A las personas con enfermedad renal crónica a menudo se les recomienda evitar ciertos alimentos y bebidas para ayudar a que sus riñones funcionen correctamente. Ciertos nutrientes son más difíciles de filtrar para los riñones que otros una vez que los riñones están dañados.

Este artículo analiza los alimentos que son buenos para las personas con enfermedad renal, así como los alimentos que deben limitarse o evitarse.

Los riñones son responsables de filtrar las toxinas, los desechos y el exceso de agua de la sangre, produciendo orina. En la enfermedad renal, los riñones están dañados y no pueden filtrar adecuadamente la sangre como lo harían normalmente. Esto puede conducir a una acumulación de líquidos y desechos en el cuerpo, lo que causa problemas de salud adicionales, como enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Los alimentos y bebidas que consume impactan directamente en sus riñones. Seguir una dieta saludable para los riñones es importante cuando tiene enfermedad renal crónica (ERC) para mantenerse saludable y prevenir daños adicionales a sus riñones.

Según la Fundación Nacional del Riñón, 37 millones de adultos estadounidenses tienen enfermedad renal crónica. Las personas con CKD a menudo necesitan cambiar lo que comen para ayudar a evitar un mayor daño a sus riñones.

Seguir una dieta para la enfermedad renal (riñón) puede ayudar a preservar la función renal y prevenir una mayor disminución de su capacidad para filtrar la sangre de desechos y líquidos. Esto puede ayudar a disminuir algunos síntomas de la enfermedad renal, como fatiga, pérdida de apetito, problemas para orinar y dolor renal.

Además, seguir una dieta renal saludable puede ayudar a proporcionarle energía, mantener un peso saludable, disminuir las infecciones y prevenir la pérdida de masa muscular. Continúe leyendo para obtener más información sobre la dieta para personas con enfermedad renal.

Cómo funciona

Según el nivel de daño renal, su dietista puede recomendar diferentes niveles de restricciones dietéticas. Es posible que algunas personas en las primeras etapas de la enfermedad renal no necesiten hacer ningún cambio en su dieta.

Cuanto más grave sea el daño a sus riñones, más estricto deberá ser con su dieta. Es importante trabajar con dietistas registrados, ya que pueden ayudarlo a informarse sobre las cantidades de diferentes alimentos y bebidas permitidas para sus necesidades individuales según sus análisis de sangre.

Discuta sus opciones de alimentos con su proveedor de atención médica

Si tiene una enfermedad renal, su proveedor de atención médica querrá revisar su sangre regularmente para asegurarse de que ciertos nutrientes estén dentro de un rango seguro. Esto podría incluir sodio, potasio, fósforo, calcio, vitamina D y albúmina. Según los resultados de sus análisis de sangre, su médico o dietista puede recomendarle que limite o evite ciertos alimentos.

Para lograr y mantener niveles sanguíneos saludables de estas sustancias, es importante discutir sus elecciones de alimentos con su equipo de atención médica para garantizar la mejor dieta específica para los riñones, ya que los alimentos que come pueden afectar su función renal.

Un dietista registrado puede ayudarlo a informarse sobre los alimentos que debe limitar y ayudarlo a encontrar alimentos y bebidas que sean seguros para usted.

Qué comer

Los siguientes alimentos son bajos en sodio, potasio y/o fósforo y, a menudo, se permiten en una dieta renal:

  • manzanas
  • arándanos
  • arándanos
  • Uvas
  • Piña
  • Frambuesas
  • fresas
  • Rúcula
  • Repollo
  • Coliflor
  • Ajo
  • Cebollas
  • Pimientos
  • Rábanos
  • calabaza de verano
  • Lechuga
  • Pan de masa fermentada
  • Alforfón
  • bulgur
  • pan blanco
  • arroz blanco
  • palomitas de maíz sin sal
  • Nueces de macadamia
  • Claras de huevo
  • Pez
  • Pollo
  • lomo de cerdo
  • tofu sedoso
  • Aceite de oliva

Qué no comer

Los siguientes alimentos tienen un alto contenido de sodio, potasio y/o fósforo, y se puede recomendar limitarlos o evitarlos en una dieta renal:

  • Palta
  • albaricoques
  • plátanos
  • fechas
  • melones
  • naranjas
  • ciruelas pasas
  • Pasas
  • Alcachofas
  • Calabaza de invierno
  • Espinacas (cocidas)
  • Papas
  • Tomates
  • arroz integral
  • Pan integral
  • Cereal de salvado
  • Avena
  • la mayoría de las nueces
  • Semillas de girasol
  • Carnes procesadas
  • pepinillos y aceitunas
  • Pretzels, papas fritas y galletas saladas
  • Frijoles
  • Leche y otros productos lácteos
  • Bebidas de cola de color oscuro
  • Comidas instantáneas o prefabricadas envasadas
  • Alimentos enlatados y altamente procesados ​​que contienen sal extra

¿En qué se diferencia una dieta para la enfermedad renal?

