La hepatitis y la cirrosis son enfermedades que afectan al hígado. Dado que la hepatitis y la cirrosis se encuentran en muchos sentidos en un continuo de enfermedad, los síntomas pueden ser muy similares.Sin embargo, hay una serie de diferencias importantes entre los dos.

En general, la hepatitis puede o no ser reversible (curable), mientras que la cirrosis se refiere a la cicatrización permanente del hígado, a menudo como resultado de una hepatitis crónica. Mientras que algunas formas de hepatitis pueden aparecer muy rápidamente, la cirrosis también tiende a desarrollarse más gradualmente.

Echemos un vistazo a los síntomas que pueden ocurrir con ambas enfermedades, revisemos los conceptos básicos de cada enfermedad y luego describamos algunas de sus principales similitudes y diferencias.

Síntomas generales de las enfermedades del hígado

Los síntomas de la enfermedad hepática pueden estar presentes con hepatitis, cirrosis o cualquier otra condición que resulte en una disfunción o daño al hígado. Estos pueden incluir:

  • Ictericia. La ictericia, una decoloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos (la esclerótica), es un síntoma común de enfermedad hepática pero tiene muchas causas posibles. La ictericia ocurre debido a la acumulación de bilirrubina, un pigmento amarillo en la sangre (hiperbilirrubinemia). (La ictericia también ocurre en los bebés, pero este es un proceso fisiológico normal). La ictericia puede desarrollarse rápida y dramáticamente (como con la hepatitis aguda o la obstrucción de las vías biliares) o, en cambio, puede desarrollarse de manera gradual y sutil.
  • Mamas agrandadas en pacientes masculinos. Los senos agrandados, conocidos como ginecomastia, son comunes con la enfermedad hepática debido a un aumento de estrógeno causado por una disfunción hepática.
  • Picazón en la piel. La picazón crónica (prurito) es común con la enfermedad hepática y se debe a las sales biliares que se acumulan en la piel. Esta picazón generalmente ocurre sin una erupción.
  • Vómitos de sangre. El vómito de sangre puede estar relacionado con la enfermedad hepática de varias maneras. Uno de los más siniestros son las várices esofágicas. Las várices esofágicas son esencialmente venas varicosas en el esófago. Las venas varicosas en las piernas se desarrollan debido al flujo sanguíneo deficiente en las piernas, lo que hace que la sangre retroceda y se acumule, mientras que el flujo sanguíneo al esófago puede aumentar debido al daño del hígado, lo que provoca hipertensión portal y aumento de la presión arterial en el hígado. La hipertensión portal es mucho más común con la cirrosis que con la hepatitis, ya que la cicatrización actúa como una «torcedura en la manguera» para los vasos sanguíneos que viajan a través del hígado.
  • Un hígado agrandado. En la hepatitis, el hígado a menudo se vuelve sensible y agrandado y se puede sentir debajo de las costillas en el cuadrante superior derecho del abdomen. Con la cirrosis, el hígado a menudo se vuelve pequeño y firme y puede sentirse como una roca cuando se palpa en la parte superior del abdomen.
  • Peritonitis bacteriana. La peritonitis se refiere a una infección en la cavidad abdominal.
  • Ascitis o líquido en el abdomen. La ascitis puede causar hinchazón y distensión abdominal y, cuando es grave, puede provocar dificultad para respirar debido a la presión del abdomen que empuja hacia arriba la cavidad torácica.
  • Confusión mental u olvido. Una de las funciones principales del hígado es «desintoxicar» la sangre, es decir, eliminar toxinas y otras sustancias de la sangre. Cuando la función del hígado se ve comprometida, estas toxinas pueden acumularse en el torrente sanguíneo. La encefalopatía hepática es una afección caracterizada por letargo, confusión, movimientos musculares anormales, amnesia y, a menudo, un cambio drástico de personalidad. A veces se confunde con la enfermedad de Alzheimer, pero en algunos casos es al menos parcialmente reversible.
  • Fatiga. El cansancio crónico, el tipo de cansancio que no responde a una buena noche de descanso, es extremadamente común tanto en la hepatitis como en la cirrosis.

