La esquizofrenia es un trastorno cerebral crónico y grave que afecta la forma en que una persona piensa, se comporta y siente. Las personas con esquizofrenia a menudo tienen dificultades para distinguir entre la realidad y la fantasía, expresar y controlar sus emociones y tomar decisiones. Los síntomas generalmente comienzan a aparecer en la adolescencia tardía o en la edad adulta temprana.

Actualmente no existe una cura para la esquizofrenia. Sin embargo, los medicamentos y otros tratamientos pueden ayudar a las personas a controlar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

Siga leyendo para obtener más información sobre las causas y los síntomas de la esquizofrenia y algunas de las opciones de tratamiento disponibles.

Síntomas de la esquizofrenia

La esquizofrenia puede causar una variedad de disfunciones. Una de las características comunes de la condición es la falta de perspicacia. Puede ser difícil para alguien reconocer que tiene la afección o que está actuando mal. A menudo, los miembros de la familia, los amigos cercanos o los compañeros de trabajo son los primeros en identificar los síntomas.

La esquizofrenia generalmente comienza cuando una persona tiene 20 años, pero puede comenzar antes durante la adolescencia o más tarde en la edad adulta. Los síntomas pueden estallar y volverse gradualmente más severos con el tiempo.

Los síntomas de la esquizofrenia pueden incluir:

  • Discurso inusual y desorganizado que a veces puede generar pánico.
  • Agitación
  • Descuido de la higiene personal.
  • Apariencia inusual en la forma en que una persona se viste o se arregla
  • Alucinaciones
  • Alucinaciones (ver u oír cosas que no existen)
  • Paranoia
  • Retiro de los demás
  • Sueño excesivo o falta de sueño.

A menudo, los delirios se caracterizan por el temor de que otros estén conspirando o comunicándose de manera secreta.

Complicaciones

La esquizofrenia puede causar un impacto grave en el funcionamiento y la seguridad de la persona que padece la afección.

Existe un mayor riesgo de autolesión o suicidio con la esquizofrenia.

Causas

Hay un fuerte componente genético en la esquizofrenia. La condición se da en familias. Por ejemplo, un estudio mostró un aumento en ciertos deterioros cognitivos en familiares de primer grado de personas con esquizofrenia. Pero muchas personas a las que se les diagnostica esquizofrenia no tienen familiares afectados.

Los expertos también han analizado el papel del consumo de drogas y su contribución a la esquizofrenia, pero a menudo es difícil determinar en qué medida el consumo de drogas es una forma de hacer frente a los efectos tempranos de la afección antes de que se diagnostique o si el consumo de drogas contribuye directamente a la esquizofrenia.

Alteraciones Cerebrales

La esquizofrenia está asociada con una interrupción en la dopamina, así como en la actividad de otros neurotransmisores en el cerebro. Los medicamentos que aumentan la actividad de la dopamina en el cerebro a veces pueden inducir síntomas similares a los de la esquizofrenia.

La investigación sugiere que la inflamación del cerebro y la atrofia (encogimiento) de ciertas partes del cerebro están asociadas con la esquizofrenia, pero estos resultados no son lo suficientemente consistentes o confiables para usarse como herramientas de diagnóstico.

Diagnóstico

El diagnóstico de esquizofrenia se basa en los criterios definidos por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), una guía que utilizan los psiquiatras y otros profesionales de la salud mental en el diagnóstico y manejo de afecciones psiquiátricas.

Para un diagnóstico de esquizofrenia, los síntomas deben estar presentes durante al menos seis meses consecutivos, con una disminución asociada en el trabajo, el cuidado personal y/o las relaciones en comparación con el tiempo antes de que comenzaran los síntomas.

Hay varias características que deben estar presentes para un diagnóstico de esquizofrenia.

Al menos uno de los siguientes:

  • Alucinaciones
  • alucinaciones
  • Discurso desorganizado

Y, ya sea dos de los anteriores o uno de los anteriores y al menos uno de los siguientes:

  • Comportamiento severamente desorganizado o catatónico.
  • Síntomas negativos como disminución de la expresión emocional, falta de expresión facial y apatía.

Pruebas de diagnóstico

Su proveedor de atención médica descartará otras afecciones similares a la esquizofrenia antes de realizar un diagnóstico definitivo de la afección.

