La hepatitis es la inflamación del hígado, ya sea a corto plazo o crónica. A veces, la hepatitis puede ser tan grave que provoca insuficiencia hepática.

Hepatitis fulminante es una forma grave de insuficiencia hepática aguda que se encuentra en personas sin problemas hepáticos previos o hepatitis crónica. La insuficiencia hepática se desarrolla durante varias semanas y se asocia con confusión o coma. Las personas con hepatitis fulminante tienen un mal pronóstico y, a menudo, no se recuperan a menos que reciban un trasplante de hígado.

Este artículo analiza las diferencias entre la hepatitis fulminante y la hepatitis regular, así como sus causas, síntomas y tratamiento.

Función del hígado

El hígado tiene muchas funciones esenciales. De hecho, casi toda nuestra sangre pasa por el hígado.

El hígado también:

  • Ayuda a convertir los nutrientes de la dieta en sustancias útiles.
  • Convierte las sustancias tóxicas en sustancias inocuas que finalmente se eliminan a través de los intestinos.
  • Funciona como una unidad de almacenamiento de grasas y ayuda a descomponerlas para producir energía.
  • Descompone las proteínas para crear los componentes básicos de las células.
  • Produce proteínas que son importantes en la coagulación de la sangre para detener el sangrado regular

Cuando el hígado funciona mal, el cuerpo sufre una acumulación de toxinas, no produce las proteínas necesarias para que funcionen otros sistemas de órganos y no puede eliminar los productos de desecho a través del proceso del metabolismo.

¿Qué es la hepatitis fulminante en comparación con la hepatitis?

La hepatitis fulminante es insuficiencia hepática aguda asociada con confusión o coma que ocurre en unos pocos días o semanas desde el evento desencadenante. Ocurre en personas sin enfermedad hepática previa.

La hepatitis fulminante también se conoce como:

  • Insuficiencia hepática fulminante
  • Necrosis hepática aguda
  • Necrosis hepática fulminante

El hígado está formado por células llamadas hepatocitos. La hepatitis es la inflamación e hinchazón del hígado que conduce al daño y mal funcionamiento de los hepatocitos.

Hay muchas maneras diferentes en que el hígado responde a una lesión o evento. A veces, las personas desarrollan hepatitis rápidamente, mientras que otras veces, la inflamación puede tardar meses o años en desarrollarse.

Además, algunas formas de hepatitis son leves y de corta duración, y solo duran unos pocos días o semanas. Otras formas, sin embargo, pueden ser crónicas. Algunas personas pueden vivir con una inflamación hepática de leve a moderada durante mucho tiempo.

La hepatitis fulminante se diferencia en que es aguda, lo que significa que ocurre muy rápidamente. También es grave hasta el punto de que una persona desarrolla insuficiencia hepática. Se considera uno de los peores tipos de hepatitis.

Consumo de alcohol y hepatitis

La hepatitis fulminante no se diagnostica en personas que beben grandes cantidades de alcohol. Las personas con enfermedad hepática debido al consumo de alcohol suelen tener un largo historial de consumo de alcohol y desarrollan hepatitis lentamente.

¿Qué causa la hepatitis fulminante?

Hay muchas causas de la hepatitis. No todos están asociados con hepatitis fulminante, pero hay mucha superposición.

Las causas más comunes de hepatitis fulminante son:

Generalmente, los virus son la causa más común de hepatitis fulminante en todo el mundo, mientras que la sobredosis de Tylenol es más común en los Estados Unidos y el Reino Unido. La sobredosis puede ser tanto accidental como intencional.

En general, las causas de la hepatitis fulminante se pueden dividir en virus, toxinas y otras causas raras.

virus

Los virus más comunes asociados con la hepatitis fulminante son:

Por lo general, cuando los proveedores de atención médica diagnostican una hepatitis fulminante, asumen que la causa probable es la hepatitis A, B o E. La hepatitis fulminante rara vez se asocia con los otros virus enumerados.

Hepatitis Fulminante y Virus de la Hepatitis B

La hepatitis fulminante puede desarrollarse a partir de una infección aguda por hepatitis B, pero también puede ocurrir en personas que han reactivado la hepatitis B crónica. La hepatitis fulminante a partir de una infección por hepatitis B provoca la muerte o el trasplante de hígado el 80 % de las veces.

