Miedo a las muñecas, o pediofobia, se considera un trastorno de ansiedad conocido como fobia específica. La pediofobia es un tipo de automatonofobiaque es un miedo a los objetos inanimados que parecen humanos o un miedo a cualquier cosa que simule un ser humano real.

Este artículo analiza las características de la pediofobia, así como sus causas, tratamiento y formas de afrontarla.

Definición de pediofobia

La palabra «pediofobia» proviene de la palabra griega «paidion», que significa niño pequeño.

Las personas con pediofobia temen interactuar con muñecas u otros objetos inanimados. Incluso el simple hecho de ver un objeto parecido a un humano puede causar un pánico severo. La reacción y la respuesta pueden variar significativamente de persona a persona.

Los objetos inanimados pueden incluir muñecas o cualquier otra cosa que parezca humana, incluyendo:

  • muñecos de ventrílocuo
  • estatuas del museo de cera
  • Robots humanoides
  • Maniquíes de grandes almacenes
  • Animatronics o marionetas motorizadas que normalmente se encuentran en los parques temáticos

Prevalencia de fobias específicas

Las fobias específicas se consideran un tipo de trastorno de ansiedad. En los Estados Unidos, el 12,5% de los adultos experimentarán una fobia específica en su vida.

Características de la Pediofobia

Una fobia específica ocurre cuando una persona tiene un miedo persistente y extremo a ciertos objetos. Por lo general, las personas que tienen una fobia específica hacen todo lo posible para evitar encontrarse con el objeto de su fobia, lo que puede ser una estrategia de afrontamiento efectiva a corto plazo.

Aunque las personas con fobias suelen ser conscientes de que el objeto no representa una amenaza o peligro real, son impotentes para detener su miedo generalizado o irracional. Es importante tener en cuenta que, por muy irracional que el miedo y la sensación de peligro puedan parecer a los demás, es muy real para la persona que experimenta la fobia.

En el caso de la pediofobia, el objeto fóbico son las muñecas, que pueden incluir muñecas con apariencia humana o juguetes de peluche.

Como la mayoría de las fobias, la pediofobia puede causar una variedad de síntomas mentales y físicos. Estos pueden incluir:

  • Corazón acelerado o aumento de la frecuencia cardíaca
  • Sudoración, sofocos o escalofríos
  • Sacudir o temblar
  • Dificultad para respirar
  • Sentimientos de asfixia
  • Dolor en el pecho
  • Malestar estomacal, náuseas o vómitos
  • Sensación de mareo o desmayo
  • Sentimientos de pavor o fatalidad

Si usted o su hijo experimentan alguno de estos síntomas al encontrarse con muñecas, puede deberse a pediofobia.

Diagnóstico

Para ser diagnosticado con pediofobia, un profesional de la salud mental utilizará la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), el manual oficial de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, para diagnosticar afecciones de salud mental como fobias específicas.

Un diagnóstico de pediofobia generalmente involucra a un profesional de la salud mental que confirma lo siguiente:

  • La fobia específica siempre provoca miedo y ansiedad inmediatos.
  • El objeto fóbico se evita deliberadamente o, si no se puede evitar, provoca miedo y ansiedad intensos.
  • El miedo y la ansiedad no guardan proporción con el peligro o la amenaza inmediata.
  • El miedo, la ansiedad y la evitación son constantes y constantes a lo largo del tiempo.
  • La angustia está afectando significativamente la calidad de vida.

Fobias múltiples

Con frecuencia, las personas que tienen un tipo de fobia específica pueden experimentar múltiples fobias. Normalmente, el 75% de las personas con fobia específica temen a más de una situación u objeto.

¿Qué causa la pediofobia?

Tradicionalmente, una experiencia traumática o algún tipo de experiencia negativa con el objeto fóbico es lo que desencadena fobias específicas como la pediofobia. Las circunstancias directas, como una experiencia negativa con una muñeca o si se usó una muñeca para asustar a un niño, pueden hacer que una persona crezca y desarrolle pediofobia.

Otras causas de pedofobia incluyen experiencias indirectas que estimulan y despiertan miedo. Esto puede incluir las numerosas películas de terror en las que las muñecas se representan de forma negativa, dañina o aterradora. Halloween también puede provocar un miedo intenso.

