Un tumor cerebral es un grupo de células anormales que se forman en o cerca de su cerebro. A diferencia de las células cerebrales sanas, las células que componen un tumor cerebral están dañadas. Se multiplican sin control sin las funciones celulares normales que controlan su crecimiento.

Los tumores cerebrales pueden comenzar en su cerebro (tumores primarios) o pueden formarse a partir de células que se trasladan a su cerebro desde el cáncer en otra parte de su cuerpo (tumores metastásicos secundarios). No todos los tumores cerebrales son cancerosos. Los tumores benignos (no cancerosos) tienden a crecer más lentamente y presentan menos riesgo que los tumores cerebrales cancerosos.

El tratamiento varía según el tamaño, el tipo y la ubicación de su tumor cerebral. Puede o no estar relacionado con el cáncer de cerebro. Los resultados también varían y pueden diferir entre dos personas con el mismo tipo de tumor cerebral.

Este artículo describe los tipos de tumores cerebrales, los síntomas, las causas y los tratamientos.

Hay más de 150 tipos de tumores cerebrales. Los tumores cerebrales se clasifican según el tipo de célula que los compone, cómo actúan y sus características cuando se observan al microscopio.

Tumores cerebrales benignos

Los tumores cerebrales benignos representan aproximadamente el 71% de todos los tumores cerebrales. Se desarrollan como una masa de células no cancerosas que crecen dentro de su cerebro. Los tumores cerebrales benignos tienden a crecer lentamente y rara vez se diseminan fuera del cerebro.

Tumores cerebrales malignos

Los tumores cerebrales malignos (cancerosos) se originan a partir de células cancerosas. A menudo crecen rápidamente y pueden amontonarse en el tejido circundante. Los tumores cerebrales malignos pueden extender «raíces» que invaden el tejido circundante y el tejido cerebral sano. También pueden permanecer contenidos (encapsulados).

Cuando los tumores cerebrales malignos se desarrollan o se extienden a áreas del cerebro que controlan funciones corporales importantes, pueden interferir con el comportamiento normal y convertirse en una amenaza para la vida. Estos tumores agresivos pueden volverse peligrosos rápidamente porque se multiplican y propagan muy rápido.

Tumores primarios versus tumores secundarios

Los tumores cerebrales primarios se desarrollan en el cerebro o en su entorno inmediato. El crecimiento anormal de las células cerebrales los causa. Los tumores cerebrales primarios pueden ser malignos o benignos.

Los tumores cerebrales primarios se clasifican según la porción del cerebro en la que se originaron. Las categorías de tumores cerebrales primarios incluyen las siguientes:

  • glial: glial Los tumores cerebrales, llamados gliomas, están formados por células gliales, que son células no nerviosas del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y del sistema nervioso periférico (fuera del cerebro y la médula espinal). Por lo general, se desarrollan en los hemisferios cerebrales de su cerebro.
  • No glial: Los tumores cerebrales no gliales se desarrollan sobre o dentro de los nervios, vasos sanguíneos, glándulas u otras estructuras del cerebro.

Los tumores cerebrales secundarios, o tumores cerebrales metastásicos, se desarrollan por la diseminación o metástasis de células cancerosas de otras partes de su cuerpo. Los tumores secundarios siempre son malignos.

Los tumores cerebrales secundarios se definen por la fuente primaria de cáncer que los causa. Los cánceres de piel, pulmones, mama, riñones y colon son algunas de las fuentes más comunes de tumores cerebrales secundarios.

Si el cáncer de mama se disemina al cerebro, la enfermedad se denomina cáncer de mama metastásico porque las células del tumor cerebral secundario se parecen más a las células cancerosas del seno que a las células cerebrales anormales.

Síntomas del tumor cerebral

Los síntomas del tumor cerebral variarán según el tamaño, el tipo y la ubicación del tumor. Los síntomas pueden ocurrir como cambios repentinos o desarrollarse tan lentamente durante meses o años que pasan desapercibidos. Es posible que no tenga síntomas de un tumor cerebral hasta que el tumor comience a afectar el tejido sano de su cerebro.

