El tratamiento del agrandamiento de la próstata, también conocido como hiperplasia prostática benigna (HPB), generalmente implica medicamentos como los alfabloqueantes y los inhibidores de la 5-alfa reductasa que ayudan a aliviar los síntomas del tracto urinario inferior, como la vacilación al orinar, el goteo, el esfuerzo o la sensación de que no puede vaciar la vejiga.

La cirugía está reservada para personas con síntomas del tracto urinario inferior de moderados a graves, como aquellas con retención urinaria (incapacidad para vaciar la vejiga) o urgencia intensa durante el día o la noche. Sin embargo, en determinadas circunstancias, la cirugía puede ser el tratamiento de primera línea de la HPB.

Este artículo analiza las opciones de tratamiento para la hiperplasia prostática benigna, incluido qué hacer si el tratamiento falla. También explora cambios en el estilo de vida y tratamientos alternativos que pueden ayudar a controlar una afección que afecta aproximadamente a la mitad de todos los hombres a los 70 años.

Opciones de tratamiento de primera línea para la hiperplasia prostática benigna

La HPB es una afección progresiva que afecta principalmente a hombres mayores en la que el agrandamiento de la próstata impide el flujo de orina a través de la uretra (el tubo por el que la orina sale del pene), provocando una serie de síntomas del tracto urinario inferior (STUI).

La HPB no se puede curar, pero se puede controlar eficazmente con tratamientos. El objetivo principal del tratamiento de la HPB es aliviar los STUI y mejorar el flujo urinario.

El tratamiento estándar de primera línea para la HPB implica diferentes medicamentos que mejoran la micción (el vaciado de la vejiga). Con menos frecuencia, hay casos en los que la cirugía de próstata puede ser una opción razonable de primera línea.

¿Quién trata la HPB?

El agrandamiento de la próstata generalmente es tratado por un especialista del tracto urinario y reproductivo masculino conocido como urólogo. Los casos más leves pueden ser tratados por su proveedor de atención primaria, quien puede derivarlo a un urólogo cuando los tratamientos estándar no brindan alivio.


Medicamentos

Comúnmente se recetan varias clases de medicamentos a personas con HPB. Estos pueden usarse solos (monoterapia) o con otros medicamentos (terapia combinada).

Bloqueadores alfa son la opción más común para el tratamiento de primera línea de la HPB. Se recomiendan para el tratamiento de STUI de moderados a graves y ayudan a mejorar el flujo de orina al relajar los músculos lisos de la próstata y el cuello de la vejiga.

La licencia de alfabloqueantes para el uso de BPH incluye:

  • Cardura (doxazosina)
  • Flomax (tamsulosina)
  • Hytrin (terazosina)
  • Rapaflo (silodosina)
  • Uroxatral (alfuzosina)

Los posibles efectos secundarios de los alfabloqueantes incluyen dolores de cabeza, debilidad, congestión nasal, hipotensión ortostática (mareos al estar de pie), problemas de eyaculación y disfunción eréctil.

Otra clase de drogas, Inhibidores de la 5-alfa reductasa (5-ARI), pueden usarse solos, pero se recetan más comúnmente junto con un alfabloqueante. Pueden ayudar a prevenir la progresión de los STUI y/o reducir la necesidad de cirugía de próstata.

Estos 5-ARI funcionan bloqueando una enzima llamada dihidrotestosterona (DHT) que es responsable del agrandamiento de la próstata. Al hacerlo, los medicamentos pueden «reducir» el tamaño de la glándula hasta en un 17%.

Las dos opciones de 5-ARI aprobadas para su uso en los Estados Unidos son:

Los efectos secundarios de los 5-ARI incluyen pérdida de la libido (deseo sexual), problemas de eyaculación y disfunción eréctil.

