Cuando alguien recibe un diagnóstico de cáncer de riñón, su primera pregunta suele ser sobre el pronóstico y las tasas de supervivencia. Por supuesto, esto es comprensible. El carcinoma de células renales (RCC, por sus siglas en inglés) es un tipo común de cáncer de riñón que ocurre principalmente en adultos mayores. También hay otros tipos de cáncer de riñón en adultos y niños.

Si recibió un diagnóstico de carcinoma de células renales, su pronóstico estará determinado en gran medida por su etapa y nivel de propagación.

Independientemente de la etapa del cáncer de riñón que tenga, es importante recordar que las tasas de supervivencia publicadas son solo estimaciones. Se basan en las experiencias de personas que han pasado por el mismo tipo y etapa de cáncer que usted tiene.

Las tasas de supervivencia suelen enumerar el porcentaje de personas que están vivas cinco años después del diagnóstico. Dado que las tasas de supervivencia se basan en los casos de personas diagnosticadas hace al menos cinco años, no tienen en cuenta la investigación y los tratamientos actuales. Tampoco tienen en cuenta las diferencias individuales en la salud general y la respuesta al tratamiento.

Diagnóstico de cáncer de riñón

El cáncer de riñón no suele causar síntomas en sus etapas iniciales. Muy a menudo, las personas descubren que tienen esta afección durante pruebas de diagnóstico por imágenes de rutina o tratamientos para alguna otra afección.

Ciertos factores de riesgo pueden aumentar sus posibilidades de obtener este diagnóstico. Tener factores de riesgo o ser parte de grupos demográficos específicos puede hacer que su médico tenga más probabilidades de sospechar cáncer de riñón, como:

  • Edad: El cáncer de riñón es más común en personas de 55 a 74 años.
  • Etnicidad: Los hombres afroamericanos, nativos de Alaska y nativos americanos tienen el mayor riesgo estadístico de contraer esta enfermedad.
  • Sexo: Los hombres tienen más probabilidades de tener cáncer de riñón que las mujeres. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), 41 000 hombres y 24 000 mujeres contraen cáncer de riñón cada año.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Tener presión arterial alta
  • Tener sobrepeso u obesidad
  • Fumando cigarros
  • El uso a largo plazo de medicamentos analgésicos para el dolor, como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), incluidos Advil o Motrin (ibuprofeno) y la aspirina, que reducen el flujo sanguíneo a los riñones, lo que aumenta el riesgo
  • Exposición al tricloroetileno (un solvente químico usado para limpiar metales)

Síntomas del cáncer de riñón

A medida que avanza el cáncer de riñón, puede causar ciertos síntomas. Puede o no tener uno o más de estos síntomas comunes:

  • Sangre en la orina (hematuria)
  • Dolor en el costado (dolor a lo largo del costado de su abdomen)
  • Dolor de espalda baja
  • Un bulto o hinchazón que puede sentir en el abdomen o los riñones
  • Fiebre recurrente o persistente
  • Reducción del apetito
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Anemia (bajo número de glóbulos rojos)
  • Fatiga
  • Sentir que algo está bloqueando tus intestinos

Cómo se diagnostica el cáncer de riñón

Hay varias pruebas de diagnóstico que se utilizan cuando se sospecha cáncer de riñón. Las pruebas ayudan a identificar cada etapa del cáncer y el grado de propagación que tiene, si corresponde.

Para empezar, su médico hablará con usted sobre su historial de salud. Si tiene antecedentes familiares de cáncer de riñón, informe a su médico. Además, dígales cómo se ha estado sintiendo. Muchos síntomas del cáncer de riñón pueden ser causados ​​por otras condiciones. Aun así, aportarán información relevante sobre un posible diagnóstico.

Un examen físico verificará si hay dolor en el cuerpo y bultos en o alrededor de los riñones. Su proveedor de atención médica también revisará si hay ganglios linfáticos inflamados y bultos o hinchazón en otras áreas de su cuerpo.

Darás una muestra de orina. Un análisis de orina comprobará si hay sangre en la orina. En algunos casos, puede ver sangre al orinar. Sin embargo, es posible que haya pequeñas cantidades de sangre en la orina que no son visibles.

