Epilepsia y migraña son trastornos cerebrales complejos, y tener uno aumenta la probabilidad de tener el otro. A pesar de ser condiciones distintas, la epilepsia y la migraña comparten varias características, incluidos los desencadenantes, los síntomas y los tratamientos. Estas similitudes quizás proporcionen una idea de cómo se conectan los dos trastornos.

Este artículo explora la relación entre la epilepsia y la migraña, incluido cómo pueden manejarse simultáneamente.

Conexión entre la epilepsia y la migraña

La migraña y la epilepsia comparten biologías, desencadenantes y síntomas similares, como el dolor de cabeza y el aura. Una migraña puede incluso desencadenar una convulsión en raras ocasiones.

La epilepsia y la migraña son enfermedades que implican una actividad eléctrica cerebral anormal, específicamente un período inicial de excitabilidad excesiva de las células nerviosas.

Si bien ambas condiciones pueden originarse o desencadenarse por esta hiperexcitabilidad en el cerebro, los expertos especulan que los trastornos eventualmente transitan por vías únicas:

  • En las convulsiones, la hiperexcitabilidad pasa a que muchas células nerviosas se disparen simultáneamente.
  • En la migraña, la hiperexcitabilidad posiblemente pasa a una depresión de propagación cortical (CSD).

¿Qué es la depresión de propagación cortical?

La depresión de propagación cortical es una ola de actividad eléctrica que se mueve a través del cerebro, activando los nervios sensibles al dolor, estrechando los vasos sanguíneos y generando una migraña.

disparadores

La migraña y la epilepsia son trastornos episódicos, lo que significa que se caracterizan por ataques o episodios de síntomas, seguidos de períodos de recuperación. Estos episodios pueden ocurrir espontáneamente o ser desencadenados por un factor ambiental.

Ejemplos de desencadenantes ambientales compartidos con la migraña o epilepsia incluir:

  • Estrés
  • La privación del sueño
  • Menstruación
  • Alcohol

Dolor de cabeza como síntoma

Los dolores de cabeza ocurren en la migraña y la epilepsia.

Los dolores de cabeza por migraña son palpitantes y se pueden sentir en un lado de la cabeza o en ambos. Pueden estar acompañados de náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz o al ruido.

Los dolores de cabeza palpitantes que se asemejan a las migrañas ocurren comúnmente con las convulsiones, especialmente en el estado posictal, el período de recuperación después de una convulsión.

Los dolores de cabeza postictales ocurren en alrededor del 45% de las personas con epilepsia y pueden acompañar a otros síntomas postictales como confusión, cansancio o mareos.

Los dolores de cabeza similares a la migraña también pueden ocurrir en el estado ictal, la etapa activa de una convulsión cuando ocurren ráfagas de actividad eléctrica en el cerebro. Los dolores de cabeza ictales en general no son tan comunes como los dolores de cabeza posictales.

Aura como síntoma

Otro síntoma, un aura, puede ocurrir con convulsiones y ataques de migraña.

Las auras de migraña preceden alrededor del 15% al ​​30% de los dolores de cabeza por migraña y generalmente se asocian con síntomas visuales como ver luces intermitentes en zigzag o formas brillantes.

Los trastornos sensoriales (p. ej., entumecimiento y hormigueo en partes del cuerpo) y los síntomas del habla, la audición o motores (relacionados con el movimiento) también pueden estar presentes durante un aura de migraña.

Las auras epilépticas ocurren en casi el 60 % de las personas con epilepsia focal (convulsiones que comienzan en un área del cerebro) y en el 13 % con epilepsia generalizada (convulsiones que comienzan en ambos lados del cerebro).

Las auras epilépticas se asocian comúnmente con malestar estomacal o sentimientos psíquicos de déjà vu, miedo o muerte inminente. Estas auras también pueden causar trastornos neurológicos, similares a un aura de migraña, como síntomas visuales, sensoriales o auditivos. (p. ej., zumbidos o zumbidos en ambos oídos).

Convulsión desencadenada por aura de migraña

Una migraña con aura puede conducir directamente a una convulsión dentro de una hora del inicio de la migraña. Esta complicación de la migraña está clasificada como una convulsión provocada por el aura de la migraña por la International Headache Society.

Un diagnóstico en debate

Algunos expertos cuestionan la existencia de convulsiones provocadas por el aura de la migraña, considerando que rara vez se informan. Es posible que el aura de la migraña preceda a la convulsión (un ataque de migraña preictal) y no la desencadene.