Es posible que deba realizarse análisis de sangre o análisis de orina para identificar posibles contribuciones médicas o de sustancias a sus síntomas. La esquizofrenia se diagnostica solo si los síntomas no son causados ​​por medicamentos. También es posible que le hagan una prueba de diagnóstico por imágenes del cerebro, como una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) para descartar lesiones en el cerebro.

Otras condiciones que a menudo se consideran durante el diagnóstico de esquizofrenia incluyen:

  • Trastorno esquizoafectivo: Esta condición incluye características de la esquizofrenia, así como los principales trastornos del estado de ánimo.
  • Trastorno bipolar: Esta condición provoca episodios de manía y depresión. A veces hay una superposición entre la depresión y los síntomas negativos de la esquizofrenia. Los episodios de manía y depresión en el trastorno bipolar pueden incluir características de psicosis.
  • Drogas o medicamentos: Las drogas y la abstinencia de drogas pueden inducir alucinaciones o delirios y otros síntomas cognitivos y conductuales que pueden parecer similares a los aspectos de la esquizofrenia. A veces, ciertos medicamentos recetados, como algunos que se usan para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, pueden causar alucinaciones.
  • Tumor cerebral: Un tumor cerebral o una lesión en el lóbulo temporal del cerebro pueden causar alucinaciones similares a las alucinaciones de la esquizofrenia. Los estudios de imágenes cerebrales generalmente pueden identificar una lesión en el cerebro.
  • Epilepsia: La epilepsia del lóbulo temporal puede causar un comportamiento que puede confundirse con la esquizofrenia. A menudo, un electroencefalograma (EEG) puede ayudar a distinguir las condiciones.
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT): En raras ocasiones, los efectos del PTSD pueden manifestarse con síntomas como hipervigilancia y flashbacks que pueden tener una cualidad alucinatoria. Sin embargo, una historia psiquiátrica cuidadosa a menudo puede diferenciar entre las condiciones.

Tratamiento

El tratamiento de la esquizofrenia requiere un plan integral que incluya antipsicóticos recetados, asesoramiento, apoyo de los seres queridos y posiblemente hospitalización por brotes. No existe cura para la afección, pero los síntomas se pueden controlar con tratamiento.

Los miembros de la familia y los seres queridos pueden brindar apoyo emocional y pueden reconocer problemas como los primeros signos de brotes. El asesoramiento puede ser una forma beneficiosa para que una persona con esquizofrenia se exprese y aprenda a manejar la carga emocional de la afección.

Medicamentos recetados

Si usted o un ser querido vive con esquizofrenia, es importante saber que a veces las personas que padecen la afección están dispuestas a tomar medicamentos, pero a veces son muy reacias.

Los efectos de la afección pueden hacer que una persona sospeche de un tratamiento médico, y la enfermedad en sí misma puede provocar cambios en el cerebro que afecten la conciencia de la enfermedad (anosognosia). A veces, las personas que tienen esquizofrenia pueden decir que tomaron su medicamento incluso cuando no lo tomaron.

Los medicamentos utilizados en el tratamiento de la esquizofrenia incluyen:

Antipsicóticos «típicos» de primera generación como:

  • Torazina (clorpromazina)
  • Haldol (haloperidol)

Antipsicóticos «atípicos» de segunda generación como:

  • Risperdal (risperidona)
  • Clozaril (clozapina)

Hospitalización

El empeoramiento de la esquizofrenia puede incluir agitación, intentos de autolesión, incapacidad para cuidar de uno mismo, miedo abrumador o paranoia y, en raras ocasiones, comportamiento agresivo. En estos casos, puede ser necesaria la hospitalización. Estos episodios pueden desencadenarse por una variedad de desencadenantes emocionales o físicos y, a menudo, por la falta de adherencia a la medicación.

Durante una estadía en el hospital por un empeoramiento agudo de la esquizofrenia, la persona estará en un lugar seguro y recibirá los medicamentos, la nutrición y el asesoramiento adecuados. Pueden pasar días o semanas antes de que un episodio agudo de esquizofrenia comience a mejorar.

Una palabra de MEDSALUD

La esquizofrenia puede ser muy angustiosa para la persona que la experimenta, en formas que a veces son difíciles de comunicar. Con un enfoque multidisciplinario del tratamiento y un sólido sistema de apoyo, es posible llevar una vida saludable, feliz y productiva con esquizofrenia.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.