Durante un brote de diverticulitis, es posible que se pregunte si la diverticulitis puede desaparecer. El tratamiento que puede ayudar a que la afección mejore y posiblemente desaparezca por completo incluye antibióticos, cambios en el estilo de vida y remedios caseros. La condición se puede tratar en casa con métodos conservadores o en el hospital para casos más complicados.

Este artículo cubrirá los tratamientos para la diverticulitis, incluido cómo se puede tratar en el hogar o en el hospital, así como cuándo se puede recomendar la cirugía.

Cómo desaparece la diverticulitis

La enfermedad diverticular es una afección común con evaginaciones (llamadas divertículos) en el colon. En algunos casos, estas bolsas pueden inflamarse o infectarse y causar síntomas como dolor abdominal. Cuando esto sucede, se llama diverticulitis.

Para mejorar un brote de diverticulitis y posiblemente hacer que la condición desaparezca y no regrese, el tratamiento puede tomar diferentes formas. Algunas de las opciones dependerán de la gravedad de la afección. Para la diverticulitis sin complicaciones, el tratamiento puede incluir reposo y cambios en el estilo de vida y la dieta.

En los últimos años, ha habido un cambio en el papel de los antibióticos en el tratamiento de la diverticulitis. Se pensó que la diverticulitis podría ser causada por una infección bacteriana y que los antibióticos ayudarían a eliminar la infección.

Sin embargo, en estudios que compararon el resultado de los tratados con antibióticos frente a los que no recibieron tratamiento, los antibióticos hicieron poca diferencia en las personas con un primer brote de diverticulitis. El tratamiento con antibióticos no acortó las estadías en el hospital, mejoró los síntomas ni evitó que la diverticulitis regresara.

La Asociación Americana de Gastroenterología (AGA) recomienda el uso de antibióticos en los casos más complicados. Esto incluye a las personas inmunocomprometidas (que tienen un sistema inmunitario debilitado) que tienen diverticulitis complicada o que tienen otros signos y síntomas que pueden aumentar el riesgo de complicaciones.

Cambios en el estilo de vida

La enfermedad diverticular está ligada a la genética y al estilo de vida. Se cree que comer más fibra, dejar de fumar y hacer ejercicio con regularidad puede prevenir la enfermedad diverticular.

Sin embargo, prevenir la diverticulitis puede ser difícil, ya que la mayoría de las personas no saben que la tienen. Sin embargo, los divertículos son comunes en personas mayores de 60 años. En este grupo, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir la enfermedad diverticular.

Para aquellos que ya han tenido diverticulitis en el pasado, se puede recomendar evitar los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como Advil (ibuprofeno) y Aleve (naproxeno).

Remedios caseros

Cuando comienzan los síntomas de la diverticulitis, es importante obtener un diagnóstico de un proveedor de atención médica. Después de eso, el tratamiento utilizado dependerá de ciertos factores. Esto incluye si se trata de diverticulitis complicada o no complicada, si es un primer brote o una recurrencia, y si hay otros problemas de salud a considerar.

Por lo general, se recomienda una dieta líquida durante los primeros tres a cinco días después del diagnóstico. Después de eso, se puede cambiar la dieta para incluir más alimentos de una dieta baja en fibra. Cuando los síntomas mejoran, se pueden volver a agregar más alimentos hasta que se pueda volver a tolerar la fibra.

No se ha demostrado que los probióticos ayuden a prevenir la diverticulitis y la AGA no los recomienda.

¿La enfermedad diverticular desaparece?

La diverticulitis, que es un problema agudo (de inicio repentino y generalmente a corto plazo), generalmente desaparece con tratamiento. Pero la condición conocida como diverticulosis, que es la presencia de divertículos en el colon, no desaparecerá. En algunos casos, la enfermedad diverticular se trata mediante cirugía y es posible que se extirpen las partes del colon que tienen divertículos. Sin embargo, existe el riesgo (alrededor del 15 % a los cinco años) de que la enfermedad diverticular regrese.

¿Cuándo no desaparece la diverticulitis?

En algunos casos, es posible que un brote de diverticulitis no mejore. Podría haber lo que podría llamarse diverticulitis «latente», con síntomas o inflamación que continúan en un nivel bajo. También podría haber otro episodio de diverticulitis que ocurra poco después del brote inicial, que podría llamarse diverticulitis crónica.