Toxinas/Drogas

Las toxinas o drogas más asociadas con la hepatitis fulminante incluyen:

  • Sobredosis de Tylenol (paracetamol)
  • Ciertos hongos venenosos, comoAmanita phalloides
  • Ciertos antibióticos
  • Éxtasis (droga sintética que altera el estado de ánimo)
  • antituberculoso antibióticos (medicamentos que tratan la tuberculosis)
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como aspirina y Advil o Motrin (ibuprofeno)
  • Sobredosis de suplementos de hierro
  • Ciertas hierbas medicinales chinas
  • clorpromazina (usado para tratar trastornos psicóticos)
  • ondansetrón (medicamento contra las náuseas)
  • Estavudina (utilizada para tratar el virus de la inmunodeficiencia humana o VIH)

La sobredosis de Tylenol (paracetamol) es, con mucho, la causa más común de hepatitis fulminante entre estas toxinas.

Otras causas

Se sabe que otros factores también causan hepatitis fulminante, entre ellos:

  • Enfermedad de Wilson (un trastorno hereditario en el que el cobre se acumula en el hígado)
  • Cáncer metastásico (cáncer que se diseminó de una parte del cuerpo a otra parte del cuerpo), leucemia o linfoma
  • hepatitis autoinmune
  • Golpe de calor
  • Síndrome de Budd-Chiari (un bloqueo de las venas dentro del hígado)
  • Síndrome de Reye (enfermedad rara pero grave que puede causar daño cerebral y hepático)
  • Insuficiencia hepática isquémica debida a enfermedad cardiovascular grave o sepsis (infección grave en la sangre)
  • Síndrome HELLP (hemólisis, enzimas hepáticas elevadas, plaquetas bajas) durante el embarazo
  • Infiltración grasa del hígado

Causas más comunes

En los Estados Unidos, casi la mitad de los casos de hepatitis fulminante se deben a una sobredosis accidental o intencional de Tylenol. La siguiente causa más común de hepatitis fulminante son las «causas indeterminadas», lo que significa que los proveedores de atención médica no encuentran una respuesta definitiva. Hay algunos casos de hepatitis fulminante relacionada con medicamentos, enfermedad relacionada con hepatitis B o A, hepatitis autoinmune y enfermedad de Wilson. Sin embargo, todas las demás causas son infrecuentes.

Síntomas

La hepatitis fulminante se asocia con síntomas inespecíficos, como:

Los síntomas más específicos que sugieren una enfermedad hepática aguda incluyen:

  • Orina oscura
  • Hinchazón y distensión abdominal
  • Heces de color arcilla
  • Picor
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos)
  • Confusión o coma

La hepatitis fulminante se diagnostica mediante un examen físico y pruebas de laboratorio que evalúan la función hepática. Los proveedores de atención médica también dedican tiempo a determinar la causa de la hepatitis fulminante, porque conocer la causa influye en el manejo de la enfermedad.

¿Cómo se contrae la hepatitis viral?

El virus de la hepatitis A se propaga a través del contacto con alimentos o agua contaminados. El virus de la hepatitis B se transmite a través del contacto con la sangre o los fluidos corporales de una persona infectada. La propagación del virus ocurre con mayor frecuencia al compartir agujas de drogas o a través de relaciones sexuales sin protección.

Tratamiento

Los pacientes con hepatitis fulminante deben ser tratados en un centro especializado en trasplante hepático. El objetivo es intentar tratar la causa subyacente de la insuficiencia hepática. Esto significa dar ciertos medicamentos o realizar procedimientos especiales.

La esperanza es que los tratamientos prevengan el empeoramiento de la insuficiencia hepática y la necesidad de un trasplante de hígado.

Sobredosis de Tylenol

Una sobredosis de paracetamol se trata con N-acetilcisteína (NAC). A los pacientes les va muy bien con este tratamiento si se inicia poco después de la sobredosis.

La NAC también parece funcionar en personas con otras causas de hepatitis fulminante, incluidas otras enfermedades inducidas por medicamentos, hepatitis autoinmune, infección por hepatitis B y enfermedad hepática aguda por razones desconocidas.

