No existe una única causa conocida del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), pero hay muchas teorías. Los investigadores creen que una combinación de genética, personalidad, estructura cerebral y factores ambientales causan el TOC.

Obtenga más información sobre el TOC, incluidos los signos y síntomas, las causas, los factores de riesgo, las teorías, el diagnóstico, el tratamiento y más.

Signos y síntomas del TOC

El TOC es un trastorno mental que involucra obsesiones, compulsiones persistentes e indeseadas, o ambas.

Las obsesiones son pensamientos o preocupaciones intrusivas, inapropiadas y no deseadas. Estos pensamientos persistentes son incontrolables y provocan angustia emocional y ansiedad.

Una obsesión puede ser sobre casi cualquier cosa. Sin embargo, a menudo implican temores de contaminación o pérdida, imágenes violentas o religiosas (blasfemas) no deseadas, impulsos sexuales o agresivos inapropiados, o dudas y preguntas repetitivas.

Las compulsiones se refieren a comportamientos, rituales o acciones que alguien siente una necesidad intensa de repetir una y otra vez para reducir la ansiedad o «neutralizar» la angustia por cierta obsesión. Los ejemplos incluyen el conteo repetitivo, la oración, el acaparamiento, la organización, la limpieza o el control.

De acuerdo con la Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5), las obsesiones y compulsiones asociadas con el TOC consumen mucho tiempo, causan una angustia significativa e interfieren con la vida diaria.

Por ejemplo, alguien con TOC puede llegar tarde al trabajo o a la escuela constantemente porque siente una necesidad incontrolable de verificar que su puerta esté cerrada con llave una y otra vez. Alguien más puede evitar las amistades y las relaciones románticas debido a sus pensamientos intrusivos y no deseados acerca de los gérmenes o la posible contaminación.

Causas y factores de riesgo

El TOC no tiene una única causa conocida. Sin embargo, varios factores contribuyentes pueden aumentar su riesgo de desarrollar TOC. Estos pueden incluir genética, estructura cerebral, eventos de vidas pasadas, enfermedades o infecciones y condiciones comórbidas.

Genética

El TOC es a menudo un trastorno hereditario. Las personas con un hermano, padre o hijo que también tiene TOC tienen muchas más probabilidades de tenerlo, especialmente si su pariente desarrolló síntomas de TOC cuando era niño. Los estudios sugieren que los grupos de síntomas específicos del TOC, como el acaparamiento, el conteo/verificación y la limpieza/contaminación, también tienden a darse en familias.

Todavía no está claro exactamente cómo se hereda el TOC. Sin embargo, algunos investigadores creen que varias mutaciones genéticas (cambios en los genes) pueden desempeñar un papel en la forma en que se transmiten los rasgos del TOC.

Estructura del cerebro

Los escáneres cerebrales han mostrado consistentemente diferencias en la actividad, estructura y función del cerebro entre las personas con TOC. Estas diferencias sugieren que los problemas en la forma en que el cerebro transmite información al cuerpo (y viceversa), procesa las emociones y controla los impulsos podrían contribuir al desarrollo de obsesiones y compulsiones.

Por ejemplo, las personas con TOC a menudo exhiben una actividad excesiva en la corteza orbitofrontal, la corteza cingulada anterior y los ganglios basales, partes del cerebro que están involucradas en las emociones, la impulsividad, la recompensa, la toma de decisiones, la función cognitiva y el control motor.

Un estudio de 2019 reveló que las personas con TOC experimentaron inhibiciones reducidas y niveles anormales de actividad cerebral al procesar errores, lo que podría empeorar el ciclo obsesivo-compulsivo.

Eventos de la vida

Las investigaciones sugieren que los eventos vitales estresantes y/o traumáticos pueden contribuir al desarrollo del TOC, especialmente entre las personas genéticamente predispuestas al trastorno.

Un estudio de 2020 mostró que más del 61 % de las personas con TOC experimentaron eventos de vida estresantes antes del inicio de su trastorno, mientras que el 34 % de las personas con TOC habían experimentado un trauma significativo. Otros estudios han sugerido que el estrés y el trauma podrían aumentar la gravedad de los síntomas del TOC entre las personas con este trastorno.

