Evitar ciertos alimentos cuando tiene una enfermedad renal puede ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad y hacer que se sienta más saludable por más tiempo. Es especialmente importante limitar los que tienen un alto contenido de minerales que sus riñones ya no pueden eliminar de su cuerpo. Esto incluye alimentos ricos en sodio y, en etapas posteriores, fósforo y potasio.

Sus necesidades dietéticas cambiarán a medida que progrese la enfermedad renal. Su equipo de atención médica debe determinar qué es lo mejor para usted.

Este artículo discutirá los alimentos que debe evitar si tiene una enfermedad renal.

Dieta y enfermedad renal

Comer los alimentos correctos y evitar los incorrectos puede ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad renal. Un dietista certificado puede ayudarlo a desarrollar un plan de alimentación adecuado para su etapa de enfermedad renal crónica.

El sodio es un mineral que está presente de forma natural en muchos alimentos. Cuando agrega sal de mesa a su comida, está agregando sodio.

Con la enfermedad renal, los riñones no pueden eliminar el exceso de sodio como deberían. Esto hace que su cuerpo tenga un desequilibrio de sodio y agua, lo que puede provocar hinchazón en la cara, las manos y los pies, exceso de sed y presión arterial alta.

Potasio

El potasio es un mineral que juega un papel importante en el funcionamiento de su corazón. Cuando tiene demasiado o muy poco potasio en su cuerpo, puede causar problemas de salud peligrosos.

La enfermedad renal puede causar niveles de potasio demasiado altos o demasiado bajos. Cuando sus niveles son demasiado altos, su proveedor de atención médica puede recomendarle que reduzca el consumo de alimentos con alto contenido de potasio. Cuando son demasiado bajos, es posible que deba aumentar la ingesta de estos alimentos.

Fósforo

Los niveles altos de fósforo pueden conducir a niveles bajos de calcio en los huesos, lo que puede debilitarlos. También pueden hacer que el calcio se acumule en otras partes de su cuerpo, como los vasos sanguíneos, los pulmones y el corazón.

Esto puede aumentar su riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Sus necesidades dietéticas serán diferentes según la etapa de la enfermedad renal en la que se encuentre. En las primeras etapas, por ejemplo, deberá limitar el sodio. En etapas posteriores, es posible que también deba limitar el fósforo y/o el potasio para mantener sus niveles sanguíneos en los rangos normales. Estar en diálisis significa que necesitará comer proteínas de alta calidad de fuentes como carne, pollo, pescado y huevos.

Comidas que se deben evitar

Independientemente de la etapa de la enfermedad renal que le hayan diagnosticado, es importante hacer cambios en su dieta para ayudar a retrasar la progresión de su enfermedad y mejorar su salud y bienestar en general.

Los alimentos que a las personas con enfermedad renal a menudo se les dice que limiten o eviten incluyen:

  • cereales integrales
  • Cereales de salvado, avena y granola
  • Nueces y semillas de girasol
  • Tomates
  • Aguacates
  • Ciertas otras frutas frescas y secas (p. ej., plátanos, albaricoques)
  • Lácteos
  • Papas
  • Frijoles
  • Acelgas, espinacas y hojas de remolacha
  • Pretzels, papas fritas y galletas saladas
  • Encurtidos y salsa
  • Carnes procesadas
  • Comidas prefabricadas o congeladas
  • Comidas enlatadas
  • Refrescos de color oscuro

Granos Integrales

Los granos integrales a menudo se recomiendan para personas sin enfermedad renal, pero estos alimentos tienen más potasio y fósforo que los granos refinados. Si tiene una enfermedad renal de moderada a avanzada, su proveedor de atención médica puede recomendarle que evite los alimentos integrales, como el pan de trigo integral y el arroz integral.

Por ejemplo, una rebanada (28 gramos) de pan integral contiene:

  • Alrededor de 69 mg de potasio
  • 57 mg de fósforo

En comparación, la rebanada de pan blanco del mismo tamaño contiene:

  • 32,8 mg de potasio
  • 31,6 mg de fósforo

1 taza de arroz integral cocido contiene aproximadamente:

  • 208 mg de fósforo
  • 174 mg de potasio

En comparación, 1 taza de arroz blanco cocido contiene:

  • 69 mg de fósforo
  • 54 mg de potasio

Cereales de salvado, avena y granola

Cuando compre cereales fríos y calientes, asegúrese de mirar la etiqueta de los alimentos. Muchos cereales que puedes encontrar en el supermercado están llenos de:

  • Sodio
  • Fósforo
  • Potasio

Limite o evite los cereales con fósforo añadido. A diferencia del sodio y el potasio, no se requiere que el fósforo se incluya en la etiqueta de información nutricional, por lo que deberá consultar la lista de ingredientes para encontrar la palabra fósforo o «phos». 3/4 taza de cereal de hojuelas de salvado contiene aproximadamente:

  • 160 mg de potasio
  • 135 mg de fósforo

Una taza de avena cocida contiene:

  • 180 mg de fósforo
  • 164 mg de potasio

La mayoría de la granola está hecha con avena. Si bien la granola es una opción saludable para la mayoría, debe limitarse en una dieta renal debido a su contenido de potasio.

