Tres problemas comunes que afectan la salud vaginal son las infecciones por hongos, tricomoniasisy bacteriano vaginosis. A menudo tienen síntomas similares, como picazón persistente, secreción anormal o dolor al orinar.

Sin embargo, estos tres problemas vaginales son diferentes y también lo son sus causas. Es importante obtener un diagnóstico preciso de lo que está causando los síntomas porque los tratamientos también son diferentes. Su proveedor de atención médica puede garantizar un tratamiento temprano y efectivo para ayudarlo a evitar complicaciones.

Este artículo analiza estas tres afecciones vaginales comunes y sus síntomas. También ofrece algunas ideas sobre cómo prevenir que ocurran estas infecciones y trastornos.

Las infecciones por hongos

Una candidiasis es causada por un crecimiento excesivo del hongo llamado cándida. Normalmente vive dentro del cuerpo (en lugares como la boca, la garganta, el intestino y la vagina) y en la piel en pequeñas cantidades sin causar ningún problema.

Sin embargo, algunos factores, como los antibióticos, el embarazo, la diabetes no controlada o un sistema inmunitario debilitado (aunque solo sea por el estrés), pueden alterar el equilibrio de las bacterias en la vagina, lo que hace que la levadura se multiplique. Sin intervención, la levadura prospera gracias al alojamiento cálido y húmedo de la vagina.

¿Qué tan comunes son las infecciones por Candida?

Tres de cada cuatro personas que tienen vagina experimentarán al menos una candidiasis vaginal durante su vida. Alrededor del 8% tendrá infecciones recurrentes, tres o más veces al año. Casi siempre ocurren durante los años fértiles, después del inicio de la pubertad y antes de la menopausia, probablemente debido al cambio dramático en las hormonas en estos momentos.

El síntoma más común de la candidiasis es una picazón extrema dentro y alrededor de la vagina. Otros signos y síntomas que puede experimentar incluyen:

  • Ardor, enrojecimiento e hinchazón de la vagina y la vulva (área alrededor de la vagina)
  • Dolor o malestar al orinar
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor
  • Un flujo vaginal espeso y blanco que parece requesón y no tiene mal olor.

La mayoría de las infecciones por hongos son leves, pero algunas personas pueden desarrollar infecciones graves que involucran enrojecimiento, hinchazón y grietas en la pared de la vagina.

Algunas personas experimentan candidiasis con frecuencia, por lo que están familiarizadas con los síntomas y el curso del tratamiento. Puede comprar una crema, un supositorio o una tableta antimicóticos de venta libre que se pone en la vagina durante uno a siete días, según lo que elija.

Su proveedor de atención médica también puede recetarle una pastilla llamada Diflucan (fluconazol) que toma por vía oral una vez para tratar la infección.

El tratamiento para una candidiasis no curará una infección de transmisión sexual (ITS) ni una vaginosis bacteriana, cualquiera de las cuales podrías tener, lo que te pone en riesgo de sufrir complicaciones por esas afecciones.

Además, su cuerpo puede volverse más resistente a los medicamentos antimicóticos si los usa cuando no tiene una infección por hongos, lo que puede dificultar la eliminación de una infección por hongos en el futuro.

Si es la primera vez que tiene estos síntomas, es importante que consulte a su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico formal y descartar otras posibilidades, especialmente porque las investigaciones muestran que dos de cada tres personas que compran medicamentos antimicóticos para la candidiasis vaginal infección en realidad no tiene uno.

tricomoniasis

La tricomoniasis es causada por un parásito y se transmite a través de relaciones sexuales sin protección. Es la ITS curable más común y puede transmitirse incluso cuando no tiene síntomas de tricomoniasis.Las personas de ambos sexos pueden contraer esta infección, aunque es más común en aquellas que tienen vagina.

El tiempo entre la exposición a la tricomoniasis y la aparición de los síntomas puede oscilar entre cinco y 28 días. Usted puede notar:

  • Picazón, ardor, enrojecimiento y dolor en los genitales
  • Secreción fina o espumosa con un olor a pescado inusual que puede ser transparente, blanca, amarillenta o verdosa
  • Molestias durante las relaciones sexuales
  • Dolor o malestar al orinar
  • Dolor pélvico, aunque esto es raro.

El tratamiento para la tricomoniasis implica uno de dos antibióticos: Flagyl (metronidazol) o Tindamax (tinidazol). Si la tricomoniasis no se trata, corre un mayor riesgo de contraer el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) si está expuesto.