Enfermedad o Infección

En casos raros, los síntomas graves del TOC pueden aparecer repentinamente en niños de 3 a 12 años después de una enfermedad causada por una infección estreptocócica (estreptococo). Los ejemplos pueden incluir escarlatina y faringitis estreptocócica.

Esta condición se conoce como trastornos neuropsiquiátricos autoinmunes pediátricos asociados con infecciones estreptocócicas (PANDAS). Además de los síntomas repentinos o que empeoran del TOC que aparecen junto con una infección estreptocócica, los síntomas de PANDAS pueden incluir:

Si sospecha que su hijo puede tener PANDAS, hable con su proveedor de atención médica. Se pueden usar antibióticos para tratar la infección estreptocócica subyacente, junto con el tratamiento para el TOC.

Condiciones comórbidas

Muchas personas con TOC tienen condiciones neurológicas y/o psiquiátricas comórbidas. Comorbilidad significa que ocurren junto con el TOC. Algunos de los más comunes incluyen:

  • Síndrome de Tourette (TS): El síndrome de Tourette es un trastorno del sistema nervioso que causa tics repetitivos (contracciones, movimientos y sonidos involuntarios). El TOC y el ST son difíciles de distinguir entre sí y muchas personas tienen ambos trastornos. Las estimaciones sugieren que más de un tercio de las personas con ST también tienen TOC.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): El TDAH es un trastorno que causa síntomas como impulsividad, inquietud, hiperactividad y dificultad para prestar atención. Los estudios muestran que casi el 12 % de los adultos con TOC también tienen TDAH. Entre los niños, el TDAH y el TOC comórbidos son aún más comunes. Más del 25 % de los niños con TOC también tienen TDAH.
  • Condiciones de salud mental: Muchas personas con TOC tienen al menos otra afección de salud mental. Por ejemplo, la investigación sugiere que las personas con TOC a menudo también tienen depresión. Muchas personas con esquizofrenia también tienen síntomas de TOC. Mientras tanto, alrededor del 76 % de las personas con TOC también tienen un trastorno de ansiedad, como el trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

Otras teorías

Muchos proveedores de atención médica están de acuerdo en que la genética y los factores ambientales a menudo interactúan para aumentar el riesgo de TOC. Algunos investigadores han ofrecido explicaciones alternativas sobre la causa del TOC, que incluyen:

  • Teoría del aprendizaje: Algunas investigaciones sugieren que las personas con TOC han desarrollado asociaciones negativas con ciertos tipos de estímulos a lo largo del tiempo. Estas asociaciones negativas pueden haberlos condicionado a tener una respuesta de miedo incluso cuando no hay una amenaza real. La psicoterapia tiene como objetivo ayudar a las personas con TOC a salir de este ciclo negativo de pensamiento y comportamiento.
  • teoría del comportamiento: Ciertos comportamientos aprendidos en respuesta a la ansiedad pueden desempeñar un papel en el desarrollo de los síntomas del TOC. Por ejemplo, alguien con TOC puede adoptar comportamientos de evitación, como hacer todo lo posible para evitar los gérmenes, para lidiar con la angustia emocional. La terapia conductual puede ayudar a las personas con TOC a desarrollar habilidades de afrontamiento más saludables.
  • Desequilibrios químicos: Los estudios indican que las personas con TOC tienen niveles de serotonina más bajos que el promedio, un neurotransmisor que funciona para estabilizar el estado de ánimo. Esta puede ser la razón por la que se ha demostrado que los antidepresivos que afectan la disponibilidad de serotonina en el cerebro, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), mejoran los síntomas del TOC.

¿Qué son los neurotransmisores?

Los neurotransmisores son mensajeros químicos que transmiten mensajes entre el cerebro y el cuerpo. Ciertos neurotransmisores, como la serotonina y la dopamina, a menudo desempeñan un papel clave en funciones relacionadas con la salud mental (como el sueño, la memoria, el estado de ánimo, la emoción, la recompensa, el refuerzo y la motivación).

