Antibióticos

Antibióticos
Los antibióticos se usan para combatir infecciones

Los antibióticos son los medicamentos antiinfecciosos usados para combatir las infecciones bacterianas. Existen muchos tipos de antibióticos, a continuación ofrecemos una lista:

Aminoglucósidos

Los aminoglucósidos son un tipo de antibióticos usados para combatir infecciones graves causadas por bacterias Gram negativas como la Klebsiella o la Escherichia coli. No funcionan para combatir bacterias Gram positivas. Los aminoglocósidos funcionan uniéndose a la unidad 30S del ribosoma provocando una alineación y reconocimiento por el ARN, inhibiendo la síntesis de las proteínas. Este tipo de antibióticos pueden provocar algunos efectos secundarios como vértigos, sordera y daño renal. Aquí proporcionamos una lista de aminoglucósidos:

Ansamicinas

Las ansamicinas son un tipo de antibiótico usadas para combatir bacterias Gram positivas y algunas Gram negativas. También se usan como antibióticos experimentales para combatir tumores. Pueden causar ciertos efectos secundarios como cierta toxicidad gastrointestinal o alteraciones de parámetros sanguíneos. Las ansamicinas son las siguientes:

Carbacefem

Este tipo de antibióticos funcionan previniendo la división bacteriana inhibiendo la síntesis de la pared celular. En ciertas ocasiones, estos antibióticos pueden causar trombocitopenia.

  • Loracarbef

Carbapenem

Los antibióticos carbapenem se usan para tratar infecciones bacterianas  gram-positivas y gram-negativas. Por esta razón se les considera antibióticos de amplio espectro. Funcionan inhibiendo la síntesis de la pared celular. Este tipo de antibióticos pueden causar ciertos efectos secundarios como malestar estomacal y diarrea, náuseas, dolor de cabeza, convulsiones, erupción y alergia.

Cefalosporinas de primera generación

Las cefalosporinas de primera generación son un tipo de antibióticos betalactámicos usados en el tratamiento de infecciones bacterianas causadas por cocos, bacterias gram-positivas, Proteus, Escherichia coli y Klebsiella. Las cefalosporinas de primera generación pueden provocar ciertos efectos secundarios, como malestar estomacal y diarrea, náuseas (al mezclarlas con alcohol) y reacciones alérgicas.

Cefalosporinas de segunda generación

Las cefalosporinas de segunda generación son mejores que la penicilina para combatir infecciones causadas por bacilos Gram-negativos y al menos igual de eficaces combatiendo infecciones debidas a cocos Gram-positivos como el Haemophilus influenzae, el Enterobacter, el Neisseria, el Proteus, el Escherichia coli y la Klebsiella. Igual que las cefalosporinas de primera generación, pueden provocar diarrea y malestar estomacal, náuseas si se mezclan con alcohol y posibles reacciones alérgicas.

Cefalosporinas de tercera generación

Las cefalosporinas de tercera generación se usan para tratar infecciones resistentes a los otros betalactámidos entre las que se encuentran ciertas meningitis, y como tratamiento profiláctico antes de una cirugía ortopédica, de abdomen y de pelvis. Pueden provocar algunos efectos secundarios como malestar estomacal, diarrea, náuseas y reacciones alérgicas.

  • Cefixima
  • Cefdinir
  • Cefditoren
  • Cefoperazona
  • Cefotaxima
  • Ceftazidima
  • Ceftibuten
  • Ceftizoxima
  • Ceftriaxona

Cefalosporinas de cuarta generación

Las cefalosporinas de cuarta generación se usan para combatir infecciones producidas por Pseudomonas y bacterias Gram-positivas. Estos antibióticos pueden provocar ciertos efectos secundarios como diarrea y malestar estomacal, náuseas y provocar reacciones alérgicas.

  • Cefepime

Cefalosporinas de quinta generación

Las cefalosporinas de quinta generación se usan para tratar infecciones provocadas por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina. Entre los efectos adversos que pueden provocar se encuentran el malestar estomacal, posiblemente acompañado de diarrea, las náuseas y también pueden aparecer reacciones alérgicas.

  • Ceftobiprole

Glucopéptidos

Los glucopéptidos, o glicopéptidos, se usan en pacientes muy graves que hayan mostrado hipersensibilidad a los antibióticos betalactámicos. Los glicopéptidos pueden provocar algunos efectos secundarios reversibles como sordera, neutropenia, nefrotoxicidad y alergia.

  • Teicoplanin
  • Vancomicina

Macrólidos

Los antibióticos macrólidos se usan en el tratamiento de infecciones por estreptococo, sífilis, infección por Mycoplasma, la enfermedad de Lyme e infecciones respiratorias. También se usan en el tratamiento de la neumonía, contra ciertos tipos de cáncer y contra los gonococos. Pueden provocar ciertos efectos secundarios como náuseas, vómitos, diarrea e ictericia. Además, también pueden provocar trastornos visuales y toxicidad hepática.

