El estrés se ha relacionado con una larga lista de afecciones de salud crónicas, incluida la esclerosis múltiple (EM). Aunque la evidencia es mixta, algunas investigaciones sugieren que el estrés podría aumentar el riesgo de EM y desencadenar recaídas (también llamadas brotes y exacerbaciones).

Si bien se sabe que vivir con EM puede contribuir al estrés, los efectos específicos del estrés en la EM aún no están claros. Este artículo explorará las diversas conexiones entre el estrés y la EM, y por qué los resultados del estudio pueden no coincidir. Además, aprenderá sobre estrategias para ayudar a controlar el estrés cuando se vive con EM.

Estrés y EM

Los resultados de los estudios que examinan si el estrés puede hacer que una persona sea vulnerable a desarrollar EM son mixtos. Los diferentes diseños de estudio y cómo se define el estrés en cada estudio pueden ayudar a explicar los hallazgos inconsistentes. Las estrategias de afrontamiento, la percepción del estrés y los hábitos de estilo de vida (p. ej., fumar o contar con un sistema de apoyo) también pueden desempeñar un papel.

El tipo de personalidad y la forma en que la persona responde al estrés pueden ser más influyentes que el estrés en sí mismo, y aquellos que perciben el estrés de manera positiva tienen mejores resultados de salud que aquellos que lo ven de manera negativa (incluso si tienen menos estrés).

La relación entre el estrés y la EM se puede considerar con respecto a si el estrés contribuye al desarrollo de la EM, a los brotes de EM y si la EM causa estrés.

¿El estrés causa EM?

La EM es un trastorno autoinmune crónico que afecta el sistema nervioso. Si bien se sabe que el estrés interfiere con el sistema inmunitario, no está claro qué gravedad o duración del estrés conduce en última instancia a efectos duraderos, y es probable que varíe según muchos factores contribuyentes. Y no hay explicación de por qué la disfunción inmunológica se dirigiría específicamente al sistema nervioso.

Los siguientes son dos estudios que sugieren que el estrés podría ser un factor de riesgo para la aparición de EM:

  • En un estudio, los investigadores interrogaron a casi 3000 personas con EM para ver si los eventos estresantes de la vida influían en el desarrollo de la EM. Los resultados revelaron que los eventos importantes de la vida (p. ej., divorcio, conflictos, enfermedades y accidentes) aumentaron el riesgo de EM entre un 15 % y un 30 %.
  • En otro estudio, se encontró que las personas expuestas a cualquier evento estresante de la vida durante la infancia tenían un riesgo 11 % mayor de EM en comparación con las personas que no estuvieron expuestas al estrés infantil. En una mirada más cercana, la muerte de un padre o un hermano durante la infancia no se asoció con el riesgo de EM, pero sí el divorcio de los padres.

Los siguientes son dos estudios que no encontraron que el estrés sea un factor de riesgo para el inicio de la EM:

  • En un estudio, los investigadores examinaron a más de 500 personas con EM para determinar si la cantidad total de eventos vitales estresantes de una persona estaba asociada con el riesgo de EM. En general, no se encontró una asociación significativa. Dicho esto, hubo alguna evidencia de que ciertos eventos individuales estresantes de la vida, como el divorcio y la falta de vivienda, podrían ser factores de riesgo de EM. El matrimonio, por otro lado, se encontró que protege contra la EM.
  • En otro estudio de casi 150 pacientes con EM progresiva primaria (PPMS), los eventos estresantes de la vida, incluida la muerte de un ser querido, las penas de prisión, la falta de vivienda, el desempleo, el divorcio y la jubilación no se asociaron con un mayor riesgo de EM. Curiosamente, se descubrió que el matrimonio, tener un familiar cercano con una enfermedad grave y estar endeudado disminuyen el riesgo de una persona de desarrollar EMPP.

¿El estrés aumenta el riesgo de recaídas?