Cómo se diagnostica el TOC

Si cree que puede tener TOC, hable con su proveedor de atención médica para obtener una remisión a un proveedor de salud mental. También pueden realizar un examen físico o derivarlo a un especialista diferente para descartar otras posibles afecciones.

Un proveedor de salud mental puede diagnosticarle TOC según los criterios de la DSM-5así como una comprensión profunda de su historial médico y sus síntomas. Aunque el TOC puede aparecer a cualquier edad, suele diagnosticarse antes de los 25 años.

El TOC generalmente se trata con psicoterapia, medicamentos (especialmente antidepresivos) o ambos. Alrededor de la mitad de las personas con TOC experimentan una remisión total de sus síntomas después de buscar tratamiento. Muchos otros mejoran mucho su calidad de vida con la ayuda de la terapia y la medicina.

Un tipo de terapia cognitiva conductual (TCC), conocida como prevención de exposición y respuesta (EX/RP), consiste en exponer a alguien con TOC a los desencadenantes habituales de sus obsesiones dentro de un entorno terapéutico controlado mientras se evita que se involucre en sus compulsiones. Se ha demostrado que EX/RP es particularmente eficaz para reducir los síntomas del TOC.

Resumen

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno mental que involucra obsesiones y compulsiones no deseadas que consumen mucho tiempo. Las obsesiones son pensamientos o preocupaciones intrusivos y persistentes. Las compulsiones son rituales o acciones que alguien siente la necesidad de repetir para reducir la angustia emocional.

No existe una única causa conocida del TOC. Algunos de los posibles factores contribuyentes que pueden aumentar el riesgo de desarrollar TOC incluyen la genética y los antecedentes familiares, las diferencias en la estructura del cerebro y los acontecimientos vitales estresantes o traumáticos.

Muchas personas con TOC también tienen condiciones de salud mental comórbidas, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Algunos investigadores creen que los desequilibrios químicos o las diferencias en los patrones de aprendizaje y pensamiento pueden aumentar el riesgo de TOC.

En casos raros, ciertas enfermedades e infecciones, como las infecciones por estreptococos (estreptococos), pueden provocar el desarrollo de TOC, especialmente en los niños.

Una palabra de MEDSALUD

Si sus obsesiones o compulsiones interfieren con su vida diaria, hable con su proveedor de atención médica. Pueden hablar con usted sobre su diagnóstico y opciones de tratamiento para el TOC.

Preguntas frecuentes

  • ¿Es el TOC un trastorno de ansiedad?

    Anteriormente se creía que el TOC era un trastorno de ansiedad. Sin embargo, ya no se incluye dentro de esa categoría general. El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5) movió el TOC a la categoría de “trastornos obsesivo-compulsivos y relacionados”.

  • ¿Aparece el TOC en los escáneres cerebrales?

    Los escáneres cerebrales de personas con TOC muestran actividad anormal en varias partes diferentes del cerebro. Por ejemplo, las personas con TOC tienden a tener una mayor actividad en la corteza orbitofrontal (OFC), que está involucrada en las emociones, las recompensas y la toma de decisiones.

    Las imágenes cerebrales también revelan numerosas diferencias en la forma en que el cerebro y el cuerpo se transmiten mensajes entre sí.

  • ¿Qué sucede si el TOC no se trata?

    Dependiendo de su gravedad, el TOC no tratado puede tener consecuencias físicas, mentales, ocupacionales, sociales y emocionales negativas que pueden afectar significativamente el funcionamiento diario.

    Por ejemplo, alguien que tiene un fuerte miedo a la contaminación puede evitar ir a trabajar, entablar relaciones saludables o incluso salir de casa debido a su abrumadora ansiedad por los gérmenes.

    Mientras tanto, alguien que se lava las manos compulsivamente puede terminar con la piel en carne viva, sangrando o agrietada. Algunas personas con TOC pueden intentar automedicarse abusando de las drogas o el alcohol.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.