Dos onzas de granola tienen aproximadamente 306 mg de potasio.

Nueces y Semillas de Girasol

Las nueces y las semillas son refrigerios populares y saludables para la mayoría de las personas. Sin embargo, para una persona con enfermedad renal, pueden ser perjudiciales.

Una porción de 1 onza, o unas 23 almendras, contiene aproximadamente:

  • 208 mg de potasio
  • 136 mg de fósforo

Los anacardos contienen sobre:

  • 187 mg de potasio
  • 168 mg de fósforo

Si le gustan las nueces y las semillas de girasol, considere combinarlas con otras opciones de comidas bajas en potasio y fósforo. Alternativamente, elija nueces que sean bajas en fósforo.

Tomates

Los tomates son ricos en potasio. Las personas en las primeras etapas de la enfermedad renal generalmente no tienen que limitar su consumo de tomates. Sin embargo, si su proveedor de atención médica dice que sus niveles de potasio son altos, es posible que los tomates deban estar en su lista de alimentos restringidos.

Esto incluye tomates crudos y productos derivados del tomate, como salsa y ketchup.

Por ejemplo, 1 taza de salsa de tomate contiene alrededor de 910 mg de potasio. Un tomate mediano contiene alrededor de 292 mg de potasio.

Aguacates

Los aguacates son una gran fuente de grasas saludables para el corazón e importantes vitaminas y minerales. Sin embargo, tienen un alto contenido de potasio y deben evitarse en una dieta renal.

Un aguacate contiene aproximadamente 690 mg de potasio.

Si su proveedor de atención médica le indicó que limite el potasio, querrá evitar o limitar el consumo de aguacate o guacamole.

Ciertas otras frutas

Algunas frutas son muy ricas en potasio. Si su dietista o nefrólogo le indicó que limite la ingesta de potasio, querrá evitar:

  • Plátanos: Esta fruta es una de las mejores fuentes dietéticas de potasio. Un plátano mediano contiene la friolera de 422 mg de potasio.
  • naranjas también son altos en potasio. Una naranja contiene alrededor de 255 mg de potasio. y una taza de jugo de naranja contiene 443 mg.
  • Albaricoques: En etapas posteriores de la enfermedad renal, es mejor evitar los albaricoques debido a su contenido de potasio. Una taza de albaricoques en rodajas tiene 427 mg de potasio.

Las frutas secas también pueden ser problemáticas. Aparte de los albaricoques secos, pasas y ciruelas pasas también son altos en potasio, azúcar y calorías. Una taza de albaricoques secos proporciona alrededor de 1510 mg de potasio. Esto puede ocupar fácilmente la ingesta diaria recomendada de potasio.

Además, una taza de ciruelas pasas contiene 1270 mg de potasio. Sin embargo, el potasio se reduce significativamente en su estado bruto. Una taza de ciruelas contiene solo 259 mg de potasio.

Lácteos

Los productos lácteos como el queso, el yogur, la leche y el helado son una buena fuente de calcio, proteínas y otros nutrientes importantes. También son ricos en fósforo y potasio.

Una persona en las últimas etapas de la enfermedad renal puede necesitar limitar las proteínas, el fósforo y el potasio, lo que también significará limitar los productos lácteos.

Una taza de leche al 2% contiene:

  • 8 gramos de proteína
  • 252 mg de fósforo
  • 390 mg de potasio

Papas

Las papas son naturalmente ricas en potasio. Una papa mediana contiene alrededor de 610 mg de potasio.

Afortunadamente, hay formas de reducir el contenido de potasio en las papas. Una de las mejores formas de reducir el contenido de potasio en las papas es mediante un método conocido como lixiviación (remojarlas en agua) antes de cocinarlas.

La forma más eficaz de eliminar el potasio por lixiviación es cortar las papas en trozos pequeños y hervirlas en agua durante aproximadamente 10 minutos. Si lo hace, puede reducir el contenido de potasio en al menos la mitad de la cantidad original.

Frijoles

Los frijoles son una gran fuente de proteína y fibra de origen vegetal. Sin embargo, también pueden aumentar la cantidad de potasio y fósforo que circula en la sangre si se consumen en grandes cantidades. cantidades.

Recientemente, los estudios han sugerido que los frijoles y las legumbres son una buena fuente de proteínas para las personas con enfermedad renal crónica. Aún así, las pautas recomiendan limitar la ingesta de frijoles debido a su contenido de fósforo y potasio.

Por ejemplo, 1 taza de frijoles pintos cocidos contiene 251 mg de fósforo y 746 mg de potasio.

Acelgas suizas, espinacas y hojas de remolacha

La mayoría de las verduras de hojas verdes, incluidas las acelgas, las espinacas y las hojas de remolacha, no se recomiendan en una dieta para enfermedades renales debido a su contenido de potasio.