Hepatitis viral fulminante

Los pacientes con infección por hepatitis B deben ser tratados con un agente antiviral, como lamivudina. El medicamento puede prevenir la necesidad de un trasplante de hígado. Incluso si un paciente progresa y necesita un trasplante, los proveedores de atención médica aún deben usar el antiviral para prevenir complicaciones posteriores al trasplante por infección de hepatitis B.

La hepatitis fulminante por el virus del herpes simple debe tratarse con el antiviral aciclovir. Sin embargo, la hepatitis fulminante por herpes simplex es extremadamente rara.

Síndrome de Budd-Chiari

Para el síndrome de Budd-Chiari, un procedimiento quirúrgico llamado derivación portosistémica intrahepática transyugular puede abrir los vasos sanguíneos bloqueados para restaurar el flujo de sangre a través del hígado. Sin embargo, esto a menudo es solo una solución temporal.

Enfermedad de Wilson

Para la enfermedad de Wilson, los pacientes puede tratarse con plasmaféresis, en el que la sangre se filtra para eliminar el exceso de cobre del sistema. Sin embargo, esta es una opción temporal.

Otros tratamientos generales incluyen:

  • Mantener una nutrición adecuada
  • Prevenir el sangrado (el hígado produce proteínas que ayudan con la coagulación, por lo que los pacientes con insuficiencia hepática son propensos al sangrado)
  • Evitar la infección
  • Evitar los medicamentos tóxicos que pueden empeorar la confusión o afectar los riñones (ya que la insuficiencia hepática también puede provocar daño renal)

Cuando se necesita un trasplante

A veces, el único tratamiento para la hepatitis fulminante es el trasplante de hígado. El pronóstico de una persona después del trasplante depende de:

  • Su edad
  • Causa de insuficiencia hepática
  • Gravedad de la enfermedad antes del trasplante
  • Cantidad de confusión presente en el paciente
  • Efectos en otros sistemas de órganos, como los riñones.

Para aquellos que califican para un trasplante, la probabilidad de supervivencia es excelente, del 92%.

Prevención y Pronóstico

La causa desencadenante de la insuficiencia hepática fulminante puede determinar la probabilidad de supervivencia de una persona.

Por ejemplo, las personas con hepatitis fulminante por infección de hepatitis A tienen más probabilidades de recuperarse espontáneamente sin un trasplante de hígado. Las personas con sobredosis de Tylenol y enfermedad hepática relacionada con el embarazo también parecen estar mejor.

Por el contrario, las personas con hepatitis fulminante por otras toxinas o drogas, infección por hepatitis B, hepatitis autoinmune, enfermedad de Wilson o síndrome de Budd-Chiari no sobreviven mucho tiempo sin un trasplante de hígado.

Pronóstico de la hepatitis fulminante

Las personas con hepatitis fulminante por todas las causas tienen alrededor de un 75 % de posibilidades de supervivencia. Aproximadamente el 56% de las personas sobrevivirán sin necesidad de un trasplante de hígado. La mortalidad relacionada con la hepatitis fulminante es peor para las personas mayores de 40 años y menores de 10 años.

Aunque algunas personas desarrollan hepatitis fulminante por razones desconocidas y no todas las causas pueden evitarse, existen formas de prevenir la hepatitis fulminante.

Desafortunadamente, la enfermedad de Wilson y la hepatitis autoinmune no se pueden prevenir.

Resumen

La hepatitis fulminante es una condición potencialmente mortal de insuficiencia hepática aguda que ocurre en unas pocas semanas. Se asocia con confusión o coma en personas que no han tenido una enfermedad hepática previa.

Hay muchas causas de hepatitis fulminante, pero las dos más comunes son la sobredosis de Tylenol (paracetamol) y la infección por hepatitis viral. Aproximadamente la mitad de las personas tendrán una recuperación espontánea con tratamientos específicos para la insuficiencia hepática. Aún así, muchos otros requerirán un trasplante de hígado. Las posibilidades de supervivencia, especialmente en los jóvenes, son buenas después del trasplante.

Una palabra de MEDSALUD

Ser diagnosticado con hepatitis fulminante y posiblemente necesitar un trasplante de hígado puede ser abrumador y aterrador. Sin embargo, hay algunos pasos que puede tomar para prevenir la posibilidad de desarrollar hepatitis fulminante. Si no está seguro, hable con un proveedor de atención médica sobre las dosis apropiadas para los analgésicos, así como sobre las vacunas contra la hepatitis disponibles.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.