La epilepsia es una afección convulsiva crónica que puede afectar el embarazo y la recuperación posparto de una persona. No parece afectar la fertilidad o la capacidad de quedar embarazada.

La epilepsia es una de las condiciones médicas más comunes entre las personas en edad reproductiva. Se estima que más de 1,1 millones de mujeres con epilepsia en los Estados Unidos están en edad fértil. Cada año nacen unos 24.000 bebés de personas con epilepsia.

Este artículo analiza cómo la epilepsia afecta la fertilidad, la gestación y la recuperación posparto.

Epilepsia y Fertilidad

La epilepsia no afecta su capacidad para quedar embarazada, pero es mejor hablar con su equipo de atención médica antes de que comience el embarazo. Esto se debe a que la epilepsia puede afectar significativamente su embarazo y la salud del bebé. Trabaje con su equipo de atención médica para controlar bien sus convulsiones antes de concebir. Es probable que las personas que no han tenido convulsiones durante nueve meses antes del embarazo permanezcan sin convulsiones durante el embarazo.

Algunos tratamientos para la epilepsia no son seguros durante el embarazo. Ciertos medicamentos para la epilepsia, conocidos como antiepilépticos, se han relacionado con discapacidades congénitas cuando se toman durante el embarazo. Sus proveedores de atención médica pueden recomendarle cambiar de medicamento cuando esté tratando de concebir.

Antes de quedar embarazada, hable con su obstetra-ginecólogo (ob-gyn) y neurólogo. Es probable que su neurólogo le recomiende un análisis de sangre para determinar cuánto medicamento para la epilepsia hay en su sangre. Este valor de laboratorio actuará como referencia durante el embarazo. Sus proveedores de atención médica controlarán su sangre para asegurarse de que la dosis de su medicamento sea segura para usted y su bebé.

¿La epilepsia es genética?

La epilepsia a veces es hereditaria, pero la mayoría de los niños no la heredan de sus padres. Un niño tiene un 5% más de riesgo de desarrollar epilepsia si sus padres la tienen.

Epilepsia y Gestación

Es posible tener un embarazo y un bebé saludables cuando se tiene epilepsia. Para la mayoría de las personas con epilepsia, la frecuencia de las convulsiones sigue siendo la misma o incluso disminuye durante el embarazo. Sin embargo, las personas con epilepsia requieren cuidados especiales durante el embarazo para garantizar su salud y seguridad.

Riesgos

Las personas con epilepsia corren el riesgo de sufrir ciertas complicaciones durante el embarazo. Es posible experimentar más convulsiones cuando está embarazada. Alrededor del 15% al ​​30% de las personas con epilepsia experimentan una mayor actividad convulsiva durante sus embarazos. Este aumento suele darse en el primer o tercer trimestre.

Los posibles desencadenantes del aumento de la actividad convulsiva durante el embarazo incluyen:

  • Cambios hormonales
  • Retención de agua y sodio
  • Disminución de los niveles sanguíneos de medicamentos antiepilépticos
  • Estrés
  • La falta de sueño

Es posible experimentar más convulsiones durante el embarazo debido a la forma en que el cuerpo metaboliza los medicamentos para la epilepsia. Los cambios físicos durante el embarazo, como el aumento de peso y la retención de líquidos, pueden hacer que baje el nivel del medicamento en la sangre.

Esto significa que su cuerpo requerirá una dosis mayor para prevenir las convulsiones. Es importante ver a su neurólogo con regularidad y hacerse análisis de sangre para determinar los niveles de medicación. Su neurólogo también evaluará su función renal y hepática con regularidad.

Las personas embarazadas tienen un mayor nivel de estrógeno. El estrógeno se considera proconvulsivo y puede aumentar el riesgo de convulsiones.

Tratamiento

Las personas con epilepsia deben seguir su plan de tratamiento durante el embarazo. Tener una convulsión durante el embarazo los pone a usted y a su bebé en riesgo de lesiones y parto prematuro. Trabaje con su equipo de atención médica para desarrollar un plan de medicamentos para controlar la actividad de las convulsiones.

Ciertos medicamentos antiepilépticos no son seguros durante el embarazo porque aumentan el riesgo de discapacidades congénitas. El riesgo de discapacidades congénitas en el público en general es del 2% al 3%, y el riesgo en personas con epilepsia es del 4% al 6%.