Si bien los síntomas de un tumor cerebral pueden variar ampliamente, los siguientes problemas comúnmente ocurren con muchos tipos de tumores cerebrales:

  • Dolores de cabeza frecuentes que pueden empeorar por la mañana o despertarlo por la noche y generalmente en combinación con otros síntomas
  • Ataques o convulsiones con o sin pérdida de la función corporal y/o la conciencia
  • Náuseas o vómitos
  • Problemas para tragar o controlar los músculos faciales
  • Dificultad para hablar, articular, recordar o comprender a otros
  • Cambios en su visión, especialmente movimientos oculares anormales o la aparición de pérdida de visión o visión doble
  • Cambios en su capacidad de oír
  • Entumecimiento, hormigueo o pérdida de sensibilidad en la cara, los brazos o las piernas
  • Mareos o pérdida del equilibrio
  • Incapacidad para caminar normalmente debido a problemas como arrastrar una pierna
  • Cambios en el estado de ánimo o la personalidad, como agresividad, desorientación, confusión o problemas para dormir sin razón aparente
  • Fatiga prolongada sin causa conocida
  • Parálisis o debilidad en una parte o un lado de su cuerpo

Muchos síntomas de tumores cerebrales no son específicos de esta afección, lo que significa que podrían ser causados ​​por muchas otras cosas. Tener síntomas de tumor cerebral no siempre significa que tiene cáncer. Sin embargo, consulte a un proveedor de atención médica si alguno de estos síntomas no mejora o se resuelve y no puede explicarse por otro diagnóstico.

¿Cómo se siente un tumor cerebral?

Un tumor cerebral puede sentirse diferente para todos. Si bien no todos los tumores cerebrales se sienten igual, pueden producir las siguientes sensaciones:

convulsiones: Las convulsiones son a menudo la primera señal de advertencia de un tumor cerebral. Dado que un tumor cerebral generalmente afecta una parte del cerebro, es posible que experimente cambios físicos relacionados con la parte del cerebro afectada por la convulsión. En lugar de causar una convulsión tónico-clónica que le haga perder el conocimiento, es más probable que un tumor cerebral cause una convulsión focal o parcial.

Esto puede producir los siguientes sentimientos:

  • Una sensación de estar ausente de su entorno.
  • Déjà vu (sensación de que ya has vivido tu situación actual)
  • Jamais vu (la sensación de que estás experimentando algo familiar por primera vez)
  • emociones intensas
  • alucinaciones
  • Rigidez o espasmos musculares
  • Entumecimiento, hormigueo o sensación de ardor

Dolor de cabeza: Puede experimentar un dolor de cabeza que se siente diferente a otros que ha tenido. El dolor de este tipo de dolor de cabeza puede sentirse como una presión sorda y persistente. Puede ocurrir con náuseas o vómitos. Su dolor puede empeorar cuando se agacha, defeca o se acuesta.

¿Qué causa los tumores cerebrales?

Si bien los tumores cerebrales secundarios se pueden rastrear hasta el órgano donde comenzó el cáncer, la mayoría de los tumores cerebrales primarios no se pueden vincular con una causa específica.

Las investigaciones indican que los tumores cerebrales ocurren cuando los cromosomas de una célula cerebral se dañan y no pueden funcionar normalmente. Este daño también puede afectar la capacidad de la célula para controlar su crecimiento. Esto puede permitir que las células cerebrales dañadas se dividan rápidamente y sin control, y finalmente formen un tumor.

Si bien se desconocen las causas, ciertos factores pueden aumentar sus posibilidades de desarrollar un tumor cerebral. Estos incluyen los siguientes factores de riesgo conocidos:

  • Exposición a la radiación en el cerebro (generalmente por un tratamiento previo con radiación)
  • Sistema inmunológico debilitado

Un historial familiar de las siguientes condiciones genéticas también es un factor de riesgo:

¿Quién contrae tumores cerebrales?

