La vasculitis es una afección médica que involucra vasos sanguíneos hinchados o inflamados que pueden afectar diferentes partes del cuerpo. Puede ser causada por virus como la hepatitis B o C, otras infecciones, efectos secundarios de medicamentos, cáncer o enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico (LES). Cuando los vasos sanguíneos se inflaman, inhiben el flujo sanguíneo y pueden provocar complicaciones, incluido daño a los órganos.

Conozca sobre la vasculitis, sus causas y factores de riesgo, tipos, opciones de tratamiento y más.

Efectos autoinmunes de la vasculitis

Una reacción autoinmune ocurre cuando el sistema inmunológico ataca las células sanas del cuerpo. Esto puede provocar inflamación en varios órganos y regiones del cuerpo, a veces en todo el cuerpo. Cuando los vasos sanguíneos que transportan sangre por todo el cuerpo (incluidas arterias, venas y capilares) se inflaman, puede impedir el flujo sanguíneo. Dado que el flujo sanguíneo es necesario para que el cuerpo funcione correctamente, esto puede provocar diversas complicaciones.

Causas y factores de riesgo

La vasculitis puede tener muchas causas diferentes y, a veces, se desconoce la causa.

Algunas posibilidades incluyen:

Algunas personas tienen más probabilidades de sufrir vasculitis que otras y los factores de riesgo varían según los diferentes tipos de vasculitis. Algunos tipos de vasculitis son más comunes entre las mujeres, mientras que otros tipos son más comunes entre los hombres.

De manera similar, algunos tipos tienen más probabilidades de ocurrir más adelante en la vida, mientras que otros, como la enfermedad de Kawasaki y la vasculitis por IgA (inmunoglobulina A), tienen más probabilidades de afectar a los niños. Las opciones de estilo de vida saludables pueden ayudar a prevenir la aparición de vasculitis.

Síntomas: ¿Cómo sabes que tienes vasculitis?

Los síntomas de la vasculitis varían según el tipo y la parte del cuerpo afectada. Puede haber una erupción, que puede parecerse a la urticaria, o una erupción con manchas rojas o moradas que afecta más comúnmente a las piernas y las regiones inferiores del cuerpo, pero que también puede aparecer en las áreas superiores del cuerpo.

Otros síntomas de vasculitis pueden incluir:

Consulte a un proveedor de atención médica sobre estos u otros síntomas. Los efectos de la vasculitis pueden ser graves y poner en peligro la vida.

Síntomas de vasculitis de emergencia

Los síntomas de emergencia de vasculitis incluyen:

  • Respiración dificultosa
  • Incapacidad para hablar
  • Tosiendo sangre
  • Visión doble repentina o pérdida de visión.

Busque atención médica inmediata si usted o alguien que conoce experimenta estos síntomas.

Clasificación y tipos de vasculitis

Hay tres clasificaciones principales de vasculitis (vasculitis de vasos grandes, medianos y pequeños) según el tamaño de los vasos sanguíneos que afectan. Otros tipos de vasculitis, incluido el síndrome de Behcet y la policondritis recurrente, pueden afectar varios tamaños de vasos sanguíneos.

Vasculitis de grandes vasos

La vasculitis de grandes vasos incluye:

  • Arteritis de células gigantes (ACG) puede afectar los ojos, las articulaciones y la aorta. Por lo general, ocurre en adultos mayores de 50 años y puede causar dolores de cabeza, dolor de mandíbula, síntomas similares a los de la gripe, fatiga y fiebre. La GCA también puede provocar problemas oculares y pérdida de la visión.
  • Arteritis de Takayasu Afecta a arterias y ramas arteriales grandes y medianas, con inflamación y daño generalizados. Es más común entre mujeres jóvenes e implica síntomas como pérdida de apetito, pérdida de peso, fiebre y malestar general.
  • Aortitis afecta el vaso sanguíneo principal que va al corazón (aorta). Puede tener diferentes causas, incluido el lupus eritematoso sistémico (LES), por lo que ninguna categoría específica de personas es más susceptible. Los síntomas pueden incluir disminución del apetito, fatiga, fiebre, dolor de cabeza, dolor en el pecho y pérdida de peso.