Las recaídas de la EM son episodios de síntomas que pueden persistir durante días o semanas antes de que mejoren o desaparezcan. Las recaídas se confirman mediante la detección de una o más lesiones realzadas (áreas de inflamación) en una resonancia magnética nuclear (RMN) del cerebro o de la médula espinal.

Hay investigaciones que sugieren que los factores estresantes a largo plazo (aquellos que duran más de 48 horas) aumentan el riesgo de recaídas, mientras que los factores estresantes agudos no lo hacen. Otra investigación sugiere que una mayor cantidad de factores estresantes, a diferencia de la gravedad del estrés, aumenta el riesgo de recaída.

Un estudio incluso encontró que mientras que los principales eventos estresantes negativos (p. ej., asalto o aventura de pareja) aumentaban el riesgo de lesiones de una persona, los eventos estresantes positivos reducían su riesgo.

La evidencia científica que examina si el estrés es un factor de riesgo para el desarrollo de la EM o para las recaídas no es concluyente. Se necesita más investigación.

¿Puede la EM causar estrés?

La evidencia sugiere que el estrés es más común entre las personas con EM que en la población general.

Además del estrés cotidiano típico común a todos, los factores estresantes para las personas con EM incluyen:

  • Ser recién diagnosticado
  • La imprevisibilidad de la condición.
  • Vivir con y manejar los síntomas
  • Efectos secundarios del tratamiento
  • Navegando por las limitaciones de movilidad y la discapacidad
  • Efectos sobre la capacidad para realizar tareas, incluido el trabajo, la crianza de los hijos y actividades diarias como las tareas del hogar
  • Efectos en las relaciones personales.
  • Inquietudes sobre los beneficios y la cobertura de atención médica

Manejando el estrés

El manejo del estrés puede ser beneficioso para las personas con EM. Algunos estudios incluso sugieren que el control del estrés puede retrasar el desarrollo de nuevas lesiones de EM y ayudar a una persona a tener menos brotes.

Hay varias maneras diferentes de manejar el estrés.

No seas demasiado duro contigo mismo

  • Reconoce lo que está bajo tu control y lo que no.
  • Lleve un diario para comprender mejor qué desencadena su estrés.
  • Establecer metas realistas.
  • Planifique con anticipación para situaciones esperadas o inesperadas.
  • Priorizar actividades y tareas.
  • Simplifique donde pueda.
  • Relaje los estándares que se impone a sí mismo, como mantener la casa impecable o el césped perfectamente cortado.
  • Aprende a decir no.

Ejercicio

  • Realice actividad física que disfrute, que puede ayudar a liberar el estrés, aumentar las endorfinas, ganar energía, ayudar con la salud física y mejorar el sueño.
  • Actividades como el yoga y el tai chi pueden ayudarlo a moverse.

Para las personas con EM, se ha descubierto que el yoga tiene muchos beneficios, como aliviar el dolor, la fatiga, la ansiedad y la depresión, y mejorar el equilibrio, la movilidad y la fuerza de piernas y brazos. También es eficaz para reducir el estrés.

Practica la relajación y el mindfulness

Pruebe técnicas de atención plena como:

Duerme y descansa

  • Duerma al menos siete u ocho horas por noche.
  • Evalúe la calidad de su sueño y aborde cualquier problema de sueño, como el insomnio o la apnea del sueño.
  • Ponga períodos de descanso en su horario.
  • Configura una alarma para recordarte que dejes de hacer lo que estás haciendo y descanses.

hablar con otros

  • Comuníquese con amigos, familiares y otras personas importantes en su vida.
  • Únase a un grupo de apoyo.
  • Busque ayuda profesional de un consejero, terapeuta u otro profesional de la salud mental.
  • Pida ayuda y sea específico con las solicitudes.