Si los síntomas no mejoran, es importante hablar sobre ellos con un proveedor de atención médica. Es posible que se necesite un tipo diferente de tratamiento.

Un estudio mostró que el 3 % de las personas que recibieron tratamiento en el hogar sin antibióticos ingresaron en el hospital dentro de las dos semanas posteriores al inicio de los síntomas de la diverticulitis. Esas personas recibieron antibióticos en un hospital, les fue bien y no necesitaron cirugía.

Mientras tiene un brote de diverticulitis, es importante hacer un seguimiento de los síntomas. Si las cosas están empeorando, es hora de comentarlo con su proveedor de atención médica. Es posible que sea necesario intensificar el tratamiento para controlar el brote.

Obtener más tratamiento podría implicar comenzar con antibióticos y/o ser admitido en el hospital. También podría incluir una cirugía de resección para extirpar la parte del colon afectada. Ya sea para someterse a una cirugía y cuándo es un tema de discusión activa y estudio.

Un proveedor de atención médica puede sugerir una cirugía cuando la diverticulitis se complica. Esto podría significar que se ha desarrollado un problema relacionado (como un absceso, una bolsa de infección) o si hay un segundo brote después del primero.

La cirugía utilizada podría ser una resección, en la que se extirpa la parte afectada del colon. La cirugía también podría significar colocar un colostomíaen el que se saca el intestino grueso por un orificio en el abdomen y se coloca un aparato en el abdomen para recoger las heces.

Se estima que alrededor de un tercio de las personas que tienen un brote de diverticulitis pueden tener otro. Solía ​​​​ser que la cirugía siempre se recomendaba después de un segundo brote, pero en los últimos años, se ha favorecido un enfoque más personalizado.

La cirugía en sí no siempre es una cura; sin embargo, después de cinco años, la diverticulitis puede reaparecer hasta en el 15 % de las personas.

La diverticulitis que no mejora puede llevar a la decisión de un tratamiento hospitalario con antibióticos o cirugía. Esta debe ser una decisión conjunta entre el proveedor de atención médica y el paciente.

Curación de diverticulitis recién diagnosticada

Muchas personas no saben que tienen enfermedad diverticular, lo que hace que un brote de diverticulitis sea difícil e inesperado. Las decisiones de tratamiento se basan en si el brote se considera complicado o no complicado.

Recuperación aguda

Para la diverticulitis no complicada, se pueden dar instrucciones a las personas para que sigan una dieta líquida durante los dos primeros días. Cuando se sienta mejor, se pueden volver a agregar más alimentos a la dieta.

Por lo general, se recomienda Tylenol (paracetamol) para aliviar el dolor. Se pueden recetar otros medicamentos, como antibióticos, si el proveedor de atención médica cree que es necesario.

La diverticulitis complicada se diagnosticará si hay una perforación (agujero en el colon), un absceso, una fístula (un túnel anormal entre el colon y otra parte del cuerpo) o una obstrucción.

Los casos en los que las personas tienen otras afecciones médicas o están inmunocomprometidos generalmente se consideran complicados. En estos casos, se puede recomendar la hospitalización. El tratamiento puede incluir antibióticos, líquidos y analgésicos.

También será necesario tratar cualquier complicación. Lo que se recomiende dependerá de qué tan enferma esté la persona y de la complicación específica. En algunos casos, se puede recomendar una cirugía de resección o colostomía.

Cronología de recuperación de la diverticulitis

Recuperarse de un brote de diverticulitis podría llevar hasta dos semanas. Los primeros días de recuperación de la diverticulitis sin complicaciones en el hogar incluirán seguir una dieta líquida, descansar y usar los medicamentos recomendados para aliviar el dolor. Cuando comience a sentirse mejor, los alimentos pueden volver a agregarse lentamente a la dieta durante los próximos días.

Las personas deben hacer un seguimiento con su proveedor de atención médica aproximadamente una semana después de que comiencen los síntomas. Dentro de varias semanas (generalmente entre cuatro y ocho), se programará una colonoscopia para verificar la curación y buscar cualquier otro problema que pueda estar ocurriendo en el colon.

