La encefalopatía es una afección en la que la enfermedad difusa afecta la función y/o la estructura del cerebro. La encefalopatía puede ocurrir debido a numerosas causas. Las condiciones que causan la encefalopatía son graves: sin tratamiento, pueden producirse daños cerebrales temporales o permanentes, pérdida del conocimiento e incluso la muerte.

Esto es lo que necesita saber sobre la encefalopatía y sus tipos, causas, síntomas y más.

Tipos de encefalopatía y causas

La encefalopatía puede ser aguda o crónica. Ejemplos de encefalopatía aguda son la hepática, urémica, hipertensiva, de Hashimoto y de Wernicke, mientras que la encefalopatía traumática crónica (ETC), hipóxico-isquémica y espongiforme son ejemplos de encefalopatías crónicas.

La encefalopatía traumática crónica (CTE, por sus siglas en inglés) es una afección cerebral progresiva (que aumenta gradualmente), degenerativa (que empeora) relacionada con golpes repetidos en la cabeza durante un período prolongado.

Si bien la prevalencia de CTE no se conoce realmente, este tipo de encefalopatía tiende a afectar a los atletas en deportes de contacto (como el fútbol americano), al personal militar que ha estado expuesto a traumatismos craneales repetitivos y a las víctimas de abuso doméstico.

Los síntomas de CTE no se desarrollan de inmediato después de un traumatismo craneal; llevará años de traumatismo craneal repetido. Los efectos a largo plazo incluyen depresión, problemas de memoria, comportamiento impulsivo y dificultad para tomar decisiones y realizar tareas.

Encefalopatía de Hashimoto

La encefalopatía de Hashimoto (EH) está asociada con la tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad tiroidea autoinmune causada por una tiroides hipoactiva. HE tiene una prevalencia estimada de 2,1 por población de 100.000.

Los síntomas de HE incluyen convulsiones, confusión y demencia. También se sabe que causa psicosis, incluidas alucinaciones visuales y delirios paranoides.

Encefalopatía hipóxico-isquémica

La encefalopatía hipóxico-isquémica (HIE, por sus siglas en inglés), también conocida como lesión hipóxico-isquémica global, es un tipo de disfunción cerebral difusa que ocurre cuando el cerebro no recibe suficiente oxígeno durante un período de tiempo.

Este tipo de lesión puede resultar en daño cerebral permanente. Se diferencia de un accidente cerebrovascular en que múltiples áreas del cerebro se ven afectadas por la falta de oxígeno a la vez, en lugar de un área abastecida por un vaso sanguíneo.

En los adultos, la lesión hipóxico-isquémica suele estar relacionada con un paro cardíaco, mientras que en los niños mayores las causas más frecuentes son el ahogamiento y la asfixia.

En los recién nacidos, la EHI puede ocurrir antes del nacimiento, durante el parto o poco después del nacimiento. Las causas pueden incluir problemas de embarazo, trauma durante el parto y nudos umbilicales.

El rango de resultados después de HIE varía enormemente. Algunos bebés con HIE no tendrán efectos perceptibles, algunos pueden sufrir daño cerebral permanente y otros pueden no sobrevivir.

Encefalopatía Hipertensiva

La encefalopatía hipertensiva es una disfunción cerebral generalizada debido a una presión arterial súbita y marcadamente alta. Los síntomas de la encefalopatía hipertensiva incluyen dolores de cabeza, vómitos, problemas de equilibrio y confusión. Puede provocar convulsiones o sangrado en la parte posterior del ojo.

La encefalopatía hipertensiva puede ocurrir debido a una insuficiencia renal grave o por la interrupción abrupta de los medicamentos para la presión arterial.

Encefalopatías Infecciosas

Las encefalopatías infecciosas son los tipos más graves de encefalopatías. Son el resultado de encefalopatías espongiformes transmisibles, también conocidas como enfermedades priónicas, que incluyen la emaciación crónica, el insomnio familiar fatal, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob y el kuru.

Estas encefalopatías se caracterizan por pequeños agujeros que le dan al cerebro una apariencia esponjosa. Las encefalopatías infecciosas son neurogenerativas: después de que comienzan, continúan causando daño al cerebro con el tiempo.

Encefalopatía metabólica

La encefalopatía metabólica ocurre cuando una condición de salud, como diabetes, insuficiencia renal, insuficiencia cardíaca o enfermedad hepática, afecta las proteínas, los electrolitos o los nutrientes de una manera que dificulta el funcionamiento del cerebro. Por ejemplo, un nivel alto de azúcar en la sangre puede provocar confusión o coma.

Los síntomas neurológicos son comunes si la causa subyacente no se trata de manera óptima. A veces, los problemas cerebrales asociados con las encefalopatías metabólicas son reversibles.

