La ketamina no es un opioide. Sin embargo, a veces puede confundirse con uno debido a las similitudes entre los dos tipos de drogas.

Al igual que los opioides, la ketamina provoca sedación (un estado de relajación y somnolencia). También puede producir sentimientos disociativos, alucinaciones y amnesia (falta de memoria de los acontecimientos mientras se está bajo la influencia de la droga). También es similar a los opioides en que tiene un alto potencial de abuso. Por esa razón, es una sustancia controlada.

La ketamina es un anestésico general no barbitúrico y un antagonista del receptor NMDA. Está disponible como fármaco inyectable, clorhidrato de ketamina, aprobado para anestesia en procedimientos quirúrgicos y de diagnóstico, solo o en combinación con otros fármacos anestésicos.

Spravato es otro producto de ketamina que contiene solo una de las dos formas de estructura química de la ketamina, llamada esketamina, y es un aerosol nasal aprobado para tratar la depresión en adultos.

Este artículo analizará las diferencias entre la ketamina y los opioides, los usos y el estatus legal de la ketamina, y las consideraciones de seguridad para la ketamina.

¿En qué se diferencia la ketamina de los opioides?

Si bien la ketamina comparte algunas características con los opioides, como producir somnolencia y tener un potencial de abuso, es un tipo de droga diferente a los opioides.

Los opioides tratan el dolor uniéndose a los receptores opioides mu en el cerebro y la médula espinal y produciendo una respuesta que controla la cantidad de dolor que siente.

La ketamina, sin embargo, actúa principalmente uniéndose a un tipo diferente de receptor, llamado receptor NMDA, y bloqueando la acción de este receptor. Este bloqueo o antagonismo del receptor NMDA produce anestesia, analgesia (alivio del dolor), sentimientos disociativos y cierta depresión respiratoria. Además del antagonismo de NMDA, la ketamina también puede unirse con una capacidad limitada a los receptores opioides y afectar otras vías distintas de NMDA. Aún así, éstas no son las principales fuentes de efectos.

¿Es la ketamina una sustancia controlada?

La ketamina es una sustancia controlada de la Lista III (3).

La Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) rastrea y monitorea más de cerca las sustancias controladas que las sustancias no controladas debido a su potencial de crear hábito, abusar o usar en exceso. Se considera que los medicamentos de la Lista III, como la ketamina, conllevan un riesgo moderado: más que los medicamentos de las Listas IV (4) y V (5), pero menos que los de las Listas I (1) y II (2).

Comprensión de la ketamina: usos aprobados y estatus legal

La DEA utiliza los Anexos I a V para clasificar el riesgo y el potencial de abuso de diferentes drogas, así como para establecer leyes sobre cuán estrictas deben ser reguladas las diferentes drogas.

Las drogas de la Lista I conllevan el mayor riesgo de abuso y dependencia y no están aprobadas para ningún uso médico. Un ejemplo de droga de la Lista I es la heroína.

Los medicamentos de la Lista V tienen el menor potencial de abuso y vienen con la menor cantidad de restricciones, con ejemplos que incluyen Lyrica (pregabalina) y algunos medicamentos para la tos que contienen codeína.

La ketamina está clasificada justo en el medio de esta escala en el Anexo III, lo que significa que la DEA considera que conlleva un riesgo de dependencia de moderado a bajo. Se abusa de la droga y se vende ilegalmente como droga callejera.

Si está a punto de someterse a un procedimiento quirúrgico, ya sea de forma ambulatoria o mientras está hospitalizado, el proveedor de atención médica que le administre la anestesia le explicará los medicamentos que planea usar para mantenerlo cómodo y dormido durante el procedimiento. Esta lista de medicamentos puede incluir ketamina. Los hospitales y clínicas toman medidas para cumplir con las leyes sobre sustancias controladas, por lo que no hay nada de qué preocuparse.

Su farmacia también puede aplicar las restricciones necesarias si un proveedor de atención médica le receta Spravato, el aerosol nasal que contiene esketamina, similar al clorhidrato de ketamina. La cantidad de resurtidos que puede obtener de este medicamento dentro de un cierto período de tiempo estará restringida según el estado en el que viva.

Las farmacias en casi todos los estados también utilizan PDMP, o programas de monitoreo de medicamentos recetados. Estos programas evitan que las personas surtan sustancias controladas en diferentes farmacias repetidamente en un período corto. Permiten que todas las diferentes farmacias vean dónde las personas han adquirido sustancias controladas en otras farmacias y pueden negarse a surtir la receta si sienten que hay signos de abuso o uso excesivo de sustancias controladas, incluida la ketamina.

Ketamina para el dolor crónico

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos (EE. UU.) no ha aprobado la ketamina como tratamiento para el dolor. Sin embargo, a menudo se utiliza de forma no autorizada para este fin.

Se utilizan dosis más bajas de ketamina en el tratamiento del dolor en comparación con las necesarias para los procedimientos quirúrgicos para prevenir efectos disociativos u otros efectos psicológicos que pueden surgir con dosis más altas.

