La diabetes tipo 2 no tiene por qué impedirle viajar en avión. Sin embargo, es importante estar preparado e informar a las personas adecuadas sobre su condición médica con anticipación. La diabetes tipo 2 es una condición en la que su cuerpo no usa la hormona insulina de manera efectiva, lo que puede causar niveles altos de azúcar en la sangre (glucosa).

Este artículo lo ayudará a organizar sus planes de viaje y estar listo para volar con menos preocupaciones.

Hable con su proveedor de atención médica antes de su viaje

Aproximadamente un mes antes de ir, consulte a un proveedor de atención médica para que pueda evaluar su control de azúcar en la sangre y hacer los ajustes necesarios. Anote los detalles de su itinerario para que su proveedor de atención médica pueda ver la duración de su vuelo y cualquier cambio en las zonas horarias en caso de que afecte su horario de medicamentos.

Asegúrese de tener las recetas médicas que necesita para tener suficientes medicamentos y suministros para su viaje. Pregunte acerca de las recetas de respaldo si pierde sus medicamentos mientras está fuera. Obtenga también las vacunas que le recomiende su proveedor.

preparar documentos

  • Carta de su proveedor de atención médica que indique que tiene diabetes
  • Lista de sus medicamentos recetados, suministros y dispositivos médicos, firmada por su proveedor de atención médica
  • Lista de alergias
  • Documentación de su historial médico, almacenada en su teléfono o escrita
  • Prueba de seguro médico y comprensión de lo que cubrirá en su destino
  • Un brazalete de identificación médica si usa uno (puede considerar obtener uno)

La Asociación Estadounidense de Diabetes trabaja con la TSA para acomodar a las personas con diabetes cuando viajan. TSA cuenta con una línea de ayuda y especialistas en atención al pasajero en los aeropuertos. Descarga la aplicación TSA para acceder a esta información.

Empaque los medicamentos y los suministros con cuidado

Reúna los medicamentos y los suministros que necesitará, verifíquelos dos veces y asegúrese de tener suficientes copias de seguridad. La Asociación Estadounidense de Educadores en Diabetes sugiere duplicar todo. Por ejemplo, si puede, lleve dos monitores de glucosa y el doble de tiras reactivas que planea usar.

Coloque sus suministros en una bolsa transparente y guárdela en su equipaje de mano para que la seguridad del aeropuerto pueda examinar los suministros fácilmente. Esto puede ayudar a evitar más preguntas y demoras. Otros consejos de embalaje incluyen:

  • Traiga su medicamento en los frascos originales con etiquetas de prescripción cuando pueda, aunque esto no es un requisito de la TSA.
  • Asegúrese de que su medidor de glucosa muestre la etiqueta del fabricante.
  • Sus lancetas (utilizadas para obtener una muestra de sangre para análisis) deben tener tapas.
  • Los kits de glucagón (utilizados para tratar niveles bajos de azúcar en la sangre) deben estar en sus envases originales, con la etiqueta del fabricante o de la farmacia claramente visible.

Los escáneres no deberían afectar sus suministros o dispositivos para la diabetes. Si usa una bomba de insulina o un monitor continuo de glucosa, infórmele a seguridad y puede solicitar una revisión en lugar de una exploración si lo prefiere.

No registre maletas con sus suministros para la diabetes

Las maletas y los bolsos se pueden perder cuando viaja, así que mantenga sus suministros y medicamentos para la diabetes en su equipaje de mano. También salvaguardará los medicamentos para que no estén expuestos a la humedad oa temperaturas extremas de calor o frío en la bodega de carga, lo que podría hacerlos menos efectivos o incluso arruinarlos.

Planificar comidas

Antes de volar, solicite comidas bajas en grasa y azúcar a la aerolínea. Durante el vuelo:

  • No se aplique insulina antes de las comidas hasta que le hayan servido la comida.
  • Mantente hidratado.
  • Evite el alcohol.
  • Controle su nivel de azúcar en la sangre aproximadamente cada cuatro a seis horas en vuelos de larga distancia.

La variedad de alimentos en todo el mundo ofrece muchas opciones interesantes. Pero investigue un poco antes de ir para saber cómo los ingredientes locales comunes pueden afectar su nivel de azúcar en la sangre.

Controle sus niveles de glucosa de cerca, ya que es posible que no siempre conozca los ingredientes de los alimentos que consume. Lleva contigo glucosa o bocadillos azucarados en caso de que los necesites.

Si está planeando alguna actividad extenuante, infórmeles a las personas con las que está que tiene diabetes y dígales qué hacer si muestra signos de hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre).

Cuando controle su nivel de azúcar en la sangre, tenga en cuenta que la gran altitud puede afectar sus lecturas. Cada 1000 pies puede significar una reducción del 1% al 2% en la lectura.

