Las personas que se han sometido a un trasplante corren un mayor riesgo de tener malos resultados con la COVID-19 que el público en general. Sin embargo, a algunos receptores de trasplantes les preocupa la seguridad de la vacunación contra la COVID-19. También existen preocupaciones sobre si el virus SARS-CoV-2 (que causa el COVID-19) o las vacunas contra el COVID-19 podrían interferir con los medicamentos diarios requeridos para los pacientes trasplantados.

Conozca por qué los receptores de trasplantes tienen un mayor riesgo de COVID-19 grave, la importancia de la vacunación y cómo mantenerse a salvo.

Trasplante y riesgo de COVID-19

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) actualizan continuamente su lista de afecciones médicas asociadas que ponen a las personas en riesgo de COVID-19 grave y:

  • estar hospitalizado
  • Necesitando cuidados intensivos
  • Necesitar un ventilador para respirar
  • Muriendo

La edad sigue siendo el mayor factor de riesgo para los malos resultados de COVID-19. Además, el riesgo de desarrollar COVID-19 grave aumenta a medida que aumenta la cantidad de afecciones médicas subyacentes. Algunas de estas condiciones incluyen:

Las personas con un trasplante de órgano sólido (SOT) o un trasplante de células madre hematopoyéticas (HSCT) también tienen un alto riesgo de desarrollar COVID-19 grave. Esto se debe principalmente a:

  • Condiciones médicas coexistentes, como enfermedad renal o hepática crónica
  • El propio trasplante
  • La necesidad de medicamentos que supriman el sistema inmunológico.

Las personas con un trasplante deben tomar medicamentos que suprimen el sistema inmunitario para evitar el rechazo del órgano del donante. Cuando una persona recibe un trasplante, el nuevo órgano o tejido se considera extraño al cuerpo y el sistema inmunitario ataca lo que cree que es un invasor extraño.

El uso de inmunosupresor medicamentos influye en este proceso para que los receptores de trasplantes puedan vivir vidas más largas y saludables. Sin embargo, la inmunosupresión también pone a una persona en riesgo de contraer otras infecciones y una COVID-19 grave.

Altos riesgos para pacientes trasplantados

Los pacientes trasplantados tienen un mayor riesgo en comparación con la población general de contraer el SARS-CoV-2 debido a su contacto frecuente con el sistema de salud. Los síntomas de COVID-19 son los mismos en pacientes trasplantados y no trasplantados.

Complicaciones de Trasplantes y COVID-19

La complicación más preocupante de COVID-19 en cualquier persona es la enfermedad crítica o la muerte. La enfermedad crítica se define como insuficiencia respiratoria y/o insuficiencia multiorgánica.

Una encuesta nacional realizada en marzo de 2020 en los centros de trasplante de EE. UU. informó la gravedad de la COVID-19 en 148 receptores de SOT. COVID-19 fue:

  • Leve en el 54% de los receptores
  • Moderado en el 21% de los receptores
  • Crítico en el 25% de los receptores

Entre los receptores de trasplantes hospitalizados con COVID-19, las tasas de mortalidad han llegado al 28%. Esto es mucho más alto que la tasa de mortalidad del 1% al 2% en la población general.

Amplia variabilidad de las tasas de mortalidad

La tasa de mortalidad en pacientes con SOT y HSCT varía ampliamente en todo el mundo. Los investigadores continúan con sus evaluaciones para determinar el riesgo más preciso de muerte por COVID-19 para las personas que se han sometido a un trasplante.

Una evaluación de 318 receptores de HSCT encontró una tasa de mortalidad de aproximadamente 32 % a 33 % dentro del mes posterior al diagnóstico de COVID-19. Esta tasa de mortalidad era la misma si el trasplante era alogénico, es decir, de otra persona, o autólogo, es decir, del propio receptor.

Un estudio encontró que la tasa de mortalidad entre los receptores de trasplantes de corazón que contrajeron COVID-19 era de aproximadamente el 25 %.

Algunos pacientes trasplantados tienen menos riesgo que otros

Es posible que a los pacientes de trasplante de hígado no les vaya tan mal como a otros pacientes de trasplante. Puede ser un desafío determinar la diferencia en la probabilidad de complicaciones y muerte entre pacientes de trasplante específicos, por ejemplo, receptores de trasplante de hígado, riñón o pulmón. Sin embargo, en su conjunto, los pacientes trasplantados tienen un mayor riesgo de resultados adversos.

Otras complicaciones de COVID-19 en receptores de trasplantes incluyen lesión renal aguda, órganos dañados y COVID prolongado (problemas de salud continuos o recurrentes debido a la enfermedad).