Son posibles más síntomas de hepatitis aguda, como encías sangrantes, edema (o hinchazón) en las piernas, inversión del sueño y otros trastornos del sueño, y pérdida del conocimiento.

Hepatitis vs Cirrosis

Para comprender las similitudes y diferencias importantes entre la hepatitis y la cirrosis, es útil definir y describir primero estas dos condiciones. Hay una superposición significativa entre ellos, como se indica a continuación.

Hepatitis

La hepatitis es la inflamación del hígado y puede ser causada no solo por virus conocidos como la hepatitis B, sino también por una serie de otros factores. Las formas de hepatitis incluyen las siguientes:

Hepatitis infecciosa. Hay varias causas infecciosas de la hepatitis. Estos incluyen hepatitis A, B, C, D y E, así como infecciones virales como la mononucleosis infecciosa (virus de Epstein-Barr) y el citomegalovirus.

Hepatitis inducida por fármacos. Hay muchos medicamentos que pueden causar disfunción hepática.

hepatitis alcohólica. El consumo crónico de alcohol puede afectar el hígado de muchas maneras, lo que lleva a afecciones como hepatitis alcohólica, hígado graso y cirrosis.

Obesidad. La enfermedad del hígado graso no alcohólico, una afección cuya prevalencia está aumentando en los Estados Unidos, puede convertirse en una enfermedad conocida como esteatohepatitis no alcohólica o EHNA. Al igual que con muchos otros tipos de hepatitis, la EHNA puede progresar a cicatrización (cirrosis) del hígado.

hepatitis autoinmune. Las enfermedades autoinmunes son aquellas en las que nuestro cuerpo produce anticuerpos contra nuestros propios tejidos.

Exposición a toxinas o sustancias químicas. Hay una serie de compuestos comunes que son tóxicos para el hígado, desde insecticidas hasta productos químicos que se encuentran en los limpiadores domésticos comunes.

Cirrosis del higado

La cirrosis es la cicatrización del hígado. El hígado es bastante único en su capacidad para regenerarse después de una lesión, pero con lesiones repetidas o infecciones crónicas, como la hepatitis crónica, este proceso se interrumpe. Eventualmente, el hígado se vuelve incapaz de funcionar de manera efectiva y comienzan a desarrollarse cicatrices.

Las causas de la cirrosis son esencialmente las mismas que las que causan la hepatitis, pero superan la capacidad del hígado para curarse a sí mismo, como cuando el daño al hígado se repite o como en las infecciones crónicas. Las causas más comunes de cirrosis en los Estados Unidos incluyen la enfermedad hepática alcohólica y la hepatitis C.

La cirrosis también puede ser causada por afecciones distintas de la hepatitis, como la hemocromatosis (una enfermedad hereditaria por sobrecarga de hierro); deficiencia de alfa-1-antitripsina, una ausencia hereditaria de una enzima; y afecciones de las vías biliares, como la atresia biliar congénita (cuando las vías biliares están bloqueadas o ausentes).

A medida que la cirrosis empeora, la función del hígado se pierde y, simultáneamente, el órgano se vuelve más pequeño y se solidifica. Si tiene un hígado enfermo, el líquido se acumula en las piernas y el abdomen. Las sales biliares pueden acumularse fácilmente en la piel, lo que puede provocar ictericia y picazón. Puede ocurrir sangrado de las venas grandes en su tracto GI y esófago. Las toxinas también pueden acumularse en la sangre, lo que puede provocar confusión y ralentización mental. Para aquellas personas con cirrosis avanzada, el único tratamiento verdadero para esta enfermedad es un trasplante de hígado.

