La epilepsia focal es un tipo de epilepsia en la que las convulsiones comienzan en una o más áreas específicas del cerebro. Las convulsiones de inicio focal pueden permanecer como convulsiones focales con síntomas limitados, o pueden extenderse a áreas más grandes de ambos lados del cerebro, causando una convulsión generalizada secundaria (que afecta a ambos lados del cerebro) con síntomas más significativos.

La distinción entre una convulsión de inicio focal y una convulsión de inicio generalizado a menudo se basa en pruebas de diagnóstico, como electroencefalograma (EEG) o estudios de imágenes cerebrales. Pero a veces, los síntomas pueden indicar si una convulsión es una convulsión de inicio focal.

Una de las principales razones para determinar si una convulsión es de inicio focal o de inicio generalizado es que el tratamiento para este tipo de convulsiones es diferente.

Este artículo describe los síntomas, las causas, el diagnóstico y el tratamiento de la epilepsia focal, así como qué esperar y cómo afrontarla.

Varios tipos de epilepsia implican principalmente convulsiones focales recurrentes. A veces, la epilepsia implica varios tipos de convulsiones.

Los tipos de convulsiones focales incluyen:

Una persona puede tener más de un tipo de convulsión focal. Un aura convulsiva, que ocurre al comienzo de una convulsión, a menudo se considera una convulsión focal.

Síntomas de la epilepsia focal

Los efectos de una convulsión focal pueden variar, pero también tienen algunas características en común. Todas las convulsiones provocan movimientos involuntarios, sensaciones, cambios en la conciencia o una combinación de estos.

Una convulsión de inicio focal causará síntomas limitados que no involucran ambos lados del cuerpo si no se generaliza. Si una convulsión focal se generaliza secundariamente, puede comenzar con síntomas limitados antes de que afecte ambos lados del cuerpo. Sin embargo, el tiempo que duran los síntomas focales puede ser tan corto que no se nota.

Los síntomas comunes de una convulsión focal incluyen:

  • Rigidez de un lado del cuerpo o de una extremidad
  • Sacudidas o sacudidas de un lado del cuerpo o una extremidad
  • Sensaciones o percepciones inusuales, como olores.
  • Una sensación de déjà vu, pavor o ansiedad inexplicable
  • Movimientos de la cara o la boca
  • Postura torcida o inusual de un lado del cuerpo
  • Capacidad de respuesta disminuida

Una convulsión de inicio focal incluirá uno o más de estos síntomas, pero no los incluirá a todos. Estos síntomas pueden durar entre 10 segundos y un minuto.

Si una convulsión de inicio focal se generaliza secundariamente, esto significa que afectará a ambos lados del cerebro. Los síntomas de una convulsión generalizada pueden incluir movimientos involuntarios de ambos lados del cuerpo, inconsciencia, falta de respuesta y posiblemente caídas.

Causas

Las convulsiones focales ocurren debido a la actividad eléctrica errática en una región del cerebro. Los síntomas corresponden al área afectada del cerebro. Esta área a menudo se denomina foco de convulsiones. A veces, la actividad eléctrica puede extenderse a otras áreas del cerebro y causar síntomas más graves.

Los factores de riesgo para la epilepsia focal incluyen:

  • Diferencias en el desarrollo del cerebro durante el período prenatal (antes del nacimiento)
  • Síndromes genéticos del neurodesarrollo
  • Un accidente cerebrovascular (obstrucción del flujo sanguíneo o sangrado en el cerebro)
  • Traumatismo craneal, contusión cerebral (moretones), hematoma subdural (sangrado entre el cerebro y su revestimiento exterior)
  • Un tumor cerebral o la propagación del cáncer al cerebro
  • Aneurisma cerebral (abultamiento en la pared de una arteria cerebral)
  • Meningitis (infección del revestimiento que rodea el cerebro) o encefalitis (infección cerebral)
  • Un quiste o un absceso en el cerebro.

Generalmente, la tendencia a tener actividad cerebral errática es causada por un área localizada de daño cerebral.