Los tumores cerebrales primarios malignos y no malignos afectan de 23 a 24 de cada 100 000 personas en los Estados Unidos. Si bien los tumores cerebrales pueden afectar a cualquier persona a cualquier edad, las investigaciones muestran que son más comunes en niños de 3 a 12 años y adultos de 40 a 70 años.

Los tumores cerebrales ocurren con mayor frecuencia en mujeres (58 %) que en hombres (alrededor del 42 %).

Tenga en cuenta que cuando se citan autoridades de investigación o de salud, se utilizan los términos de género o sexo de la fuente.

¿Cómo se diagnostican los tumores cerebrales?

Deberá consultar a un proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico preciso de tumor cerebral. Es probable que su proveedor de atención médica comience con un examen físico y un historial de salud. Esto implica examinar su cuerpo para detectar signos generales de enfermedad. También se toma un historial de su propia salud y la salud de su familia, así como sus enfermedades pasadas.

Según los resultados de su examen físico, su proveedor de atención médica diagnosticará un tumor cerebral utilizando varias herramientas, incluido un examen neurológico, pruebas de imágenes y una biopsia.

Examen neurológico

Un examen neurológico es un examen no invasivo e indoloro. Incluye una serie de pruebas y preguntas para verificar el funcionamiento normal de su cerebro, médula espinal y nervios. El examen evalúa muchos aspectos de su salud neurológica y habilidades cognitivas, incluidos los siguientes:

  • Vigilancia, concentración y memoria.
  • Caminar y coordinación
  • función sensorial
  • Fuerza y ​​control muscular
  • Balance
  • reflejos

Pruebas de imagen

Las pruebas de imagen se utilizan para determinar la ubicación y el tamaño de un tumor cerebral. También puede identificar sus características y diferenciarlo. de otros tipos de tumores. Esto puede ayudar a determinar el tratamiento adecuado y los resultados esperados.

Las siguientes pruebas de imagen se utilizan en el diagnóstico de tumores cerebrales:

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): Una resonancia magnética crea una serie de imágenes detalladas de su cerebro y médula espinal usando un imán, ondas de radio y una computadora. Puede realizarse con o sin un medio de contraste llamado gadolinio. Si se utiliza un medio de contraste, recibirá una inyección antes de la exploración. La sustancia inyectada se usa para resaltar las células cancerosas en las imágenes.
  • Tomografía computarizada (TC): Una tomografía computarizada utiliza una computadora conectada a una máquina de rayos X. Produce una serie de imágenes detalladas de áreas dentro de su cerebro tomadas desde diferentes ángulos. Se puede tragar o inyectar un tinte en su vena para ayudar a que los tejidos u órganos se vean mejor en las imágenes.
  • Tomografía por emisión de positrones (PET): Una tomografía por emisión de positrones implica la inyección de una pequeña cantidad de glucosa radiactiva en la vena. El escáner PET gira alrededor de su cuerpo y produce una imagen de dónde se usa la glucosa en su cerebro. Las células tumorales malignas aparecen más brillantes en las imágenes porque absorben más glucosa. Una tomografía por emisión de positrones puede diferenciar entre un tumor en crecimiento y una inflamación.

Biopsia

Una biopsia generalmente se realiza cuando las pruebas de imagen confirman la presencia de un tumor o masa cerebral. Este procedimiento se utiliza para identificar el tipo de tumor.

Una biopsia consiste en extraer una pequeña porción de tejido tumoral. El tejido tumoral es analizado por un patólogo, quien lo examina bajo un microscopio y realiza otras pruebas de laboratorio para definir el tipo de tumor cerebral.