Lesión renal aguda

Aparte de la falla general respiratoria y orgánica, una de las complicaciones más frecuentes en pacientes hospitalizados con COVID-19 es la lesión renal aguda.

Esta complicación puede ser particularmente preocupante para los receptores de trasplantes de riñón. Sin embargo, también puede ocurrir en otros tipos de pacientes trasplantados. En un estudio, aproximadamente el 32 % de los receptores de trasplante de hígado requirieron diálisis debido a una lesión renal aguda durante el ingreso hospitalario por COVID-19.

La lesión renal aguda puede ser temporal. Aun así, un informe indica que el 11 % de los pacientes con trasplante de riñón sufrieron pérdida del injerto (la pérdida del riñón trasplantado).

Daño a órganos trasplantados

Otras complicaciones en pacientes con TOS están relacionadas con la lesión del propio órgano trasplantado.

Los investigadores encontraron que aproximadamente el 76% de los pacientes con trasplante de corazón sufrieron una lesión cardíaca durante la infección.

En un solo centro en la ciudad de Nueva York, los pacientes con trasplante de pulmón tenían más probabilidades de requerir cuidados intensivos. Si necesitaban ventilación mecánica para ayudarlos a respirar, tenían casi un 100% de mortalidad.

COVID largo

Finalmente, las personas con un trasplante podrían tener más probabilidades de desarrollar una COVID prolongada.

Aunque todavía se están realizando investigaciones para comprender mejor esta enfermedad crónica, algunos expertos creen que las personas con múltiples problemas médicos subyacentes y las que fueron hospitalizadas por COVID-19 podrían tener un mayor riesgo de desarrollar COVID prolongado.

Los investigadores todavía están descubriendo qué grupos corren el mayor riesgo de síntomas crónicos de COVID-19. Un estudio reciente sugiere cuatro factores que aumentan el riesgo de una persona de desarrollar una COVID prolongada. Éstas incluyen:

  • Diabetes tipo 2 subyacente
  • Una alta carga viral de ARN del SARS-CoV-2 (cuánto virus hay en el cuerpo) al comienzo de la enfermedad
  • Una reactivación de otro virus comúnmente contraído durante la infancia llamado virus de Epstein-Barr (que causa mononucleosis infecciosa o mono)
  • El desarrollo de autoanticuerpos en los que el sistema inmunitario de una persona ataca por error los tejidos corporales.

Sin embargo, los investigadores todavía están descubriendo qué factores ponen a las personas en mayor riesgo de tener una COVID prolongada. El CDC indica que incluso las personas que no tenían síntomas significativos de COVID-19 pueden desarrollar condiciones post-COVID.

Además, la idea inicial era que las personas hospitalizadas con COVID-19 tenían más probabilidades de desarrollar una COVID prolongada. Sin embargo, no está claro si los síntomas a largo plazo están relacionados con la enfermedad en sí o con los efectos de una hospitalización prolongada.

Tratamientos de trasplante y COVID-19

Los receptores de trasplantes suelen continuar con tratamientos que suprimen el sistema inmunitario. Estos tratamientos son necesarios para que el sistema inmunitario de una persona no ataque el tejido trasplantado.

Si bien estos tratamientos prolongan efectivamente la vida de las personas que han recibido trasplantes, los dejan en riesgo de desarrollar otras infecciones o COVID-19 grave. Por lo tanto, los receptores de trasplantes deben prestar especial atención a la prevención de enfermedades mediante el lavado de manos, el distanciamiento social, el uso de mascarillas y la vacunación.

Ajuste de las dosis de medicamentos inmunosupresores

Si una persona que se ha sometido a un trasplante desarrolla COVID-19, debe analizar la atención adicional con su especialista en trasplantes antes de ajustar la medicación inmunosupresora. Ajustar los medicamentos por sí solo puede causar problemas significativos con el trasplante.

Además, en este momento, no está completamente claro para los expertos si los pacientes deben continuar, reducir o suspender sus terapias inmunosupresoras. Si bien tiene sentido que continuar con el tratamiento obstaculice la capacidad de una persona para combatir el COVID-19, también existe alguna evidencia de que los agentes inmunosupresores específicos ayudan a prevenir el COVID-19 grave.

Interacciones fármaco-fármaco

Los proveedores de atención médica también deben prestar especial atención a las posibles interacciones farmacológicas entre el COVID-19 específico y los tratamientos inmunosupresores. Medicamentos como el fármaco antirreumático modificador de la enfermedad (DMARD) Cellcept (micofenolato), Protópico (tacrólimus), o la ciclosporina puede ser tóxica si los niveles en el cuerpo son demasiado altos.

