El síndrome del intestino irritable (SII) es una condición común que afecta el sistema gastrointestinal (GI). Los síntomas incluyen dolor y calambres abdominales, distensión abdominal, diarrea y/o estreñimiento. Las mujeres y las personas menores de 50 años tienen más probabilidades de desarrollar SII.

Este artículo analiza el diagnóstico y los tipos de SII, junto con sus síntomas, factores de riesgo, desencadenantes y tratamientos.

¿Cuáles son los síntomas del SII?

Como el SII afecta el tracto gastrointestinal, los síntomas principales se sienten en el área abdominal y están relacionados con las deposiciones. Los síntomas comunes del SII incluyen:

Terminología

Cuando se citan autoridades de salud o investigaciones, se utilizan los términos de sexo o género de esas fuentes.

Síntomas del SII en mujeres

Las mujeres con SII han reportado más síntomas que los hombres, incluyendo fatiga, insomnio, dolor de espalda, depresión, ansiedad y baja calidad de vida. Más mujeres que hombres parecen tener el subtipo de SII con estreñimiento.

Las personas que menstrúan tienden a experimentar más síntomas del SII durante su período menstrual. También parece haber una superposición de los síntomas del SII y los síntomas de la endometriosis, lo que justifica una mayor investigación si le han diagnosticado SII pero aún experimenta síntomas gastrointestinales o relacionados con la ginecología.

Prevalencia del SII en mujeres

Al observar la prevalencia, muchos estudios muestran que las mujeres tienen hasta dos veces más probabilidades de desarrollar SII que los hombres.

Sin embargo, esta mayor prevalencia de SII en mujeres puede variar según la región geográfica. En los Estados Unidos, Israel y Canadá, el SII tiene una prevalencia dos veces mayor en las mujeres, pero en Asia es casi igual entre hombres y mujeres.

Tipos de SII

Aunque el SII abarca un grupo de síntomas, hay tres subtipos principales que se definen según los patrones de defecación. Con SII, muchas personas tienen días de deposiciones normales, mientras que otros días tienen deposiciones anormales.

Los subtipos son:

  • SII con estreñimiento (SII-C): En los días con deposiciones anormales, más de una cuarta parte de sus heces son duras o grumosas y menos de una cuarta parte son sueltas o acuosas.
  • SII con diarrea (SII-D): En los días con deposiciones anormales, más de una cuarta parte de sus heces son blandas o acuosas y menos de una cuarta parte son duras y grumosas.
  • SII con hábitos intestinales mixtos (SII-M): En los días con deposiciones anormales, más de una cuarta parte de sus heces son blandas o acuosas y más de una cuarta parte son duras y grumosas.

Algunas personas que experimentan principalmente un subtipo de SII pueden cambiar más adelante a un subtipo diferente. Conocer el subtipo de SII que tiene puede ayudar a su proveedor de atención médica a tratar mejor su SII.

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo del SII?

El síndrome del intestino irritable es un trastorno gastrointestinal funcional relacionado con el funcionamiento conjunto del cerebro y el intestino.

Existe una comunicación bidireccional entre el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y el sistema nervioso entérico (en el intestino). Esto vincula la microbiota intestinal (una amplia variedad de bacterias, virus, hongos y otros microorganismos) y el cerebro. Esta vía de señalización bidireccional se denomina eje intestino-cerebro.

Cuando esta señalización está alterada, su intestino es más sensible y puede sentir síntomas como hinchazón y dolor abdominal. Las contracciones musculares en el intestino también pueden verse afectadas, lo que puede provocar estreñimiento o diarrea.

Los expertos no están seguros exactamente de qué causa el SII. Piensan que una combinación de factores de riesgo puede ser el culpable. A continuación se presentan los factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar SII:

  • Intolerancias o sensibilidades alimentarias
  • Sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO, por sus siglas en inglés) (un cambio o aumento en la cantidad o el tipo de bacterias en el intestino delgado)
  • Infecciones bacterianas en su tracto gastrointestinal
  • Eventos estresantes o difíciles de la vida temprana
  • Ciertos trastornos de salud mental, como ansiedad, depresión y trastorno de síntomas somáticos
  • Cierta genética

¿Qué desencadena el SII?

Los desencadenantes del SII son diferentes para cada persona con SII. No todos reaccionarán a cada elemento de esta lista. Sin embargo, hay algunos desencadenantes comunes que parecen provocar síntomas en muchas personas con SII. Éstas incluyen:

  • Alimentos ricos en oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables (FODMAP), que son carbohidratos como la fructosa, la lactosa y los alcoholes de azúcar que se absorben mal en el intestino delgado
  • Cafeína
  • Alcohol
  • Alimentos grasos o picantes
  • Estrés
  • Ciertos medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

El estrés y el eje intestino-cerebro en el SII

El estrés puede estimular el eje intestino-cerebro, lo que provoca un recrudecimiento de los síntomas del SII. Debido a que los síntomas del SII son sensibles al estrés, el tratamiento del SII también debe centrarse en el manejo del estrés.