El tipo de biopsia realizada depende de la ubicación del tumor cerebral. Se utilizan las siguientes técnicas:

  • Biopsia estereotáctica con aguja: una biopsia con aguja utiliza imágenes tridimensionales (3D) para insertar una aguja hueca en el tumor y extraer una muestra de tejido.
  • neuroendoscopia: La neuroendoscopia es una forma de cirugía endoscópica. Implica el uso de un endoscopio, un tubo delgado con una cámara y una luz en el extremo, para extirpar tejido tumoral a través de una pequeña abertura en el cráneo.
  • Craneotomía: A craneotomía es una técnica quirúrgica que consiste en la extirpación de una parte de su cráneo para permitir el acceso al tejido tumoral para poder extraer una porción.
  • Punción lumbar (punción lumbar): una punción lumbar extrae una muestra de líquido cefalorraquídeo para examinarla en busca de células tumorales anormales.

¿Qué tan grave es un tumor cerebral?

Cualquier tipo de tumor cerebral puede ser grave e incluso potencialmente mortal, según su ubicación. Su cráneo es un área cerrada con una cantidad finita de espacio. A medida que crece cualquier tumor cerebral, puede causar daño al presionar contra el tejido cerebral normal, la médula espinal o la columna vertebral. También puede bloquear el flujo de líquido alrededor del cerebro, aumentando la presión en su interior.

Un tumor cerebral maligno conlleva el riesgo de dañar el tejido cerebral sano al extenderse a otras áreas del cerebro o la columna vertebral. Dependiendo de las áreas del cerebro afectadas por el tumor, puede causar una disfunción grave al interferir con la capacidad del cerebro para controlar el habla, el movimiento, la vista o las funciones corporales que sustentan la vida.

Tratamiento para el tumor cerebral

El tipo de tratamiento recomendado para su tumor cerebral depende del tipo de tumor cerebral y de su ubicación en el cerebro. El tratamiento de los tumores cerebrales generalmente incluye radiación, quimioterapia y/o cirugía.

Algunos tumores cerebrales de bajo grado y crecimiento lento a veces se pueden dejar solos y observarse de cerca. O pueden extirparse con cirugía antes de que crezcan y causen problemas. Los tumores cerebrales que son más agresivos y de mayor grado pueden requerir otra forma de tratamiento después de la cirugía.

Cirugía

La cirugía suele ser el primer tratamiento recomendado para los tumores cerebrales. En la mayoría de los casos, lo mejor para usted es la extirpación quirúrgica completa o casi completa de un tumor cerebral.

Incluso si no es posible realizar de manera segura la extirpación completa del tumor cerebral, la cirugía a menudo puede brindar los siguientes beneficios:

  • Reducir el tamaño del tumor a tratar con radiación o quimioterapia
  • Crear acceso directo a un tumor para la administración de radiación o quimioterapia
  • Aliviar síntomas como convulsiones.
  • Ayudar a determinar un tratamiento adecuado
  • Prevenir la progresión
  • Mantener la función neurológica

Las siguientes técnicas se pueden usar para extirpar quirúrgicamente un tumor cerebral:

  • Craneotomía: Una craneotomía le permite a su neurocirujano ubicar el tumor y extirpar la mayor cantidad posible.
  • neuroendoscopia: El cirujano observa y extirpa partes del tumor cerebral a través de la nariz o por orificios muy pequeños en el cráneo.
  • Terapia térmica intersticial con láser (LITT) o ablación con láser: La ablación con láser brinda terapia de calor enfocada a los tumores cerebrales mientras preserva el tejido cerebral sano circundante. Funciona calentando y destruyendo las células del tumor cerebral desde adentro hacia afuera. El procedimiento ayuda a tratar tumores cerebrales inoperables y recurrentes.

Otras Terapias

Radioterapia dirige partículas de alta energía hacia su tumor cerebral. Mata o reduce las células tumorales cerebrales. La radioterapia se puede usar como tratamiento de primera línea para su tumor cerebral o se puede usar para tratar tumores que regresan después del tratamiento inicial.