Se pueden agregar otros medicamentos al plan de tratamiento para personas con STUI graves y/o para ayudar a contrarrestar los efectos secundarios de los alfabloqueantes y los 5-ARI. Entre ellos están:

  • Fármacos anticolinérgicos como Detrol (tolterodina), Ditropan (oxibutinina), Enablex (darifenacina), Sanctura (trospium), Toviaz (fesoterodina) y Vesicare (solifenacina) se pueden usar para tratar la incontinencia de urgencia y nicturia (la necesidad de orinar por la noche).
  • Agonistas de los receptores adrenérgicos beta-3 como Myrbetriq (mirabegron) y Gemtesa (vibegron) también pueden ayudar a tratar la incontinencia urgente y la nicturia, así como otros síntomas de HPB como la frecuencia urinaria (la necesidad de orinar con frecuencia) y la urgencia urinaria (la necesidad de orinar con urgencia).
  • Inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (PDE5) puede usarse para tratar la disfunción eréctil con o sin síntomas de HPB. Cialis (tadalafilo), administrado en una dosis diaria de 5 miligramos (mg), es la opción recomendada. Los estudios sugieren que Cialis diario puede ayudar a mejorar el flujo urinario y la calidad de la erección.

¿Qué es Jalyn?

Jalyn es un fármaco combinado de dosis fija que contiene 1,5 mg de dutasterida y 0,4 mg de tamsulosina. Se ha demostrado que la combinación de un alfabloqueante y 5-ARI en una sola cápsula mejora la adherencia al tratamiento y mantiene el alivio de los síntomas moderados de HPB en personas con riesgo de progresión.

Cirugía

La cirugía de próstata generalmente está indicada para personas con complicaciones de la HPB, incluida una función renal deficiente, infecciones recurrentes del tracto urinario (ITU), cálculos renales recurrentes y hematuria macroscópica (sangre visible en la orina). También se puede considerar cuando fracasan los tratamientos conservadores para la retención urinaria.

Según la Sociedad Estadounidense de Urología, existen circunstancias en las que la cirugía puede ser una opción temprana razonable para el tratamiento de la HPB. Esto incluye tratar a personas que quieren evitar el consumo diario de medicamentos o a aquellas que han experimentado efectos secundarios intolerables.

Las personas que inicialmente presentan complicaciones de HPB también pueden ser remitidas a un urólogo para cirugía como opción de tratamiento de primera línea.

Las opciones quirúrgicas incluyen:

  • Resección transuretral de la próstata (RTUP): Esto implica la inserción de un endoscopio estrecho (llamado cistoscopio) en la uretra para acceder a la glándula prostática y eliminar el exceso de tejido con electrocauterio (calor) o tecnología láser.
  • Prostatectomía simple: Esta cirugía generalmente se usa para extirpar una próstata muy grande, ya sea con cirugía abierta (que involucra un bisturí y una incisión grande), laparoscopia (que involucra pequeñas incisiones con endoscopios y herramientas especializados) o cirugía robótica.
  • Incisión transuretral de la próstata (TUIP): Esta es una forma más simple de RTUP, comúnmente utilizada cuando la glándula prostática es más pequeña. En lugar de extirpar grandes secciones de la glándula prostática, se realizan uno o dos pequeños cortes para mejorar el flujo urinario.
  • Vaporización transuretral de la próstata (TUVP): Este procedimiento, similar a la TURP, utiliza una corriente eléctrica de alto voltaje para vaporizar los tejidos de la próstata. Esto provoca menos sangrado e hinchazón postoperatoria.
  • Enucleación de la próstata con láser de holmio (HoLEP): Esta cirugía, similar a la TURP, utiliza un láser especializado para extirpar los tejidos de la próstata, después de lo cual un instrumento separado corta el tejido en fragmentos fácilmente extraíbles.
  • Elevación uretral prostática (PUL): Esta cirugía mínimamente invasiva también utiliza un cistoscopio para acceder a la próstata pero, en lugar de cortar tejidos, separa los lóbulos de la glándula prostática para mejorar el flujo urinario.
  • Terapia térmica con vapor de agua (WVTT): Esta cirugía mínimamente invasiva, similar a la RTUP, extirpa (destruye) los tejidos de la próstata con energía térmica en forma de vapor sobrecalentado.
  • Embolización de la arteria prostática (EAP): Esto implica la inserción de un tubo estrecho llamado catéter en una arteria de la muñeca o la ingle. Luego, el catéter se introduce en la glándula prostática, donde inyecta sustancias químicas que reducen el flujo sanguíneo, lo que hace que la glándula se encoja gradualmente.