El antagonismo del receptor NMDA produce analgesia o alivio del dolor. Otros mecanismos de acción ejercidos por la ketamina también pueden contribuir a este control del dolor.

Por este motivo, la ketamina tiene un alto potencial para el tratamiento del dolor como alternativa a los opioides. Ya se usa comúnmente de forma no autorizada para el dolor agudo o extremo que se observa en los departamentos de emergencia, como traumatismos, fracturas y dolor abdominal o en el costado. El uso no autorizado para tratar el dolor crónico tampoco es inusual.

¿Qué significa el uso «no autorizado»?

El uso «no autorizado» es la práctica de recetar medicamentos aprobados por la FDA para una afección o enfermedad para la que no están aprobados. Esto sucede cuando un proveedor de atención médica considera que el medicamento es médicamente apropiado para un individuo en particular y su condición.

Los medicamentos que se usan fuera de etiqueta pueden administrarse para una enfermedad o afección para la que no están aprobados, administrarse en una forma diferente o recetarse en una dosis diferente a la aprobada por la FDA.

Orientación sobre el uso no autorizado de ketamina

Las organizaciones que cuentan con expertos en manejo del dolor y anestesia han respondido a solicitudes de pautas sobre el uso de ketamina para controlar el dolor, ya que todavía es un uso no autorizado. Este uso debe guiarse por la experiencia y la opinión de expertos en el campo y no por la información de prescripción que viene con las aprobaciones de la FDA para nuevas indicaciones.

Algunas organizaciones que han contribuido a estas pautas que ayudarán a otros proveedores a tratar el dolor con ketamina de manera segura incluyen:

  • Sociedad Estadounidense de Anestesia Regional y Medicina del Dolor
  • Academia Estadounidense de Medicina del Dolor
  • Comités de medicina del dolor y parámetros de práctica y estándares de la Sociedad Estadounidense de Anestesiólogos

Estos grupos reconocen que se necesita una investigación más exhaustiva y consistente. Sin embargo, hacen todo lo posible con los datos de investigación existentes para proporcionar recomendaciones estandarizadas sobre dosificación, indicaciones (usos), requisitos previos al tratamiento, personal necesario para administrar las infusiones y lo que indica una respuesta positiva al tratamiento.

Algunas indicaciones que estos comités incluyeron en sus recomendaciones incluyen el dolor por lesión de la médula espinal y el síndrome de dolor regional complejo (SDRC). La mejora en estas condiciones está respaldada por evidencia débil o moderada.

Los comités solo afirman que hay evidencia débil o nula de mejora en tipos de dolor como:

Las pautas también afirman que no se debe usar ketamina si usted:

  • Tener una afección cardíaca mal controlada.
  • Tiene un trastorno por abuso de sustancias activo
  • Tiene una enfermedad hepática grave.
  • esta embarazada

Se necesita más investigación sobre los tipos de dolor en los que la ketamina es más eficaz para tratar y la dosis y los criterios adecuados para tratar estos tipos de dolor.

Efectos secundarios y riesgos de la ketamina

Algunos efectos secundarios más comunes de la ketamina incluyen:

  • Náuseas o vómitos
  • Mareo
  • diplopía (visión doble)
  • Somnolencia
  • disforia (un estado mental desagradable o incómodo)
  • Confusión

Otros efectos secundarios o riesgos posibles pero menos comunes que pueden surgir con la ketamina incluyen:

  • Presión arterial elevada y arritmias cardíacas.
  • nistagmo (movimiento ocular rápido) o aumento de la presión intraocular (presión dentro del ojo)
  • Espasmos musculares
  • Convulsiones
  • Depresion respiratoria
  • Ansiedad o depresión
  • Estado disociativo (falta de control o incapacidad para responder adecuadamente a órdenes verbales)
  • Alucinaciones o miedo

Resumen

La ketamina no es un opioide, pero comparte algunas similitudes con la clase de drogas opioides, incluida su capacidad para causar sedación y depresión respiratoria y su tendencia a abusar o usarse en exceso.

Al igual que los opioides, también es una sustancia controlada. Sin embargo, es una sustancia controlada de la Lista III, mientras que la mayoría de los opioides son de la Lista II porque conllevan un mayor riesgo de abuso y dependencia.

La ketamina está aprobada por la FDA para proporcionar anestesia en procedimientos quirúrgicos y para tratar la depresión en adultos (como un producto en aerosol nasal que contiene solo una de las dos formas de la estructura química de la ketamina). Actúa bloqueando los receptores NMDA, lo que, en diferentes dosis, provoca anestesia, amnesia, sentimientos disociativos, somnolencia y analgesia o alivio del dolor.

Debido a este efecto analgésico, la ketamina ha comenzado a usarse ampliamente para tratar el dolor a pesar de no contar con la aprobación de la FDA para ninguna indicación de dolor.

Según los datos de investigación existentes, pero limitados, la ketamina es prometedora como tratamiento alternativo para el control del dolor. Aún así, se necesita una investigación más exhaustiva y consistente.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.