Comunicarse con alguien que vive con la enfermedad de Alzheimer u otra demencia a veces puede ser un desafío. Esto se debe a que uno de los síntomas distintivos de la demencia, junto con la pérdida de memoria, es la dificultad para expresar ideas (como en los problemas para encontrar palabras) o para comprenderlas (a menudo llamada comunicación receptiva).

Aquí hay algunos consejos para tener éxito al hablar con alguien que vive con demencia.

No infantilices a la persona

No hables mal de la persona ni la trates como a un bebé. Esto a veces se llama «lenguaje de ancianos» y tiene que desaparecer.

¿Alguna vez has observado cómo la gente le habla a los bebés? Pueden usar un tono agudo y acercarse a la cara del bebé. Si bien esto es apropiado para bebés, no es apropiado para comunicarse con adultos. Independientemente de cuánto pueda o no pueda entender la persona con demencia, trátelo con honor y use un tono de voz respetuoso.

Use sus nombres y títulos preferidos

Usa un toque suave

Si bien algunas personas pueden ponerse a la defensiva si rompes su burbuja de espacio personal a su alrededor, muchas aprecian un toque suave. Es importante saber cómo responde alguien al contacto físico. Es posible que desee darle una pequeña palmadita en los hombros o sostener su mano mientras habla con ellos. El toque personal es importante y puede ser una forma efectiva de comunicar que te importa.

No hables solo en voz alta

No todas las personas con demencia tienen una discapacidad auditiva, y usar un tono alto puede hacer que sientan que les estás gritando. Use un tono de voz claro y normal para iniciar una conversación con alguien.

Si la persona no responde o te das cuenta de que tiene un problema auditivo, puedes aumentar el volumen. Hablar en un registro ligeramente más bajo también puede ayudar si alguien tiene un problema auditivo.

No use jerga ni figuras retóricas

A medida que avanza la demencia, puede ser más difícil para alguien entender lo que está tratando de decirle. Por ejemplo, decirle a un ser querido con la enfermedad de Alzheimer que «no sirve de nada llorar por la leche derramada» podría hacer que busque dónde se ha derramado la leche, en lugar de consolarlo o alentarlo a que no se concentre en un problema del pasado.

De hecho, la prueba de interpretación de proverbios, que le pide al examinado que interprete ideas abstractas como la referencia anterior a la leche derramada, es una forma de detectar síntomas de demencia.

No ignores a la persona

Si tiene una pregunta, pídale primero a la persona que le dé la oportunidad de responder antes de dirigirse a su familia para obtener una respuesta. Además, no hables de la persona como si no estuviera ahí. Es posible que entiendan más de lo que les das crédito, así que transmite tu respeto dirigiéndote a ellos directamente.

Colóquese a su nivel

En lugar de pararse derecho y mirar hacia abajo a alguien que puede estar sentado, agáchese para estar al mismo nivel que ellos. Esto puede hacerte sentir menos cómodo físicamente, pero facilitará una conversación más cómoda y respetuosa.

Evite interrogar

Limite sus preguntas a unas pocas. Su objetivo es alentar y brindar aliento durante su visita, no lanzarles preguntas interminables que pueden ser difíciles de responder.

Sonríe y haz contacto visual

En la demencia, una sonrisa genuina puede reducir la posibilidad de comportamientos desafiantes ya que la persona puede sentirse tranquilizada por su comunicación no verbal. Su cálida sonrisa y el contacto visual transmiten que está contento de estar con ellos y son dos de los factores más importantes para comunicarse con cualquier persona.

Una palabra de MEDSALUD

Infundir su comunicación con respeto y calidez genuina aumentará las probabilidades de éxito, ya sea que la persona con la que está hablando tenga demencia o no. Por su bien, evite las molestias personales cuando pase tiempo con alguien que vive con la enfermedad de Alzheimer.

Preguntas frecuentes

  • ¿Qué técnicas de comunicación debes usar cuando hablas con una persona con demencia?

    La comunicación no verbal es esencial cuando se habla con alguien con demencia. Antes de hablar, permita que la persona vea su rostro para saber quién está hablando. Mantenga su rostro y su lenguaje corporal relajados y positivos. No interrumpa a una persona con demencia ni intente terminar sus oraciones. Sea paciente y tranquilo. Hable despacio y con claridad, pero no levante la voz ni le hable mal a nadie.

  • ¿Qué debe evitar al hablar con alguien con demencia?

    Cuando hable con alguien con demencia, no le recuerde que tiene problemas de memoria. Si olvidan algo que les dijiste, finge que olvidaste mencionarlo antes y discúlpate.

    No intente razonar con alguien con demencia y evite discutir. No los confronte por problemas de memoria. Evite hacer muchas preguntas, como sobre eventos recientes o si recuerda su nombre.

    Lo más importante es que no se lo tome como algo personal si no recuerda algo o se siente frustrado.

    En su lugar, brinde explicaciones breves, acepte la culpa por algo (incluso si no es culpa suya), asegúreles que todo está bien y distráigalos cambiando de tema o pidiéndoles que participen en tareas simples, como doblar la ropa.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.