Cuando se administran nuevos medicamentos, como los que se usan para tratar el COVID-19, a personas que toman inmunosupresores, una interacción entre los dos puede cambiar los niveles sanguíneos de todos los medicamentos. Un metabolismo lento de los medicamentos significa que los medicamentos inmunosupresores podrían acumularse y volverse tóxicos, ya que no se metabolizan tan rápido.

Alternativamente, si el el metabolismo se acelera, los niveles sanguíneos de medicamentos inmunosupresores disminuirán. Entonces, los medicamentos no funcionarán de la forma en que lo hacen habitualmente, lo que pondrá a la persona con un trasplante en riesgo de rechazo del órgano.

Los medicamentos utilizados para tratar COVID-19 que pueden alterar el metabolismo general de los medicamentos incluyen:

Los proveedores de atención médica deben monitorear de cerca los niveles en sangre de la terapia inmunosupresora cuando los pacientes reciben tratamiento para COVID-19.

Toxicidad de los tratamientos de COVID-19 para receptores de trasplantes

Además, ciertos tratamientos de COVID-19 pueden interferir con receptores de trasplantes específicos y dañar el propio trasplante.

Por ejemplo, Veklury (remdesivir), actemra (tocilizumab), y Olumiant (baricitinib) están asociados con niveles elevados de enzimas hepáticas, lo que puede ser de particular preocupación para los pacientes con trasplante de hígado.

Finalmente, algunos de los tratamientos de COVID-19 son inmunosupresores en sí mismos, como la dexametasona, Actemra (tocilizumab) y Olumiant (baricitinib). Si estos agentes se usan para tratar a un receptor de trasplante que tiene COVID-19, entonces el paciente estará en riesgo de contraer otras infecciones.

Vacunas para COVID-19

Hay cuatro vacunas COVID-19 autorizadas o aprobadas en los Estados Unidos. Pfizer-BioNTech y Moderna son vacunas de ARN mensajero (ARNm). También puede obtener la vacuna de subunidad de proteína Novavax COVID-19. De lo contrario, puede recibir la vacuna del vector viral COVID-19 de Janssen/Johnson & Johnson (J&J) en algunas situaciones. Ninguna de las vacunas son vacunas vivas. Por lo tanto, se pueden administrar de manera segura a personas inmunocomprometidas; no se recomienda reducir la dosis o suspender las terapias inmunosupresoras antes de la vacunación.

Cómo mantenerse a salvo

Además de vacunarse, las mejores maneras para que los receptores de trasplantes se mantengan seguros incluyen:

  • Lavarse las manos
  • usando una máscara
  • Distanciamiento social
  • Evitar grandes aglomeraciones

Esta guía también se aplica a las personas con un trasplante que ya están completamente vacunadas, ya que es poco probable que desarrollen una respuesta sólida de anticuerpos a partir de la vacunación. El calendario de vacunación para personas inmunocomprometidas incluye una dosis extra como parte de la serie primaria, y ese calendario de vacunación difiere del de las personas sanas.

También es esencial que los miembros del hogar y los contactos cercanos de los receptores de trasplantes se protejan de infecciones vacunándose lo antes posible.

Excreción viral prolongada sospechada en receptores de trasplantes

Ha habido informes de diseminación viral prolongada (mayor duración del virus) en personas con SOT y HSCT, lo que tiene implicaciones para prevenir la propagación de la infección.

Resumen

Los investigadores han determinado que los receptores de trasplantes tienen muchas más probabilidades de sufrir complicaciones y morir a causa de la COVID-19 que el público en general. También corren un mayor riesgo de contraer el virus, principalmente debido a su contacto frecuente con el sistema de salud, sus condiciones médicas coexistentes y su necesidad de tomar medicamentos para suprimir el sistema inmunológico.

Algunas complicaciones incluyen lesión renal aguda, COVID prolongado y daño a órganos. El virus en sí no es la única preocupación, ya que las interacciones entre los tratamientos de COVID-19 y las terapias inmunosupresoras requeridas después de un trasplante también pueden dañar los órganos trasplantados.

Los expertos y especialistas en trasplantes deben estar muy involucrados en el cuidado de los pacientes trasplantados. La vacunación es crucial, particularmente con dosis de refuerzo adicionales requeridas para pacientes trasplantados, ya que las personas con un trasplante no desarrollan respuestas fuertes de anticuerpos con la inmunización.

Una palabra de MEDSALUD

Ser receptor de un trasplante ya es extremadamente estresante fuera de la pandemia de COVID-19. Los regímenes de tratamiento son intensos y las visitas al proveedor de atención médica son frecuentes. Agregar otra capa de complejidad y preocupación sobre COVID-19 puede ser abrumador.