El tamaño, la ubicación y el tipo de su tumor cerebral determinan qué tipo de radioterapia recibirá. Los siguientes tipos de radioterapia se usan para tratar tumores cerebrales:

  • Radioterapia de haz externo estándar utiliza haces de radiación para matar y reducir los tumores mientras limita la dosis a las áreas circundantes del cerebro.
  • Terapia con haz de protones usa partículas cargadas llamadas protones en lugar de los rayos X que se usan en otras formas de radioterapia.
  • Radiocirugía estereotáctica (Gamma Knife, Cyberknife y Novalis) utiliza un haz de radiación altamente enfocado para destruir con precisión una sección de tejido sin incisiones ni bisturí.

Quimioterapia es una terapia sistémica que circula por todo el torrente sanguíneo. Bloquea o interfiere con el crecimiento de células tumorales. Los siguientes medicamentos de quimioterapia son algunos de los que se usan para tratar los tumores cerebrales:

  • Temodar (temozolomida)
  • Una combinación de procarbazina, lomustina y vincristina (PCV)
  • Gliadel (carmustina)
  • Avastin (bevacizumab)

Perspectivas para los tumores cerebrales

El pronóstico para diferentes personas con el mismo tipo de tumor cerebral puede variar, por lo que es difícil generalizar los resultados. El pronóstico para alguien con un tumor cerebral varía según el tipo de tumor y la edad en el momento del diagnóstico. Las tasas de supervivencia para todos los tipos de tumores cerebrales disminuyen con la edad.

La tasa de supervivencia promedio a cinco años para todas las personas con un tumor cerebral primario es del 75,7 %. Un estudio de 2020 encontró que la tasa de supervivencia promedio a cinco años para las personas con un tumor no maligno era del 82,4 %. La tasa de supervivencia relativa promedio a cinco años para las personas con un diagnóstico de tumor cerebral primario maligno en el estudio fue del 23,5 %.

Las tasas de supervivencia no pueden predecir el pronóstico de un individuo. Además, no reflejan los resultados de las terapias más nuevas.

Tumor cerebral versus cáncer cerebral

Si a usted o a un ser querido se le diagnostica un tumor cerebral, asegúrese de que los recursos que consulte estén dirigidos a su afección. Si bien todos los tipos de cáncer cerebral son tumores cerebrales, no todos los tumores cerebrales son cáncer cerebral.

Los tumores cerebrales no cancerosos (benignos) pueden tener diferentes protocolos de tratamiento y pronósticos que los tumores cerebrales cancerosos. A diferencia de un tumor cerebral canceroso, un tumor cerebral benigno generalmente crece lentamente y es menos probable que se propague a otras áreas del cerebro.

Resumen

Un tumor cerebral se forma en o cerca de su cerebro cuando las células cerebrales dañadas se multiplican y crecen fuera de control. Un tumor cerebral puede ocurrir sin cáncer cerebral. Puede ser maligno o benigno.

Los tumores cerebrales que comienzan en su cerebro se llaman tumores primarios. Pueden o no ser cancerosos. Los tumores cerebrales que se forman a partir de células cancerosas en otra parte de su cuerpo se denominan tumores cerebrales secundarios. Es probable que estos tumores sean cancerosos porque transportan células desde la fuente hasta el cerebro.

El tratamiento del tumor cerebral implica cirugía, radiación y/o quimioterapia. El tratamiento y los resultados varían según el tamaño, la ubicación y el tipo de tumor cerebral que tenga. La edad también es un factor. El pronóstico para una persona con un tumor cerebral disminuye con la edad.

Obtener un diagnóstico temprano y preciso de un tumor cerebral puede ayudarlo a obtener el tratamiento adecuado. El tratamiento temprano de un tumor cerebral puede ayudarlo a evitar que el tumor dañe la función cerebral, las habilidades cognitivas/motoras o la salud en general.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.