La artritis de rodilla es extremadamente común, especialmente a medida que envejece, y puede impedirle participar en sus actividades diarias. Si bien hay muchos tipos diferentes de artritis, la variedad más frecuente en la rodilla es la osteoartritis (OA), que generalmente causa dolor y rigidez al doblar o estirar la rodilla.

Afortunadamente, existe una amplia variedad de opciones de tratamiento disponibles para la osteoartritis, las cuales se detallan en las siguientes secciones.

Remedios caseros y estilo de vida

La OA a menudo se presenta gradualmente y sus síntomas pueden ir y venir con el tiempo. Si bien es aconsejable hablar con un proveedor de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente, hay varios pasos que puede seguir en casa para ayudar a controlar la artritis de la rodilla.

Una de las herramientas más básicas que se pueden utilizar para combatir los síntomas de la artrosis en casa es el principio RICE. Este acrónimo, que significa Rest-Ice-Compression-Elevation, es una de las formas más básicas de tratar la inflamación que la OA puede causar en la rodilla:

  • Descansar: Tómese un descanso de cualquier actividad extenuante o agravante para ayudar a disminuir el dolor que está experimentando.
  • Hielo: Trate la rodilla afectada con una bolsa de hielo durante 10 a 20 minutos por sesión, tres o más veces al día, lo que también ayudará a reducir la inflamación de la pierna.
  • Compresión: Use una manga de compresión o una envoltura estilo ACE para ayudar a disminuir la hinchazón y la rigidez. Sin embargo, es importante que el vendaje elástico no quede demasiado ajustado, ya que esto puede afectar la circulación en la pierna.
  • Elevación: Eleve la pierna por encima del nivel del corazón cada vez que esté sentado, lo que puede ayudar a combatir la inflamación que experimente. Lo hace utilizando la gravedad para drenar el líquido de la articulación de la rodilla.

Pérdida de peso

El peso corporal adicional genera una tensión excesiva en una articulación ya artrítica y puede contribuir a brotes de artrosis más frecuentes e intensos.

Una de las formas más efectivas de combatir los síntomas de la OA en el hogar es perder peso. Para perder peso, modifica tu dieta e incorpora a tu rutina diaria ejercicios aeróbicos y de fortalecimiento de bajo impacto.

Terapias de venta libre (OTC)

Si está experimentando un brote de dolor relacionado con la artritis en la rodilla, varios medicamentos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) pueden ayudarlo. Sin embargo, es importante hablar primero con un proveedor de atención médica, ya que pueden causar efectos secundarios no deseados en personas con otros problemas de salud.

Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son un tipo de medicamento que las personas con OA en las rodillas utilizan con frecuencia.

Esta clase de medicamento, que incluye ibuprofeno, aspirina y naproxeno, ayuda a disminuir la inflamación asociada con la degeneración de las articulaciones. Al hacerlo, puede ayudar a reducir el dolor, la hinchazón o la rigidez que pueda sentir.

Advertencia de AINE

Sin embargo, es importante tener cuidado al tomar AINE si tiene problemas gastrointestinales, hemorrágicos o renales, ya que este tipo de medicamento puede causar efectos secundarios adversos.

Paracetamol

El acetaminofén, también conocido como Tylenol, es otro medicamento de venta libre comúnmente utilizado para tratar la artrosis de rodilla. Este medicamento ayuda a aliviar el dolor asociado con la degeneración del cartílago sin causar efectos secundarios no deseados en el estómago o los riñones. Debido a esto, pueden tomarlo personas que no pueden tolerar los AINE.

Acetaminofén y su hígado

El paracetamol puede tener efectos adversos en el hígado, especialmente si se toma en dosis altas. Debido a esto, el medicamento no debe ser consumido por personas con daño hepático o si están bebiendo alcohol.

Prescripción médica

Los medicamentos de venta libre pueden ser útiles para tratar los síntomas de la artritis. En algunos casos, sin embargo, son ineficaces o inadecuados para tratar su problema de articulaciones. En estas circunstancias, puede ser necesario un medicamento recetado. Las opciones prescritas con más frecuencia se detallan a continuación.

AINE selectivos

Un tipo de medicamento que se utiliza cuando las opciones de venta libre no son apropiadas es un AINE selectivo. Se ha demostrado que esta clase de medicamentos recetados, que incluye marcas como Celebrex y Mobic, es eficaz en el tratamiento a corto plazo de los síntomas de la artrosis de rodilla.