Encefalopatía de Wernicke

La encefalopatía de Wernicke (WE), que a menudo es causada por el alcoholismo, se asocia con niveles reducidos de vitamina B, especialmente tiamina (vitamina B1). Los síntomas de WE pueden incluir confusión, pérdida de agudeza mental, cambios en la visión y problemas con la coordinación muscular.

Encefalopatía urémica

La encefalopatía urémica se produce debido a una insuficiencia renal, que puede causar una acumulación de toxinas urémicas en el cerebro.

Los síntomas incluyen letargo, confusión, convulsiones o coma. La encefalopatía urémica se trata con diálisis o un trasplante de riñón.

Encefalopatía por glicina

La encefalopatía por glicina es una afección genética o hereditaria en la que hay niveles anormalmente altos de glicina (un aminoácido) en el cerebro.

Los síntomas de este tipo de encefalopatía aparecen en los recién nacidos e incluyen falta de energía, dificultad para comer, bajo tono muscular, movimientos espasmódicos anormales y problemas respiratorios.

Encefalopatía hepática

La encefalopatía hepática puede ocurrir con cirrosis: daño hepático crónico que conduce a la cicatrización del hígado y la insuficiencia hepática.

Con la encefalopatía hepática, el hígado no puede eliminar adecuadamente las toxinas de la sangre, y estas toxinas eventualmente provocan daño cerebral.

Este tipo de encefalopatía puede ser aguda (a corto plazo) o crónica (a largo plazo). En algunos casos, una persona con encefalopatía hepática puede dejar de responder y experimentar un coma.

Síntomas de la encefalopatía

Los síntomas de la encefalopatía están asociados con su causa.

Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Confusión
  • Olvido
  • cambios de personalidad
  • Problemas de concentración

La encefalopatía puede causar:

  • convulsiones
  • Problemas para dormir
  • Debilidad muscular
  • Contracciones musculares incontrolables
  • Temblores
  • problemas para hablar
  • Dificultad al tragar

Si usted o un ser querido desarrollan alguno de estos síntomas, debe recibir atención médica de inmediato.

Si a usted o a su ser querido ya se les ha diagnosticado encefalopatía, tenga en cuenta las siguientes complicaciones:

  • Confusión severa
  • Desorientación severa
  • Coma

Estos son signos de una emergencia médica que requiere atención inmediata.

Diagnóstico

Si está siendo evaluado por una posible encefalopatía, su proveedor de atención médica le preguntará sobre su historial médico y todos los medicamentos que está tomando. También le harán un examen físico y un examen neurológico y pueden solicitar pruebas adicionales.

Las pruebas que pueden ser parte del diagnóstico de encefalopatía incluyen:

Los resultados de las pruebas pueden ayudar a su proveedor de atención médica a determinar si tiene encefalopatía, el tipo de encefalopatía y la causa o causas.

Tratamiento

La encefalopatía no tratada puede provocar un empeoramiento o un daño cerebral permanente o la muerte. El tratamiento incluye el control de los síntomas y el alivio de la causa subyacente. Por ejemplo, con la encefalopatía de Hashimoto, la terapia estándar incluye glucocorticoides y medicamentos inmunosupresores.

Se pueden recomendar suplementos nutricionales para retrasar el daño cerebral o para ayudar a controlar una condición metabólica subyacente.

El tratamiento para la encefalopatía traumática crónica puede incluir terapia conductual, manejo del dolor y entrenamiento cognitivo para mejorar las habilidades de pensamiento y resolución de problemas.

Las convulsiones recurrentes se evitarían con fármacos anticonvulsivos.

En casos raros, la encefalopatía grave puede causar pérdida del conocimiento o coma. Si esto sucede, necesitará asistencia respiratoria mientras se recupera.

Prevención

Algunos tipos de encefalopatía se pueden prevenir, mientras que otros no se pueden prevenir. Por ejemplo, los tipos genéticos de encefalopatía, como la encefalopatía por glicina, no se pueden prevenir, pero la encefalopatía hepática podría serlo.

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden reducir el riesgo de desarrollar encefalopatía.

Los ajustes beneficiosos en el estilo de vida pueden incluir:

  • Evitar el consumo excesivo de alcohol
  • Reducir la exposición a toxinas
  • Comer una dieta saludable, hacer ejercicio y mantener un peso saludable
  • Ver a su proveedor de atención médica regularmente
  • Evitar los medicamentos que afectan negativamente al sistema nervioso
  • Reducir el riesgo de traumatismo craneoencefálico

Una palabra de MEDSALUD

Su proveedor de atención médica puede proporcionar información sobre su riesgo de encefalopatía.

Si experimenta síntomas de encefalopatía, como disminución de la capacidad mental, confusión, disminución de la coordinación muscular y cambios en la visión o en los ojos, es importante que busque ayuda médica de inmediato. Si tiene encefalopatía, su proveedor de atención médica puede recetarle terapias para tratar sus síntomas y prevenir un mayor daño cerebral.

Cuanto antes reciba atención médica, antes podrá recuperarse del deterioro de la función cerebral.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.