Sepa cómo inyectarse insulina mientras vuela

Las cabinas de los aviones están presurizadas para mantener la presión del aire a aproximadamente 8,000 pies. Eso podría afectar la función del émbolo en una jeringa. Antes de inyectar, saque el émbolo y vuelva a colocarlo. Eso igualará la presión y estará listo para comenzar.

Si usa una pluma de insulina, hable con su proveedor de atención médica y verifique la información del producto para ver si se necesitan ajustes para viajes aéreos o altitudes elevadas.

Ajuste para cambios de zona horaria

Cuando viaja al este o al oeste, la zona horaria puede cambiar. Hacia el este, su día de viaje será más corto, por lo que es posible que necesite menos insulina. Si vuela hacia el oeste, su día de viaje será más largo y es posible que necesite más. Hable con su proveedor de atención médica para entender cómo ajustar su horario de medicamentos para los cambios de zona horaria, si se recomienda.

Manejar el estrés y la emoción

El estrés y la emoción pueden elevar los niveles de azúcar en la sangre a medida que su cuerpo aumenta la energía necesaria para manejar situaciones estresantes. Su cuerpo también puede ser menos sensible a la insulina debido a los niveles más altos de cortisol, la hormona del estrés.

Las siguientes son formas de ayudar a controlar el estrés en los vuelos:

  • Empaca suministros adicionales para que no te preocupes por quedarte sin ellos.
  • Investigue las farmacias locales y las instalaciones médicas en su destino de antemano.
  • Tenga bocadillos y agua disponibles.
  • Haga tanto ejercicio como sea posible (incluso caminar por el pasillo del avión puede ayudar).
  • Conoce qué prácticas de autocuidado ayudan a aliviar tu estrés, ya sea la meditación, escuchar tu música favorita, leer o practicar ejercicios de respiración.

Si cree que puede necesitarlo, no dude en hablar con su proveedor de atención médica sobre medicamentos contra la ansiedad o antidepresivos antes de volar.

Verifique el nivel de azúcar en la sangre a la llegada

Después de aterrizar, controle su nivel de azúcar en la sangre tan pronto como llegue a un lugar donde pueda hacerlo. La altitud, la emoción y la comida podrían haber tenido un efecto en sus niveles de glucosa, así que asegúrese de ver dónde se encuentra. De esa manera, puede tomar medidas para ajustar sus niveles y evitar efectos nocivos.

Resumen

Si tiene diabetes tipo 2, puede viajar y mantenerse saludable estando preparado e informado y notificando a las personas adecuadas sobre su diabetes antes de volar. Consulte a su proveedor de atención médica antes de ir y siga sus recomendaciones para cualquier ajuste de medicamentos.

Empaque más que suficientes suministros y medicamentos para la diabetes. Esté preparado para los controles de seguridad teniendo documentación de su condición. Lleve sus medicamentos y suministros con usted en el avión. Informe a la aerolínea sobre sus necesidades dietéticas y verifique su nivel de azúcar en la sangre si vuela por más de cuatro horas.

Si se inyecta insulina durante el vuelo, saque el émbolo de la jeringa y vuelva a colocarlo para igualar la presión del aire. Controle su nivel de azúcar en la sangre cuando llegue y consulte la comida local para tener una idea de cómo podría afectar sus niveles de glucosa.

Una palabra de MEDSALUD

Cuidarse cuando tiene diabetes requiere un esfuerzo adicional, pero no hay necesidad de sentirse intimidado por la perspectiva de volar. Piense con anticipación, informe a la aerolínea y a las autoridades que tiene diabetes, empaque cuidadosamente y esté preparado. Entonces podrá disfrutar de su tiempo, sabiendo cómo manejar su diabetes y hacer los ajustes necesarios en el camino.

Preguntas frecuentes

  • ¿Las altitudes elevadas afectan la diabetes tipo 2?

    Sí. Las grandes altitudes por encima de los 8,000 pies aumentan el riesgo de hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre). Es importante controlar cuidadosamente su nivel de glucosa si se encuentra en altitudes más altas. Tenga en cuenta que su medidor de glucosa puede subestimar sus niveles de azúcar en la sangre entre un 1 % y un 2 % por cada 1000 pies de altura.

  • ¿Puedo inyectarme insulina en un avión?

    Sí. Puede y debe tomar su insulina en un avión. Guárdalo siempre en tu equipaje de mano para que no se pierda ni pierda potencia por los cambios de temperatura y humedad.

  • ¿Necesito mis recetas para llevar medicamentos para la diabetes en un avión?

    No. La TSA no requiere que traiga sus recetas, pero podría facilitar el paso por seguridad, si tienen preguntas sobre lo que está trayendo. Si es posible, tenga sus medicamentos y suministros en sus envases originales con las etiquetas de prescripción claramente visibles.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.