AINE selectivos frente a AINE de venta libre

AINE selectivos:

  • No bloquee la producción de un compuesto protector del estómago llamado prostaglandina. Debido a esto, estos medicamentos no tienen los mismos efectos secundarios gastrointestinales adversos.
  • No afectan la capacidad de coagulación de la sangre, lo que los hace más atractivos para las personas con trastornos hemorrágicos.

Ambos son una preocupación con los AINE de venta libre.

Analgésicos opioides

En raras ocasiones, cuando sus síntomas no pueden controlarse con otros medicamentos o cuando la cirugía no es una opción, se pueden recetar medicamentos analgésicos opioides (también conocidos como narcóticos) para controlar su artritis. Esta clase de analgésicos, que incluye medicamentos como la oxicodona y la morfina, puede ser eficaz para reducir el dolor asociado con esta afección en personas muy específicas.

Advertencia de adicción

Los narcóticos son extremadamente adictivos y no deben recetarse de forma crónica ni a personas con problemas previos de abuso de sustancias. En cambio, están destinados únicamente a proporcionar alivio del dolor a corto plazo durante períodos de dolor intenso.

Además, los narcóticos pueden causar efectos secundarios como:

  • Constipación
  • Náuseas
  • Confusión

Debido a estos efectos secundarios, es importante usar estos medicamentos con precaución.

Cirugías y procedimientos dirigidos por especialistas

En algunas situaciones, un brote de artritis no puede controlarse solo con remedios caseros o medicamentos. En estos casos, puede ser necesaria una de varias intervenciones guiadas por especialistas.

Debido a que las opciones van desde conservadoras hasta invasivas, es mejor trabajar con un proveedor de atención médica para identificar cuáles (si las hay) son apropiadas para su condición específica.

Terapia física

Una de las formas más efectivas de aliviar el dolor y la rigidez asociados con la artrosis de rodilla sin someterse a una cirugía es participar en fisioterapia (PT).

Un fisioterapeuta puede ayudar a seleccionar ejercicios que:

  • Desarrollar fuerza en los músculos de la cadera y la rodilla
  • Apoyar la articulación artrítica.
  • Mejore el rango de movimiento de su rodilla aumentando la flexibilidad en los músculos de su pierna

Se ha demostrado que las personas con artrosis de rodilla que se someten a fisioterapia mejoran su función diaria sin los efectos secundarios adversos asociados con otros medicamentos o intervenciones.

Inyección de corticosteroides

Las inyecciones de corticosteroides (cortisona) son otro tratamiento común para el dolor asociado con la OA. Esta clase de medicamento esteroide, que un proveedor de atención médica inyecta en la articulación afectada, se usa para reducir la inflamación y disminuir el dolor que experimenta.

Este tipo de tratamiento puede ser extremadamente efectivo en el momento; sin embargo, los beneficios de la inyección suelen ser de corta duración. Si bien algunas personas experimentan un alivio más duradero, no es raro que el dolor regrese una o dos semanas después de una inyección de cortisona. Por ello, se consideran una estrategia de gestión a corto plazo y, por lo general, no se administran más de una vez cada tres meses.

Inyecciones de plasma rico en plaquetas

Más recientemente, las inyecciones de plasma rico en plaquetas (PRP) han surgido como una posible opción de tratamiento para la artritis de rodilla. Este tratamiento involucra a un proveedor de atención médica:

  • Extrayendo tu sangre
  • Usar una máquina centrífuga para separar un componente llamado plaquetas
  • Reinyectar estas sustancias nuevamente en la rodilla afectada

Las plaquetas contienen proteínas llamadas factores de crecimiento, que juegan un papel importante en la cicatrización de los tejidos. Debido a esto, la inyección de plasma concentrado de factor de crecimiento en el área artrítica puede ayudar a reducir el dolor y las molestias asociados con la osteoartritis.

Sin embargo, la investigación sobre este tratamiento aún es mixta y parece que las inyecciones de PRP son más beneficiosas de seis a 12 meses después de que se administran en la rodilla.

viscosuplementación

La viscosuplementación es otro tipo de inyección que puede aliviar la artritis sin intervención quirúrgica.

