Esofagitis es una irritación o hinchazón de la esófago, el tubo que lleva la comida desde la boca hasta el estómago. Hay varios tipos de esofagitis, todos los cuales generalmente vienen con síntomas como dolor al tragar y acidez estomacal. El tratamiento varía según la causa específica, pero las opciones generalmente incluyen medicamentos, cambios en la dieta y, a veces, cirugía.

Este artículo proporciona una descripción general de la esofagitis y describe los síntomas, las causas y las opciones de tratamiento.

Tipos de esofagitis

Hay muchos tipos de esofagitis, y todos tienen diferentes causas subyacentes.

  • Esofagitis por reflujo es el tipo más común, que ocurre cuando se tiene el trastorno digestivo enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).
  • Esofagitis infecciosa es causada por una infección por hongos, levaduras, virus o bacterias que irrita el esófago.
  • Esofagitis por ingestión de cáusticos sucede cuando se ingiere un químico y termina quemando el esófago.
  • Esofagitis inducida por medicamentos proviene del contacto prolongado con píldoras como antibióticos o aspirina, que pueden alterar la barrera protectora del esófago.
  • Esofagitis eosinofílica es provocado por una respuesta alérgica o inmune a los alimentos o irritantes ambientales.
  • Esofagitis inducida por radiación ocurre como resultado de la irritación después de la radioterapia para tratar el cáncer.
  • Esofagitis por enfermedad sistémica ocurre cuando una enfermedad sistémica (en todo el cuerpo) hace que el esófago sea más propenso a la inflamación.

Síntomas de esofagitis

Con la esofagitis, es común experimentar acidez estomacal, dificultad para tragar o dolor al tragar.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Dolor de garganta
  • Sentir que algo se ha quedado atascado en la garganta
  • Sensación de ardor en el esófago
  • Tos
  • Ronquera
  • Náuseas o vómitos
  • Fiebre

Cuándo ver a un proveedor de atención médica

  • Comuníquese con un proveedor de atención médica si experimenta signos de esofagitis que duran más de unos pocos días y son lo suficientemente graves como para dificultar comer o dormir.
  • Llame al 911 o busque atención médica de emergencia si experimenta dolor persistente en el pecho, tiene comida atascada en la garganta, le falta el aire después de comer o tiene problemas para respirar o hablar.

Causas

El revestimiento del esófago es sensible, por lo que a veces es vulnerable a la irritación y la hinchazón. Varios factores pueden contribuir a un mayor riesgo de desarrollar esofagitis, entre ellos:

  • Ácido estomacal refluido: Para las personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), el ácido estomacal puede volver a filtrarse en la tubería de alimentación. Esto suele ocurrir cuando un músculo al final del esófago no se cierra correctamente. También puede desencadenarse por el embarazo, la obesidad, el tabaquismo, el consumo de alcohol, el consumo de bebidas carbonatadas o el consumo de alimentos grasos o picantes.
  • vómitos excesivos: El ácido contenido en el vómito puede irritar el esófago y el vómito excesivo puede provocar una mayor inflamación.
  • uso de medicamentos: Ciertos medicamentos como la aspirina, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE, como el ibuprofeno y el naproxeno), los antibióticos, los suplementos de vitamina C y el cloruro de potasio pueden causar daños cuando entran en contacto con el revestimiento protector del esófago durante un período prolongado . Esto puede suceder cuando no se usa suficiente agua para lavar y tragar una pastilla.
  • Infecciones: Infecciones causadas por virus como el virus del herpes simple, levadura (cándida), o las bacterias pueden provocar irritación del esófago. Esto se observa con mayor frecuencia en personas con sistemas inmunitarios debilitados debido al VIH/SIDA oa un trasplante de órgano reciente, pero también puede ocurrir en personas con sistemas inmunitarios normales.
  • irritación química: La ingestión accidental o intencional de un producto químico fuerte, como lejía doméstica, limpiador de desagües o detergente, puede causar lesiones en el esófago. Cuanto mayor sea la exposición a la sustancia química, más grave (y potencialmente mortal) será la irritación. La ingestión de una base fuerte, como un limpiador de tuberías o desagües, es uno de los tipos de ingestión más peligrosos, porque la base licua el tejido.
  • lesión por radiación: Recibir tratamiento de radiación para el cáncer, particularmente en el área del tórax o el cuello, a veces puede causar esofagitis. El revestimiento del esófago es sensible a la inflamación y puede comenzar a adelgazarse o desgastarse después de la radiación.
  • enfermedades sistémicas: Ciertas enfermedades que afectan todo el cuerpo pueden contribuir al desarrollo de la esofagitis. Esto incluye condiciones como esclerodermiaenfermedad inflamatoria intestinal (EII), de Behçet enfermedad, o de Sjögren síndrome.
  • Respuesta alérgica/inmune: Las reacciones esofágicas a los alimentos o irritantes contribuyen al desarrollo de eosinofílico esofagitis, una enfermedad autoinmune grave y crónica.

Diagnóstico

Su proveedor de atención médica primero querrá realizar un examen físico, ver su historial médico y analizar sus síntomas.