Riesgos

En comparación con la población general, las personas con epilepsia tienen aproximadamente el doble de probabilidades de tener migraña. Asimismo, las personas con migraña tienen una mayor probabilidad de tener epilepsia, aunque también suelen estar presentes otros factores de riesgo, como antecedentes de traumatismo craneoencefálico.

Los expertos no han aclarado con precisión por qué tener epilepsia aumenta el riesgo de migraña y viceversa. No parece que una condición cause directamente la otra.

En cambio, los factores ambientales como la lesión cerebral probablemente expliquen algunos casos de epilepsia y migraña coexistentes. Los factores genéticos también pueden desempeñar un papel.

Lo que respalda un vínculo genético entre las condiciones es que se han descubierto varias mutaciones genéticas comunes (cambios en el ADN) en familias con migraña y epilepsia.

Muchas de estas mutaciones genéticas conducen a un desequilibrio entre las sustancias químicas excitatorias e inhibidoras del cerebro. Este desequilibrio químico juega un papel crucial en la patogenia de la epilepsia y la migraña.

Es importante tener en cuenta que, si bien la epilepsia y la migraña pueden coexistir, no hay evidencia que sugiera que una afección necesariamente agrave a la otra.

Dicho esto, pueden tener efectos psicológicos agravantes. Tanto la epilepsia como la migraña están asociadas con una peor calidad de vida y dificultades psicológicas como depresión, ansiedad y disfunción sexual.

Tratamiento y manejo de la epilepsia con migraña

Ciertos medicamentos para la epilepsia y la migraña se usan para controlar ambas afecciones.

Topamax (topiramato) y Depakote (valproato) son dos buenos ejemplos. Estos medicamentos se utilizan para la prevención de la migraña, aunque inicialmente se desarrollaron para la epilepsia.

Los medicamentos para la prevención de la migraña ayudan a reducir la cantidad y la gravedad de las migrañas. Asimismo, los medicamentos anticonvulsivos están destinados a reducir la cantidad o la gravedad de las convulsiones de una persona.

Comenzar a tomar un medicamento anticonvulsivo (que también se puede usar para prevenir la migraña) requiere una discusión detallada con su proveedor de atención médica. Dichos medicamentos pueden causar diversos efectos secundarios y deben tomarse diariamente para que sean efectivos.

Tenga en cuenta que un medicamento anticonvulsivo no es efectivo para tratar los ataques agudos de migraña. Las migrañas agudas se tratan con un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) como Advil o Motrin (ibuprofeno). Los ataques de migraña más severos o persistentes pueden requerir un triptán, como Imitrex (sumatriptán).

Prevención

No existe una forma segura de prevenir que se desarrollen migrañas después de que se le haya diagnosticado convulsiones o viceversa. Sin embargo, estrategias preventivas similares pueden ayudarlo a controlar ambos trastornos.

Evitación de desencadenantes

Dado que la epilepsia y la migraña comparten desencadenantes, identificar y evitar estos desencadenantes (si te afectan) podría ayudarte a tener menos convulsiones o migrañas. Iniciar un diario de convulsiones y migrañas, o descargar una aplicación como Compañero de migraña o Mi diario de convulsionespuede ayudarlo a rastrear posibles desencadenantes.

Estilo de vida saludable

Adoptar hábitos de vida saludables también puede mejorar el control de las convulsiones y la migraña. Tales hábitos incluyen:

  • Cumpla con un horario de sueño regular.
  • Coma una dieta bien balanceada (considere reunirse con un nutricionista para obtener orientación sobre los patrones de alimentación que pueden ayudar a prevenir las convulsiones/migrañas).
  • Evite o limite el consumo de alcohol.
  • Manténgase activo (consulte con su equipo de atención médica antes de comenzar un régimen de ejercicios).
  • Cuide su bienestar emocional y haga frente al estrés (considere escribir un diario, meditar y recibir masajes).

Resumen

La epilepsia y la migraña son afecciones cerebrales con características superpuestas. Tener epilepsia aumenta las posibilidades de desarrollar migraña y viceversa. Los complejos factores genéticos y ambientales probablemente explican por qué las condiciones a veces coexisten. No hay evidencia de que uno cause directamente al otro.

Además de compartir desencadenantes y síntomas, ciertos medicamentos pueden tratar ambas condiciones simultáneamente. Los hábitos de vida saludables que evitan los desencadenantes también pueden ayudar.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.