Darás una muestra de sangre. Una prueba de química sanguínea proporciona información sobre qué tan bien están funcionando sus riñones, hígado y otros órganos. Esta prueba mide electrolitos (sales en la sangre), glucosa, grasas, proteínas y enzimas (proteínas que promueven las reacciones químicas).

Se realizará un hemograma completo para medir y contar los glóbulos rojos (que transportan oxígeno), los glóbulos blancos (que combaten las enfermedades) y las plaquetas (células que promueven la coagulación). Esto brinda información sobre su salud general y ayuda a confirmar un diagnóstico de un trastorno o condición subyacente.

Si el examen físico, el análisis de orina o el análisis de sangre indican cáncer de riñón, se realizarán estudios por imágenes. Las pruebas de imagen ayudan a identificar tumores y áreas de propagación.

Una tomografía computarizada (TC) es un estudio detallado de rayos X que puede proporcionar información específica sobre la ubicación, la forma y el tamaño de un tumor. También puede identificar la metástasis del cáncer (propagación) a los ganglios linfáticos y otros órganos.

Una resonancia magnética nuclear (RMN) puede mostrar que el cáncer se propagó a los vasos sanguíneos principales cerca de los riñones. Estos incluyen la vena cava inferior. Una resonancia magnética también puede ayudar a identificar el cáncer que se ha diseminado al cerebro o la médula espinal.

Se puede agregar una angiografía (imágenes de rayos X del flujo sanguíneo) a su tomografía computarizada o resonancia magnética. Esta prueba busca signos de cáncer en los vasos sanguíneos que podrían nutrir un tumor renal, como la arteria renal.

Una ecografía (un tipo de imagen que utiliza ondas sonoras) puede ayudar a localizar un tumor renal y determinar si es sólido o quístico (lleno de líquido). La mayoría de los tumores renales son sólidos. Una ecografía también puede ayudar a su médico a determinar si un tumor es maligno (canceroso) o benigno (no canceroso).

El cáncer renal que se ha diseminado a menudo afecta los pulmones. Una radiografía de tórax o una tomografía computarizada de tórax pueden mostrar si el cáncer de riñón se ha diseminado a esta área del cuerpo.

Los huesos son otro lugar donde a menudo se propaga el cáncer de riñón en etapa avanzada. Una gammagrafía ósea busca evidencia de cáncer de riñón en los huesos. Utiliza una pequeña cantidad de marcador radiactivo y una cámara de imágenes para buscar células de rápido crecimiento en los huesos.

El cáncer de riñón a menudo se diagnostica sin una biopsia (tomando una muestra de tejido y analizándola en el laboratorio). Sin embargo, se puede realizar una biopsia cuando las pruebas de imagen no brindan suficiente información sobre su afección.

Esta prueba usa una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido en un área del riñón donde se sospecha cáncer. También se puede realizar una biopsia en otro órgano o ganglios linfáticos donde se sospeche diseminación.

Tipos de cáncer de riñón

Hay varios tipos y subtipos de cáncer de riñón. La ubicación y el tipo de tumor determinan qué tipo tiene.

Los principales tipos de cáncer de riñón son el carcinoma de células renales (RCC), el carcinoma de células de transición (TCC) y el tumor de Wilms. RCC y TCC afectan a los adultos mayores. El tumor de Wilms ocurre en niños. RCC también tiene varios subtipos que pueden afectar el tratamiento y el pronóstico.

Carcinoma de células renales

El carcinoma de células renales es el tipo más común de cáncer de riñón. Alrededor del 85% de todos los cánceres de riñón son de este tipo. El RCC ocurre cuando las células cancerosas se forman y crecen sin control en el revestimiento de un túbulo renal.

Sus riñones contienen millones de túbulos renales. Estos túbulos están ubicados en unidades de filtración llamadas nefronas. Cuando la sangre ingresa al riñón, los nutrientes que contiene se separan de los productos de desecho mediante una estructura de filtración llamada glomérulo.

Una vez que la sangre ha sido filtrada, los túbulos renales transportan nutrientes y líquidos muy necesarios de regreso al torrente sanguíneo. Los túbulos capturan y eliminan los productos de desecho en forma de orina. El cáncer de células renales puede comenzar como uno o más tumores en los túbulos renales.

