Febril las convulsiones ocurren en la primera infancia y son causadas por una fiebre de más de 100.4 grados F. La fiebre generalmente proviene de una enfermedad como una infección de oído, un resfriado o influenza. No significan que su hijo tenga epilepsia.

Las convulsiones generalmente duran solo unos minutos y se detienen sin necesidad de ayuda médica. Si bien pueden asustar, la mayoría de las convulsiones febriles no causan problemas de salud más allá de la posibilidad de que el niño se sienta cansado.

Este artículo analiza los síntomas, las causas, el diagnóstico y el tratamiento de las convulsiones febriles.

Tipos y síntomas de convulsiones febriles

Hay dos tipos de convulsiones febriles: simples y complejas. Las convulsiones simples son las más comunes y representan alrededor del 80% de las convulsiones febriles.

Los síntomas de las convulsiones febriles simples incluyen:

  • Convulsiones, temblores o espasmos por todas partes
  • Ojos rodando hacia atrás en la cabeza
  • gimiendo
  • Extremidades rígidas y rígidas
  • Vómitos u orinar durante la convulsión
  • Perdiendo el conocimiento

Las convulsiones febriles simples generalmente duran solo unos minutos, pero pueden continuar hasta por 15 minutos. Por lo general, ocurren solo una vez por enfermedad y es posible que nunca vuelvan a ocurrir, incluso cuando el niño tiene otra fiebre.

Una convulsión febril compleja tiene síntomas similares a los del tipo simple e implica:

  • Espasmos o movimientos inusuales de una parte del cuerpo o de un lado del cuerpo del niño
  • Convulsiones que duran más de 15 minutos
  • Más de una convulsión en 24 horas o durante la enfermedad
  • Síntomas persistentes durante más de una hora después de que termina la convulsión

Causas y factores de riesgo de las convulsiones febriles

Se desconocen las causas exactas de las convulsiones febriles. Sin embargo, la investigación sugiere un vínculo con algunos virus combinados con la reacción de un cerebro aún en desarrollo.

La deshidratación por vómitos prolongados, diarrea o fiebre también puede contribuir a las convulsiones. En algunos casos, las convulsiones febriles son provocadas por enfermedades relacionadas con el calor, como un golpe de calor, que implica una temperatura corporal central alta, muy parecida a la fiebre.

Si bien pueden ocurrir con una fiebre de 100.4 grados F, son más comunes con fiebre de 102 grados F o más.

Las convulsiones febriles ocurren en niños de entre 6 meses y 5 años. Pero son más comunes entre los 12 y los 18 meses.

Es más probable que un niño tenga una convulsión febril si:

  • Hay antecedentes familiares de convulsiones febriles.
  • Han tenido uno en el último año o dos.
  • Tuvieron su primera convulsión febril antes de los 15 meses.

Los niños sanos mayores de 1 año en el momento de su primera convulsión febril tienen un 30 % de probabilidades de tener otra. Si tienen más de un año cuando tienen el primero, esa probabilidad se reduce a aproximadamente 1 en 4.

Riesgo de desarrollar epilepsia

Tener una convulsión febril no significa que su hijo tenga o vaya a tener epilepsia. Algunos factores de riesgo pueden hacerlos más propensos a desarrollar un trastorno convulsivo. Incluyen:

  • Problemas de desarrollo que estaban presentes antes de la convulsión.
  • Convulsiones febriles complejas
  • Un padre o hermano que tiene convulsiones que no están relacionadas con la fiebre

Cuantos más factores de riesgo tenga un niño, mayor será su riesgo de epilepsia. Por ejemplo:

  • Un factor de riesgo significa un 2,5% de riesgo de desarrollar epilepsia.
  • Dos o tres factores de riesgo significan un riesgo del 5% al ​​10%.

Convulsiones febriles prolongadas

Si bien es raro, es posible que las convulsiones febriles que duran más de 30 minutos dejen tejido cicatricial en el cerebro que puede provocar epilepsia crónica.

Diagnóstico de convulsiones febriles

Para diagnosticar una convulsión febril, el proveedor de atención médica de su hijo puede:

¿Qué tan comunes son las convulsiones febriles?

Las convulsiones febriles son bastante comunes. Entre el 2 % y el 5 % de los niños estadounidenses tienen uno antes de los 5 años. Aproximadamente el 40 % de ellos tendrá más de uno.

Qué hacer durante una convulsión febril

Siempre obtenga atención médica después de la primera convulsión de un niño para que pueda ser diagnosticado correctamente y, si es necesario, tratado. Si su hijo tiene una convulsión febril, puede tomar algunas medidas para protegerlo y ayudar a su proveedor de atención médica a diagnosticarlo correctamente. Debería:

  • Suavemente ponga a su hijo en el suelo o piso, para que no se caiga.
  • Colóquelos de lado para evitar que se atraganten.
  • Si tiene algo en la boca, intente sacárselo.
  • Despeje el espacio a su alrededor para evitar lesiones.
  • Afloje la ropa que está alrededor de su cabeza o cuello.
  • Esté atento a problemas respiratorios como labios azulados.
  • Cronometre la convulsión.

Si la convulsión de su hijo dura más de cinco minutos, el niño se pone azul o no se recupera rápidamente, llame al 911 de inmediato o diríjase a una sala de emergencias.

Qué no hacer durante una convulsión febril

No debe hacer algunas cosas mientras su hijo tiene una convulsión febril. Éstas incluyen:

  • No intente sujetar o sujetar a su hijo.
  • No pongas nada en su boca, es un mito que podrían morderse la lengua.
  • No intente darles medicamentos para reducir la fiebre.
  • No los pongas en agua para que se enfríen.

Tratamiento de las convulsiones febriles

A menudo, un niño no necesita tratamiento después de una convulsión febril. El origen de la fiebre se puede tratar con antibióticos. La deshidratación también debe abordarse.

Su proveedor de atención médica puede recomendar una hospitalización en caso de convulsiones extremadamente prolongadas o una infección grave. Esto es más común en bebés menores de 6 meses.

Tratamiento a largo plazo

Las convulsiones febriles rara vez necesitan ser tratadas con medicamentos anticonvulsivos diarios que se usan para tratar la epilepsia. Si su hijo ha tenido convulsiones febriles prolongadas o si vive lejos de la atención médica de emergencia, su proveedor de atención médica puede recetarle un medicamento de rescate para administrarle a su hijo durante una convulsión. Por lo general, se reservan para convulsiones de más de tres minutos.

Los medicamentos de rescate incluyen gel de diazepam, que se administra por vía rectal, oral o nasal, y líquido de midazolam, que se administra por vía nasal.

Resumen

Las convulsiones febriles son convulsiones relacionadas con la fiebre en niños de entre 6 meses y 5 años, generalmente a temperaturas superiores a los 100.4 grados F. No son un signo de epilepsia. La mayoría son convulsiones febriles simples, que duran poco tiempo y no se repiten durante la misma enfermedad. Las convulsiones febriles complejas duran varios minutos y es más probable que vuelvan a ocurrir.

El diagnóstico generalmente implica un examen físico, tomar un historial familiar y verificar si hay infección. En ciertas situaciones, se pueden usar análisis de sangre, una punción lumbar y escáneres cerebrales. Es posible que sea necesario tratar la infección que causa la fiebre. Es posible que le den medicamentos de rescate para detener rápidamente futuras convulsiones.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.