Los electrolitos de nuestro cuerpo son ciertos elementos que son vitales para la vida. Nos afectan de manera profunda. Todo, desde la generación de energía de una célula cerebral hasta la electricidad de una célula nerviosa, desde el contenido de agua de nuestro cuerpo hasta el ritmo de nuestro corazón, y más, depende de que los electrolitos como el sodio, el potasio, el calcio, el magnesio y otros estén en un cierto rango (y usted pensé que un electrolito es algo que se toma para aliviar un calambre!). De hecho, la vida tal como la conocemos no existiría sin estos elementos que son una parte intrincada de nuestra fisiología.

Profundicemos en un territorio aún más profundo para comprender por qué nuestra existencia no habría sido posible sin estos electrolitos. Estos elementos aparentemente simples son, de hecho, el puente que nos conecta con el nacimiento mismo de nuestro universo. ¿Confundido? Bueno, aquí hay una explicación simple. Lo que llamamos electrolitos son elementos esenciales (como el sodio, el potasio o el magnesio) que surgieron durante los albores del universo.

Por ejemplo, el magnesio fue producido por la fusión nuclear del carbono en las estrellas. Eventualmente, una vez que la estrella explotó en una supernova gigante, el magnesio se extendió por todo el Universo y en nuestra fisiología. ¡Sí, hay un poco de polvo de estrellas en todos nosotros! Cuando el poeta persa del siglo XIII, Rumi, escribió la famosa frase: «Venimos girando de la nada, esparciendo estrellas como polvo», tenía parte de razón.

Electrolitos y el Riñón

Examinemos los electrolitos y sus trastornos desde una perspectiva mucho más mundana. Las anomalías electrolíticas son muy comunes en los estados de enfermedad renal por una razón simple: es el riñón el que generalmente tiene un papel central en el mantenimiento de los niveles normales de la mayoría de los electrolitos.Por lo tanto, estas anomalías son una consecuencia de la función renal anormal, más que una causa.

Tanto los niveles bajos como los altos de electrolitos se pueden ver cuando los riñones funcionan mal, pero pueden tener una multitud de otras causas indirectas. Los detalles más finos de cada posible causa y su respectivo tratamiento están fuera del alcance de este artículo. Sin embargo, aquí hay una breve descripción de los problemas relacionados con los niveles anormales de sodio.

Un estado de bajo nivel de sodio o hiponatremia

Por lo general, un nivel de sodio en la sangre de menos de 135 meq/L se considera anormal y se denomina hiponatremia. Dos determinantes principales del nivel de sodio en la sangre son (a) la cantidad de sodio en la sangre y (b) la cantidad de agua en la sangre. En muchos estados de enfermedad, un nivel bajo de sodio no es un problema de falta de sodio, sino de hecho un exceso de agua por la cantidad de sodio (que termina diluyendo efectivamente el contenido de sodio).

Recuerde, cuando medimos el nivel de sodio en la sangre, no es el absoluto cantidad de sodio, pero de hecho es concentración que miramos. Lo que significa que el contenido de agua de la sangre también afectará la concentración de sodio. Comprender este concepto es esencial para darse cuenta de por qué el sodio cae en ciertos estados de enfermedad y por qué el tratamiento no siempre es «comer más sal/sodio».

Algunas de las causas comunes de los niveles bajos de sodio son las siguientes (esta no es una lista exhaustiva):