Vasculitis de vasos medianos

La vasculitis de vasos medianos incluye:

  • Enfermedad de Kawasaki (EK) o el síndrome de Kawasaki implica la inflamación de los vasos sanguíneos que transportan sangre al corazón. Es más común entre niños pequeños, generalmente antes de los cinco años, y puede causar enrojecimiento de los ojos, fiebre, irritación de la boca y daño cardíaco.
  • Poliarteritis nudosa Afecta los vasos sanguíneos de diversas áreas del cuerpo, como el tracto digestivo, el corazón, las articulaciones, el sistema nervioso y la piel. Es más común entre hombres de mediana edad y los síntomas pueden incluir dificultades respiratorias, fatiga, dolor en el abdomen o las articulaciones, llagas en la piel, debilidad o pérdida de sensibilidad en las manos o los pies, o pérdida de peso.

Vasculitis de vasos pequeños

La vasculitis de vasos pequeños incluye:

  • Granulomatosis con poliangeítis (GPA), o granulomatosis de Wegener, implica la inflamación de los vasos sanguíneos de áreas del cuerpo, como los riñones, los pulmones y los senos nasales. Es más común entre hombres de mediana edad. Puede provocar síntomas como dificultades respiratorias, tos, fatiga, fiebre, problemas renales, congestión nasal, dolor en las articulaciones, secreción nasal o hemorragias nasales.
  • Poliangeítis microscópica Implica inflamación de los vasos sanguíneos y puede afectar los pulmones, los riñones, los nervios y la piel. Es más común entre hombres de mediana edad y los síntomas pueden incluir sangre en la orina, dificultad para respirar, tos que puede consistir en sangre, dolor en las articulaciones o músculos y sarpullido en la piel.

Obtener un diagnóstico de vasculitis

Puede resultar complicado obtener un diagnóstico de vasculitis, especialmente cuando los síntomas se desarrollan lentamente, a veces durante años, lo que puede ocurrir con la arteritis de Takayasu. El proceso de diagnóstico puede diferir según el tipo, pero generalmente incluye un examen físico realizado por un proveedor de atención médica, un historial médico, una evaluación de los síntomas y pruebas. Las pruebas pueden incluir análisis de sangre, imágenes como radiografías o ecografías, biopsia y análisis de orina.

Tratamiento para controlar la vasculitis

El tratamiento de la vasculitis depende del tipo, los síntomas, la gravedad y la parte del cuerpo afectada. Si tiene vasculitis, un médico puede recetarle medicamentos para reducir la inflamación y abrir los vasos sanguíneos, restableciendo el flujo sanguíneo.

Estos medicamentos pueden incluir medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) de venta libre, como Advil o Motrin (ibuprofeno) o Aleve (naproxeno sódico), o medicamentos antiinflamatorios recetados para casos más graves. Si una afección autoinmune subyacente causa su vasculitis, un proveedor puede recetarle medicamentos para inhibir el sistema inmunológico y detener la respuesta autoinmune.

A veces, se utiliza una combinación de medicamentos para minimizar los efectos secundarios de fármacos más potentes.

Consideraciones a largo plazo

Una de las consideraciones a largo plazo más importantes sobre la vasculitis es su impacto en el cuerpo, especialmente si no se trata. Los órganos vitales pueden sufrir daños, a veces lo suficientemente graves como para causar insuficiencia orgánica cuando no reciben suficiente sangre. Con tratamiento, las perspectivas para la vasculitis son buenas, con una alta tasa de supervivencia y una mejor calidad de vida, ya que los tratamientos pueden disminuir los síntomas.

Recursos y soporte

Hay muchos recursos disponibles y opciones de apoyo para cualquier persona que experimente vasculitis. El Fundación Vasculitis es un excelente lugar para comenzar con recursos de aprendizaje y oportunidades para conectarse con soporte en su sitio web, incluidas reuniones de soporte virtual.

Además, existen recursos y opciones de apoyo más específicos para diferentes tipos de vasculitis, con algunas opciones locales disponibles. Si usted o alguien que conoce sufre vasculitis, hable con un proveedor de atención médica sobre recursos y apoyo.

Resumen

La vasculitis es una afección médica que implica un flujo sanguíneo restringido debido a vasos sanguíneos inflamados. Una respuesta autoinmune causa algunos tipos de vasculitis. Otras causas pueden incluir cáncer, infecciones y tabaquismo. Los síntomas varían, pero las personas con esta afección pueden experimentar sarpullido, fatiga, dolor y más.

Hay diferentes tipos y llegar a un diagnóstico puede ser un desafío o llevar tiempo. El tratamiento puede ayudar a reducir la inflamación, abrir los vasos sanguíneos para restablecer el flujo sanguíneo, aliviar los síntomas y mejorar su calidad de vida.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.