Las discapacidades congénitas más comunes son el labio hendido o el paladar hendido. Ambas condiciones se pueden corregir quirúrgicamente. Otras posibles discapacidades congénitas incluyen defectos cardíacos y urogenitales.

Los antiepilépticos que se han relacionado con discapacidades congénitas incluyen:

  • Valproato o Depakote (ácido valproico): aumenta el riesgo de defectos del tubo neural en un 1 % a 2 % y aumenta el riesgo de malformaciones congénitas mayores en un 10 %
  • Topamax (topiramato): aumenta el riesgo de labio hendido o paladar hendido
  • Fenobarbital: aumenta el riesgo de un trastorno hemorrágico fetal
  • Dilantin (fenitoína): aumenta el riesgo de un trastorno hemorrágico fetal

Si experimenta náuseas y vómitos intensos durante el embarazo, es posible que su cuerpo no absorba el medicamento. Hable con su proveedor de atención médica sobre las posibles opciones de tratamiento para las náuseas matutinas.

Acerca de los síntomas

Los síntomas preocupantes durante el embarazo incluyen una mayor actividad convulsiva y cualquier complicación que pueda causar una convulsión. Los posibles riesgos de experimentar una convulsión durante el embarazo incluyen:

  • Lesión física (por caída)
  • Frecuencia cardíaca fetal fluctuante
  • Disminución de oxígeno al feto.
  • Parto prematuro
  • Bajo peso al nacer

Epilepsia y Postparto

Para la mayoría de los nuevos padres con epilepsia, su condición no afecta su capacidad de curación en el período posparto (después del nacimiento del bebé). Es importante tomar precauciones de seguridad adicionales cuando esté con su bebé en caso de que tenga una convulsión. Realice los cambios de pañales en el piso y asegúrese de que haya otro adulto presente cuando bañe a su hijo.

Impacto en la recuperación

Las investigaciones muestran que las personas con epilepsia pueden tener un mayor riesgo de experimentar ansiedad y depresión durante y después del embarazo. Esto podría tener un impacto significativo en su recuperación y calidad de vida. Si tiene alguna inquietud sobre su estado de ánimo, hable con su proveedor de atención médica de inmediato. Hay tratamientos disponibles para ayudarlo a sentirse más como usted mismo.

Amamantamiento

La mayoría de las personas con epilepsia pueden amamantar con seguridad. Si le preocupa tener una convulsión mientras alimenta a su bebé, haga un plan con su pareja u otras personas que lo apoyen. Considere tener a otro adulto presente cuando amamanta si sus convulsiones no están controladas.

Muchos medicamentos antiepilépticos pueden pasar a su bebé a través de la leche materna. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo sobre qué medicamentos son seguros. Los medicamentos que pueden no ser seguros de tomar durante la lactancia incluyen:

Resumen

La epilepsia es una condición convulsiva crónica que puede afectar el embarazo y el posparto. Tener epilepsia no afecta su capacidad para quedar embarazada, pero las convulsiones no controladas durante el embarazo pueden causar complicaciones graves para usted y su bebé.

Hable con su proveedor de atención médica sobre un plan de tratamiento antes, durante y después del embarazo. Ciertos medicamentos antiepilépticos aumentan el riesgo de discapacidades congénitas, por lo que es importante trabajar con su equipo de atención médica antes de quedar embarazada.

Preguntas frecuentes

  • ¿El embarazo empeorará mi epilepsia?

    La mayoría de las personas con epilepsia experimentan la misma o ligeramente mejorada frecuencia de convulsiones durante el embarazo. Sin embargo, es posible tener más convulsiones cuando está embarazada. Manténgase en estrecho contacto con su neurólogo cuando esté embarazada y avísele si sus convulsiones empeoran.

  • ¿Es seguro amamantar con epilepsia?

    Para muchas personas con epilepsia, la lactancia materna es segura. Hable con su proveedor de atención médica sobre su plan de medicamentos actual para determinar si se necesitan cambios. Considere tener a otro adulto presente si le preocupa tener una convulsión mientras alimenta a su bebé.

EL CONTENIDO DE MEDSALUD ES SOLO PARA FINES INFORMATIVOS Y EDUCATIVOS. NUESTRO SITIO WEB NO PRETENDE SER UN SUSTITUTO DEL CONSEJO, DIAGNÓSTICO O TRATAMIENTO MÉDICO PROFESIONAL.

COPYRIGHT © 2023 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS MEDSALUD.ORG