La duración de la inmunidad al SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, ha sido objeto de debate desde que apareció por primera vez en diciembre. Los investigadores aún tienen que llegar a un consenso: algunos estudios informan que la inmunidad es inexistente y otros informan que la inmunidad persiste durante tres o incluso cuatro meses después de la recuperación.

Ahora, los investigadores descubrieron que la inmunidad puede durar hasta cinco meses, cortesía de un estudio dirigido por Dra. Ania Wajnberg, el director de pruebas clínicas de anticuerpos en Mount Sinai Health System en la ciudad de Nueva York. El estudio de finales de octubre se publicó en la revista Ciencia.

«Nuestros datos muestran una disminución esperada lenta y una positividad general en los anticuerpos a lo largo del tiempo (en comparación con lo que se informó en otros lugares)», dice Wajnberg a MEDSALUD, y atribuye la discrepancia a «varias cosas, incluido el ensayo utilizado».

Lo que esto significa para ti

Si contrajo y se recuperó de COVID-19, puede estar a salvo de la reinfección hasta cinco meses después. Sin embargo, no todas las personas con COVID-19 desarrollarán anticuerpos y aún se necesita más información. Es importante seguir los protocolos de seguridad como el uso de mascarillas y el distanciamiento social a pesar de estos hallazgos.

¿Cómo se calcula la inmunidad?

Los autores del estudio encuestaron a 72 401 pacientes del Sistema de Salud Mount Sinai para detectar anticuerpos contra el COVID-19, 30 082 de los cuales dieron positivo para la enfermedad.

Luego, los autores clasificaron las respuestas de anticuerpos observadas clínicamente por grado de intensidad: bajo, moderado o alto. La gran mayoría, más del 90 %, de las personas que dieron positivo tenían títulos moderados o altos.

Los títulos se miden en proporciones de suero (sangre) a diluyente (solución salina). Un título de 1:180, por ejemplo, significa que los anticuerpos ya no son detectables en una parte de sangre hasta un mínimo de 180 partes de solución salina. En el estudio, los títulos moderados se definieron como una proporción de 1:320 y los títulos altos se definieron como una proporción entre 1:960 y 1:2880.

“La tasa de individuos que no se seroconvierten [produce antibodies] después de la infección por SARS-CoV-2 es bajo, aunque tales individuos pueden existir, y la mayoría de los que responden aumentan los títulos de 1:320 o más”, escribieron los autores.

Pero, ¿cuánto duraría la inmunidad?

Para responder a esta pregunta, los autores solicitaron donaciones de plasma de 121 de las personas que dieron positivo en dos intervalos diferentes: un promedio de 82 días después de la aparición de los síntomas, o alrededor de tres meses, y un promedio de 148 días, o alrededor de cinco meses. -después. Descubrieron que la mayoría de los donantes todavía tenían títulos altos en el momento de la donación, lo que sitúa la duración media de la inmunidad en cinco meses como mínimo.

Sin embargo, un elemento a tener en cuenta es que los anticuerpos medidos por el título inicial y los anticuerpos medidos por el segundo y tercer título probablemente eran de diferentes tipos. Los anticuerpos medidos por el primer título probablemente fueron producidos por plasmablastos, que son células que actúan como los primeros en responder a un virus y cuya fuerza pronto disminuye. Dado que los anticuerpos derivados de plasmablastos generalmente mueren dentro de dos o tres semanas, Wajnberg especula que los anticuerpos medidos por el segundo y tercer título fueron producidos por células plasmáticas de larga vida que habitan en la médula ósea.

“Hasta ahora, estos hallazgos nos indican que este virus se está comportando como otros virus respiratorios desde una perspectiva inmunológica”, dice ella.

Hay anticuerpos para el resfriado común, la gripe estacional, la enfermedad de Lyme y muchas otras dolencias físicas.

¿Qué significan estos resultados para la política de salud pública?

Si bien la estimación de cinco meses es menos conservadora que la mayoría de las anteriores, Wajnberg le dice a MEDSALUD que está lejos de ser una excusa para caer en la complacencia con los protocolos de enmascaramiento y distanciamiento social a nivel local, estatal y federal.

«Nosotros [will] Continúe estudiando estos hallazgos y espere ver con el tiempo si puede ser protector y en qué nivel”, dice ella. “Hasta ese momento, estos estudios nos ayudarán a comprender las respuestas naturales y posiblemente eventualmente las respuestas a las vacunas, pero las personas deben permanecer alerta y seguir todas las pautas, incluido el EPP, el distanciamiento social, el lavado de manos, el uso de máscaras, etc.”

Chunhuei Chi, ScD, MPH, director del Centro para la Salud Global de la Universidad Estatal de Oregón College of Public Health and Human Sciences, le dice a MEDSALUD que es importante no exagerar la importancia o la confiabilidad de ningún estudio, especialmente porque los realizados hasta ahora han arrojado resultados tan contradictorios.

A diferencia de Wajnberg, Chi atribuye las discrepancias en las estimaciones de la duración de la inmunidad a las diferencias en la cepa del virus o en el rigor científico. “[Studying] diferentes cepas del SARS-CoV-2… pueden dar lugar a diferencias en la duración de la inmunidad después de la infección, ya que ahora sabemos que hay al menos cinco cepas diferentes en el mundo”, dice.

Dicho esto, este estudio todavía tiene el potencial de influir en la opinión pública de EE. UU. sobre el virus y la política de salud pública de varias maneras, según Chi. Puede usarse para determinar quién debe ser el primero en la fila para recibir una vacuna una vez que esté disponible y ayudará a los investigadores y legisladores a predecir los efectos fisiológicos de la vacunación. Los hallazgos pueden influir en las percepciones y evaluaciones del riesgo de infección por localidad y región.

“Dado que todavía hay estudios y evidencia muy limitados sobre la inmunidad adquirida a través de la infección, la mayoría de los formuladores de políticas de salud serán muy cautelosos para no confiar demasiado en esta información inicial, especialmente cuando hay hallazgos inconsistentes, y esperar hasta que haya más evidencia disponible para hacer cualquier cambio de política importante”, dice.

“Además”, añade, “hay [is] ya hay evidencia de reinfecciones en Asia y los Estados Unidos”.

La información de este artículo está actualizada a la fecha indicada, lo que significa que puede haber información más reciente disponible cuando lea esto. Para obtener las actualizaciones más recientes sobre COVID-19, visite nuestra página de noticias sobre coronavirus.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.