Hay varios subtipos de RCC. El tipo que usted tenga estará determinado por el aspecto de las células cancerosas bajo el microscopio. Los tres tipos más comunes son:

Carcinoma de células renales de células claras: El carcinoma de células renales de células claras representa alrededor del 70% de todos los casos de cáncer de células renales. Las células del carcinoma de células claras son pálidas o transparentes cuando se observan al microscopio.

Carcinoma papilar de células renales: Una forma de carcinoma de células renales de células no claras, es el segundo tipo más común. Hasta el 15% de todos los cánceres de riñón son carcinomas de células renales papilares. Estos tumores suelen contener formaciones en forma de dedos llamadas papilas. Las células a veces se ven rosadas bajo un microscopio.

Cuando no hay metástasis, el carcinoma de células renales papilares presenta un mejor pronóstico que el carcinoma de células renales de células claras.

Carcinoma de células renales cromófobas: Este subtipo es también una forma de carcinoma de células renales de células no claras. Representa alrededor del 5% de todos los cánceres de riñón. Las células cancerosas que causan este subtipo son de color claro, pero mucho más grandes que los carcinomas de células renales de células claras.

Carcinoma de células de transición del riñón

El carcinoma de células de transición del riñón es raro. Comienza en el Células de transición ubicadas en el revestimiento de la pelvis renal. Las células de transición se estiran o cambian de forma para acomodar el flujo y el almacenamiento de la orina.

Cuando el tumor es superficial y no hay diseminación, este tipo de cáncer es curable en alrededor del 90% de los pacientes. Los tumores profundamente invasivos que permanecen confinados a la pelvis renal tienen una tasa de curación de 10 a 15%. Una vez que se ha producido la metástasis, la cura ya no es posible. Sin embargo, los tratamientos pueden ayudar a reducir la propagación y prolongar la vida.

Tumor de Wilms

El tumor de Wilms es un tipo común de cáncer infantil que comienza en las células renales inmaduras. Los niños a menudo son diagnosticados con tumor de Wilms cuando una masa renal se agranda y causa dolor en el abdomen. La sangre en la orina y la presión arterial alta son otros síntomas reveladores.

Existen diferentes formas de esta enfermedad. La etapa del cáncer y la forma de la enfermedad afectarán el pronóstico. Las tasas de supervivencia a largo plazo son excelentes en la mayoría de los casos.

El tumor de Wilms con histología anaplásica (células que se dividen rápidamente y se ven diferentes a las células sanas) es una forma agresiva con un pronóstico menos favorable.

sarcoma renal

El sarcoma renal es una forma rara de cáncer de riñón en adultos. Ocurre en los vasos sanguíneos, la grasa o el tejido conectivo que rodea los riñones. Menos del 1% de todos los cánceres de riñón son de este tipo.

El sarcoma renal puede ser agresivo y la metástasis es común en el momento del diagnóstico. Una vez que se ha producido la metástasis, el pronóstico suele ser malo. Sin embargo, el diagnóstico temprano y el tratamiento agresivo pueden proporcionar mejores resultados.

Etapas del cáncer de riñón

El cáncer de riñón tiene cinco etapas. Estas etapas indican la cantidad de cáncer que tiene en todo el cuerpo. Cuanto más alta sea la etapa, más grave es su condición. Cada etapa tiene una tasa de supervivencia potencial y un pronóstico diferentes.

Cómo se determinan las etapas del cáncer de riñón

El estadio del cáncer de riñón se determina mediante pruebas de diagnóstico. Por lo general, se realizarán estudios por imágenes para analizar el tumor o los tumores dentro del riñón.

También se realizarán pruebas de imagen para identificar metástasis en otras áreas del cuerpo, incluidos los pulmones, el cerebro y los huesos. Estas pruebas pueden incluir tomografías computarizadas, resonancias magnéticas, una gammagrafía ósea y una tomografía computarizada o una radiografía de tórax.