Diagnóstico

La epilepsia focal se diagnostica en base a una combinación de síntomas, historial médico y pruebas de diagnóstico.

A veces, la descripción de una convulsión puede ser lo suficientemente detallada como para que un proveedor de atención médica pueda identificar el evento como una convulsión focal. Sin embargo, a menudo el evento es confuso para los espectadores, y la persona que experimentó una convulsión focal generalmente no puede recordar la mayoría de los detalles de la experiencia.

Un historial de movimientos involuntarios, sensaciones inusuales o cambios de conciencia puede hacer que un proveedor de atención médica considere una convulsión focal. A veces, una convulsión focal se asocia con anomalías focales en un examen neurológico.

Las anomalías focales son cambios neurológicos detectados en el examen físico que corresponden a un área específica de daño en el cerebro o la médula espinal. Estos pueden incluir debilidad, déficits sensoriales, cambios en los reflejos o cambios en la visión. A menudo, las personas que tienen epilepsia focal no tienen déficits focales en el examen físico.

Las pruebas de diagnóstico a menudo se usan para determinar si una persona tiene resultados compatibles con convulsiones focales. Las pruebas que puede necesitar incluyen:

  • Electroencefalograma (EEG): Esta prueba diagnóstica no invasiva se realiza con placas de metal que se colocan en el cuero cabelludo. El patrón de actividad eléctrica en el cerebro a menudo puede mostrar una predisposición a las convulsiones. Esta prueba a veces puede diferenciar entre convulsiones focales y generalizadas, pero muchas personas que tienen epilepsia pueden tener un EEG normal.
  • Estudios de imágenes cerebrales: Los estudios de imágenes cerebrales, como la tomografía computarizada (TC), la resonancia magnética nuclear (RMN) y la tomografía por emisión de positrones (PET), pueden mostrar anomalías que corresponden a convulsiones focales. Los problemas que se pueden detectar con estas pruebas de diagnóstico por imágenes incluyen tumores, accidentes cerebrovasculares, un absceso (una bolsa de infección), anomalías estructurales y un aneurisma cerebral.
  • Prueba genética: Algunos trastornos neurológicos del desarrollo se pueden diagnosticar mediante pruebas genéticas.
  • Punción lumbar: Esta prueba diagnóstica mínimamente invasiva consiste en la extracción de líquido cefalorraquídeo de la parte inferior de la espalda. Esta prueba puede mostrar evidencia de una infección, inflamación o cáncer.

Tratamiento

La epilepsia focal se trata con medicamentos antiepilépticos (FAE). Para la mayoría de las personas, estos medicamentos son útiles y pueden reducir la frecuencia y la gravedad de las convulsiones.

Algunos de los medicamentos comúnmente utilizados para tratar la epilepsia focal incluyen:

  • Dilantin (fenitoína)
  • Tegretol (carbamazepina)
  • Trileptal (oxcarbazepina)
  • Keppra (levetiracetam)
  • Topamax (topiramato)
  • Neurontina (gabapentina)
  • Aptiom (eslicarbazepina)

Un neurólogo (especialista en afecciones del sistema nervioso) puede recetar uno o más de estos para ayudar a controlar la epilepsia focal.

Algunas personas que tienen epilepsia pueden lograr el control de las convulsiones a través de un dieta cetogénica. Esta es una dieta altamente restrictiva que consiste en una ingesta alta en grasas y baja en carbohidratos. Los cambios en el cuerpo que ocurren con esta dieta implican la producción de cetonas, una sustancia química que se cree que ayuda a prevenir las convulsiones.

Las personas con ciertos tipos de epilepsia focal pueden ser candidatas para la cirugía de epilepsia. Este tipo de cirugía es invasiva y tiene riesgos, por lo que no se considera un tratamiento de primera línea.

Los ajustes en el estilo de vida son necesarios para un control óptimo de las convulsiones. Ciertos desencadenantes pueden causar una convulsión en una persona que tiene epilepsia.

