Las personas con ansiedad por los alimentos se preocupan por las consecuencias de los alimentos o los tipos de alimentos en sus cuerpos, lo que los lleva a evitarlos. Sus preocupaciones pueden involucrar el exceso de calorías, ser juzgado o aumentar de peso. Algunas personas con ansiedad por la comida pueden temer la textura, las reacciones alérgicas o la asfixia. Cuando esta preocupación afecta la vida cotidiana o interfiere con la calidad de vida, puede ser limitante o peligrosa.

Características, rasgos y síntomas

La ansiedad por la comida es inducida o desencadenada por la comida y puede interferir con la salud, las actividades diarias y la calidad de vida de una persona.

Cuando la causa de la ansiedad por la comida proviene del temor de cómo la comida afectará el cuerpo, en ausencia de alteración de la imagen corporal o temor a aumentar de peso, las características pueden incluir:

  • Restricción drástica de alimentos o tipos de alimentos.
  • Solo comer ciertas texturas
  • Falta de apetito o interés en la comida.
  • Miedo a atragantarse o a una reacción alérgica
  • Comer quisquilloso que empeora con el tiempo

Sin embargo, cuando la distorsión de la imagen corporal o el miedo a aumentar de peso causan ansiedad por la comida, los signos pueden incluir:

  • Sentirse abrumado con las opciones de alimentos
  • Restringir demasiado los alimentos porque la persona no está segura de qué comer
  • Obsesión por el peso o la imagen corporal

Independientemente de la causa raíz, las personas con ansiedad por los alimentos se ponen tensas cuando piensan o deciden qué comer. Esto crea una reacción fisiológica llamada reacción de «lucha o huida». Provoca síntomas como:

  • Un latido rápido
  • Revuelto de estómago o mariposas en el estómago
  • Temblores o sudoración (se ve pálido, caliente o sudoroso)
  • Respiración rápida

Respuesta de lucha o escape

Cuando el cuerpo percibe el peligro, los instintos de supervivencia se activan. El sistema nervioso simpático desencadena la respuesta de «lucha o huida». Cuando alguien experimenta ansiedad, esta respuesta fisiológica se produce aunque no exista un peligro real.

Si la ansiedad por la comida lleva a no comer o a comer muy poco, los síntomas pueden incluir:

  • Dificultad para concentrarse
  • Mareos o desmayos
  • Irritabilidad o mal humor

Según la gravedad de la disminución de la ingesta de alimentos, el período de tiempo y el nivel de desnutrición, pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Pérdida de peso significativa
  • Incumplimiento del crecimiento esperado en los niños.
  • Síntomas de desnutrición

Independientemente de la fuente de la ansiedad por los alimentos, puede afectar la calidad de vida de una persona. Por ejemplo, algunas personas con ansiedad por la comida pueden evitar los eventos sociales. Temen que las opciones de comida sean abrumadoras y provoquen ansiedad, por lo que deciden no ir. Si un niño tiene miedo de comer alimentos nuevos, es posible que la familia nunca salga a comer o cenar en la casa de un amigo.

Diagnóstico o Identificación

Cuando una persona tiene síntomas de disminución de la ingesta de alimentos, el equipo de atención médica querrá identificar la causa subyacente.

El proveedor de atención médica puede utilizar herramientas como:

  • Gráficas de crecimiento y desarrollo.
  • Cuestionarios
  • Evaluación con un consejero o terapeuta
  • Una consulta con un dietista

Dependiendo de la gravedad de la pérdida de peso o de la desnutrición, el equipo de atención médica puede realizar las siguientes pruebas:

  • Trabajo de laboratorio (análisis de sangre)
  • análisis de orina (examen de orina)
  • Pruebas de imagen (rayos X, tomografía computarizada, resonancia magnética, densidad ósea)
  • Electrocardiograma (ECG o EKG), que examina el corazón

Causas

Los trastornos alimentarios basados ​​en la ansiedad, causados ​​por una fobia sobre lo que la comida le hará al cuerpo, se observan con mayor frecuencia en los niños. Ocurre con mayor frecuencia en niños con trastornos sensoriales como los del espectro autista.

Cuando la ansiedad por la comida está relacionada con la distorsión de la imagen corporal o el miedo a aumentar de peso, puede conducir a una alimentación demasiado restrictiva debido a factores subyacentes como:

  • Cantidad abrumadora de información nutricional o opciones de alimentos.
  • Expectativas poco realistas y perfeccionismo.
  • Presión cultural, comunitaria y de los compañeros sobre la apariencia
  • Diálogo interno negativo sobre la alimentación o la apariencia.
  • Experiencias tempranas o trauma

Tipos

Los dos tipos principales de ansiedad alimentaria son el trastorno alimentario basado en la ansiedad y los trastornos alimentarios.