Lo más importante que puede hacer es completar la serie de vacunas contra el COVID-19. Debe mantenerse en contacto con su especialista en trasplantes, especialmente si contrae COVID-19. Mantenga sus manos limpias, use una máscara y manténgase alejado de grandes multitudes en el interior.

La información de este artículo está actualizada a la fecha indicada. A medida que haya nuevas investigaciones disponibles, actualizaremos este artículo. Para conocer lo último sobre COVID-19, visite nuestro página de noticias de coronavirus

Preguntas frecuentes

  • Si soy un paciente trasplantado y contraigo COVID-19, ¿qué tratamientos hay disponibles para prevenir una enfermedad grave?

    El tratamiento de COVID-19 en pacientes trasplantados puede ser un desafío debido al trasplante en sí, las condiciones médicas coexistentes y la necesidad de una terapia inmunosupresora crónica. Actualmente, los protocolos para el manejo de COVID-19 en pacientes trasplantados son los mismos que para los pacientes no trasplantados. Sin embargo, dado que los pacientes trasplantados tienen un alto riesgo de desarrollar una enfermedad grave con COVID-19, pueden recibir anticuerpos monoclonales anti-SARS-CoV-2 como tratamiento o profilaxis posterior a la exposición (medicamento para prevenir la enfermedad después de la exposición).
    Además, las personas con un trasplante pueden tomar Veklury (remdesivir) u Olumiant (baricitinib); ambos agentes están aprobados por la FDA para tratar el COVID-19. También hay otros medicamentos disponibles autorizados por la FDA (aunque no aprobados).

  • ¿Debo vacunarme contra el COVID-19 si tengo un trasplante de órgano, sangre o médula ósea?

    Dado el mayor riesgo de peores resultados clínicos de COVID-19 en personas con un trasplante, se recomienda la vacunación para todos los receptores de trasplantes. Los ensayos clínicos que evaluaron la seguridad y eficacia de las vacunas contra el COVID-19 no incluyeron pacientes inmunocomprometidos como las personas trasplantadas. Sin embargo, los proveedores de atención médica aún recomiendan la vacunación contra el COVID-19 debido a su efectividad en la población general.

  • ¿Qué tan efectivas son las vacunas de ARNm en los receptores de trasplantes?

    El CDC recomienda las vacunas de ARNm Moderna o Pfizer-BioNTech debido a su eficacia y la falta de efectos secundarios preocupantes. Desafortunadamente, es poco probable que las personas con un trasplante y las que toman terapia inmunosupresora desarrollen una fuerte respuesta de anticuerpos después de la vacunación. Según un estudio, solo el 17 % de los receptores de trasplantes desarrollaron una respuesta detectable de anticuerpos después de una dosis de la vacuna, y el 54 % de los receptores de trasplantes desarrollaron una respuesta detectable después de dos dosis de la vacuna. Por lo tanto, se recomienda que los receptores de trasplantes, especialmente aquellos que reciben terapia inmunosupresora, reciban una tercera dosis de vacuna. También deben recibir una dosis de refuerzo bivalente actualizada al menos dos meses después de la serie primaria o el último refuerzo. Las personas mayores de 5 años son elegibles para recibir un refuerzo bivalente.
    Después de completar una serie de dos inyecciones, la tercera dosis de la vacuna de ARNm debe administrarse al menos cuatro semanas después de la segunda dosis a los receptores de SOT que toman medicamentos inmunosupresores y a los receptores de HSCT que se encuentran dentro de los dos años posteriores al trasplante o que están tomando medicamentos inmunosupresores. La tercera dosis de la vacuna ayuda a aumentar la inmunidad. Un estudio de seguimiento diferente mostró que los niveles de anticuerpos eran detectables en el 68 % de los pacientes trasplantados cuatro semanas después de la tercera dosis de la vacuna.
    La vacunación debe completarse al menos dos semanas antes del SOT o comenzar un mes después del trasplante. Las vacunas COVID-19 se pueden ofrecer tan pronto como tres meses después de un HSCT.

  • ¿Qué sucede si doy positivo en la prueba de COVID-19 justo antes de que deba recibir mi trasplante?

    Si se detecta el virus o se sospecha fuertemente en un posible candidato a trasplante, el trasplante debe aplazarse, si es posible. Un proveedor de atención médica debe equilibrar los riesgos de progresión de COVID-19 frente a la mortalidad si el candidato no recibe el trasplante. Se desconoce la cantidad de tiempo que debe pasar después de la infección por SARS-CoV-2 antes del trasplante.
    Los donantes SOT que den positivo por SARS-CoV-2 deben diferir su donación.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.