Leucemia es una forma de cáncer de la sangre que comienza en la médula ósea, el tejido esponjoso dentro de los huesos. Ocurre cuando las células anormales crecen demasiado rápido y sobreviven demasiado tiempo. Con el tiempo, las células anormales superan a las células normales. Los síntomas ocurren cuando las células normales no pueden realizar sus tareas, lo que provoca infecciones y dolor.

Hay muchas formas de esta enfermedad. Los síntomas pueden progresar rápida o lentamente, según el tipo de leucemia que tenga. Conocer el tipo de enfermedad que tienes es clave para elegir el tratamiento adecuado y obtener los mejores resultados. Si bien la enfermedad realmente no se puede curar, se puede lograr un estado en el que los síntomas y las células leucémicas no aparezcan durante años.

Este artículo describe los tipos de leucemia, los síntomas, las causas, las etapas y los tratamientos.

¿Cómo se desarrolla y se propaga la leucemia?

La leucemia se desarrolla cuando la médula ósea produce rápidamente glóbulos blancos anormales llamados células leucémicas. Estas células se reproducen más rápido que las células normales y no mueren cuando deberían.

A medida que aumentan, las células leucémicas superan en número a los glóbulos blancos normales y la enfermedad puede afectar la producción de glóbulos rojos y plaquetas. Esto puede dificultar que las células normales realicen sus funciones, como combatir infecciones o detener el sangrado. También evita que la médula ósea produzca más células sanguíneas normales.

A medida que más células de leucemia llenan su médula ósea, eventualmente la abruman y entran al torrente sanguíneo. Esto les permite circular por su cuerpo y afectar otras áreas como los ganglios linfáticos u otros órganos.

Tipos de leucemia

Hay cuatro tipos principales de leucemia:

  • Leucemia mieloide aguda (LMA): La AML es una de las formas más comunes de leucemia en adultos. Es un tipo de rápido crecimiento que se desarrolla en las células madre mieloides, que normalmente maduran y se convierten en glóbulos blancos (que no sean linfocitos), glóbulos rojos o plaquetas. Los subtipos incluyen leucemia mielocítica aguda, leucemia mielógena aguda, leucemia granulocítica aguda y leucemia no linfocítica aguda. Las células anormales pueden propagarse a la sangre y otras partes del cuerpo.
  • Leucemia linfocítica aguda (LLA): La leucemia linfocítica aguda (LLA), también llamada leucemia linfoblástica aguda, es la forma más común de leucemia infantil. En la ALL, la médula ósea produce demasiados linfocitos inmaduros (llamados linfoblastos). Los linfocitos son un tipo de glóbulo blanco que combate las bacterias y los virus. Los linfocitos inmaduros no pueden combatir la infección. Como este cáncer de rápido crecimiento produce demasiados linfocitos anormales, estos superan a los linfocitos normales en la médula ósea.
  • Leucemia mieloide crónica (LMC): La leucemia mieloide crónica (LMC), también llamada leucemia mielógena crónica, es un cáncer de médula ósea de evolución lenta que afecta a las células mieloides maduras. Hace que demasiadas células mieloides se vuelvan granulocitos, que normalmente ayudan a combatir las infecciones. Las células cancerosas son pobres en la lucha contra la enfermedad. Casi todas las personas con leucemia mieloide crónica tienen una anomalía cromosómica conocida como cromosoma Filadelfia.
  • Leucemia linfocítica crónica (LLC): La leucemia linfocítica crónica es un cáncer de evolución lenta que se desarrolla en un tipo de glóbulo blanco llamado linfocitos B o células B. La CLL afecta principalmente a los adultos mayores. Es muy similar a la ALL, aunque la CLL se desarrolla mucho más lentamente y puede existir durante varios años antes de que cause síntomas.

Síntomas de leucemia

Muchos síntomas de la leucemia pueden parecerse a los de otros trastornos o enfermedades de la sangre. Los síntomas pueden diferir según el tipo de leucemia y la edad del diagnóstico. Si alguno de los siguientes síntomas ocurre durante dos semanas o más sin mejorar, comuníquese con su proveedor de atención médica para que lo examine.