A partir de ahí, puede obtener al menos una de las siguientes pruebas de diagnóstico:

  • endoscopia: Este procedimiento usa un endoscopio (un tubo flexible con una luz y una cámara) para proporcionar una vista directa del esófago. Le permite al proveedor de atención médica verificar si hay signos de inflamación en el tubo de alimentación.
  • Biopsia: Si su proveedor detecta inflamación o úlceras en el esófago, es posible que tome una pequeña muestra de estos tejidos o células para examinarlas en un laboratorio.
  • Rayos X de bario: Un proveedor tomará radiografías de su esófago mientras usted ingiere una solución especial (bario) que recubre el revestimiento del esófago y brinda una imagen clara del tubo de alimentación.
  • Manometría esofágica: Al insertar un tubo a través de la nariz, por el esófago y hasta el estómago, esta prueba mide qué tan bien está funcionando su esófago.
  • Pruebas de alergia: Si su proveedor sospecha que su esofagitis puede ser causada por una reacción alérgica o inmunitaria, es posible que solicite pruebas de punción cutánea, análisis de sangre o pruebas de parche alimentario para reducir el alérgeno alimentario o ambiental.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para la esofagitis dependerán de la causa. Estas opciones pueden incluir medicamentos, cambios en la dieta y el estilo de vida, o posiblemente cirugía.

Los enfoques de tratamiento comunes incluyen:

  • Medicamento: Se pueden recetar diferentes medicamentos dependiendo de la causa sospechosa de esofagitis. Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) generalmente se recomiendan para reducir el ácido si la ERGE es la causa de la esofagitis. corticosteroides puede ayudar a reducir la inflamación de la esofagitis relacionada con enfermedades sistémicas. Se pueden recetar antibióticos, antimicóticos o antivirales para la esofagitis infecciosa.
  • cese de la medicación: Por otro lado, si su esofagitis es inducida por medicamentos, su proveedor de atención médica puede recomendar suspender el medicamento u ordenar una versión líquida, si está disponible. Recuerde nunca dejar de tomar un medicamento sin la aprobación previa del proveedor que lo recetó.
  • Cambios en el estilo de vida: Los casos de esofagitis por reflujo ácido o por un alérgeno se pueden abordar con cambios en la dieta o en el entorno. Una vez que identifique al culpable, su proveedor puede ayudarlo a evitar o reemplazar los alimentos o irritantes que desencadenan la esofagitis. También pueden recomendar cambios en el estilo de vida, como comer despacio, perder peso o dejar de fumar.
  • Cirugía: fundoplicatura de Nissen es un tratamiento quirúrgico para la esofagitis relacionada con la ERGE. El cirujano fortalecerá el esfínter (músculo de tensión) en la parte inferior del esófago para reducir el reflujo ácido.
  • Dilatación esofágica: Si su esófago se ha estrechado debido a la cicatrización del reflujo ácido estomacal, este procedimiento puede ayudar. Implica el uso de un tubo especial o globo quirúrgico para abrir físicamente el esófago.

Complicaciones de la esofagitis

Si no se trata, la esofagitis puede ser dolorosa e incómoda. Para evitar complicaciones no deseadas, como dificultad para tragar o comer, sangrado, estrechamiento del esófago o úlceras, comuníquese con un profesional de la salud lo antes posible. Podrán proporcionar un diagnóstico y alivio con el tratamiento.

Pronóstico

Muchos tipos de esofagitis responden bien al tratamiento. Pero la esofagitis puede tener consecuencias graves si no se trata.

La esofagitis relacionada con GERD tiene el potencial de convertirse en una condición conocida como esófago de Barrett, en cual el revestimiento del esófago es dañado por el ácido estomacal. Esto puede aumentar su riesgo de cáncer de esófago.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos son clave para el mejor pronóstico, por lo que es importante comunicarse con un proveedor de atención médica lo antes posible si sospecha que puede estar experimentando algún tipo de esofagitis.

Los ajustes en el estilo de vida, como dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, mantener un peso saludable y formar mejores hábitos digestivos, pueden ayudar a controlar los síntomas y abordar las causas fundamentales de la esofagitis.

Resumen

La esofagitis es la irritación o inflamación del esófago, que es el tubo que va desde la garganta hasta el estómago. Hay muchas causas diferentes de esofagitis, desde reflujo ácido hasta irritación química y alergias alimentarias. Según la causa específica, el tratamiento puede incluir medicamentos recetados, cambios en la dieta o cirugía.

Una palabra de MEDSALUD

Vivir con una afección digestiva como la esofagitis no solo es físicamente incómodo, sino que puede ser emocionalmente abrumador. Las personas diagnosticadas con ciertos tipos de esofagitis tienen un mayor riesgo de experimentar ansiedad y depresión. Pero hay ayuda disponible. Si cree que podría necesitar un sistema de apoyo externo, pídale a un proveedor de atención médica que lo remita a un profesional de salud mental para hablar sobre cualquier inquietud y aprender nuevas herramientas para sobrellevar la situación de manera efectiva.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.