Por ejemplo, 1 taza de espinacas cocidas contiene alrededor de 839 mg de potasio, que es casi la mitad de la cantidad diaria recomendada para una persona con enfermedad renal crónica que tiene niveles altos de potasio.

Pretzels, papas fritas y galletas saladas

Los bocadillos como los pretzels, las papas fritas y las galletas saladas suelen tener un alto contenido de sodio. También carecen de nutrientes importantes que su cuerpo necesita para funcionar correctamente.

Las papas fritas también tienen un alto contenido de potasio, ya que están hechas de papas y deben evitarse.

Una bolsa pequeña de papas fritas (22 papas fritas) contiene alrededor de 150 mg de sodio y 336 mg de potasio.

Encurtidos y condimentos

Los encurtidos y el condimento son alimentos curados. Tienen un alto contenido de sodio y deben evitarse en una dieta renal.

Por ejemplo, un pepinillo grande contiene alrededor de 1630 mg de sodio. Una dieta saludable para los riñones generalmente recomienda que una persona se mantenga por debajo de los 2300 mg de sodio por día.

Carnes procesadas

Las carnes procesadas son carnes que han sido curadas, saladas, ahumadas o fermentadas para mejorar el sabor y prolongar la vida útil.

Ejemplos de carnes procesadas incluyen perros calientes, salchichas, carne seca, carne en conserva y pepperoni.

El consumo de carnes procesadas y rojas se asocia con un mayor riesgo de enfermedad renal crónica.

La carne procesada no solo es rica en sodio, sino que también es rica en proteínas.

Comidas prefabricadas o congeladas

La mayoría de los alimentos procesados, incluidas las comidas preparadas o congeladas, tienen un alto contenido de sodio. Los ejemplos incluyen pizza congelada, cenas congeladas preenvasadas y sopas.

Muchas comidas preparadas pueden representar la mayor parte de la cantidad diaria recomendada de sodio, por lo que es importante evitarlas en una dieta renal.

Comidas enlatadas

Los alimentos enlatados, que incluyen sopas, verduras, carnes y mariscos, son populares porque son una forma rápida y conveniente de agregar más alimentos ricos en nutrientes a su dieta.

Sin embargo, la mayoría de los alimentos enlatados tienen un alto contenido de sodio porque la sal se usa a menudo como conservante para prolongar su vida útil.

Dado que una persona con enfermedad renal crónica no puede deshacerse del exceso de sodio, se deben limitar los alimentos enlatados.

Refresco de color oscuro

La mayoría de los refrescos de color oscuro tienen un alto contenido de aditivos de fósforo para ayudar a preservar la vida útil y mejorar el sabor. También son altos en calorías y azúcar y deben limitarse en todas las dietas.

La mayoría de los refrescos de color oscuro contienen entre 50 y 100 mg de fósforo en una porción de 200 mililitros.

Los estudios muestran que la tasa de absorción de los aditivos de fósforo es más alta que la del fósforo natural o de origen vegetal.

La cerveza de raíz es una excepción, con menos de 1 miligramo de fósforo y potasio por porción.

Resumen

Si tiene una enfermedad renal crónica, reducir la ingesta de sodio puede ayudar a prevenir o retrasar los problemas de salud asociados con la enfermedad renal. Es posible que también deba ajustar su ingesta de fósforo y potasio para mantener esos niveles en el rango ideal.

Es importante tener en cuenta que no existe una dieta única para todas las personas con enfermedad renal crónica. Para obtener un plan de comidas personalizado, hable con su nefrólogo (especialista en riñones) o dietista, quienes pueden decirle qué alimentos puede comer según sus análisis de laboratorio y función renal.

Seguir una dieta saludable para los riñones puede parecer restrictivo a veces. La buena noticia es que trabajar en estrecha colaboración con un dietista certificado puede ayudarlo a personalizar su plan de comidas según sus preferencias individuales y estilo de vida. También puede considerar un servicio de entrega de comidas que se especialice en satisfacer sus necesidades dietéticas, incluso solo por un

Para ubicar a un dietista cerca de usted, visite la Academia de Nutrición y Dietética y busque en «Encuentre un experto en nutrición

Preguntas frecuentes

  • ¿Qué se puede beber con enfermedad renal en etapa 3?

    La mejor bebida para beber en una dieta renal es el agua. El agua con gas, el agua de limón y los tés verdes sin azúcar también son buenas opciones. La soda de crema, la soda de lima-limón, la limonada y la cerveza de raíz son bajas en fósforo, aunque pueden tener un alto contenido de azúcares añadidos.

  • ¿Se puede revertir el daño renal?

    No, no puede revertir el daño renal, pero puede retrasar la progresión. Elegir los alimentos correctos y evitar los mencionados anteriormente son buenos primeros pasos.

Deja Una Respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: medsalud-corp.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a litespeed premium que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.