Cómo se propaga el cáncer

El cáncer se disemina por el cuerpo a través de estos tres caminos:

  • Sistema linfático: este sistema devuelve el exceso de líquido a la circulación e incluye ganglios linfáticos donde se agrupan las células del sistema inmunitario. Las células cancerosas que se desprenden del tumor original pueden viajar a través de los vasos linfáticos de paredes delgadas a otras partes del cuerpo. Las células de cáncer renal generalmente se asientan primero en los ganglios linfáticos más cercanos al riñón.
  • Sangre: Las células cancerosas también pueden desprenderse del tumor primario e infiltrarse en el torrente sanguíneo. Estas células se denominan células tumorales circulantes. Las células tumorales circulantes pueden atravesar la pared de un vaso sanguíneo y entrar en los tejidos de otros órganos.
  • Tejido: Las células cancerosas se pueden propagar a los tejidos que rodean el tumor ya los tejidos de otros órganos.

Las etapas del cáncer de riñón

La estadificación del cáncer de riñón se basa en el sistema TNM. Este sistema fue creado por el Comité Conjunto Estadounidense sobre el Cáncer:

  • T: tamaño y extensión localizada del tumor original
  • norte: Cuánta diseminación se ha producido en los ganglios linfáticos ubicados cerca del tumor original
  • METRO: metástasis fuera del riñón en otros órganos y ganglios linfáticos distantes

Nivel 1: La etapa 1 es la primera etapa del cáncer de riñón. Cuando se detecta cáncer de riñón durante la etapa 1, tendrá la tasa de supervivencia relativa a cinco años más optimista. Un tumor en etapa 1 mide menos de 7 centímetros y no se ha propagado fuera del riñón. No hay cáncer en los ganglios linfáticos ni metástasis.

Etapa 2: En esta etapa, el tumor mide más de 7 centímetros, pero aún no se ha propagado fuera del riñón.

Etapa 3: La etapa 3 es un cáncer más agresivo. En esta etapa, el tumor se ha diseminado a una vena grande y al tejido cercano, o es un tumor de cualquier tamaño que se ha diseminado fuera del riñón a los ganglios linfáticos cercanos.

Etapa 4: El cáncer renal en etapa 4 tiene el pronóstico menos favorable. El cáncer de riñón está en etapa 4 si el tumor primario ha ingresado a la glándula suprarrenal, ubicada en la parte superior del riñón. El cáncer de riñón también puede considerarse etapa 4 si es un tumor de cualquier tamaño y ha hecho metástasis en otras partes del cuerpo, incluidos los ganglios linfáticos distantes u otros órganos.

Distribuido por etapa

Los tumores en estadios 1 y 2 se consideran localizados. Los cánceres en etapa 3 y algunos en etapa 4 se consideran regionales. La mayoría de los cánceres en etapa 4 se consideran metastásicos/distantes.

Tasas de supervivencia a 5 años para el cáncer de riñón

Las tasas relativas de supervivencia a cinco años para el carcinoma de células renales están determinadas por la cantidad de metástasis que se ha producido:

  • Propagación localizada: El cáncer no se ha propagado fuera del riñón y la supervivencia a cinco años es del 93 %.
  • Propagación regional: El cáncer ya se propagó a los ganglios linfáticos u órganos cercanos y la supervivencia a cinco años es del 70 %.
  • Propagación distante: El cáncer se diseminó a áreas distantes del cuerpo, como los huesos, los pulmones o el cerebro, y la supervivencia a cinco años es del 13 %.

Varios factores pueden afectar las tasas de supervivencia y su pronóstico puede diferir de estas estimaciones. Comenzar el tratamiento temprano puede ralentizar o detener la metástasis, mejorando significativamente sus posibilidades de supervivencia o curación a largo plazo.

Muchas personas con cáncer de riñón sobreviven más de cinco años. Los tratamientos en constante mejora, incluida la terapia dirigida y la inmunoterapia, han tenido un impacto favorable en las tasas de supervivencia.

Otros factores también juegan un papel. Éstas incluyen:

  • Tu salud en general y tu edad
  • Qué tan bien responde a los tratamientos
  • El tipo o subtipo de cáncer de riñón que tiene
  • Si su cáncer reaparece o no
  • Factores del estilo de vida, como dejar de fumar

Lidiando con el cáncer de riñón

Lidiar con el cáncer de riñón no es fácil. Es importante recordar que no todas las personas con carcinoma de células renales tienen la misma respuesta al tratamiento.

