La terapia de exposición es una forma de terapia conductual. Está diseñado para ayudar a alguien a superar el miedo o la ansiedad asociados con una actividad o situación específica. La terapia de exposición rompe el ciclo de evitación en el que muchas personas se encuentran.

Este artículo explicará en qué consiste la terapia de exposición, así como los tipos de trastornos que trata.

Definición

La terapia de exposición implica estar expuesto al objeto o situación que desencadena el miedo o la ansiedad. Esto se hace de manera repetitiva, por lo general gradualmente y durante un período de tiempo, hasta que la angustia causada por el objeto o la situación haya disminuido significativamente.

El objetivo de la terapia de exposición es reducir el miedo y disminuir la evitación. Esto sucede al aprender que el miedo, la ansiedad y la evitación no ayudan a reducir la ansiedad, así como al reconocer que los resultados que se temían son inexactos.

La terapia de exposición implica diferentes tipos de exposiciones:

  • Vida real (en vivo) exposición: Esto implica estar expuesto a un objeto, situación o actividad temida en la vida real. Por ejemplo, alguien con fobia a las alturas podría estar expuesto a una situación como pararse en un puente o subir a la cima de un edificio de gran altura.
  • Exposición imaginada (imaginaria): Esto es imaginar vívidamente el objeto, la situación o la actividad temidos. Por ejemplo, a un paciente que recibe tratamiento por trastorno de estrés postraumático se le puede pedir que visualice los eventos que causaron su trauma en su imaginación.
  • Realidad virtual (VR o en virtuosismo) exposición: La tecnología de realidad virtual podría usarse cuando en vivo la exposición no es práctica. En vivo Históricamente, la exposición a la RV se consideraba mejor que la RV, pero una revisión de 2019 de ensayos controlados aleatorios no encontró evidencia de que la exposición a la RV fuera significativamente menos efectiva que la RV. en vivo exposición en el tratamiento de fobias.
  • Exposición interoceptiva: Esto implica provocar sensaciones físicas que son inofensivas, pero temidas. Por ejemplo, la terapia de exposición para el trastorno de pánico consiste en provocar sensaciones asociadas con los ataques de pánico, como hiperventilar o aumentar el ritmo cardíaco al correr. Su objetivo es refutar la idea de que las sensaciones físicas conducirán a eventos dañinos como un ataque al corazón o avergonzarse en público.

Condiciones tratadas

La terapia de exposición se puede utilizar para tratar las siguientes condiciones:

  • Fobia específica: Este es el miedo intenso o la ansiedad por tipos específicos de objetos o situaciones, como volar o arañas. La terapia de exposición es el principal tratamiento para la fobia específica.
  • Trastorno de ansiedad generalizada (TAG): El TAG es una condición de salud mental común caracterizada por una preocupación crónica y excesiva que interfiere con la capacidad de una persona para funcionar normalmente. Imaginar la exposición, como imaginar el peor de los casos asociado con sus preocupaciones, es más común en el tratamiento del TAG que la exposición en la vida real.
  • Trastorno de ansiedad social (SAD): SAD también se conoce como fobia social. Es un tipo de trastorno de ansiedad en el que las personas temen y evitan el juicio de los demás. La terapia de exposición para el SAD comúnmente implica la exposición en la vida real, por ejemplo, participando en situaciones sociales que normalmente se evitarían.
  • Trastorno de pánico: Se caracteriza por episodios inesperados y recurrentes de miedo intenso acompañados de síntomas físicos, a menudo sin advertencia ni desencadenante evidente.
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT): El PTSD es una condición de salud mental en la que luchas por recuperarte mucho después de experimentar o presenciar un evento profundamente aterrador. El PTSD a menudo se trata con terapia de exposición prolongada (PE), que incorpora exposiciones tanto imaginarias como de la vida real.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC): El TOC se considera una condición de salud mental crónica (a largo plazo). Se caracteriza por pensamientos obsesivos y angustiosos y conductas ritualistas compulsivas. Una forma especializada de terapia de exposición, conocida como terapia de prevención de exposición y respuesta (ERP o Ex/RP), puede ayudar a tratar el TOC.

Proceso

Las terapias de exposición para cada trastorno tienden a adoptar formas similares, aunque el tipo de exposición diferirá según la fuente de la ansiedad o el miedo.

En su sesión, su terapeuta puede ayudarlo a crear una jerarquía de miedo a la exposición. Esto implica clasificar las exposiciones desde las que le causan menos ansiedad hasta las que causan un alto nivel de ansiedad o miedo.

La terapia puede entonces llevarse a cabo de diferentes maneras. Éstas incluyen:

  • Exposición graduada: Aquí es donde progresarás a través de diferentes niveles de exposición, comenzando con los ligeramente difíciles hasta los que son más difíciles.
  • Inundación: Aquí es donde comenzará la exposición con las tareas más difíciles.
  • Desensibilización sistemática: En este caso, la exposición se combina con ejercicios de relajación para ayudar a que la exposición se sienta más manejable.