Este procedimiento consiste en inyectar una sustancia llamada ácido hialurónico (HA) en la articulación de la rodilla. HA es una sustancia lubricante suave que normalmente se encuentra en el líquido sinovial que rodea las articulaciones. Al inyectar este líquido viscoso en una articulación artrítica, la viscosuplementación tiene como objetivo reducir la fricción y el dolor asociados con el movimiento de una rodilla artrítica.

Desafortunadamente, los beneficios de este tratamiento aún no están claros. En este punto, la viscosuplementación parece ser más apropiado para las personas que:

  • No puede tomar analgésicos
  • No pueden someterse a una cirugía
  • Tienen casos menos avanzados de OA

Reemplazo total de rodilla

Cuando todas las demás opciones de tratamiento son ineficaces para controlar el dolor, es posible que se necesite una cirugía de reemplazo total de rodilla.

Este procedimiento, que lo realiza un cirujano ortopédico, consiste en extraer el cartílago dañado al final de los huesos de la tibia y el fémur. Después de esto, los componentes de metal se aseguran al final de los dos huesos de la rodilla y se coloca un espaciador de plástico en el medio para ayudar a facilitar el movimiento suave de la articulación.

Este procedimiento es extremadamente común y es muy efectivo en el tratamiento de la OA. En general, se ha demostrado que las personas que se someten a un reemplazo de rodilla tienen menos dolor, mejor función y altos niveles de satisfacción a largo plazo.

Medicina Complementaria y Alternativa (CAM)

En ciertas circunstancias, algunas intervenciones complementarias o alternativas pueden brindarle alivio para la artritis de rodilla. Si bien no se consideran tratamientos primarios, estas opciones aún pueden ser beneficiosas para ciertas personas.

Glucosamina y Condroitina

La glucosamina y la condroitina son dos suplementos que a menudo se combinan y se toman por vía oral para tratar la artritis de rodilla.

Se cree que estos suplementos, que se producen naturalmente en el cuerpo, impiden la degeneración del cartílago al proteger las células llamadas condrocitos, que le dan su estructura al cartílago. La glucosamina y la condroitina también contienen agentes antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir el dolor y la hinchazón.

Desafortunadamente, la investigación que respalda los beneficios de esta combinación de suplementos ha sido mixta en el mejor de los casos. Hay alguna evidencia que sugiere que tomar glucosamina y condroitina puede resultar en mejoras a mediano plazo en el dolor y la función en personas con artrosis de rodilla. Sin embargo, después de 26 semanas de tomarlo, estos beneficios no parecen mantenerse.

Acupuntura

La acupuntura es otro tratamiento complementario que se ha utilizado de manera intermitente para la OA.

Esta intervención consiste en insertar agujas de punta fina en diferentes zonas del cuerpo para tratar el dolor de la artritis. Originalmente basada en la medicina tradicional china, se cree que la acupuntura reduce los síntomas al estimular la liberación de endorfinas que alivian el dolor en el cuerpo.

Sin embargo, al igual que las otras opciones alternativas, la investigación sobre este tratamiento aún no se ha realizado. La acupuntura puede proporcionar algunas mejoras a largo plazo en la función diaria de las personas con artritis crónica de rodilla, pero parece brindar solo un alivio del dolor a corto plazo.

Jengibre

El jengibre, una especia común que se encuentra en muchas recetas, también puede tener algún beneficio para las personas con OA. Este ingrediente tiene propiedades antiinflamatorias, lo que puede ayudar a reducir el dolor asociado con un brote de artritis.

Las investigaciones han demostrado que las personas con rodillas artríticas que toman suplementos de jengibre por vía oral tienen niveles de dolor más bajos y una discapacidad reducida en comparación con las personas que no toman la sustancia. Además, el jengibre no tiene efectos secundarios gastrointestinales negativos, lo que puede hacerlo atractivo para las personas que no pueden tolerar los medicamentos AINE.

Una palabra de MEDSALUD

Los síntomas de la artrosis de rodilla pueden ser debilitantes y pueden afectar seriamente su capacidad para funcionar a diario. ¡Afortunadamente, sin embargo, hay una amplia gama de opciones de tratamiento a su disposición! Para seleccionar adecuadamente las intervenciones más apropiadas, es una buena idea hablar con un proveedor de atención médica sobre su condición. Luego de una evaluación exhaustiva y una conversación sobre sus objetivos generales, un médico podrá guiarlo hacia las opciones de tratamiento adecuadas para usted.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.