Primeros signos

Muchos signos tempranos de leucemia pueden pasarse por alto fácilmente o atribuirse a otras causas. Estos signos y síntomas incluyen los siguientes:

A medida que se propaga

Los síntomas de la leucemia tienden a volverse más frecuentes y severos con el tiempo a medida que se producen más glóbulos blancos anormales. Sin embargo, es difícil identificar la etapa de la enfermedad solo a partir de los síntomas.

Los primeros síntomas que ocurren con formas agudas de leucemia, como ALL o AML, pueden comenzar e intensificarse repentinamente en cuestión de días o semanas. Se vuelven más severos más rápido que los que ocurren con las formas crónicas de leucemia.

Los primeros síntomas de los tipos crónicos de leucemia (CLL o CML) pueden desarrollarse lentamente y tardar meses o años en aparecer aunque la enfermedad esté presente.

Signos de leucemia en niños

Si bien los niños pueden experimentar los síntomas de la leucemia de manera diferente, pueden tener muchos de los mismos signos de leucemia que se presentan en los adultos. Los signos más comunes de leucemia en los niños incluyen los siguientes:

  • Sangrado y/o moretones con facilidad
  • petequias
  • Infecciones virales o bacterianas recurrentes
  • Fiebre frecuente, secreción nasal o tos
  • Dolor de huesos y articulaciones
  • Dolor abdominal
  • Pérdida de apetito y/o pérdida de peso inexplicable
  • disnea (respiración dificultosa)
  • Ganglios linfáticos inflamados debajo de los brazos o en el pecho, la ingle o el cuello

¿Qué causa la leucemia?

La leucemia resulta de mutaciones genéticas que conducen al desarrollo de células leucémicas en la médula ósea. Estas células crecen más rápido y viven más que las células normales. Estas células anormales abruman el desarrollo de las células sanas, interfiriendo con las funciones que normalmente soportan.

Si bien se desconocen las causas exactas de la leucemia, existen varios factores de riesgo conocidos para esta enfermedad.

Factores de riesgo para la leucemia

Los factores de riesgo más prevalentes para la leucemia incluyen los siguientes:

¿Qué grupo de edad contrae leucemia con más frecuencia?

Los adultos mayores de 65 años tienen el mayor riesgo de leucemia. La mediana de edad de diagnóstico de leucemia mieloide aguda (LMA), leucemia linfocítica crónica (LLC) o leucemia mieloide crónica (LMC) es de 65 años o más. Sin embargo, 15 años es la edad promedio de diagnóstico de leucemia linfocítica aguda (LLA).

¿Cómo se diagnostica la leucemia?

Hay varios pasos involucrados en la confirmación de un diagnóstico de leucemia y el seguimiento de la progresión de la enfermedad. Su proveedor de atención médica utilizará una o más de las siguientes pruebas para determinar si tiene leucemia:

Pruebas

Su proveedor de atención médica utilizará una o más de las siguientes pruebas para determinar si tiene leucemia:

  • Examen físico: Un examen físico verifica su salud general y busca signos de leucemia, que pueden incluir hinchazón, hematomas o piel pálida. También revisarán su informe de síntomas, historial de salud y enfermedades en su familia inmediata.
  • Conteo sanguíneo completo (CBC): Este análisis de sangre mide el tamaño, la cantidad y la madurez de diferentes células sanguíneas.
  • Frotis periférico: Este análisis de sangre brinda más detalles sobre el tipo de glóbulos blancos en su sangre. Puede mostrar la proporción de células sanguíneas inmaduras y maduras. Una gota de sangre se esparce en un portaobjetos de microscopio, se tiñe y un profesional de laboratorio la examina.
  • Aspiración y biopsia de médula ósea: Este procedimiento consiste en extraer una pequeña muestra de médula ósea para su evaluación. Se inserta una aguja en el hueso de la cadera, aunque se pueden usar otros sitios. Se toma una muestra de médula ósea y se examina en el laboratorio.
  • Citometría de flujo: La citometría de flujo consiste en recubrir células de la médula ósea o células de sangre periférica para identificar la presencia de ciertas proteínas de superficie relacionadas con la leucemia en estas células.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): una resonancia magnética crea una serie de imágenes detalladas de su cuerpo usando un imán, ondas de radio y una computadora. Se puede realizar con o sin inyectar un medio de contraste llamado gadolinio para resaltar las células cancerosas en las imágenes.
  • Tomografía computarizada (TC): Una tomografía computarizada produce una serie de imágenes de rayos X detalladas de áreas dentro de su cuerpo tomadas desde diferentes ángulos. Se puede inyectar o tragar un tinte para ayudar al radiólogo a identificar tejidos u órganos en las imágenes.
  • Tomografía por emisión de positrones (PET): Una tomografía por emisión de positrones utiliza azúcar radioactiva inyectada en la sangre para mostrar las células cancerosas.
  • radiografía: Una radiografía usa una pequeña cantidad de radiación para tomar imágenes de sus huesos y otros tejidos del cuerpo para mostrar el daño.
  • Ultrasonido: Un ultrasonido, o ecografía, utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de órganos, tejidos y vasos sanguíneos. El ultrasonido proporciona una vista de la función de los órganos internos para evaluar el flujo sanguíneo a través de varios vasos.
  • Biopsia de ganglio centinela: Una biopsia de ganglio centinela, también llamada biopsia de ganglio linfático, consiste en extraer una muestra de tejido de un ganglio linfático para examinarla con un microscopio.
  • Punción raquídea/punción lumbar: Una punción lumbar consiste en colocar una aguja hueca en la parte inferior de la espalda para acceder al canal espinal que rodea su columna vertebral. Se extrae una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo (LCR) para examinar si hay células leucémicas, una infección y otras anomalías.
  • citogenética: La citogenética implica el examen microscópico de los cromosomas de las células cancerosas para buscar cambios cromosómicos que puedan identificar las células leucémicas.
  • Hibridación fluorescente in situ (FISH) o reacción en cadena de la polimerasa (PCR): FISH y PCR son estudios genéticos que se usan para buscar cambios en ciertos genes o partes de genes para identificar células leucémicas.

Evaluación de la progresión

Las pruebas suelen ser una parte importante de su atención continua y de seguimiento. Algunas pruebas pueden repetirse a intervalos predeterminados. Las siguientes pruebas pueden ayudar a guiar el tratamiento, mostrar cómo responde su cuerpo a la terapia y determinar la progresión de la enfermedad:

  • Análisis de sangre
  • Citometría de flujo
  • Reacción en cadena de la polimerasa (PCR)
  • citogenética
  • PESCADO (cada tres a seis meses)

Clasificaciones de leucemia

Las clasificaciones de leucemia se basan en la velocidad de progresión de la enfermedad y las células sanguíneas afectadas por la enfermedad. Las clasificaciones de leucemia determinan su tratamiento.

Por velocidad de progresión

Las clasificaciones de leucemia basadas en la velocidad o la progresión definen la leucemia como aguda o crónica según las siguientes características:

  • Leucemia aguda involucra glóbulos blancos inmaduros, llamados blastos, que crecen muy rápido y causan síntomas severos rápidamente, a menudo en días o semanas. Estos tipos de leucemia son muy raros.
  • leucemia crónica implica blastos de crecimiento lento que pueden permitir que la enfermedad exista sin síntomas durante años. La leucemia crónica tiende a ser menos grave que la leucemia aguda.

Por tipo de celda

Las clasificaciones de leucemia basadas en el tipo de célula definen la leucemia como mieloide o linfocítica utilizando los siguientes criterios:

  • Leucemia mieloide se desarrolla en los precursores de los neutrófilos y los monocitos, dos tipos de glóbulos blancos que ayudan a combatir las infecciones fúngicas y bacterianas. Las células madre mieloides también producen precursores de glóbulos rojos y plaquetas, por lo que estas líneas celulares también pueden verse afectadas.
  • leucemia linfocítica se desarrolla en células madre maduras que se convierten en linfocitos B, linfocitos T o células asesinas naturales (NK), que. produce anticuerpos u otras sustancias que combaten las infecciones.