Desafortunadamente, existen muchas posibles complicaciones de la cirrosis, que incluyen insuficiencia hepática y cáncer de hígado.

La cirrosis también es una afección en la que el tejido hepático sano se reemplaza con tejido cicatricial no funcional. Esta condición ocurre a menudo en personas que no controlan su consumo de alcohol. Según la investigación, no existe una cura médica para la cirrosis. No obstante, el tratamiento adecuado reducirá la gravedad de los síntomas y retrasará la progresión de la enfermedad. El primer paso que debes considerar para reducir los síntomas de la cirrosis es dejar de beber alcohol. Si continúa bebiendo alcohol, puede provocar daño hepático y muerte prematura. Una nueva investigación está buscando métodos adicionales para prevenir la progresión de la hepatitis a cirrosis y el empeoramiento de la cirrosis. Por ejemplo, las estatinas pueden reducir el riesgo de cirrosis en personas con enfermedad hepática. Si tiene hepatitis o ha desarrollado cirrosis, es importante encontrar un hepatólogo que esté familiarizado con investigaciones recientes.

Similitudes entre hepatitis y cirrosis

  • Tanto la hepatitis como la cirrosis son afecciones que afectan al hígado y que pueden causar pruebas de función hepática anormales y síntomas de disfunción hepática.
  • Tanto la hepatitis como la cirrosis pueden provocar cáncer de hígado, insuficiencia hepática o la necesidad de un trasplante de hígado.

Diferencias entre hepatitis y cirrosis

Hay muchas diferencias importantes entre la hepatitis y la cirrosis, incluso cuando pueden tener la misma causa.

  • Reversibilidad. Por definición, la cirrosis (cicatrización) es irreversible, mientras que la hepatitis puede ser completamente reversible según el causa.
  • Análisis de sangre. Las enzimas hepáticas (como AST y ALT) suelen estar muy elevadas con la hepatitis, especialmente con la hepatitis aguda. Sin embargo, con la cirrosis, al menos en las primeras etapas, las pruebas de función hepática pueden ser solo levemente anormales.
  • Las condiciones distintas de la hepatitis pueden conducir a la cirrosis. Por ejemplo, la hemocromatosis, la deficiencia de alfa-1-antitripsina y más pueden provocar cirrosis.
  • Tratos. Con la hepatitis, el objetivo suele ser aliviar la enfermedad; por ejemplo, tratar la infección, eliminar un fármaco que causa la hepatitis relacionada con fármacos o disminuir el peso y aumentar el metabolismo con NASH. Con la cirrosis, la cicatrización es permanente y no se puede tratar. Por lo tanto, el objetivo es tratar los síntomas relacionados con la cirrosis y prevenir cualquier daño hepático adicional.
  • Síntomas. La hipertensión portal (ver arriba) que conduce a várices esofágicas, agrandamiento del bazo, recuento bajo de plaquetas y un nivel bajo de proteína en la sangre (que conduce a otros problemas) son más comunes con la cirrosis que con la hepatitis.

Una palabra de MEDSALUD

En muchos sentidos, la hepatitis y la cirrosis son procesos similares, pero existen en un continuo. Afortunadamente, muchas de las causas de la inflamación del hígado que conducen a la cirrosis son reversibles en las primeras etapas con una buena atención médica. Por ejemplo, dejar de beber puede marcar una gran diferencia en la cirrosis relacionada con el alcohol, y el tratamiento de la hepatitis C crónica puede ayudar a prevenir la cirrosis y sus muchas complicaciones. Se ha encontrado que el tratamiento de la hepatitis C puede resultar en la resolución de al menos el 90 por ciento de las infecciones, sin embargo, muchas personas no saben que tienen la enfermedad hasta que desarrollan cirrosis. Ahora se recomienda que las personas con factores de riesgo de hepatitis, así como cualquier persona nacida entre 1945 y 1965, se sometan a la prueba de hepatitis C.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.