Tipos

Dependiendo de la condición que se trate, diferentes tipos de terapia de exposición pueden formar parte del plan de tratamiento.

Terapia de exposición prolongada

La terapia de exposición prolongada se usa para tratar el PTSD. En este tipo de terapia de exposición, se le pide al paciente que vuelva a visitar repetidamente el recuerdo de lo que causó su trauma al visualizar los eventos en su imaginación. También se les pedirá que describan estos eventos en voz alta en la sesión.

Su narración de los eventos será grabada y reproducida, con el objetivo de ayudarlos a procesar la memoria traumática. A los pacientes con PTSD también se les pide que usen ejercicios de exposición de la vida real como tarea, lo que generalmente implica una exposición gradual a actividades, objetos o lugares seguros que antes evitaban.

Terapia de prevención de exposición y respuesta

La terapia de prevención de exposición y respuesta tiene como objetivo ayudar a las personas con TOC a enfrentar situaciones incómodas y reducir las compulsiones, en las que podrían participar para aliviar la ansiedad. Abstenerse de involucrarse en conductas compulsivas es un aspecto importante de este tratamiento. Se trata de exposiciones tanto de la vida real como imaginarias.

Resultados

Los ensayos controlados aleatorios han encontrado resultados de tratamiento positivos para las terapias basadas en la exposición para el TOC, el TEPT, los trastornos de ansiedad, las fobias específicas, el trastorno de pánico y el trastorno de ansiedad social.

Un estudio de 2016 encontró que las personas que recibieron terapia de exposición para tratar fobias específicas tenían menos síntomas, no solo inmediatamente después del tratamiento, sino también ocho años después, lo que sugiere que la terapia de exposición tiene beneficios a largo plazo.

También se ha demostrado que es eficaz para reducir los síntomas y otros problemas que pueden experimentar las personas con TEPT, como la ira, la culpa, las percepciones negativas de la salud y la depresión.

Advertencias y desventajas

Si bien se ha demostrado que es un tratamiento eficaz, la terapia de exposición puede ser un desafío. Requiere que el paciente esté abierto a ser puesto en una situación muy estresante, y puede tomar algún tiempo para que se vean los resultados.

Se ha estimado que entre el 13% y el 27% de los pacientes dejarán de asistir a la terapia de exposición. Terminar el tratamiento prematuramente hace que sea más probable que los síntomas regresen con el tiempo.

Las condiciones en la terapia de exposición tampoco siempre reflejan la realidad. Alguien con PTSD, por ejemplo, puede manejar el recuerdo de los eventos que llevaron a su trauma en su sesión de terapia, pero es posible que no pueda hacer frente a la situación si se presenta en la realidad.

A pesar de estas limitaciones y desafíos, vale la pena considerar la terapia de exposición como una opción de tratamiento para las afecciones mencionadas anteriormente, ya que las investigaciones respaldan su eficacia.

De hecho, uno de los desafíos que enfrenta la terapia de exposición es que no está lo suficientemente disponible. Muchos terapeutas no tienen capacitación formal en terapia de exposición y, por lo tanto, no pueden practicarla.

Resumen

La terapia de exposición es un tipo de terapia conductual que se usa para tratar los trastornos de ansiedad, las fobias, el TOC, el TEPT y el trastorno de pánico. La persona se expone repetidamente a estímulos que suelen provocarle ansiedad o miedo, con el fin de atenuarlo con el tiempo. La exposición se puede hacer en la vida real, imaginándolo, oa través de la realidad virtual.

Una palabra de MEDSALUD

Si tiene un miedo o una condición que está afectando su vida, la terapia de exposición puede ayudar a tratarlo. Si bien la perspectiva de estar expuesto a la fuente de su miedo o ansiedad puede ser estresante, su terapeuta puede guiarlo a través del proceso y responder cualquier pregunta que tenga.

Preguntas frecuentes

  • ¿Me ayudará la terapia de exposición?

    Se ha demostrado que la terapia de exposición es un tratamiento eficaz para una variedad de afecciones, incluido el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), el trastorno de estrés postraumático (TEPT), la ansiedad fobias específicas, trastorno de pánico y trastorno de ansiedad social.

    La terapia de exposición puede ser un desafío, ya que requiere estar en una situación muy estresante. Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga.

  • ¿En qué consistirá una sesión de terapia de exposición?

    Su sesión involucrará a su terapeuta ayudándolo a exponerse a la fuente de su ansiedad o miedo. Esto puede hacerse en la vida real o involucrarte imaginando situaciones en las que estás expuesto. También puede implicar el uso de la realidad virtual (VR).

  • ¿Cuánto tarda en hacer efecto la terapia de exposición?

    No hay un período de tiempo estándar en el que se sepa que funciona, y no es una solución rápida, ya que requiere sesiones regulares de práctica y terapia. Sin embargo, con el tiempo, la terapia de exposición puede ayudarlo a darse cuenta de que puede enfrentar la situación que teme y manejar la ansiedad que le causa.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.