Vivir con un diagnóstico de cáncer de riñón puede ser muy estresante. Cuidarse puede ayudarlo a sentirse mejor física y mentalmente. Incluso hay alguna evidencia de que los comportamientos proactivos pueden apoyar la longevidad, como hacer ejercicio y comer alimentos saludables.

Dejar de fumar también puede ayudar. Fumar cigarrillos es un factor de riesgo principal para el cáncer de riñón. Por supuesto, puede ser estresante tratar de dejar de fumar, especialmente si siente que el daño ya está hecho.

Sin embargo, los datos indican que dejar de fumar mejora las tasas de supervivencia en personas con carcinoma de células renales de células claras. También reduce el riesgo de contraer y morir a causa de otra enfermedad.

Trate de dormir lo suficiente. El descanso adecuado puede ayudarlo a mantener su fuerza. Es posible que necesite dormir más durante el tratamiento del cáncer mientras su cuerpo trabaja para repararse a sí mismo.

En su búsqueda para apoyar la salud, es posible que se sienta atraído por el pasillo de suplementos de su farmacia. Hable con su médico antes de tomar suplementos, incluso si parecen ser un refuerzo para la salud. Muchos suplementos, al igual que los analgésicos para el dolor, pueden dañar los riñones y no deben usarse.

Algunas personas son más reservadas que otras, y depende de ti cuánto les revelas a los demás sobre tu condición. Hablar con amigos cercanos y familiares puede brindar apoyo y fortaleza. También puede ayudar a encontrar a otras personas que están pasando por lo mismo.

Los grupos de apoyo, tanto en línea como en persona, pueden ser una forma beneficiosa de encontrar nuevos amigos que sepan de primera mano a lo que te enfrentas. Puede encontrar grupos de apoyo a través de CanCareel Sociedad Americana del Cáncery otras fuentes, como su hospital o centro de atención de tratamiento.

Resumen

La mayoría de los cánceres de riñón en adultos son carcinomas de células renales. A menudo se encuentran en una etapa avanzada ya que las primeras etapas tienen pocos síntomas. El pronóstico del carcinoma de células renales depende del subtipo y de si está localizado o se ha propagado a nivel regional oa distancia. Los factores individuales pueden marcar la diferencia en la longevidad de cualquier persona con este cáncer.

Una palabra de MEDSALUD

El carcinoma de células renales puede ser un diagnóstico aterrador, especialmente si ha progresado a etapas posteriores. Sus síntomas y tratamientos pueden tratarse mejor un día a la vez. Algunos días, puede sentir que tiene este ritmo. Otros días pueden ser más difíciles de superar.

No importa lo que traiga cada día, recuerde que las tasas de supervivencia dadas para esta enfermedad son cifras aproximadas. Muchas personas viven y prosperan mucho más allá de las tasas promedio. Cuidar tu salud física y emocional todos los días es un comportamiento proactivo que puede ayudarte a sentirte mejor y a vivir más extenso.

Preguntas frecuentes

  • ¿El cáncer de riñón es agresivo?

    Puede ser, dependiendo de la etapa. El cáncer de riñón se vuelve más agresivo a medida que avanza en cada etapa. Ciertos tipos, como el sarcoma renal, también pueden ser más agresivos que otros tipos.

  • ¿El cáncer de riñón es una sentencia de muerte?

    No. Cuando el cáncer de riñón se detecta temprano, tiene una alta tasa de supervivencia.

  • ¿El cáncer de riñón tiene cura?

    Algunos tipos de cáncer de riñón, como el tumor de Wilms en etapa temprana, se pueden curar. Sin embargo, el cáncer de cualquier tipo puede reaparecer. Después de recibir un diagnóstico de cáncer de riñón, necesitará un seguimiento médico para detectar signos de recurrencia.

  • ¿Qué tan rápido crece el cáncer de riñón?

    Esto puede depender del tipo de tumor o tumores que tenga. La tasa de crecimiento de los tumores puede ser difícil de estudiar, ya que la mayoría de las personas comienzan el tratamiento al momento del diagnóstico o poco tiempo después.

    Los estudios de vigilancia de pequeños tumores de cáncer renal en personas mayores mostraron que los tumores crecieron alrededor de 0,3 centímetros (menos de 1 pulgada) en un año.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.