Casi la mitad de todos los adultos con diabetes tipo 2 también tienen artritis, con mayor frecuencia osteoartritis. Las dos condiciones son comunes y comparten algunos factores de riesgo subyacentes, como el aumento de la edad y el peso; ambos pueden implicar inflamación en el cuerpo.

Este artículo analiza la diabetes tipo 2 y la osteoartritis, cómo se afectan entre sí, el tratamiento y la gestión.

Conexión entre la diabetes tipo 2 y la osteoartritis

Tanto la osteoartritis como la diabetes tipo 2 son comunes, particularmente en adultos mayores. La osteoartritis afecta aproximadamente a un tercio de las personas mayores de 65 años y causa dolor y rigidez en las articulaciones. La diabetes tipo 2 afecta a más del 10 % de los adultos estadounidenses de este grupo de edad.

Aunque la inflamación no suele asociarse con la diabetes, la evidencia de la última década ha demostrado que el exceso de inflamación puede desempeñar un papel en la causa o el empeoramiento de la afección.

La osteoartritis es la descomposición gradual del cartílago y el tejido. Se considera artritis degenerativa y no está necesariamente asociada con inflamación. Si bien no causa tanta inflamación como una afección como la artritis reumatoide (AR), los investigadores han descubierto que la osteoartritis implica cierta inflamación de las articulaciones.

En teoría, las moléculas de señalización inflamatorias específicas liberadas en la sangre podrían exacerbar los síntomas de las articulaciones en alguien que tiene osteoartritis y diabetes tipo 2.

La falta de respuesta a la hormona insulina en personas con diabetes tipo 2 (resistencia a la insulina) también puede contribuir a la inflamación y dañar las células que normalmente protegen y mantienen la articulación.

Los altos niveles de azúcar en la sangre (hiperglucemia) asociados con la diabetes también pueden conducir a la formación de compuestos que irritan y dañan las articulaciones afectadas por la osteoartritis.

Riesgos

Las personas con diabetes tipo 2 parecen tener un riesgo ligeramente mayor de osteoartritis que las que no padecen la afección. Esto podría deberse a riesgos subyacentes compartidos, como tener exceso de peso, edad avanzada, falta o incapacidad para hacer ejercicio con regularidad, aumento de la inflamación u otros.

Algunos estudios han encontrado que las personas con osteoartritis y diabetes tipo 2 pueden tener más probabilidades de necesitar una cirugía de reemplazo articular en comparación con las personas que no tienen diabetes tipo 2. Tener diabetes tipo 2 también podría aumentar levemente el riesgo de complicaciones después de la cirugía; por ejemplo, es más probable que tenga una infección después de la cirugía o que necesite procedimientos quirúrgicos adicionales.

Tener osteoartritis también podría aumentar indirectamente las complicaciones en personas con diabetes tipo 2. Por ejemplo, muchas personas con osteoartritis toman medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para ayudar a controlar el dolor de la artritis. Estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de problemas cardíacos en personas con diabetes, que ya tienen un mayor riesgo.

Tratamiento y manejo de la diabetes tipo 2 y la osteoartritis

El ejercicio es crucial para tratar y controlar la osteoartritis y la diabetes tipo 2. Puede ayudar a mejorar la movilidad y la fuerza y ​​puede facilitar la pérdida de peso útil, lo que conduce a un mejor control del azúcar en la sangre y a una disminución del dolor de la osteoartritis.

Sin embargo, el ejercicio físico y la movilidad pueden ser un desafío para las personas que tienen estas condiciones. Más de una cuarta parte de los adultos con diabetes tipo 2 y artrosis se ven algo limitadas en sus actividades diarias debido a sus síntomas articulares.

Las actividades como los aeróbicos acuáticos o la natación pueden ser menos dolorosas para las articulaciones que caminar o trotar. Trabaje con su proveedor de atención médica para encontrar una rutina de ejercicios que sea factible, segura y efectiva para sus objetivos personales.

Comer una dieta nutritiva también es importante para mantener el nivel de azúcar en la sangre en un rango normal. Bajar de peso puede reducir la necesidad de medicamentos y ayudar a reducir los síntomas de la osteoartritis.

Administración de medicamentos

Las personas con diabetes tipo 2 y osteoartritis deben trabajar en estrecha colaboración con sus proveedores de atención médica para administrar sus medicamentos.

Tomar AINE como Motrin (ibuprofeno) para el dolor en las articulaciones puede aumentar el riesgo de daño renal, una complicación que una persona con diabetes tipo 2 ya tiene un mayor riesgo de padecer. Los AINE también pueden interactuar negativamente con ciertos medicamentos para la diabetes, incluidos los inhibidores de SGLT2 como Invokana (canagliflozina).

Del mismo modo, mientras que una inyección de corticosteroides en una articulación artrítica puede ayudar a aliviar temporalmente los síntomas de la artritis, también puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre durante varios días. Como resultado, es posible que deba ajustar sus medicamentos temporalmente.

Manejo de riesgos de medicamentos

Asegúrese de que todos los proveedores de atención médica que lo atienden conozcan todos los medicamentos que está tomando, incluidos todos los medicamentos de venta libre (OTC), como Advil o Tylenol.

Resumen

La diabetes tipo 2 y la osteoartritis son afecciones de salud comunes, por lo que no sorprende que algunas personas tengan ambas. La diabetes tipo 2 puede aumentar su riesgo de osteoartritis en parte debido a los factores de riesgo subyacentes compartidos, como la edad avanzada, el aumento de peso y, posiblemente, la inflamación. Tener diabetes tipo 2 también puede empeorar los síntomas de la osteoartritis.

El ejercicio y la dieta son partes esenciales del tratamiento tanto para la diabetes tipo 2 como para la osteoartritis. Hable con su proveedor de atención médica para determinar un plan de dieta y ejercicio que funcione para usted. Infórmeles sobre todos los medicamentos que está tomando para minimizar las interacciones adversas. Al controlar de manera óptima su diabetes, es posible que pueda reducir el riesgo de síntomas graves de osteoartritis.

Una palabra de MEDSALUD

Tener diabetes tipo 2 u osteoartritis puede ser un desafío, pero tener ambas condiciones puede serlo aún más. Hacer cambios en el estilo de vida, como comer una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad, puede ayudarlo a controlar ambas afecciones. Obtenga apoyo de su proveedor de atención médica para elaborar un plan de tratamiento que funcione mejor para usted.

Preguntas frecuentes

  • ¿Todas las personas con diabetes tienen osteoartritis?

    No. Muchas personas con diabetes nunca desarrollan osteoartritis, incluso en los últimos años de su vida.

  • ¿Todas las personas con osteoartritis tienen diabetes?

    No. La osteoartritis es una condición muy común, especialmente en personas mayores de 65 años. La mayoría de las personas con osteoartritis nunca desarrollan diabetes.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.