En algunas prácticas espirituales, las muñecas se han utilizado para hacer una «maldición» hacia los demás, por lo que para algunas personas, incluso sin una experiencia directa, las muñecas pueden representar el mal.

También puede haber factores familiares, genéticos, ambientales o de desarrollo que desempeñen un papel en el desarrollo de la pediofobia.

La hipótesis del valle inquietante

En la década de 1970, un especialista en robótica japonés, Masahiro Mori, propuso el fenómeno del valle inquietante, que es la sensación espeluznante, incluso de repulsión, que se produce cuando vemos robots cuidadosamente diseñados para parecer humanos.

Mori observó que a medida que la apariencia de un robot se vuelve más y más humana, la reacción es generalmente positiva, hasta que el robot alcanza una apariencia tan humana que se vuelve inquietante. Entonces, incluso para aquellos que no experimentan pediofobia, la hipótesis del valle inquietante sugiere que los seres humanos se vuelven más aterradores cuanto más profundamente humanos parecen.

Tratamiento

Los estudios han demostrado que la psicoterapia, o una combinación de terapia y medicación, es más eficaz en el tratamiento de fobias específicas.

Terapia conductual cognitiva (TCC)

La terapia cognitiva conductual, o CBT, es el tipo de terapia más común recomendada para las fobias específicas.

Este tipo de terapia explora los pensamientos automáticos de una persona y los sentimientos y comportamientos que resultan de esos pensamientos. Examinar cómo piensas puede ayudarte a elegir un pensamiento diferente o una reacción al pensamiento.

Terapia de exposición

La terapia de exposición, que consiste en aumentar el contacto con el objeto que una persona teme y evita, se consideró el estándar de oro para el tratamiento de las fobias durante años. Sigue siendo el tratamiento de elección, aunque este enfoque podría ser menos efectivo a largo plazo de lo que se pensaba.

medicamentos

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN) se recomiendan para tratar los trastornos de ansiedad y pueden ayudar a tratar las fobias específicas.

Estos pueden incluir:

  • ISRS: Lexapro (escitalopram), Paxil (paroxetina), Prozac (fluoxetina) y Zoloft (sertralina)
  • IRSN: Effexor (Venlafaxina) y Cymbalta (duloxetina)

Lidiando con la pediofobia

La forma más sencilla de manejar una fobia específica como la pediofobia es evitar el objeto fóbico desencadenante (en este caso, las muñecas). Esto puede ser difícil cuando estos encuentros surgen inesperadamente.

En esos casos, existen algunas técnicas de afrontamiento de autoayuda que pueden ser beneficiosas, entre ellas:

  • Técnicas de relajación: Pruebe las meditaciones guiadas o la relajación progresiva, que pueden ayudar a reducir la tensión en el cuerpo.
  • Visualización: Puede ser útil visualizar un resultado exitoso del uso de sus habilidades de afrontamiento si se encuentra con el objeto fóbico de forma inesperada. Si visualizar es demasiado desencadenante, entonces puede ser útil tener la guía de un consejero o terapeuta.
  • Terapia de grupo: Consulte con su consejero o terapeuta acerca de la terapia de grupo. A menudo, es beneficioso conectarse con aquellos que experimentan y entienden su mismo problema.

Resumen

La pediofobia es el miedo a las muñecas oa los objetos inanimados parecidos a los humanos. Puede ser causado por un evento traumático o una exposición negativa a las muñecas. La pediofobia se puede tratar de manera similar a otras fobias, como con terapia y/o medicación.

Una palabra de MEDSALUD

La pediofobia puede ser una condición perturbadora, especialmente para los niños pequeños que pueden estar expuestos a las muñecas con regularidad durante el juego. Si bien puede ser difícil de entender para otros, el miedo es muy real para la persona que lo experimenta, tanto física como mentalmente. Puede ser útil trabajar con un profesional de la salud mental si la fobia está afectando negativamente su calidad de vida. El tratamiento y los métodos de afrontamiento están disponibles para ayudarlo a vivir con pediofobia.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.