La sopa es un plato delicioso que se puede servir en casi cualquier ocasión. También es versátil: se puede consumir como aperitivo ligero o como plato principal rico en nutrientes. Aunque muchos ingredientes califican como adiciones deliciosas a una sopa, algunos de estos ingredientes no son buenos para incluir si está siguiendo una dieta para reducir el colesterol.

Saber qué ingredientes pueden agregar grasas saturadas, azúcar y calorías a su sopa puede marcar la diferencia entre un plato apto para el colesterol y uno que puede afectar negativamente sus niveles de colesterol y la salud del corazón.

Consejos para bajar el colesterol en la sopa

Cuando prepare su próxima sopa, pruebe algunos de estos consejos saludables para una sopa que mantendrá saludables sus niveles de colesterol y triglicéridos:

Incluir verduras: Las verduras son complementos necesarios para cualquier sopa saludable. Al incluir numerosos tipos de verduras, también incluye nutrientes y sabor adicionales. Agregar verduras a su sopa también agrega ingredientes saludables como fibra y fitoesteroles a su dieta, los cuales pueden ayudar a reducir sus niveles de colesterol LDL. Prácticamente cualquier vegetal se puede usar para agregar sabor y nutrientes adicionales a su sopa, ya sea que incluya favoritos de temporada como calabaza, calabacín y maíz, o vegetales siempre presentes como zanahorias, apio, pimientos y tomates.

Limite las carnes: Aunque la carne es un ingrediente que comúnmente se agrega a muchas sopas, también puede servir como fuente de grasas saturadas adicionales para su dieta, lo que podría aumentar sus niveles de colesterol. Si está cuidando su colesterol, debe limitar la cantidad de carne grasosa que consume todos los días. Hay muchas maneras de agregar proteínas a la sopa, sin agregar mucha grasa o calorías:

  • Sucedáneos de la carne: En lugar de usar carne, use una alternativa a la carne. Estos alimentos son productos que pueden agregar la textura de la carne a su sopa, sin agregar demasiadas calorías y grasas. El tofu y la soya pueden ser excelentes alternativas a la carne en su sopa baja en grasa, agregando proteína adicional para una comida deliciosa y abundante.
  • Use aves de corral en lugar de carne: El uso de cortes magros de aves de corral también puede agregar proteína a la sopa, sin agregar tanta grasa como otros cortes de carne. Al seleccionar aves de corral, elija cortes más magros, como pechuga de pollo o pavo.
  • Use pescado en lugar de carne: Aunque no se considera tan a menudo como la carne y las aves, el pescado también se puede agregar a las sopas. Algunos pescados, como el salmón y el atún, contienen una buena grasa llamada omega-3, que en realidad puede ayudar a reducir los triglicéridos.
  • Agregar frijoles: Un alimento de relleno, los frijoles a veces se descuidan en las sopas. No obstante, este ingrediente saludable para el corazón también contiene fibra soluble, así como proteínas y otros nutrientes. Garbanzos, frijoles rojos, frijoles del norte… todos estos frijoles, y más, pueden crear una sopa satisfactoria sin agregar grasa.
  • Cortes más magros de carne roja: Si su receta requiere carne y realmente tiene antojo, opte por cortes más magros y consuma con moderación. Además, debe inspeccionar la carne antes de prepararla para la sopa y quitarle la grasa visible.

Agregue granos saludables para el corazón: ¿Buscas agregar un poco de volumen a tu sopa? Si es así, seleccione granos integrales ricos en fibra para agregar a su sopa. Los cereales integrales pueden agregar vitaminas y fibra adicionales. Las opciones son infinitas y podrían incluir cebada, arroz integral, quinua y bayas de trigo. Sin embargo, debe limitar su uso de granos refinados, que no contienen tanta fibra como sus contrapartes integrales.

Mira el caldo: Aunque su caldo es la base para la sopa, también puede aportar calorías y grasas no deseadas. Tiene dos opciones para su caldo de sopa: usar caldos comprados en la tienda o hacer los suyos propios.

Si elige comprar caldo en la tienda, asegúrese de revisar las etiquetas de los alimentos para ver el contenido de calorías, azúcar y grasa. Idealmente, todos estos deben ser bajos. Además, verifique su contenido de sodio. Aunque el sodio no eleva los niveles de colesterol, podría contribuir a la presión arterial alta si también consume otras comidas con alto contenido de sal.

Si elige hacer el suyo propio, hay muchas maneras de hacerlo. Los caldos a base de vegetales y pollo pueden ser complementos sabrosos para muchas sopas, y no tienen grasa añadida.

Cuando prepare sus propios caldos, asegúrese de eliminar el exceso de grasa. También puede hacer un caldo a base de carne que se diluya con más agua, permitiendo que otros ingredientes proporcionen un sabor adicional. Limite o elimine por completo la mantequilla y las cremas, que podrían aumentar el contenido de grasas saturadas de la sopa.

Otras adiciones: A las sopas también se les agregan otros ingredientes, ya sea como aderezo o a la sopa misma, para darle un sabor adicional al plato. Algunas de estas adiciones también pueden ser una fuente de calorías y grasas no deseadas. Aquí hay algunas formas de usar estos ingredientes, sin hacer mella en sus esfuerzos para controlar el colesterol:

  • Especias: Mucha gente olvida el valioso aporte que las especias pueden hacer en un plato. Sin añadir muchas calorías, las especias pueden realzar el sabor de muchos platos. La cúrcuma, la albahaca, el romero y el jengibre son solo algunos ejemplos de especias que pueden animar una sopa aburrida. ¿Buscas agregar un poco de calor? Agregue un poco de pimienta de cayena o paprika. Recuerde, un poco de especias puede proporcionar mucho sabor.
  • Queso: A menudo espolvoreado encima, este sabroso ingrediente puede agregar calorías adicionales a su comida. Si desea agregar queso, busque versiones bajas en grasa de sus quesos favoritos.
  • Galletas saladas: Estos alimentos pueden agregar un crujido adicional, así como calorías adicionales. Si le encantan las galletas desmenuzadas en su sopa, opte por galletas integrales o ricas en fibra. Además, tener estas galletas al lado, en lugar de en la sopa, puede asegurar que no te excedas con las calorías. La incorporación de ciertos granos integrales en su sopa, como el trigo o la cebada, también puede agregar una textura más masticable y más fibra.

Vigilar la ingesta de grasas no significa escatimar en sabor. Como puede ver, hay muchas opciones para crear la sopa perfecta que sabe muy bien y alivia sus preocupaciones sobre el colesterol.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.