El aspartamo fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y se consideró seguro en 1981. Desde entonces, ha habido informes contradictorios sobre la seguridad del aspartamo, incluida la preocupación por su vínculo con el cáncer. Si bien la FDA sostiene que los edulcorantes artificiales aprobados, incluido el aspartamo, no causan cáncer, los estudios en ratas generaron nuevas preocupaciones a lo largo de los años, mientras que otros parecen garantizar su seguridad.

¿Qué es el aspartamo?

El aspartamo es un edulcorante artificial bajo en calorías que se puede usar en lugar del azúcar para endulzar:

  • Alimentos
  • Bebidas
  • productos dentales
  • Chicle

Es unas 200 veces más dulce que el azúcar de mesa (sacarosa), por lo que se necesita mucho menos para producir el mismo nivel de dulzura. El aspartamo consiste en los aminoácidos fenilalanina y ácido aspártico, con un grupo metilo agregado a la fenilalanina para crear un sabor dulce.

No es un carbohidrato (sacárido) como los azúcares regulares. Generalmente se usa para reducir las calorías en los alimentos para ayudar a controlar el peso o para las personas con diabetes para prevenir picos de azúcar en la sangre.

El aspartamo no es termoestable y pierde su dulzura cuando se calienta. Por esta razón, no se usa con frecuencia en productos horneados u otros alimentos cocinados. A veces se combinan otros edulcorantes con aspartamo para crear un sabor más parecido al del azúcar de mesa. Las marcas populares de aspartamo incluyen:

  • Equal®
  • Sugar Twin®
  • NutraSweet®

¿Quién no debe consumir aspartamo?

Las personas con fenilcetonuria (PKU) no pueden metabolizar la fenilalanina, un componente del aspartamo, de manera efectiva. Las personas con esta rara enfermedad hereditaria deben limitar su consumo de fenilalanina del aspartamo y de cualquier otra fuente.

¿El aspartamo causa cáncer?

Ha habido investigaciones contradictorias sobre si el aspartame causa cáncer.

El Programa Nacional de Toxicología determinó en 2005 que el aspartamo no causa tumores en ratones, pero surgieron preocupaciones a partir de investigaciones contradictorias realizadas en ratas en 2006. Las pruebas en ratas sugirieron un vínculo entre el aspartamo y el desarrollo de linfoma y leucemia. La FDA y otros han analizado esta investigación.

Investigaciones posteriores en humanos no han mostrado un vínculo claro entre el aspartamo y el cáncer. En 2006, el Instituto Nacional del Cáncer reveló que su estudio sobre casi 500 000 hombres y mujeres entre las edades de 50 y 71 años no mostró conexión entre un nivel más alto de consumo de aspartame y cánceres de sangre o cerebro.

Un metanálisis de 2013 en el Archivos de Salud Ambiental y Ocupacional analizó la investigación disponible hasta la fecha y determinó que el aspartamo no tiene ningún efecto cancerígeno en los roedores.

Evidencia débil

Varios otros estudios han examinado el vínculo entre el aspartamo y el cáncer, y la mayoría ha encontrado evidencia débil de cualquier conexión.

Por ejemplo, un estudio de 2012 publicado en el Revista americana de nutrición clínica afirmó que las mujeres que beben refrescos de dieta todos los días tienen un mayor riesgo de desarrollar linfoma y leucemia. Sin embargo, los investigadores se disculparon por promover evidencia débil e intentar que los datos se ajusten a la ideología en lugar de dejar que la ciencia hable por sí misma.

Conclusiones de las agencias reguladoras

La FDA revisó la investigación de 2006 en ratas y determinó que no se realizó de acuerdo con el estándar y no cambió su posición de que el aspartamo es seguro para el consumo humano.

Si bien la Sociedad Estadounidense del Cáncer no determina si una sustancia es cancerígena (causa cáncer), depende de la FDA y otras juntas reguladoras para decidir sobre la seguridad. La FDA dice que incluso después de más de 100 estudios, el aspartamo es seguro para la mayoría de las personas.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) dice que nunca se ha encontrado aspartamo en la sangre u órganos después de la ingestión. Este hallazgo significa que el aspartamo se digiere completamente en el intestino, el cuerpo lo absorbe como aminoácidos y metanol, y es seguro para el consumo. Además, la EFSA afirma que no existe un vínculo determinable entre el cáncer y el aspartamo al considerar muchos estudios de población humana.

Una palabra de MEDSALUD

Puede ser un desafío saber si una sustancia como el aspartamo es segura para consumir cuando se le presenta evidencia contradictoria. La evidencia que relaciona el aspartamo con el cáncer es débil y hay abundante evidencia de que el aspartamo no causa ningún tipo de cáncer.

La FDA y la EFSA afirman que el aspartamo es seguro para el consumo humano. Hable con su proveedor de atención médica si está preocupado por su consumo de aspartamo.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.