Use estrategias de afrontamiento diario

  • Elimine las tareas necesarias pero desagradables haciéndolas más temprano en el día.
  • Use la «regla de las tres cuartas partes» (llene y reabastezca cosas como medicamentos, gasolina y comestibles cuando se hayan agotado las tres cuartas partes), para que no se quede sin artículos ni se apresure a conseguirlos en el último minuto.

Consejos prácticos

  • Mantenga un suministro de artículos necesarios a mano.
  • Hacer anotaciones.
  • Use aparatos o dispositivos que le resulten útiles.
  • Salga antes cuando vaya a lugares si tiende a sentirse apurado.
  • Mantenga los alimentos preparados en la casa para los días que no tenga ganas de cocinar.

Obteniendo ayuda

La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple ofrece una guía de recursos y herramienta de búsqueda que pueden ayudarlo a conectarse con profesionales de la salud, asistencia financiera, apoyo emocional, atención domiciliaria, vivienda y más.

Desencadenantes de los síntomas de la EM

No siempre es posible evitar los desencadenantes de la EM. Los estudios sugieren que los brotes de EM pueden estar influenciados por factores como:

  • Edad
  • Sexo
  • El embarazo
  • Niveles séricos de vitamina D
  • Interacciones entre factores genéticos y ambientales.
  • Enfermedades infecciosas/infecciones graves

Si bien no son recaídas, los síntomas de la EM pueden fluctuar día a día y verse influenciados temporalmente por factores como:

  • Temperatura (como una habitación caliente y mal ventilada)
  • Estrés a corto plazo (el estrés prolongado puede desencadenar un brote completo)
  • Infecciones menores (como una infección del tracto urinario, un resfriado o un virus estomacal)

Resumen

La EM puede causar estrés debido a la naturaleza de la afección, sus síntomas y su impacto en la vida diaria. La evidencia es mixta sobre si el estrés puede causar o empeorar la EM. Hay más evidencia para respaldar el estrés prolongado que desencadena brotes en personas que ya tienen EM que la que hay para que la EM desencadene la aparición de la EM.

Técnicas de manejo del estrés, como habilidades de afrontamiento diario, planificación anticipada, hábitos de vida saludables, atención plena y búsqueda. apoyo, puede ayudar a prevenir brotes de EM.

Una palabra de MEDSALUD

Tener EM es estresante y, desafortunadamente, el estrés prolongado puede exacerbar la EM. Puede parecer un círculo vicioso, pero hay maneras de romperlo. Si tiene EM y está luchando contra el estrés, hable con un proveedor de atención médica o un profesional de la salud mental. Pueden ofrecer recursos para ayudar.

Preguntas frecuentes

  • ¿Puede el estrés causar más lesiones de EM?

    La evidencia sobre si el estrés puede o no causar más lesiones de EM es mixta. Algunos estudios sugieren que el manejo del estrés puede ralentizar nuevas áreas de lesiones de EM.

  • ¿Cómo se siente un ataque de EM?

    Los brotes de EM pueden tener una amplia variedad de síntomas, que incluyen:

    • Cambios en la visión
    • Entumecimiento
    • Espasmos musculares o temblores
    • Dificultad para caminar o mantener el equilibrio
    • fatiga o debilidad
    • Dificultad para hablar
    • Problemas de memoria o de atención

  • ¿Puede el estrés desencadenar una recaída de EM?

    Si bien no todos los estudios han encontrado este resultado, existe evidencia que respalda que el estrés prolongado tiene el potencial de desencadenar un brote de EM.

  • ¿Cómo sé cuándo el estrés está pasando factura?

    Las personas exhiben su estrés de diferentes maneras. Con altos niveles de estrés, puede experimentar síntomas físicos como tensión muscular o dolores de cabeza frecuentes, o puede volverse más irritable, distraído o tener dificultad para tomar decisiones cotidianas.

    Hablar sobre su estrés con sus seres queridos y participar en diversas estrategias de relajación (p. ej., respiración profunda, meditación) puede ayudar a aliviar sus síntomas.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.