En niños con cantidades peligrosamente bajas de vitamina D, la capacidad de su cuerpo para absorber nutrientes se vuelve problemática. Cuando esto sucede, pueden desarrollar raquitismo, una condición que conduce a deformidades óseas, retraso en el crecimiento y huesos que se rompen fácilmente.

La vitamina D es un nutriente importante que juega un papel vital en la absorción de otros minerales como el calcio y el fósforo, los dos nutrientes que trabajan juntos para ayudar a desarrollar huesos fuertes. Cuando un niño en crecimiento no obtiene la nutrición que necesita, sus huesos no crecerán adecuadamente y se volverán más susceptibles a las fracturas y la flexión poco saludable.

La historia que rodea al raquitismo no está clara, pero algunas investigaciones sugieren que se documentó antes del descubrimiento de la vitamina D y que la afección en sí podría ser la razón por la que las personas se enteraron de la vitamina y su importancia en la nutrición diaria.

Tipos de raquitismo

Hay tres tipos de enfermedades de raquitismo. Dependiendo del tipo, cada condición afectará a una parte diferente de la población.

La mineralización ósea ocurre cuando el calcio y el fósforo trabajan juntos para crear cristales que están diseñados para estimular el crecimiento óseo. Este proceso es una parte vital de la producción de huesos y tejido óseo, aunque puede verse interrumpido por muchas cosas.

La razón principal de la enfermedad del raquitismo que detiene o ralentiza el proceso de mineralización ósea es la deficiencia de vitamina D.

Raquitismo hipofosfatémico hereditario

Otra forma de raquitismo, conocida como raquitismo hipofosfatémico hereditario, puede transmitirse genéticamente de padres a hijos. Este tipo de enfermedad está directamente relacionada con el nivel de fosfato en la sangre y es causada por mutaciones genéticas que conducen al desequilibrio.

Las mutaciones ocurren en ciertos genes que están diseñados para regular una proteína específica que está a cargo de la función del riñón para absorber el fosfato nuevamente en el torrente sanguíneo. Cuando la proteína se vuelve demasiado activa dentro del cuerpo, conduce al desequilibrio de fosfato y al raquitismo hereditario.

Raquitismo adulto

Aunque el raquitismo es generalmente una enfermedad de los niños, los adultos mayores pueden desarrollar una condición similar llamada osteomalacia. Se clasifica como el ablandamiento de los huesos y también es causado por una deficiencia de vitamina D.

Síntomas del raquitismo

Los síntomas que se presentan en todos los tipos de raquitismo, incluida la osteomalacia del adulto, son similares pero pueden variar en gravedad según la progresión de la enfermedad. Los síntomas comunes incluyen:

  • Dolor en los huesos afectados por la enfermedad, que puede afectar la marcha y la marcha
  • Engrosamiento de los tobillos, muñecas, rodillas
  • Piernas arqueadas
  • En los niños, ablandamiento del cráneo y flexión no natural de la columna
  • Problemas de salud bucal, como esmalte dental debilitado, crecimiento tardío de los dientes y susceptibilidad a las caries.
  • Huesos que se fracturan o rompen fácilmente

Las personas con raquitismo también pueden tener cantidades inferiores a las ideales de calcio en la sangre. Esto puede conducir al empeoramiento de la enfermedad y, con ello, a más síntomas. Incluyen:

  • Calambres musculares y espasmos
  • Alfileres y agujas u hormigueo en las manos y los pies.

Estos síntomas pueden ser debilitantes y difíciles de controlar antes de obtener un diagnóstico adecuado. La buena noticia es que la prueba es un proceso simple.

Diagnóstico

Si nota alguno de estos síntomas en su hijo, es importante que se comunique con su proveedor de atención médica. Debido a que el raquitismo puede provocar un retraso en el crecimiento y problemas óseos más adelante en la vida, detectar la enfermedad a tiempo y buscar un tratamiento oportuno puede prevenir una mayor pérdida ósea.

Examinarán a su hijo mediante análisis de sangre y radiografías para determinar si los síntomas están relacionados o no con un caso de raquitismo. Los análisis de sangre están diseñados para verificar los niveles de calcio, fósforo y vitamina D en la sangre. En casos raros, se pueden extraer muestras de hueso para ayudar a confirmar un caso de la enfermedad.

Tratamiento

El tratamiento depende del tipo de raquitismo.

Tratamiento para el raquitismo por deficiencia de nutrientes

En el caso del raquitismo causado por una deficiencia de vitamina D, el tratamiento puede ser tan simple como aumentar la ingesta. Dependiendo de la gravedad de la deficiencia, se puede seguir un plan de tratamiento personalizado y específico bajo la supervisión de su proveedor de atención médica.

Esto mejorará tanto los niveles de vitamina D como la capacidad del cuerpo para absorber otros nutrientes esenciales para la salud de los huesos. Hay un par de formas de aumentar la vitamina D de forma natural, como recibir más luz solar con regularidad y seguir una dieta con niveles óptimos de vitaminas y nutrientes esenciales para la salud.

Los alimentos que contienen cantidades útiles de vitamina D incluyen:

  • Pescado aceitoso
  • carne roja
  • Huevos
  • algunos cereales
  • Queso
  • legumbres
  • Nueces
  • Semillas
  • Productos de soya

Recibir el tratamiento adecuado para un caso de raquitismo relacionado con una deficiencia dependerá de una amplia variedad de factores. Por ejemplo, en términos de niveles de vitamina D inducidos por la luz solar, las personas con piel más oscura tienen más dificultades para absorber el nutriente esencial del sol y pueden requerir períodos más prolongados de exposición para lograr los mismos resultados.

Tratamiento para el raquitismo hereditario

En el caso de que el caso de la enfermedad de raquitismo sea genético, el tratamiento se realiza a través del consumo oral de fosfato para aumentar los niveles en la sangre. También puede ser útil tomar calcitriol, una forma activa de vitamina D, para ayudar con la absorción de fosfato.

Otro medicamento se ha mostrado prometedor en el tratamiento del raquitismo hereditario. El fármaco en cuestión se llama burosumab y se desarrolló para abordar los síntomas y la prevalencia de la rara enfermedad.

Albardilla

Tener un hijo con raquitismo puede ser una experiencia aterradora. La buena noticia es que, aunque los síntomas pueden ser graves y debilitantes, se pueden tratar fácilmente con el uso de suplementos y un plan médico bien desarrollado.

La perspectiva cuando se trata de tratar todas las formas de raquitismo es buena, y muchos niños con raquitismo pueden ver una regresión tanto en los síntomas como en las deformidades óseas dentro de los tres meses posteriores al comienzo de su plan de tratamiento.

Una palabra de MEDSALUD

Si nota alguno de los síntomas anteriores en usted o en su hijo, es importante hablar con la ayuda de su proveedor de atención médica de inmediato.

Podrán crear un plan a medida para usted según el nivel y la progresión del raquitismo. Aunque los efectos de la enfermedad pueden tener un gran impacto negativo en su día a día, el tratamiento es fácilmente alcanzable y efectivo.

Podrá sobrellevar mejor el diagnóstico de raquitismo cuando sepa exactamente qué hacer para recuperarse. La reversión de las deformidades óseas es posible, y la curación está a solo unos pasos, incluso cuando la enfermedad se encuentra en su peor etapa.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.