Diástasis de rectos abdominales es una separación del recto abdominal músculo, comúnmente conocido como «six-pack», y el adelgazamiento del tejido conectivo que corre a lo largo de la mitad de este músculo llamado linea alba.

Si bien esta separación de los músculos abdominales ocurre más comúnmente como resultado del embarazo, puede afectar a hombres o mujeres de cualquier edad. El tratamiento principal para esta afección es la fisioterapia. Con menos frecuencia, la afección se resuelve por sí sola o requiere reparación quirúrgica.

Este artículo analiza la diástasis de rectos: por qué ocurre, los síntomas y las opciones de tratamiento.

¿Por qué ocurre la diástasis de rectos?

El recto abdominal es el músculo abdominal de tamaño considerable al que a menudo se hace referencia como «abdominales marcados». Este músculo está fusionado en el medio, con una división de 1 a 2 centímetros (cm) entre los lados. La separación mayor de 2 cm se diagnostica como diástasis de rectos.

La diástasis de rectos ocurre con mayor frecuencia durante el embarazo o como resultado de un aumento de peso significativo. También puede desarrollarse después de una cirugía abdominal.

Durante el embarazo y el posparto

La diástasis de rectos puede ocurrir durante el embarazo y después del parto. A medida que el vientre se expande, los músculos abdominales deben estirarse para adaptarse a este crecimiento, incluido el tejido conectivo que mantiene unidos los dos lados de este músculo. El exceso de estiramiento puede provocar que se produzca una separación durante el embarazo y el posparto.

No está clara la razón exacta por la que algunas personas embarazadas o en posparto experimentan diástasis de rectos mientras que otras no. Sin embargo, existen posibles factores de riesgo para desarrollar esta condición, como:

  • Embarazo a una edad avanzada
  • Aumento de peso durante el embarazo
  • Alto peso al nacer
  • Embarazos múltiples
  • Cesárea (cesárea; parto quirúrgico)

La diástasis de rectos a menudo se resuelve por sí sola después del parto, pero aproximadamente 1 de cada 3 mujeres seguirá teniendo esta afección 12 meses después del parto.

Fuera del embarazo

La diástasis de rectos puede afectar tanto a hombres como a mujeres fuera del embarazo, generalmente como resultado del aumento excesivo de peso (obesidad). También puede ocurrir en personas que se han sometido a una cirugía abdominal.

Síntomas de la separación de los músculos abdominales

La diástasis de rectos a menudo causa una protuberancia en el abdomen alrededor del área del ombligo. Esto puede ser visible todo el tiempo o puede que solo sobresalga después de que la persona haya comido o bebido. Esta afección normalmente no causa dolor.

Si bien esta afección suele desarrollarse durante el embarazo, es posible que no sea visible hasta después del parto.

Puede realizar una prueba sencilla en casa, de la siguiente manera, para determinar si tiene diástasis de rectos:

  1. Acuéstese boca arriba sobre una superficie firme.
  2. Doble las rodillas y coloque los pies apoyados en el suelo.
  3. Apriete los músculos abdominales y levante ligeramente la parte superior del cuerpo del suelo.
  4. Coloque sus dedos en el medio de sus músculos abdominales y presione suavemente. Repita esto encima de su ombligo, en el ombligo y justo debajo. Si siente un espacio, es probable que tenga diástasis de rectos.

La diástasis de rectos generalmente se clasifica por la cantidad de anchos de dedos que caben en el espacio entre los lados de los músculos abdominales.

Diagnóstico de diástasis de rectos

La diástasis de rectos la diagnostica principalmente un médico mediante palpación: presionar suavemente los músculos abdominales para sentir un espacio. El tamaño del espacio se puede medir en el ancho de un dedo o utilizando una herramienta de medición como una regla. En algunos casos, se pueden utilizar imágenes de ultrasonido para confirmar el diagnóstico y descartar afecciones con síntomas similares, como una hernia.

Efectos en el cuerpo

La diástasis de rectos no es sólo una cuestión cosmética. Esta condición puede tener otros efectos adversos en el organismo, contribuyendo a:

Opciones de tratamiento para la diástasis de rectos

El tratamiento para la diástasis de rectos varía según la gravedad de la afección. En algunos casos, la afección puede resolverse de forma independiente, como después del parto.

La fisioterapia es el tratamiento conservador primario para la diástasis de rectos. Las intervenciones suelen incluir:

Ejercicios de fortalecimiento

Los ejercicios de fortalecimiento se dirigen a los músculos recto abdominal, transverso abdominal y del suelo pélvico. Puedes hacer algunos ejercicios de fortalecimiento en casa, pero procede con cautela; progresar demasiado rápido puede hacer más daño que bien. Para reducir el riesgo de empeorar su condición, consulte a un fisioterapeuta para un programa de ejercicio individualizado.

Soportes abdominales

A veces se utilizan varios aparatos ortopédicos, como una faja abdominal o la aplicación de una cinta de kinesiología por parte de un fisioterapeuta, para sostener los músculos abdominales durante la curación.