Trastornos de la alimentación basados ​​en la ansiedad

Aunque la ansiedad por la comida no es un trastorno de la alimentación y la alimentación especificado en el «Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales» (DSM-5), puede causar una angustia significativa y dificultades funcionales. Los trastornos alimentarios basados ​​en la ansiedad ocurren cuando alguien teme lo que le puede pasar si come ciertos alimentos o alimentos nuevos. Esto no es el resultado de la imagen corporal o de un impulso por ser delgado. Pueden tener miedo de la textura, asfixiarse o tener una reacción alérgica.

Los trastornos alimentarios basados ​​en la ansiedad difieren de los quisquillosos para comer porque su negativa a comer es tan grave que causa desnutrición que requiere intervención médica. Los comedores quisquillosos generalmente pueden mantener una nutrición, un peso y una altura adecuados para su edad.

Trastornos de la alimentación

La ansiedad por la comida puede provenir del miedo a aumentar de peso, la distorsión de la imagen corporal o un intento de ser más saludable (como comenzar una dieta). Estas preocupaciones pueden resultar en una alimentación demasiado restrictiva o en una variedad de trastornos alimentarios. En este caso, las elecciones y decisiones de alimentos pueden volverse abrumadoras y causar ansiedad.

Tratamiento

Si tiene un hijo que está experimentando un trastorno alimentario basado en la ansiedad, se recomienda que:

  • Expóngalos a nuevos alimentos con objetivos razonables, como una vez a la semana.
  • No fuerce nuevos alimentos; simplemente ofrecer
  • Permítales explorar la comida a través del tacto, el olfato o el gusto.
  • Rote su plato (incluya sus comidas favoritas y algo nuevo)

Autoayuda

La autoayuda es un excelente punto de partida, sin embargo, aquellos que tienen un peso muy bajo deben buscar tratamiento médico profesional rápidamente. Las ideas de autoayuda para la ansiedad por los alimentos incluyen:

  • Diario positivo: Reconocer el diálogo interno negativo y los patrones de pensamiento dañinos. Trate de reorientarse para entrenarse a sí mismo para reconocer el progreso, incluso si es pequeño. Concentre las entradas de su diario en aspectos positivos, como qué alimentos disfrutó, qué nutrientes recibió y cómo su cuerpo lo ha cuidado hoy.
  • Limitar disparadores: Reconozca y limite los desencadenantes, como las revistas o las redes sociales.
  • Cuidados personales: Tome un baño relajante, comience un nuevo pasatiempo o pase tiempo en la naturaleza.

Diario

Al escribir un diario, está bien comenzar poco a poco haciendo una entrada simple a la vez. Pueden pasar de dos a tres meses antes de que se convierta en un hábito.

Consejería Nutricional

Un dietista o nutricionista puede proporcionar asesoramiento nutricional. Brindan educación sobre los nutrientes y las cantidades adecuadas de alimentos según el tamaño, la edad y las circunstancias de la persona.

Terapia

  • Psicoterapia (terapia de conversación): Incluida la terapia cognitivo-conductual (TCC).
  • Tratamiento basado en la familia (FBT): Sesiones de terapia que incluyen a la familia en la ayuda a los trastornos alimentarios.
  • Grupos de apoyo: Terapia que se da en grupos. Esto es útil porque los pacientes pueden escuchar y compartir con aquellos en situaciones similares.

Atención médica

Es posible que cualquier problema de salud subyacente deba tratarse con medicamentos o tratamientos médicos. Es posible que se requieran infusiones intravenosas (IV o en la vena) o sondas de alimentación cuando hay desnutrición grave.

Albardilla

Tener ansiedad por la comida puede parecer abrumador y consumidor, pero no tiene por qué ser permanente. Buscar tratamiento es el primer paso para vivir una vida más larga, saludable y de alta calidad.

Cuando haga cambios en su estilo de vida, recuerde que está bien comenzar poco a poco. Trate de elegir una opción simple y saludable, y una vez que haya dominado ese hábito, agregue otro cambio y continúe con este patrón.

Cuándo ver a un médico

Una persona debe hablar con un médico sobre la ansiedad por los alimentos si ellos o un ser querido:

  • Tener pensamientos de comida tan intensos que afectan las relaciones, el funcionamiento diario o el bienestar.
  • Coma menos calorías de lo que es saludable
  • Perder una cantidad de peso poco saludable
  • Vomitar, usar laxantes o administrar enemas para evitar aumentar de peso.
  • Sentirse abrumado por la ansiedad, la depresión u otras emociones negativas
  • Se niega a comer a pesar de sus esfuerzos en el hogar

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.