Las personas que siguen una dieta para la enfermedad renal pueden necesitar cambiar la cantidad de líquidos y/o los siguientes nutrientes en su dieta:

  • Sodio
  • Potasio
  • Fósforo
  • Proteína

Comer la cantidad correcta de estos nutrientes puede ayudar a controlar la acumulación de líquidos y desechos en su cuerpo. Esto ayuda a que sus riñones no trabajen tanto para filtrar los desechos y líquidos adicionales de su sangre.

Lo más probable es que aún pueda incluir pequeñas cantidades de alimentos con estos nutrientes. Sin embargo, si su función renal empeora, es posible que deba ser más estricto o hacer cambios adicionales en la dieta. Según los resultados de sus análisis de sangre, su equipo de atención médica le informará si necesita cambiar algo en su dieta.

Bajo en sodio

La cantidad de líquido en su cuerpo puede afectar sus niveles de sodio en la sangre. Además, sus riñones trabajan para controlar la cantidad de sodio en su cuerpo. Si los riñones no pueden hacer su trabajo, el líquido y el sodio pueden acumularse en el cuerpo y causar problemas de salud como hinchazón, presión arterial alta, dificultad para respirar y problemas cardíacos.

Los alimentos con alto contenido de sodio incluyen muchas comidas congeladas o enlatadas instantáneas o prefabricadas envasadas y otros alimentos enlatados, sal, salsa de soya, salsa barbacoa, salsa para bistec, salsa teriyaki, refrigerios salados como galletas saladas y papas fritas, carnes curadas o procesadas, queso, pan, y verduras en escabeche.

Cuando vaya de compras, lea la etiqueta de información nutricional para buscar alimentos bajos en sodio. Comprar versiones «sin sal añadida» de productos enlatados es una buena manera de reducir el consumo de sodio, así como nueces, semillas y palomitas de maíz sin sal.

El uso de condimentos, especias y hierbas sin sal puede ayudar a reducir la ingesta de sodio y al mismo tiempo brindar sabor a sus comidas. Tenga cuidado si también necesita restringir el potasio, ya que algunos sustitutos de la sal contienen potasio.

Limite la ingesta de potasio

El potasio es un mineral que funciona para ayudar a coordinar la función muscular, incluido el corazón. Tener la cantidad correcta, ni demasiado ni muy poco, en su cuerpo es importante. Los riñones saludables regulan la cantidad de potasio en su cuerpo, por lo que los niveles de potasio pueden aumentar a niveles peligrosamente altos cuando están dañados.

Los síntomas de niveles altos de potasio incluyen sentirse débil, tener entumecimiento u hormigueo, o tener latidos cardíacos irregulares.

El potasio se encuentra en muchos alimentos, por lo que sería difícil eliminarlo por completo de su dieta. Sin embargo, limitar los alimentos ricos en potasio puede ayudar a prevenir la acumulación de potasio en su cuerpo.

Los alimentos ricos en potasio incluyen calabaza de invierno, albaricoques, aguacate, alcachofa, dátiles, melón, frutas secas, melones, naranjas, zanahorias, ciruelas pasas, pasas, papas, plátanos, tomates, espinacas, kiwi, mango, granada, salvado, granola, frijoles , nueces, semillas, leche, yogur, sal ligera/sustituto de sal y chocolate.

Limite los alimentos ricos en fósforo

El fósforo es un mineral que se encuentra en muchos alimentos y que ayuda a mantener sanos los tejidos, los músculos y otras células del cuerpo. El fósforo también funciona con el calcio y la vitamina D para mantener los huesos fuertes.

Los riñones dañados no pueden filtrar el fósforo adicional en la sangre. Demasiado fósforo en el cuerpo puede hacer que se elimine el calcio de los huesos, lo que provoca huesos débiles, así como depósitos de calcio en los vasos sanguíneos, los pulmones, los ojos y el corazón. Con el tiempo, esto aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

El fósforo se encuentra naturalmente en alimentos ricos en proteínas como carnes, aves, pescado, nueces, frijoles y productos lácteos. El fósforo de origen animal se absorbe más fácilmente que el de origen vegetal.

Los alimentos ricos en fósforo incluyen chocolate, leche, queso, yogur, helado, pudín, vísceras, ostras, sardinas, carnes procesadas, salvado, pan integral, nueces, semillas, frijoles, cerveza y refrescos de cola de color oscuro.