La cirugía de próstata puede causar efectos secundarios. Algunos, como sangre en la orina, dolor al orinar o dificultad para orinar, son temporales. Otros, como la disfunción eréctil, la incontinencia urinaria y la eyaculación retrógrada (cuando eyaculas en la vejiga en lugar de fuera del pene) pueden ser más duraderos o permanentes.

Terapias de HPB versus cirugía

La elección entre medicamentos o cirugía para el tratamiento de la HPB es muy personal. Si bien la cirugía inicial ofrece un mejor alivio de los STUI, también es más riesgosa y tiene una mayor tasa de efectos secundarios sexuales.

Por otro lado, el uso prolongado de medicamentos para la HPB también puede causar efectos secundarios sexuales en hasta el 7% de los usuarios. Si bien los medicamentos son menos costosos, pueden retrasar los tratamientos quirúrgicos. Este retraso puede aumentar el riesgo de complicaciones posoperatorias una vez realizada la cirugía.

Afortunadamente, procedimientos más nuevos y menos invasivos como HoLEP, PUL, WVTT o PAE han reducido en gran medida el riesgo de complicaciones posoperatorias incluso entre adultos mayores con próstatas extremadamente grandes.

Al final, no existe una solución única para la HPB. El tratamiento debe ser individualizado, teniendo en cuenta múltiples factores como su edad, síntomas, intenciones de embarazo, cobertura de seguro, condiciones médicas concurrentes y el tamaño y tasa de crecimiento de su próstata.

Hable con su urólogo sobre cualquier inquietud que tenga sobre los tratamientos de BPH. Es posible que haya alternativas para explorar que sean más apropiadas para usted como individuo. En caso de duda, no dude en buscar una segunda opinión de un especialista cualificado.

¿Qué tan exitoso es el tratamiento de la HPB?

Las terapias farmacológicas para la HPB varían en su efectividad. Los estudios han demostrado que la combinación de un alfabloqueante y 5-ARI en personas con STUI moderados reduce el riesgo de progresión de la HPB en un 66% en comparación con ningún tratamiento.

Cuando se usan solos, los medicamentos sólo tienen una eficacia modesta. A modo de ejemplo, los alfabloqueantes, considerados la columna vertebral del tratamiento médico, tienen una eficacia del 50% para aliviar los STUI y del 40% para mejorar el flujo urinario.

Uno de los problemas es que a las personas con HPB a menudo se les prescribe monoterapia cuando se pueden utilizar terapias combinadas más efectivas. Un estudio de 2016 de la Universidad de Montreal encontró que de 1.120 adultos diagnosticados con HPB, al 87,6% se les prescribió monoterapia en forma de alfabloqueante (69,9%) o 5-ARI (26,6%).

Eficacia de la cirugía de próstata

Hasta la fecha, la cirugía, principalmente en forma de RTUP, sigue siendo el estándar de oro para el tratamiento de la HPB. En comparación con los medicamentos, la RTUP puede mantener el alivio de los síntomas, aumentar el flujo urinario y reducir la necesidad de un nuevo tratamiento.

Un estudio europeo de 2021 sugiere que la RTUP puede aumentar el flujo de orina en un 74,2 % y aliviar los STUI hasta en un 91 %. Esto está más o menos en línea con otros estudios que han informado una reducción del 85% en los síntomas de HPB después de la RTUP.

Tratamientos alternativos (sin fármacos) para la HPB

Los remedios a base de hierbas se comercializan comúnmente para personas con agrandamiento de la próstata, pero hay pocos estudios a gran escala disponibles que respalden sus afirmaciones sobre la salud. Dicho esto, varios remedios se han mostrado prometedores y pueden ser beneficiosos para quienes, de otro modo, evitarían las terapias farmacológicas.

Las opciones alternativas incluyen:

  • palma enana americana: Se cree que esta planta perteneciente a la familia de las palmeras suprime la DHT y, al hacerlo, ayuda a reducir el tamaño de la próstata de la misma manera que un 5-ARI.
  • Selenio: Este mineral esencial procedente de la carne, el pescado y los lácteos tiende a ser bajo en personas con HPB. Por el contrario, se cree que la suplementación con selenio reduce el riesgo de HPB.
  • licopeno: Este compuesto de origen vegetal que da color rojo a alimentos como los tomates y la sandía tiene efectos antioxidantes que pueden prevenir los cambios celulares que conducen a la HPB.