Estadificación de la leucemia

La estadificación de la leucemia implica el proceso de identificar cuánto cáncer hay en su cuerpo y cuánto se ha propagado. Se utiliza para crear un pronóstico y determinar un plan de tratamiento basado en estas características. La estadificación de la leucemia define su diagnóstico en un lenguaje que todos en su equipo de atención médica entienden.

Si bien la estadificación de la mayoría de los tipos de cáncer implica una evaluación del tamaño y la diseminación del tumor, la estadificación de la leucemia, a excepción de la leucemia linfocítica crónica (LLC), se basa en un conjunto diferente de criterios porque involucra a las células sanguíneas. Cada tipo de leucemia tiene un sistema estándar para declarar. Los factores involucrados en el pronóstico y la estadificación de la leucemia incluyen:

  • Recuento de glóbulos blancos o plaquetas
  • Antecedentes de trastornos sanguíneos previos.
  • Edad (la edad avanzada puede afectar negativamente al pronóstico)
  • Mutaciones o anomalías cromosómicas
  • Resultados de las pruebas de médula ósea
  • Hígado o bazo agrandado
  • Tamaño del bazo y de los ganglios linfáticos

Tratamiento de leucemia

El tratamiento de la leucemia tiene como objetivo poner la enfermedad en remisión y, finalmente, lograr una cura. Hay varias opciones de tratamiento. Su régimen de tratamiento se basa en los siguientes factores:

  • tipo de leucemia
  • Subtipo, fase, categoría y etapa de la enfermedad
  • Resultados del análisis citogenético
  • Salud general al momento del diagnóstico
  • Síntomas de su enfermedad
  • Recuento de glóbulos blancos
  • Ubicación de las células cancerosas.
  • Tasa de progresión de la enfermedad
  • Antecedentes de otro tipo de cáncer y tratamiento de quimioterapia
  • Propagación de la leucemia a su sangre u otras partes de su cuerpo
  • Impacto del tratamiento en su calidad de vida
  • presencia de embarazo

Según estos factores, su plan personalizado de tratamiento de la leucemia incluirá una o más de las siguientes terapias:

  • Espera vigilante: Su condición es monitoreada de cerca. Si bien no incluye una terapia específica, implica pruebas y exámenes físicos regulares para realizar un seguimiento de su condición hasta que se desarrollen los síntomas. La conducta expectante puede ser adecuada para la CLL.
  • Quimioterapia: La quimioterapia es la principal forma de tratamiento para muchos tipos de leucemia. Un curso de quimioterapia a menudo implica la administración de varios medicamentos que destruyen las células tumorales de diferentes maneras. La quimioterapia usa medicamentos para destruir o retrasar la progresión de las células cancerosas de crecimiento rápido en un área determinada o en todo el cuerpo.
  • Radioterapia: La radioterapia utiliza ondas de alta potencia para descomponer y destruir el material genético (ADN) dentro de las células cancerosas. También puede ayudar a aliviar la incomodidad del agrandamiento del hígado o del bazo o el daño causado por las células leucémicas en la médula ósea.
  • terapia dirigida: La terapia dirigida usa medicamentos u otras sustancias para identificar y atacar tipos específicos de células involucradas en el crecimiento y la división de las células cancerosas mientras reduce el riesgo de dañar las células normales. Todas las terapias dirigidas interfieren con el crecimiento y la supervivencia de las células cancerosas, aunque no las matan.
  • Trasplantes de médula ósea/células madre: Los trasplantes de médula ósea y células madre, o trasplantes de células hematopoyéticas, implican la infusión de células madre sanas para reemplazar las dañadas. Es posible que primero se administre un tratamiento para destruir las células madre anormales.
  • inmunoterapia: La inmunoterapia utiliza las capacidades de su sistema inmunitario para combatir las células cancerosas con versiones de anticuerpos modificados genéticamente, fabricados por humanos y de donantes, que son proteínas que combaten las infecciones. Estas sustancias ayudan a su sistema inmunitario a reaccionar y destruir las células cancerosas uniéndose a un objetivo específico. Los ejemplos de inmunoterapia incluyen anticuerpos monoclonales, terapias de células T e infusiones de linfocitos de donantes.
  • Ensayos clínicos: Los ensayos clínicos ayudan a avanzar en diferentes aspectos del tratamiento de la leucemia. Si bien los tratamientos pueden ser experimentales, pueden ofrecer opciones de tratamiento para los casos de leucemia que no han respondido a los tratamientos establecidos.

