profesional de la salud evalúe su pierna y pueda realizar un examen completo y determinar la naturaleza de su lesión. Durante este proceso, se pueden utilizar varias herramientas de diagnóstico diferentes.
Éstas incluyen:

  • Examen físico: Se realizan varios movimientos de piernas diferentes para ayudar a determinar la integridad de las estructuras de la pierna.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): Esta prueba proporciona una imagen clara de las estructuras de los tejidos blandos de la rodilla (ligamentos, tendones y meniscos) para evaluar cualquier daño.
  • Radiografía: Esta forma de imagen se necesita ocasionalmente para buscar daño óseo concurrente después de una lesión por hiperextensión traumática.

Tratamiento

La hiperextensión leve de la rodilla por lo general se puede tratar de manera conservadora.

Después del incidente inicial, un proveedor de atención médica puede recomendarle que coloque hielo y eleve la pierna para reducir la hinchazón o la inflamación. También se pueden sugerir analgésicos AINE (antiinflamatorios no esteroideos), como Advil o Motrin (ibuprofeno) y Aleve (naproxeno).

Otras posibles opciones de tratamiento incluyen:

  • Usar una rodillera: Este dispositivo ayuda a estabilizar la pierna y puede reducir la tensión en un ACL, PCL o PLC lesionado.
  • Fisioterapia (PT): Un terapeuta se centrará en fortalecer la pierna afectada para mejorar su estabilidad. También ayudarán a restaurar cualquier rango de movimiento perdido y mejorarán su capacidad para caminar, correr y saltar.
  • Estimulación eléctrica o compresión neumática: Esto se puede utilizar para controlar el dolor y la hinchazón.

Las lesiones por hiperextensión más significativas pueden requerir en última instancia una corrección quirúrgica. Por lo general, esto implica una reconstrucción artroscópica de la estructura dañada con un injerto de otra área del cuerpo (o de un cadáver).

Después de esta operación, suele ser necesaria una extensa fisioterapia para rehabilitar la rodilla.

Pronóstico

Las personas que sufren lesiones menores por hiperextensión de la rodilla por lo general pueden recuperarse después de un tratamiento conservador. Esto es especialmente cierto para las personas que no experimentan ninguna inestabilidad después de la lesión o que no eligen participar en formas de ejercicio más exigentes físicamente.

La mayoría de las personas que se someten a una reconstrucción artroscópica después de una lesión por hiperextensión también pueden recuperarse por completo. Sin embargo, vale la pena señalar varias complicaciones potenciales.

Se informa que las tasas de fracaso de las reconstrucciones quirúrgicas de la esquina posterolateral alcanzan el 38 % en algunos estudios. Una revisión sistemática similar encontró que aproximadamente el 9 % de las reconstrucciones de LCA finalmente fallan o necesitan una revisión quirúrgica. Además, hasta el 73 % de las personas a las que se les reconstruyó quirúrgicamente el LCA mostraron signos de osteoartritis en la articulación en un seguimiento de 20 años.

Resumen

Las lesiones por hiperextensión de rodilla ocurren cuando la rodilla se dobla hacia atrás más allá de sus límites normales. Este problema le puede pasar a cualquiera, pero es más común en los atletas que aterrizan mal o que experimentan un golpe en la pierna.

Dependiendo de la gravedad, se pueden dañar varias estructuras anatómicas diferentes, incluidos los tendones o ligamentos de la rodilla. Las lesiones leves por hiperextensión se tratan de manera conservadora, mientras que las más importantes pueden requerir cirugía artroscópica.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.