Un fisioterapeuta podría recomendar que una persona con esta afección use un aparato ortopédico abdominal o una prenda de soporte al principio del proceso de recuperación para ayudar a mantener los músculos abdominales en la posición correcta durante las actividades diarias.

Estimulación eléctrica neuromuscular (NMES)

La estimulación eléctrica puede ayudar a que los músculos débiles se contraigan durante los ejercicios de fortalecimiento. Este tratamiento lo realiza un fisioterapeuta. Se aplican electrodos a la piel para enviar impulsos eléctricos para ayudar a los músculos a contraerse con más fuerza durante los ejercicios de fortalecimiento.

Cirugía

Las personas con casos graves (normalmente un espacio de al menos 5 cm de ancho) pueden necesitar cirugía para tratar la diástasis de rectos. En casos menos graves, es posible que decida someterse a una cirugía por motivos estéticos.

La cirugía de diástasis de rectos se puede realizar por vía laparoscópica (insertando instrumentos a través de pequeñas incisiones) o con un procedimiento abierto, utilizando incisiones más grandes.

La cobertura del seguro dependerá de su plan de seguro y de si la cirugía es médicamente necesaria.

Ejercicios para probar con diástasis de rectos

Si tiene diástasis de rectos, hable con un proveedor de atención médica, como un fisioterapeuta, antes de comenzar un nuevo régimen de ejercicios. Usar una mala forma o esforzarse demasiado puede empeorar esta condición. A continuación se muestran algunos ejercicios que un fisioterapeuta puede recetarle para fortalecer su núcleo.

Refuerzo abdominal

  1. Acuéstese boca arriba sobre una superficie firme.
  2. Doble las rodillas y coloque los pies apoyados en el suelo.
  3. Coloque las manos en las caderas con las yemas de los dedos apoyadas a los lados de los músculos abdominales inferiores.
  4. Apriete lentamente los músculos abdominales como si tirara del ombligo hacia la columna. Debería sentir cómo se tensan los músculos debajo de las yemas de los dedos. No contengas la respiración.
  5. Mantenga esta posición durante 10 segundos y luego relájese.
  6. Repita 10 veces.

Caídas de rodilla

  1. Realice el ejercicio de refuerzo abdominal (arriba).
  2. Manteniendo los músculos abdominales tensos, deje caer lentamente una rodilla hacia un lado y luego tráigala de regreso al centro.
  3. Repita en el lado opuesto.
  4. Realice 10 veces en cada lado.

Marchas supinas

  1. Realice el ejercicio de refuerzo abdominal (arriba).
  2. Manteniendo los músculos abdominales tensos, levante un pie del suelo y bájelo nuevamente.
  3. Repita en el lado opuesto.
  4. Continúe «marchando», alternando piernas, 10 veces a cada lado.

puente

  1. Acuéstese boca arriba sobre una superficie firme.
  2. Doble las rodillas y coloque los pies en el suelo.
  3. Aprieta los glúteos y levanta las caderas del suelo. Mantén los omóplatos en contacto con el suelo.
  4. Mantén la posición durante dos o tres segundos y luego vuelve a bajar.
  5. Repita 10 veces y trabaje hasta tres series seguidas.

Ejercicios que se deben evitar con diástasis de rectos

Realizar los ejercicios correctos con diástasis de rectos es fundamental para evitar que empeore la afección. Las actividades que son seguras más adelante en el proceso de curación, como los abdominales, pueden ejercer demasiada presión sobre el tejido conectivo entre los músculos abdominales antes.

La forma más segura de progresar mediante ejercicios para la diástasis de rectos es bajo la supervisión de un fisioterapeuta. Si tiene diástasis de rectos, evite cualquier ejercicio que cause abombamiento. La cúpula es la protuberancia de su vientre a través de sus músculos abdominales. Ejemplos incluyen:

  • abdominales
  • Abdominales
  • tablones
  • Levantar objetos pesados ​​o pesas

Cómo encontrar un fisioterapeuta para la separación abdominal

Los fisioterapeutas están capacitados para tratar la diástasis de rectos. Puedes acudir a la American Physical Therapy’s elegirpt.com, haga clic en el botón «Buscar un PT» y elija «salud pélvica» en el campo «enfoque de práctica». También puede encontrar un especialista en salud de la mujer certificado seleccionando el campo «buscar por especialista» y seleccionando «salud de la mujer».

También puede pedirle una derivación a un proveedor de atención médica de confianza. Los obstetras-ginecólogos (obstetras-ginecólogos), los médicos especializados en el tratamiento de personas embarazadas o un proveedor de atención primaria (PCP) pueden derivarla a fisioterapeutas en su área que trabajan regularmente con personas con diástasis de rectos.

Resumen

La diástasis de rectos es una afección que ocurre cuando los músculos abdominales «six-pack» y el tejido conectivo que los mantiene unidos se estiran demasiado. Lo más común es que sea el resultado del embarazo. Sin embargo, también puede desarrollarse por obesidad o después de una cirugía abdominal tanto en hombres como en mujeres.

La diástasis de rectos puede resolverse de forma independiente, pero el tratamiento principal para esta afección es la fisioterapia que se centra en fortalecer de forma segura los músculos afectados. Con menos frecuencia, se requiere cirugía.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.