Hay dos tipos principales de tumores cerebrales: los que comienzan en el cerebro (primarios) y los que se propagan del cáncer a otra parte del cuerpo (metástasis). Los tumores cerebrales primarios, como un glioma, ocurren con menos frecuencia y, cuando lo hacen, en su mayoría son malignos (cancerosos). Un tumor maligno es una masa o grupo de células cancerosas que sigue creciendo; no hace nada excepto alimentarse del cuerpo para que pueda crecer.

Los gliomas constituyen el grupo más grande de tumores cerebrales primarios. Hay varios tipos de gliomas: astrocitomas, que crecen en cualquier parte del cerebro o la médula espinal; gliomas de tronco encefálico, que surgen en la parte más baja del cerebro; ependimomas, que se desarrollan en lo profundo del cerebro, en el revestimiento de los ventrículos, y oligodendrogliomas, que generalmente crecen en el cerebro (muy raros, representan solo el 3 % de todos los tumores cerebrales primarios). Un astrocitoma avanzado se llama glioblastoma; estos representan el 23% de todos los tumores cerebrales primarios.

Estadísticas

Según la Asociación Estadounidense de Tumores Cerebrales, los tumores cerebrales primarios ocurren a una tasa de 12,8 por cada 100 000 personas. Aunque las personas de cualquier edad pueden desarrollar un tumor cerebral, el problema parece ser más común en niños de 3 a 12 años y en adultos de 40 a 70 años. En los Estados Unidos, aproximadamente 2200 niños menores de 20 años son diagnosticados anualmente con tumores cerebrales . En el pasado, los médicos no pensaban en los tumores cerebrales en las personas mayores. Debido a una mayor conciencia y mejores técnicas de escaneo cerebral, las personas de 85 años o más ahora están siendo diagnosticadas y tratadas.

Difícil de tratar

Giros en los tratamientos tradicionales

Se están investigando nuevas formas de tratar los tumores cerebrales, incluida la modificación de los tratamientos existentes y el desarrollo de nuevas formas de administrar los tratamientos.

Para que los medicamentos de quimioterapia atraviesen la barrera hematoencefálica, por ejemplo, los investigadores aumentan las dosis e inyectan los medicamentos directamente en los vasos sanguíneos del cerebro. Un nuevo método coloca la quimioterapia justo en el sitio del tumor. Después de la cirugía, se pueden colocar pequeñas obleas de plástico biodegradable en el lugar donde estaba el tumor. Estas obleas liberan medicamentos de quimioterapia allí mismo.

Algo similar se puede hacer con la radioterapia. Después de extirpar un tumor, se coloca un globo quirúrgico en la cavidad que dejó el tumor. El globo se llena con radiación líquida y, durante la próxima semana, irradia el tejido que lo rodea para eliminar las células cancerosas restantes.

Antiangiogénesis

Los investigadores están analizando el tratamiento de tumores desde muchos ángulos interesantes. Uno de estos enfoques es la antiangiogénesis. Esto significa cortar el suministro de sangre a un tumor para que no solo no crezca, sino que se encoja y muera. Un estudio probó un fármaco antiangiogénico, la talidomida, con pacientes que tenían gliomas muy graves que no habían respondido a la radiación ni a la quimioterapia. Un año después de comenzar con el fármaco, el 25% de los pacientes seguían vivos, aunque sus tumores seguían creciendo. Los investigadores sugirieron que quizás la talidomida podría probarse en pacientes recién diagnosticados y combinarse con radiación y quimioterapia.

Uso del sistema inmunológico

Otro enfoque para el tratamiento del glioma que se está examinando es usar el propio sistema inmunitario del cuerpo para combatir el tumor. Los investigadores en un estudio tomaron 19 pacientes con gliomas, hicieron una vacuna para cada uno usando sus propias células tumorales y después de la vacunación estimularon la producción de glóbulos blancos de cada persona (que combaten la infección). Diecisiete de los pacientes mostraron una respuesta a la vacuna. En ocho pacientes, los investigadores pudieron ver la respuesta en rayos X, y cinco de los pacientes realmente mejoraron. Algunos de los pacientes vivieron hasta dos años después del tratamiento.

poliovirus

Un posible tratamiento que recibió cobertura de noticias es el uso de poliovirus para atacar los gliomas. Los investigadores descubrieron que el poliovirus tiene una atracción natural por una sustancia química que se encuentra en los gliomas malignos. Sin embargo, como no querían causar la polio, utilizaron la ingeniería genética para tomar una parte del virus que causa los resfriados (rinovirus) y ponerlo en el poliovirus. Esto «desactivó» la parte causante de la enfermedad del poliovirus. Los investigadores crearon gliomas en ratones y luego probaron el nuevo virus en los tumores. Estaban emocionados de ver que los tumores fueron eliminados. El siguiente paso será diseñar un estudio de investigación para probar el virus en humanos.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.