Aproximadamente el 2,8% de las personas en los Estados Unidos viven con trastorno bipolar, un trastorno de salud mental caracterizado por estados de ánimo y niveles de energía fluctuantes, que incluyen altibajos (episodios maníacos) y bajos (episodios depresivos). Las personas que manejan el trastorno bipolar pueden experimentar episodios de manía, hipomanía, depresión o estados mixtos.

El ciclo rápido es un especificador del trastorno bipolar y se caracteriza por episodios de humor frecuentes y distintos que ocurren durante un período de 12 meses. Los estados de ánimo pueden fluctuar durante horas, días o meses. Puede estar presente con cualquier tipo (bipolar 1 o bipolar 2) de la condición.

Síntomas

El ciclo rápido describe una característica del trastorno bipolar en el que una persona alterna entre al menos cuatro episodios en un período de 12 meses. Casi la mitad de todas las personas con trastorno bipolar experimentarán ciclos rápidos en algún momento. Suele ser temporal, pero puede persistir.

Los síntomas que una persona puede experimentar durante el trastorno bipolar de ciclos rápidos son los mismos que se presentan en la manía o la depresión.

Según la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), el manual utilizado por profesionales de la salud mental para diagnosticar condiciones de salud mental, La manía se caracteriza por:

  • Euforia o estado de ánimo elevado; o irritabilidad
  • Sentido inflado de sí mismo, pensamientos grandiosos
  • Pensamientos acelerados
  • Habla rápida y excesiva.
  • distracción
  • Disminución de la necesidad de dormir.
  • Mayor actividad orientada a objetivos (socialmente, en el trabajo o sexualmente); o inquietud física
  • Impulsividad y conductas de riesgo
  • En casos severos, delirios y alucinaciones.

Los síntomas de la hipomanía reflejan los descritos anteriormente. La diferencia entre manía e hipomanía es la intensidad de los síntomas. La hipomanía es menos grave que la manía. Además, los delirios y las alucinaciones normalmente no ocurren con la hipomanía.

En el trastorno bipolar, la depresión puede manifestarse de las siguientes maneras:

  • Emociones como tristeza, desesperanza, pesimismo y ansiedad.
  • Cambios significativos en la alimentación.
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Falta de energía o letargo
  • Pérdida de interés en las actividades diarias o que alguna vez le trajeron placer
  • Inquietud física o movimiento lento
  • Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva
  • Dificultad para concentrarse
  • Pensamientos sobre la muerte o el suicidio (ideación suicida)

Causas

Se desconoce la causa de los ciclos rápidos en el trastorno bipolar. Sin embargo, la investigación proporciona información sobre los factores que pueden desempeñar un papel, que incluyen:

  • antidepresivos: El uso de antidepresivos puede desencadenar cambios de humor y provocar ciclos rápidos.
  • problemas de tiroides: Una tiroides poco activa puede significar que el cuerpo no está produciendo el nivel adecuado de hormonas. Un estudio que examinó el vínculo entre la enfermedad de la tiroides y el trastorno bipolar mostró que los problemas de la tiroides pueden provocar cambios significativos en el estado de ánimo, como depresión o, en algunos casos, manía.
  • Ritmo circadiano: Los cambios en este proceso biológico natural (el reloj interno del cuerpo), que es responsable de regular funciones esenciales como la frecuencia cardíaca y el metabolismo, pueden influir en el ciclo rápido al afectar el sueño. La falta de sueño puede desencadenar y exacerbar (empeorar) los síntomas del trastorno bipolar, mientras que los hábitos de sueño constantes y saludables pueden ayudar a mitigar los síntomas.

Una revisión de la investigación sobre el ciclo rápido en el trastorno bipolar determinó que puede dar forma al curso de la afección. Los ciclos rápidos pueden estar relacionados con un curso más prolongado de síntomas y ciclos debilitantes, y con un aumento de los pensamientos y comportamientos suicidas.

Factores de riesgo

Algunos otros factores de riesgo para desarrollar ciclos rápidos incluyen desarrollar trastorno bipolar a una edad más temprana, género (mayor riesgo en mujeres) y tener bipolar 2.

Diagnóstico

El trastorno bipolar se diagnostica utilizando los criterios del DSM-5, siendo el factor principal al menos un episodio maníaco para el trastorno bipolar 1 y un episodio hipomaníaco para el trastorno bipolar 2. Esta información se determina a través de una entrevista o examen.