Administrar la ingesta de proteínas

Cuando comes alimentos con proteína, la proteína se descompone y se digiere. Como parte de la digestión de proteínas, se crean desechos que luego los riñones trabajan para eliminar de su cuerpo. Comer más proteínas de las que necesita puede generar trabajo adicional para sus riñones, especialmente si tiene una enfermedad renal avanzada.

Dependiendo de la etapa de la ERC que tenga, es posible que deba cambiar el tipo y/o la cantidad de proteína que consume. Su médico o dietista le permitirá saber si necesita cambiar el tamaño de las porciones de alimentos con proteínas.

La proteína proviene tanto de fuentes vegetales como animales. Las fuentes animales de proteínas incluyen carnes rojas, aves, pescado, huevos y productos lácteos. Las fuentes de proteínas de origen vegetal incluyen frijoles, legumbres, nueces, semillas, alimentos de soya y granos integrales.

Si tiene una enfermedad renal y no está en diálisis, se puede recomendar una dieta baja en proteínas. La investigación sugiere que limitar la cantidad de proteínas y comer más alimentos de origen vegetal puede ayudar a retrasar la enfermedad renal y preservar la función renal. Sin embargo, si está en diálisis (tratamiento que usa máquinas para ayudar a filtrar los líquidos y desechos adicionales de su cuerpo), lo más probable es que necesite aumentar la cantidad de proteína que consume.

Limite los líquidos en la enfermedad renal avanzada

El agua es necesaria para la vida. Sin embargo, si tiene una enfermedad renal avanzada, es posible que deba limitar la cantidad de líquidos que ingiere cada día. Esto se debe a que los riñones que están dañados no pueden eliminar eficientemente el exceso de líquido como lo harían normalmente.

Esto provoca una acumulación de exceso de líquido en su cuerpo, lo que puede provocar presión arterial alta, hinchazón (especialmente en extremidades como pies, tobillos, dedos y manos), dificultad para respirar o dificultad para respirar e insuficiencia cardíaca (el corazón no puede para bombear suficiente sangre).

Como todos los nutrientes en una dieta renal, su nivel de restricción de agua dependerá de la gravedad de la enfermedad renal que tenga. Las personas con enfermedad renal en etapas 1 y 2 a menudo no necesitan limitar la ingesta de agua y, de hecho, se les puede recomendar que beban suficiente agua todos los días para mantener sus riñones hidratados y funcionando bien.

Los líquidos no solo incluyen el agua y otras bebidas que bebe a lo largo del día, sino también los alimentos que contienen mucha agua. Esto incluye sopas, guisos, caldos, gelatina, budín, helado, paletas heladas, sorbetes y algunas frutas y verduras.

Resumen

Los riñones sanos funcionan para filtrar el exceso de líquido y los desechos de la sangre. En las personas con enfermedad renal crónica, los riñones tienen una función disminuida y no pueden deshacerse adecuadamente de estos desechos y líquidos adicionales. Esto provoca una acumulación de líquido, desechos y ciertos nutrientes en la sangre, lo que puede provocar muchos problemas de salud si no se aborda.

Los nutrientes que se recomienda limitar en una dieta renal incluyen sodio, potasio, fosfato y proteínas (así como líquidos, si hay una enfermedad renal avanzada). Seguir una dieta saludable para los riñones puede ayudar a preservar la función renal y prevenir un mayor daño a los riñones.

Una palabra de MEDSALUD

La enfermedad renal se puede tratar, y cuanto antes se inicie el tratamiento, mejor. Las restricciones dietéticas en una dieta para la enfermedad renal varían de persona a persona según la progresión de la enfermedad.

Si bien una dieta saludable para los riñones puede parecer desalentadora al principio, sepa que hay muchos alimentos que puede comer de manera segura si tiene una enfermedad renal. Seguir las recomendaciones dietéticas establecidas por su equipo de atención médica ayudará a evitar que el daño renal empeore, preservando su función renal y permitiéndoles hacer su trabajo y mantenerlo saludable.

Preguntas frecuentes

  • ¿Qué puedo desayunar con enfermedad renal?

    Hay muchas opciones para el desayuno si estás siguiendo una dieta para la enfermedad renal. Esto incluye un cereal saludable para los riñones y arroz o leche de almendras, una clara de huevo revuelta con cebolla y pimientos morrones, pan tostado con 1 cucharada de mantequilla de maní y fresas rebanadas, o un batido de bayas hecho con almendras o leche de arroz.

  • ¿Qué dieta me ayudará a reparar mis riñones de forma natural?

    Seguir una dieta renal o una dieta para la enfermedad renal puede ayudar a preservar la función de los riñones y evitar que se dañen más. La ingesta de nutrientes que puede necesitar cambiar en su dieta, según la etapa de su enfermedad renal, incluye sodio, potasio, fósforo y proteínas, así como también líquidos.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.