  • Pérdida real de sodio de la sangre: Esto podría ocurrir por diarrea, vómitos, sudoración excesiva, etc. Esto se ve comúnmente en los corredores de larga distancia cuando la pérdida de sodio en el sudor empeora aún más con la ingesta oral de agua sin sal, amplificando aún más la caída de sodio. . En casos extremos, esto puede tener consecuencias potencialmente mortales, incluidas convulsiones.
  • Estados de exceso de agua: Estos incluirían insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis e insuficiencia renal avanzada.
  • SIADH: Esto representa el síndrome de producción inadecuada de hormona antidiurética. La ADH, u Hormona Antidiurética, es una hormona producida por el hipotálamo en el cerebro y regula la cantidad de agua retenida por el riñón. Cuando se produce una cantidad excesivamente alta de ADH, el nivel de sodio en la sangre disminuirá.
  • Causas hormonales: niveles bajos de tiroides, o hipotiroidismo, insuficiencia suprarrenal
  • Estados donde la ingesta excesiva de líquidos podría ser un problema: Esto puede ser causado por polidipsia primaria, donde la ingesta excesiva de agua diluirá el sodio en la sangre, causando esencialmente intoxicación por agua. También se puede crear un estado similar con el consumo de grandes cantidades de cerveza, lo que se conoce como «potomanía de la cerveza».

Tratamiento de la hiponatremia

Una vez que se ha confirmado un nivel bajo de sodio en los análisis de sangre, el tratamiento dependerá de cuál sea la causa del bajo nivel de sodio e incluso de qué tan rápido se haya desarrollado. Por ejemplo, en estados de exceso de agua en el cuerpo (como insuficiencia cardíaca congestiva o SIADH), se instituyen restricciones de agua o estrategias orientadas a promover la excreción de agua del cuerpo. Por otro lado, en estados donde existe un déficit real de sal/sodio en el cuerpo, se recomienda reemplazar el sodio en forma de tabletas de sal o como parte de líquidos intravenosos. Una corrección rápida podría ser peligrosa, especialmente cuando la hiponatremia ha persistido por un tiempo.

Un caso de nivel de sodio demasiado alto o hipernatremia

Un nivel de sodio en la sangre superior a 145 meq/L se denomina «hipernatremia». La causa más común de hipernatremia es un aumento en el sodio creado debido a una déficit de agua. Por lo tanto, los estados de enfermedad asociados con la deshidratación o el aumento de la pérdida de agua del cuerpo (como la diabetes insípida) pueden causar hipernatremia. La persona promedio generalmente comienza a tener una fuerte sensación de sed cuando los niveles de sodio comienzan a subir en la sangre. Mientras tengan acceso al agua, el nivel de sodio debería bajar. El problema, sin embargo, surge si las personas no tienen acceso al agua, o si pierden demasiada agua por los riñones o el intestino, o si no pueden sentir la sed (como puede ocurrir en pacientes de edad avanzada). Dado que la mayoría de los estados de hipernatremia involucran deshidratación, las estrategias de tratamiento incluyen la administración de líquidos IV ricos en agua o la ingesta oral de agua.

Estas son algunas de las causas comunes del alto nivel de sodio en la sangre:

  • Pérdida excesiva de agua de la piel, como podría ocurrir por sudoración excesiva o quemaduras.
  • Pérdida de agua del intestino/diarrea
  • Diabetes insípida, un estado en el que el exceso de agua se pierde en la orina
  • Incapacidad para sentir la sed debido a problemas con cierta parte del cerebro que regula la sed (llamada hipotálamo)
  • Sobrecarga de sodio o envenenamiento por sal: esto puede ocurrir por la administración accidental de solución salina demasiado concentrada a pacientes a los que se les administra solución salina «hipertónica» concentrada (por ejemplo, en casos de traumatismo craneoencefálico). Grandes cantidades de ingesta de sal teóricamente también pueden conducir a esto. De hecho, la sal puede ser absorbida a través de la piel de los bebés, un fenómeno visto como una complicación de la costumbre de «salar» que se practica en partes de Turquía.

¿Qué efecto tiene sobre usted el contenido alto o bajo de sodio?

Los síntomas de los niveles anormales de sodio dependen de la gravedad de la anomalía y de la rapidez de su desarrollo. Pueden variar desde síntomas leves, como dolor de cabeza, hasta síntomas más graves, como anomalías en la marcha, calambres, cambios en el ritmo cardíaco, etc. Una complicación temida del nivel de sodio excesivamente bajo es el riesgo de convulsiones.Por lo tanto, es necesario un tratamiento oportuno.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.