Los calambres y espasmos musculares ocurren cuando un músculo se contrae espontáneamente. La razón de esto no se entiende bien, pero algunos investigadores creen que los calambres y espasmos pueden estar relacionados con la fatiga muscular, la tensión muscular u otros factores como la deshidratación.

Un espasmo muscular o un calambre muscular pueden causar molestias menores a un dolor intenso. Incluso puede terminar con un hematoma en el lugar del calambre.

Este artículo analiza los calambres musculares y los espasmos musculares, sus posibles causas y lo que puede hacer para prevenirlos.

Qué sucede cuando un calambre muscular

La mayoría de los espasmos y calambres musculares son contracciones involuntarias de un músculo. Un espasmo muscular grave no se libera por sí solo y requiere estiramiento manual para ayudar a relajar y alargar el músculo acortado.

Los espasmos y los calambres pueden ser leves o extremadamente dolorosos. Si bien pueden ocurrir en cualquier músculo esquelético, son más comunes en las piernas, los pies y los músculos que cruzan dos articulaciones, como el músculo de la pantorrilla.

Los calambres musculares varían en intensidad desde una ligera contracción o tic hasta un dolor intenso. Un músculo acalambrado puede sentirse duro como una roca y puede durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos o más.

No es raro que los calambres se alivie y luego regresen varias veces antes de que desaparezcan por completo.

Posibles causas de los calambres musculares

Aún se desconoce la causa exacta de los calambres musculares, pero las teorías más citadas incluyen:

Otros factores que se han asociado con los calambres musculares incluyen el ejercicio en condiciones de calor extremo.

Debido a que los atletas son más propensos a tener calambres en la pretemporada, cerca del final (o la noche siguiente) del ejercicio intenso o prolongado, algunos sienten que la falta de preparación física puede causar calambres.

Control Neuromuscular y Calambres

Mientras se estudian todas estas teorías, los investigadores encuentran más evidencia a favor de la hipótesis del «control neuromuscular alterado». Algunos investigadores creen que este puede ser el mecanismo principal que conduce a calambres musculares asociados al ejercicio (EAMC).

De acuerdo con esta teoría, los calambres musculares a menudo están relacionados con la fatiga muscular y dan como resultado una interrupción de la coordinación y el control muscular.

Una revisión de 2018 concluyó que había mejor evidencia a favor de la hipótesis neuromuscular y que solo había evidencia inconsistente para respaldar la teoría de la deshidratación y el agotamiento de electrolitos.

Tratamiento y prevención de calambres musculares

Los calambres generalmente desaparecen por sí solos sin tratamiento. Hasta que se conozca la causa exacta de los calambres musculares, será difícil decir con certeza cómo prevenirlos. Sin embargo, estos consejos son los más recomendados por expertos y atletas por igual:

  • Detenga la actividad que causó el calambre.
  • Estire suavemente y masajee el músculo acalambrado.
  • Sostenga la articulación en una posición estirada hasta que el calambre se detenga.
  • Mejora la forma física y evita la fatiga muscular.
  • Estírate regularmente después del ejercicio.
  • Calentar antes del ejercicio.
  • Estire el músculo de la pantorrilla en una estocada de pie con ambos pies apuntando hacia adelante estirando la pierna trasera.
  • Estire el músculo isquiotibial sentándose con una pierna doblada hacia adentro y la otra estirada hacia afuera, el pie erguido y los dedos y el tobillo relajados, inclinándose ligeramente hacia adelante y tocando el pie de la pierna estirada.
  • Estire el músculo cuádriceps mientras está de pie sosteniendo la parte superior de su pie con la mano opuesta y jale suavemente el talón hacia las nalgas.

La mayoría de los calambres musculares no son graves. Si sus calambres musculares son severos, frecuentes, constantes o preocupantes, consulte a su proveedor de atención médica.

Resumen

Un espasmo muscular es una contracción involuntaria del músculo. Puede ser muy doloroso y, a veces, incluso puede dejar un hematoma en la piel.

La causa exacta de los calambres musculares no se conoce con certeza, pero algunos investigadores creen que puede estar relacionada con la fatiga muscular y una interrupción en el control muscular.

Es posible que pueda prevenir los calambres musculares estirándose regularmente, especialmente antes y después del ejercicio.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.