Las medidas de estilo de vida que debe considerar incluyen:

  • Evita beber alcohol.
  • Descansa lo suficiente.
  • Mantenga un control óptimo de la glucosa (azúcar) en la sangre si tiene diabetes.
  • No saltes comidas.
  • Trate de manejar el estrés.

Aprenda a reconocer las señales de advertencia de sus convulsiones. Si cree que está a punto de sufrir una convulsión, evite actividades potencialmente peligrosas y diríjase a un lugar seguro.

Pronóstico

El resultado de la epilepsia focal varía. La epilepsia focal puede causar convulsiones leves y muy poco frecuentes que se controlan bien con medicamentos. Pero también puede causar convulsiones graves y frecuentes, con múltiples tipos de convulsiones que no se controlan bien ni siquiera con cirugía y medicación. Y la perspectiva puede estar en algún punto intermedio.

Algunos factores que pueden afectar su pronóstico son los siguientes:

  • Por lo general, la epilepsia tratada poco después de que ocurra la primera convulsión tendrá un mejor resultado.
  • La epilepsia que daña una gran área del cerebro se asocia con un peor pronóstico que la epilepsia focal, lo que resulta en una pequeña área de daño.
  • Las personas con un solo tipo de convulsión focal tienden a tener un mejor control de las convulsiones que aquellas con varios tipos de convulsiones.
  • Mantener hábitos de estilo de vida que eviten los desencadenantes de las convulsiones se asocia con un mejor resultado.

Albardilla

Si usted o su hijo tienen epilepsia focal, hay algunas cosas que debe considerar en su vida diaria. Hacer frente implica asegurarse de permanecer en situaciones en las que pueda llegar fácilmente a un lugar seguro si siente que se avecina una convulsión.

También puede necesitar ajustar sus actividades, incluido el uso de equipos, nadar y conducir. Asegúrese de no nadar a menos que esté cerca de otras personas que puedan rescatarlo si tiene una convulsión. Evite subir escaleras o estar en una situación en la que pueda caerse desde una altura si tiene una convulsión.

También puede necesitar adaptaciones en el trabajo o la escuela si tiene convulsiones ocasionales, pierde sesiones programadas o necesita tiempo para recuperarse.

Resumen

La epilepsia focal es un tipo de epilepsia en la que las personas tienen convulsiones focales, que son convulsiones que comienzan en un área del cerebro.

Las convulsiones focales pueden causar síntomas que afectan solo una parte del cuerpo sin pérdida completa del conocimiento. Pero estas convulsiones pueden generalizarse secundariamente, lo que significa que involucrarán ambos lados del cerebro y causarán pérdida de conciencia y/o movimientos involuntarios en ambos lados del cuerpo.

Las causas de la epilepsia focal incluyen afecciones cerebrales presentes al nacer, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales, anomalías de los vasos sanguíneos en el cerebro, infecciones y/o traumatismo craneoencefálico. La causa de las convulsiones recurrentes se puede diagnosticar en función de los síntomas y las pruebas de diagnóstico.

La mayoría de las veces, las convulsiones focales se pueden controlar bien con medicamentos. A veces se puede requerir una dieta cetogénica o una cirugía de epilepsia. El pronóstico generalmente es bueno con la epilepsia focal, pero algunas personas tienen convulsiones persistentes que no se tratan ni siquiera con terapias médicas y quirúrgicas.

Vivir con convulsiones focales implica hacer muchos ajustes en el estilo de vida para evitar los desencadenantes de convulsiones y también para prevenir daños si se produce una convulsión.

Una palabra de MEDSALUD

La epilepsia focal es el tipo más común de epilepsia. Si vive con epilepsia focal, tenga en cuenta que existen tratamientos médicos efectivos. Puede trabajar con su equipo de atención médica para obtener un control óptimo de las convulsiones.

Si bien el tratamiento puede ayudar a reducir el impacto que la epilepsia tiene en su vida, es posible que deba buscar adaptaciones para poder hacer con seguridad las cosas que necesita y quiere hacer.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.