Si tiene VIH, la tricomoniasis no tratada hace que sea más probable que transmita el VIH a sus parejas sexuales, razón por la cual los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que se haga una prueba de tricomoniasis todos los años si tiene VIH. positivo.

¿Tu pareja necesita tratamiento?

Si sospecha que puede tener tricomoniasis, debe abstenerse de tener relaciones sexuales y consultar a su proveedor de atención médica de inmediato. Si su proveedor de atención médica le diagnostica tricomoniasis, su(s) pareja(s) sexual(es) también debe(n) ser diagnosticada(s) y recibir el tratamiento necesario. No debe reanudar las relaciones sexuales hasta que tanto usted como su pareja reciban tratamiento y estén libres de síntomas.

Vaginosis bacteriana (VB)

La vaginosis bacteriana (VB) es la causa más común de flujo vaginal durante los años reproductivos. La VB generalmente ocurre cuando hay más bacterias dañinas que buenas en la vagina. Específicamente, la VB se desarrolla cuando el equilibrio normal de Lactobacillus las bacterias que colonizan en la vagina son expulsadas por un crecimiento excesivo de otras bacterias.

Si bien no hay una respuesta definitiva sobre las causas de la VB, se conocen algunos factores que aumentan el riesgo de contraerla, entre ellos:

  • Tener parejas sexuales nuevas o múltiples
  • Estar embarazada
  • Usar duchas vaginales
  • Tener un dispositivo intrauterino (DIU)
  • No usar condón en cada acto sexual

Aunque muchas personas no tienen síntomas evidentes de vaginosis bacteriana, las que sí los tienen pueden notar lo siguiente:

  • Un olor vaginal a pescado
  • Un flujo vaginal anormal que es blanco o gris y que puede ser acuoso o espumoso
  • Prurito y/o irritación vaginal.
  • Sensación de ardor al orinar

La VB se trata con antibióticos y no responde a los medicamentos antimicóticos para las infecciones por hongos, aunque los síntomas son similares. Debe abstenerse de tener relaciones sexuales hasta que se complete su tratamiento.

Si su pareja es hombre, no necesitará tratamiento, pero si tiene una pareja mujer, ella también puede tener VB y también debe ver a un proveedor de atención médica. Si no se trata, la VB puede aumentar su riesgo de contraer ITS y VIH, así como provocar un parto prematuro o un bebé con bajo peso al nacer si está embarazada.

Prevención

Normalmente, su vagina tiene un equilibrio saludable de hongos y bacterias, pero ciertos factores pueden alterar ese equilibrio. Si eres propensa a las infecciones vaginales, considera los siguientes consejos para ayudar a mantener el equilibrio en el ambiente de tu vagina:

  • Usar ropa interior con entrepierna de algodón.
  • Evite las pantimedias, las polainas o los jeans ajustados.
  • Manténgase alejado de las duchas vaginales
  • No utilices productos femeninos perfumados ni papel higiénico.
  • Asegúrese de cambiar los tampones, protectores y toallas higiénicas con frecuencia.
  • Quítese la ropa mojada lo antes posible
  • Limpie siempre de adelante hacia atrás

Resumen

Las infecciones por hongos, la tricomoniasis y la vaginosis bacteriana son los problemas vaginales más comunes. Todas son afecciones tratables, pero deben diagnosticarse con precisión porque se manejan de diferentes maneras.

La tricomoniasis, una ITS causada por una infección parasitaria, debe tratarse con antibióticos. Lo mismo ocurre con la vaginosis bacteriana, pero en cambio está relacionada con el equilibrio de los tipos de bacterias en la vagina y puede tener más de una causa.

Los antibióticos no ayudan en absoluto con una infección por hongos (se necesitan medicamentos antimicóticos) y, a veces, incluso pueden provocar la infección. Así que asegúrese de comunicarse con su proveedor de atención médica acerca de sus síntomas vaginales para garantizar un diagnóstico preciso.

Una palabra de MEDSALUD

Si bien aquí se analizan los problemas vaginales más comunes asociados con el flujo vaginal, existen otros que pueden tener algunos síntomas superpuestos, como infecciones del tracto urinario (ITU), vaginitis y vulvodinia. Tenga en cuenta que sus síntomas pueden surgir de una serie de condiciones.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.