La manometría anorrectal es un procedimiento de diagnóstico que mide el tono muscular de los esfínteres y otros músculos del ano y el recto. Esta información puede ser utilizada por su proveedor de atención médica para comprender mejor y tratar cualquier problema que pueda tener con sus evacuaciones intestinales.

Una prueba de expulsión del globo rectal puede acompañar al procedimiento de manometría anorrectal. En concreto, estas pruebas evalúan:

  • La coordinación de los músculos rectales y anales.
  • La acción refleja de los músculos rectales y anales.
  • Sensaciones dentro del recto
  • La fuerza y ​​debilidad de los músculos anales y rectales.

La manometría anorrectal se considera un procedimiento seguro y de bajo riesgo, pero existen algunas dudas sobre su utilidad clínica. Algunos argumentan que el diagnóstico de los trastornos de la defecación se puede hacer basándose únicamente en el informe de síntomas. Se espera que el uso de nueva tecnología, como catéteres de alta resolución y alta definición, produzca mejoras en la validez y utilidad de los resultados de las pruebas, aunque la investigación aún no ha respaldado completamente esta esperanza.

Se le puede recomendar la manometría anorrectal si tiene uno de los siguientes problemas de salud:

  • Constipación crónica
  • Defecación disinérgica (una condición en la que hay un problema con la forma en que ciertos nervios y músculos funcionan en el piso pélvico)
  • Incontinencia fecal (manchas)

La tensión de los músculos del esfínter durante la defecación puede contribuir al estreñimiento, mientras que la debilidad de los músculos del esfínter puede provocar incontinencia fecal. La manometría anorrectal puede indicar si estos músculos están funcionando como deberían.

Qué esperar durante el procedimiento

Antes del procedimiento, lo más probable es que no tenga que someterse a una preparación completa para la colonoscopia, pero lo más probable es que le pidan que se ponga un enema.

La prueba en sí no es dolorosa. Implica la inserción de una sonda pequeña y flexible en el recto mientras está acostado sobre una mesa. Si le van a hacer la prueba de expulsión del globo, se le insertará un globo pequeño en el recto y se lo llenará lentamente. Se le puede pedir en varios momentos que relaje o apriete los músculos rectales o que empuje hacia abajo como si tuviera una evacuación intestinal. La prueba generalmente toma aproximadamente de 15 a 45 minutos.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.