Afonía es un trastorno del habla en el que todavía puede hablar, pero los sonidos que emite no se elevan más allá de un susurro, o no se escuchan en absoluto. Por lo general, aparece de repente, y las personas que desarrollan esta afección intentan hablar, pero los demás no pueden escucharlas. La afonía se considera un trastorno funcional del habla, lo que significa que tiene sus raíces en una causa neurológica (cerebro) o psicológica (mental) en lugar de un impedimento físico.

Este artículo explorará algunas causas de la afonía, discutirá cómo se diagnostica y qué puede hacer para superar esta afección.

Tipos de afonía

Los tipos de afonía incluyen afonía funcional y psicógeno afonía, aunque se cree que ambos se derivan de las mismas causas subyacentes.

La afonía funcional ocurre cuando un individuo experimenta desafíos al usar la laringe (caja de la voz) y el diafragma (el músculo responsable de la respiración) para producir el habla sin problemas físicos o neurológicos identificables.

La afonía psicógena ocurre cuando una persona pierde la voz en respuesta a un evento psicológicamente estresante o traumático.

¿Qué causa la afonía?

Algunos casos de afonía se han desarrollado después de una infección del tracto respiratorio superior o laringitis repetida, pero estas infecciones pueden ser incidentales en lugar de causales. La mayoría de las veces, es un evento de vida estresante o traumático que desencadena la afonía.

Esta afección se considera rara y afecta al 0,4 % de las personas entre 14 y 35 años de edad. Los estudios muestran que las personas a las que se les asignó el sexo femenino al nacer tienen aproximadamente 8 veces más probabilidades de desarrollar afonía que las personas a las que se les asignó el sexo masculino al nacer.

Algunas posibles causas observadas en casos documentados de afonía incluyen:

¿Cómo se diagnostica la afonía?

Un proveedor de atención médica realizará un examen físico y revisará su historial médico personal y familiar como primer paso para diagnosticar la afonía. Tendrán que descartar cualquier infección o problema estructural que pueda hacer que pierdas la voz.

Sin embargo, un diagnóstico de afonía es notoriamente difícil de hacer, principalmente porque no suele estar relacionado con ningún problema físico, como la disfunción de las cuerdas vocales. La afonía se considera un trastorno de conversión, una condición sin que exista una causa orgánica, física o neurológica obvia. Un estudio sugirió que puede llevar entre nueve y 32 semanas obtener un diagnóstico preciso de afonía y, por lo general, se presentan varios diagnósticos erróneos.

Otros síntomas que pueden aparecer con trastornos de conversión como la afonía incluyen:

Criterios de Diagnóstico para la Afonía

La Asociación Estadounidense de Psiquiatría ha esbozado criterios específicos para el diagnóstico de trastornos de conversión en la quinta edición de su Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5).

Éstas incluyen:

  • Al menos un síntoma es de función motora o sensorial alterada.
  • No existe un vínculo entre los síntomas y otras afecciones neurológicas o médicas.
  • Otro trastorno médico o mental no está causando los síntomas.
  • El síntoma causa malestar significativo o deterioro funcional.

Tratamientos para la Afonía

La afonía generalmente se trata con una combinación de psicoterapia y terapia del habla. Un proveedor de atención médica prestará especial atención a las condiciones subyacentes, los factores estresantes o los eventos que pueden haber contribuido a la condición y lo que se puede hacer para tratar esos problemas individualmente.

¿Disfonía o Afonía?

La disfonía y la afonía pueden confundirse ya que ambas producen síntomas similares. Ambas condiciones pueden conducir a la pérdida de la voz, pero las causas subyacentes y los tratamientos difieren. La disfonía puede ser causada por condiciones que incluyen lo siguiente:

En cuanto a la afonía, el tratamiento de la disfonía puede incluir terapia del habla, pero por lo general también implica algún tipo de tratamiento médico para cualquier problema físico o estructural que haya contribuido a la disfonía.

Pronóstico para la afonía

Si bien la afonía puede ser difícil de diagnosticar, el tratamiento suele ser exitoso. Una vez que haya identificado el problema, la terapia del habla y la psicoterapia son muy eficaces para ayudar a las personas con afonía a superar su condición.

La mayoría de las personas que desarrollan afonía se curan completamente con terapia. En un estudio, todos los pacientes tratados solo con terapia del habla se recuperaron por completo. Otro estudio reveló que las personas con afonía podían recuperar el uso de la voz el primer día de tratamiento.

Sin embargo, los diagnósticos tardíos o perdidos pueden conducir a una fijación por la afonía, lo que hace que la afección sea más difícil de tratar.

Resumen

Puede perder la voz por varias razones, pero la afonía es un trastorno que generalmente se desarrolla a partir de eventos estresantes. Obtener un diagnóstico de afonía puede ser difícil, ya que es raro y no tiene una explicación médica subyacente. Sin embargo, una vez diagnosticada la afonía, sus tratamientos suelen ser curativos.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.