Si los síntomas no mejoran en unos pocos días, empeoran activamente o surgen después de volver a agregar alimentos a la dieta, es importante hacer un seguimiento con un proveedor de atención médica.

bengalas

Un brote de diverticulitis puede disminuir con el tratamiento, pero existe el riesgo de que vuelva a ocurrir. Puede ser difícil prevenir otro brote.

Si los síntomas de la diverticulitis regresan, es importante hablar con un proveedor de atención médica de inmediato y tomar medidas para controlarlo. La calidad de vida puede disminuir significativamente con la diverticulitis que se vuelve crónica. Con repetidos brotes, podría considerarse la cirugía.

Cuando la diverticulitis se haya curado lo suficiente, es probable que se recomiende una colonoscopia. Esto es para observar el colon y ver qué áreas pueden tener divertículos. Además, algunos estudios han encontrado que las personas que tienen diverticulitis pueden tener un mayor riesgo de cáncer de colon. Una colonoscopia puede detectar el cáncer de colon y también se puede usar para extirpar cualquier pólipo (crecimiento) del colon que esté presente.

Mejorar la calidad de vida con diverticulitis

Ha habido poca investigación sobre lo que puede ayudar a mejorar la calidad de vida con diverticulitis recurrente o crónica. Los estudios que se han realizado se centran en el uso de la cirugía como tratamiento. Puede parecer contradictorio (contrario al sentido común), pero se ha demostrado que la cirugía electiva (es decir, no de emergencia) mejora la calidad de vida a largo plazo.

La diverticulitis puede causar síntomas angustiantes y, a veces, puede ser un shock saber que tiene una enfermedad diverticular en primer lugar. Es importante ponerse en contacto con un proveedor de atención médica de inmediato si tiene un nuevo dolor abdominal para recibir tratamiento y asesoramiento.

Tomarse el tiempo para descansar y recuperarse de la diverticulitis será una parte clave de la recuperación. Descansar, seguir una dieta líquida y reducir los niveles de estrés puede ayudar a sobrellevar la situación. Hablar con un proveedor de atención médica sobre herramientas y medicamentos para aliviar el dolor también es importante para descansar y poder recuperarse con menos angustia.

Regresar la dieta a alimentos más sólidos puede causar cierta ansiedad. Hablar con un proveedor de atención médica sobre cómo se debe ampliar la dieta en las semanas y meses posteriores a un brote de diverticulitis puede ayudar a aliviar parte de la preocupación. Tener controles regulares sobre el progreso también será tranquilizador durante el período de recuperación.

Cómo prevenir la diverticulitis recurrente

Puede ser difícil prevenir los brotes de diverticulitis o la diverticulitis crónica.

No se ha demostrado que el uso de antibióticos para tratar la diverticulitis no complicada prevenga otro brote o acorte el tiempo de curación. Por esa razón, es posible que no siempre se recomienden antibióticos para tratar la diverticulitis.

Se han probado diferentes medicamentos para ver si podrían ser útiles para tratar o prevenir los brotes de diverticulitis. No hay evidencia de que los antibióticos, Asacol (mesalamina) o los probióticos sean útiles para tratar o prevenir la diverticulitis.

No hay mucha evidencia sólida detrás de las recomendaciones para prevenir la diverticulitis. Sin embargo, algunos de los cambios en la dieta y el estilo de vida que tienen un nivel creciente de evidencia para respaldarlos incluyen:

Actualmente no hay evidencia de que el estrés emocional pueda causar un brote de diverticulitis. Sin embargo, la inflamación es físicamente estresante para el cuerpo. Seguir las instrucciones de un proveedor de atención médica mientras se recupera y darse el tiempo y el descanso necesarios para controlar un brote serán partes clave del manejo de la diverticulitis.

Resumen

La enfermedad diverticular (divertículos en el colon) es común, especialmente a medida que las personas envejecen. Tener un divertículo conlleva el riesgo de desarrollar una afección inflamatoria llamada diverticulitis. La diverticulitis no complicada puede tratarse en el hogar, pero la diverticulitis complicada puede necesitar tratamiento en el hospital con medicamentos y/o cirugía.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.