Un profesional de la salud mental puede asignar el especificador de ciclos rápidos cuando un paciente experimenta al menos cuatro episodios distintos del estado de ánimo en un período de 12 meses. Debe ocurrir un período de remisión o cambio a otro estado entre cada episodio para separarlos.

Por ejemplo, una persona puede experimentar un episodio de depresión, seguido de un período de manía, luego otro episodio de depresión y otro período de manía, todo en un año.

Al determinar que una persona está experimentando ciclos rápidos en el trastorno bipolar, el paciente y su proveedor de atención médica pueden colaborar en un plan de tratamiento para satisfacer las necesidades del paciente.

Seguimiento de estados de ánimo y síntomas

Personas con trastorno bipolar deberían considerar observar y rastrear las fluctuaciones en sus estados de ánimo para identificar distintos períodos de manía, hipomanía y depresión. Esto puede ayudar a crear un plan de tratamiento personalizado.

Riesgos

Los cambios frecuentes en el estado de ánimo pueden afectar el funcionamiento diario de una persona y sus relaciones con los demás. Los hábitos de comer y dormir pueden verse afectados. Los pensamientos y las emociones pueden parecer desequilibrados o caóticos. Un individuo puede tener dificultades para mantenerse al día con la escuela o el trabajo mientras navega por los síntomas durante los episodios.

Un par de riesgos asociados con los ciclos rápidos en el trastorno bipolar incluyen:

  • Psicosis: Las alteraciones repetidas del estado de ánimo pueden conducir a la psicosis. Esto puede incluir delirios, alucinaciones y pérdida de contacto con la realidad.
  • Suicidio: Las personas que viven con trastorno bipolar ya tienen un mayor riesgo de suicidio. Las personas con ciclos rápidos lidian con pensamientos suicidas a lo largo de su vida y tienen un mayor riesgo de intentar suicidarse.

Trabajar con un profesional médico o de salud mental puede ayudar a determinar un plan para mitigar el riesgo de la mejor manera posible.

Línea de vida nacional para la prevención del suicidio

Si tiene pensamientos suicidas, comuníquese con el Línea de vida nacional para la prevención del suicidio en 988 para el apoyo y la asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido están en peligro inmediato, llame al 911.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional.

Tratamiento

El tratamiento es esencial para controlar los ciclos rápidos. Una combinación de medicamentos y terapia puede ayudar a estabilizar el estado de ánimo y proporcionar un espacio seguro para que los pacientes hablen sobre sus síntomas.

Medicamento

Los estabilizadores del estado de ánimo como el litio y la lamotrigina (Lamictal) pueden ayudar a crear el equilibrio para los pacientes.

Se pueden recetar medicamentos antipsicóticos como quetiapina (Seroquel) y olanzapina (Zyprexa) y el antidepresivo fluoxetina (Prozac) para aliviar los síntomas de psicosis, manía y depresión.

Todos responden de manera diferente a los medicamentos, por lo que un profesional de la salud debe monitorear y evaluar los síntomas regularmente para encontrar la mejor combinación de medicamentos a medida que los síntomas cambian.

Terapia

La psicoterapia (terapia de conversación) fomenta un entorno seguro para que los pacientes hablen sobre los desafíos que enfrentan al vivir con el trastorno bipolar.

Un terapeuta o profesional de la salud mental puede ayudar a las personas a aprender a identificar, rastrear y sobrellevar los síntomas. Pueden tratar el trastorno bipolar de ciclos rápidos mediante el desarrollo de un plan de acción en el que el paciente pueda confiar si sus síntomas se deterioran o se encuentran en crisis.

Una palabra de MEDSALUD

Vivir con trastorno bipolar, especialmente con ciclos rápidos, puede ser un desafío. Priorizar su salud mental lo ayudará a sobrellevar los episodios de ciclos rápidos. Si bien los síntomas pueden ser aterradores, agotadores e incluso debilitantes, hay tratamiento disponible.

Trabajar con un equipo de atención que comprenda sus necesidades puede ayudarlo a controlar el curso de la afección. Crear una red de personas en las que pueda confiar y hablar también puede contribuir a su bienestar.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.