¿La leucemia es curable?

La leucemia se describe como curada cuando permanece en remisión, un estado sin signos detectables de cáncer en la médula ósea o en los recuentos sanguíneos, durante un período prolongado. Cuando llega a esta etapa, tiene una probabilidad extremadamente baja de que la enfermedad se repita.

Perspectivas para la leucemia

La tasa de supervivencia relativa promedio a cinco años para las personas diagnosticadas con leucemia en los Estados Unidos es del 65 %. Esto describe el porcentaje de personas que están vivas cinco años después de que les diagnosticaron o comenzaron el tratamiento para la leucemia. Sin embargo, esta tasa no refleja casos individuales y puede variar según muchos factores, incluido el tipo de leucemia:

  • La tasa de supervivencia a cinco años de la leucemia linfocítica crónica (LLC) es del 85,4 %.
  • La tasa de supervivencia a cinco años de la leucemia linfocítica aguda (LLA) es del 70,8 % para todas las edades pero más del 90% para los niños
  • La tasa de supervivencia a cinco años de la leucemia mieloide crónica (LMC) es del 67,8 %.
  • La tasa de supervivencia a cinco años de la leucemia mieloide aguda (LMA) es del 27,6 %.

La tasa de supervivencia no determina su pronóstico individual. Otros factores que pueden afectar su pronóstico incluyen los siguientes:

  • Su edad
  • La agresividad de tu leucemia
  • Otras condiciones médicas
  • Qué tan temprano se detectó el cáncer
  • Complicaciones de su enfermedad o tratamiento
  • Tu nivel de actividad

Viviendo con leucemia: apoyo y recursos

Hay muchos aspectos de vivir con leucemia. Tendrá que manejar una amplia gama de desafíos físicos y emocionales para mantener su bienestar desde el diagnóstico hasta el tratamiento y durante años hasta su supervivencia.

Vivir con leucemia implica adoptar estrategias que pueden ayudarlo a tener éxito. Para hacerlo, es importante recordar que no está solo. Discuta sus inquietudes con su proveedor de atención médica para determinar si son realistas y cómo abordarlas.

Aproveche las ofertas de los cuidadores que se acercan para ofrecer apoyo. Estas conexiones pueden ayudarlo a sentirse menos aislado y evitar sentimientos de depresión.

Busque otros recursos, como grupos de apoyo comunitarios o en línea, para conectarse con personas con las mismas experiencias e inquietudes. Busque blogs, podcasts y grupos de redes sociales que puedan brindarle apoyo que pueda beneficiarlo.

Las siguientes organizaciones se encuentran entre los grupos líderes que brindan apoyo y recursos a las personas con leucemia:

Resumen

La leucemia comienza en su hueso médula ósea cuando las células madre sanguíneas defectuosas crecen más rápido de lo normal y sobreviven más tiempo de lo normal. A medida que aumenta su número, las células leucémicas impiden el crecimiento de glóbulos rojos y plaquetas saludables.

Hay muchas formas de esta enfermedad. El inicio de los síntomas puede ser rápido o lento, según el tipo de leucemia.

Con menos células sanas, su cuerpo pierde su poder para combatir infecciones. El efecto te deja más propenso a sufrir enfermedades. A medida que crece la cantidad de células anormales, se derraman en el torrente sanguíneo y se propagan a otras áreas de su cuerpo.

Si bien la quimioterapia es el método de tratamiento principal, hay muchas formas de atacar esta enfermedad. Los ensayos clínicos ofrecen la oportunidad de beneficiarse de la investigación de nuevos tratamientos si fallan las opciones estándar.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.