Hay alguna evidencia de un beneficio. Un estudio de 2018 en BJU Internacional descubrió que la combinación de palma enana americana, selenio y licopeno era «no inferior» a Cialis 5 mg para mejorar los síntomas de la HPB.

Otro estudio publicado en la revista Próstata en 2014 descubrió que la palma enana americana, el selenio y el licopeno combinados con Flomax eran más efectivos que Flomax solo para aliviar los STUI en adultos con HPB.

Síntomas persistentes de agrandamiento de la próstata: próximo curso de tratamiento

Incluso con tratamientos estándar como la RTUP, aproximadamente 1 de cada 20 personas que se someten a cirugía experimentarán un nuevo crecimiento de la HPB, lo que conducirá a una segunda cirugía más adelante en la vida. El riesgo de esto parece ser el mismo independientemente del tipo de cirugía utilizada.

Un estudio de 2023 en Cáncer de próstata y enfermedad prostática Un estudio en el que participaron 43.147 personas tratadas quirúrgicamente por HPB encontró que la tasa de retratamiento era en gran medida la misma para TURP (5,3%), PUL (5,9%), WVTT (6,2%) y otras intervenciones quirúrgicas comunes.

Al final, no existe un enfoque estándar para el retratamiento quirúrgico de la HPB. La decisión de tratar (y cómo tratar) es, en última instancia, una decisión compartida en la que tanto usted como su proveedor de atención médica sopesan los beneficios y los riesgos.

Otras formas de apoyar la salud de la próstata

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ser beneficiosos para su salud y bienestar si vive con BPH. Lo siguiente debe ser parte de su plan de tratamiento independientemente de la gravedad de su afección:

  • Incrementa tu actividad física: Incluso el ejercicio de intensidad moderada, como caminar a paso ligero, puede ayudar a aliviar los síntomas de la HPB. Un estudio de 2015 encontró que las personas que hacían ejercicio una o más horas por semana tenían un 13% menos de probabilidades de reportar nicturia y un 34% menos de probabilidades de reportar nicturia severa.
  • Controle su ingesta de líquidos: Aunque necesita beber la cantidad recomendada de agua todos los días para mantener una buena salud, trate de reducir la ingesta de líquidos antes de acostarse para evitar la necesidad de orinar durante la noche.
  • Seguir un horario de anulación del tiempo: Para evitar mejor la urgencia urinaria, vaya al baño cada dos horas para vaciar la vejiga. Intenta no pasar más de tres horas sin ir al baño.
  • Limitar el alcohol y la cafeína: La cafeína no sólo actúa como diurético (elimina líquidos del cuerpo) y como irritante de la vejiga, sino que también puede estimular hormonas como la DHT que dan lugar a la HPB.
  • Orinar en posición sentada: Orinar sentado en lugar de estar de pie puede ayudar con la vacilación o retención urinaria. Hacerlo mejora el flujo urinario, disminuye el tiempo que lleva vaciar la vejiga y reduce la cantidad de orina que queda en la vejiga después de orinar.

Resumen

La hiperplasia prostática benigna (HPB), o agrandamiento de la próstata, se trata con medicamentos como alfabloqueantes e inhibidores de la 5-alfa reductasa que reducen los síntomas del tracto urinario inferior, mejoran el flujo urinario y ayudan a retardar la progresión de la HPB.

Se pueden usar otros medicamentos recetados como Cialis (tadalafil) y Myrbetriq (mirabegron) o hierbas medicinales como la palma enana americana para complementar el tratamiento.

Generalmente se recomienda la cirugía cuando los tratamientos conservadores fallan o se desarrollan complicaciones (como ITU recurrentes). También se puede utilizar si una persona quiere evitar el tratamiento farmacológico diario o ha experimentado efectos secundarios intolerables.

Si bien la cirugía es más efectiva para aliviar los síntomas de la HPB, conlleva un mayor riesgo de efectos secundarios sexuales y requiere tratamiento nuevamente en 1 de cada 20 casos.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.