Cómo diagnosticar el SII

Para diagnosticar el SII, un proveedor de atención médica primero revisará sus síntomas, así como su historial médico y familiar. Realizarán un examen físico que generalmente incluye verificar la sensibilidad abdominal, el dolor y la hinchazón, así como escuchar los sonidos dentro de su abdomen.

Su proveedor de atención médica también podría ordenar algunas pruebas para ayudar a descartar otras posibles causas de sus síntomas. Estas pruebas pueden incluir:

Tratamiento para el SII

El tratamiento para el SII variará según sus síntomas individuales. Es posible que deba probar diferentes tratamientos para ver cuál funciona mejor para usted. Su proveedor de atención médica puede ayudarlo a elegir el mejor plan de tratamiento para usted.

A continuación se encuentran las opciones de tratamiento de medicamentos, suplementos dietéticos y salud mental para el SII.

Las opciones de tratamiento con medicamentos pueden incluir:

Las opciones de tratamiento con suplementos dietéticos pueden incluir:

Las opciones de tratamiento de salud mental pueden incluir:

Estilo de vida y dieta para el SII

Otro gran aspecto del tratamiento y manejo del SII es el estilo de vida y la dieta. Su proveedor de atención médica puede derivarlo a un dietista registrado para ayudarlo a identificar los desencadenantes de su dieta individual para el SII.

Las opciones de tratamiento de estilo de vida y dieta pueden incluir:

  • Comer una dieta alta en fibra
  • Evitar el gluten
  • Seguir una dieta baja en FODMAP
  • Aumento de la actividad física
  • Reducir y manejar el estrés
  • Dormir lo suficiente

Complicaciones del SII

A diferencia de otros trastornos gastrointestinales, generalmente no se encuentra inflamación en el tracto gastrointestinal con SII. Sin embargo, los movimientos intestinales irregulares pueden aumentar el riesgo de hemorroides o intestinos impactados. La diarrea crónica puede aumentar el riesgo de deshidratación.

Las restricciones dietéticas a largo plazo pueden provocar deficiencias nutricionales u otros problemas nutricionales. Trabajar con un dietista registrado que se especialice en SII puede ayudarlo a garantizar que satisfaga todas sus necesidades nutricionales.

Debido a la frecuencia y gravedad de los síntomas en personas con SII de moderado a grave, puede haber una disminución en la calidad de vida. Por ejemplo, las evacuaciones intestinales irregulares y el dolor abdominal pueden hacer que las personas eviten, cancelen o abandonen antes sus compromisos sociales y causen problemas en el trabajo, incluido un aumento de los días de trabajo perdidos.

Las personas con SII tienen un mayor número de visitas médicas, pruebas de diagnóstico y cirugías. También tienden a tener más ansiedad y depresión que aquellos sin SII.

¿Existe una cura para el SII?

Actualmente, no existe una cura para el SII. El SII es una afección crónica (a largo plazo) que puede afectar a las personas durante toda su vida. Sin embargo, los síntomas a menudo son manejables y pueden mejorar con un plan de tratamiento adecuado, que incluye cambios en la dieta y el estilo de vida.

El viaje de cada persona con IBS es diferente. Algunas personas experimentan síntomas solo unos pocos días al mes, mientras que otras pueden tener síntomas todos los días durante semanas o meses. Trabajar con un proveedor de atención médica para desarrollar un plan de tratamiento efectivo puede ayudar a disminuir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Cuándo ver a un proveedor de atención médica para el SII

Las personas con SII a menudo experimentarán días con estreñimiento y/o diarrea. Sin embargo, si los síntomas son continuos e incluyen dolor abdominal intenso, es una buena idea hacer una cita con un proveedor de atención médica, como un gastroenterólogo.

Si ha estado siguiendo un plan de tratamiento recetado durante al menos tres meses y no ha visto ninguna mejora, programe una cita para reevaluar su plan de tratamiento. Además, si experimenta nuevos síntomas que no son típicos del SII, comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato:

  • Fiebre (102 grados o más y que dura más de tres días)
  • Sangre en las heces
  • Falta de apetito (no explicada por la falta de voluntad para consumir alimentos desencadenantes)
  • Pérdida de peso inexplicable
  • fatiga extrema
  • vómitos

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.