  • Azitromicina
  • Claritromicina
  • Diritromicina
  • Eritromicina
  • Roxitromicina
  • Troleandomicina
  • Telitromicina
  • Espectinomicina

Monobactámicos

Los antibióticos monobactámicos se usan para combatir infecciones provocadas por bacterias Gram-negativas areóbicas, como por ejemplo las enterobacterias y las especies Yersinia, Plesiomonas, Aeromonas y Neisseria. No son efectivos tratando cocos Gram-positivos, anaeróbicos y Acinetobacter. Este tipo de antibióticos pueden provocar ciertos efectos secundarios como erupción cutánea y ciertos problemas hepáticos.

  • Aztreonam

Penicilinas

Las penicilinas son un tipo de antibiótico usadas para tratar una amplia gama de infecciones, entre las que se pueden encontrar la sífilis o la enfermedad de Lyme, entre muchas otras. El funcionamiento de las penicilinas se basa en la interrupción de la síntesis del peptidoglicano, una capa de la pared celular. Las penicilinas pueden presentar algunos efectos secundarios como malestar intestinal o diarrea, reacciones alérgicas peligrosas como la anafilaxis o incluso daño renal o cerebral en algunos casos muy raros. A continuación ofrecemos una lista de penicilinas:

  • amoxicilina
  • ampicilina
  • azlocilina
  • carbenicilina
  • cloxacilina
  • dicloxacilina
  • flucloxacilina
  • mezlocilina
  • meticilina
  • nafcilina
  • oxacilina
  • penicilina
  • piperacilina
  • ticarcilina

Polipéptidos

Los antibióticos polipéptidos se utilizan para tratar infecciones oculares, de oído y de vejiga. Este tipo de antibióticos pueden provocar ciertos efectos secundarios como daño renal y en ciertos nervios (en caso de administrarse inyectados).

  • Bacitracina
  • Colistina
  • Polimixina B

Quinolonas

Las quinolonas son un tipo de antibióticos usados en el tratamiento de infecciones del tracto urinario, prostatitis bacteriana, diarrea bacteriana, gonorrea, infecciones por micoplasma y neumonía. Las quinolonas pueden provocar algunos efectos secundarios como náuseas y tendinosis (en casos raros) o acumulación de teofilina.

  • Ciprofloxacino
  • Enoxacino
  • Gatifloxacino
  • Levofloxacino
  • Lomefloxacino
  • Moxifloxacino
  • Norfloxacino
  • Ofloxacin
  • Trovafloxacino
  • Grepafloxacino
  • Sparfloxacino
  • Temafloxacino

Sulfonamidas

Las sulfonamidas son un tipo de antibióticos usados para combatir infecciones del tracto urinario. Pueden provocar ciertos efectos secundarios como diarrea, vómitos, náuseas, alergias, cristales en la orina, leucopenia, sensibilidad a la luz solar e insuficiencia renal.

  • Mafenide
  • Sulfonamidocrisoidina
  • Sulfacetamida
  • Sulfadiazina
  • Sulfametizol
  • Sulfanilimidae
  • Sulfasalazina
  • Sulfisoxazol
  • Trimetoprim
  • Trimetoprim-Sulfametoxazol

Tetraciclinas

Las tetraciclinas son un tipo de antibióticos usados para tratar la sífilis, la clamidia, la infección por micoplasma y la infección por Rickettsia. También son útiles para combatir el acné. Este tipo de antibióticos pueden provocar algunos efectos secundarios como malestar gastrointestinal, manchas en los dientes, toxicidad en la madre y el feto durante el embarazo y sensibilidad a la luz solar.

  • Demeclociclina
  • Doxiciclina
  • Minociclina
  • Oxitetraciclina
  • Tetraciclina

Fenicoles

Los fenicoles son una clase de antibióticos usados para combatir infecciones debidas a bacterias Gram-positivas y Gram-negativas. Los fenicoles pueden provocar ciertos efectos secundarios como toxicidad dosis-dependiente que afecta a la médula ósea provocando anemia aplásica.

  • Cloranfenicol

Otros

  • Arsfenamina
  • Clindamicina
  • Lincomicina
  • Etambutol
  • Fosfomicina
  • Ácido fusídico
  • Furazolidona
  • Isoniazida
  • Linezolid
  • Metronidazol
  • Mupirocina
  • Nitrofurantoína
  • Platensimicina
  • Pirazinamida
  • Quinupristin/Dalfopristin
  • Rifampicina
  • Tinidazol