Gemcitabina

¿Qué es la gemcitabina?

La gemcitabina es un medicamento de quimioterapia que se usa para combatir ciertos tipos de cáncer de pulmón, páncreas, mama y ovario. Se administra como una solución intravenosa, generalmente en dosis únicas semanales durante hasta siete semanas a la vez. Los pacientes que toman gemcitabina solo o en combinación con otros medicamentos de quimioterapia generalmente ven una mejora en los síntomas a medida que sus tumores se reducen gradualmente y el cáncer deja de propagarse a otras partes del cuerpo. Sin embargo, el sistema inmunitario se ve afectado durante el tratamiento, por lo que es esencial acudir a chequeos regulares y tomar precauciones contra las infecciones.

Funcionamiento

Al igual que muchos otros medicamentos de quimioterapia, gemcitabina se clasifica como un antimetabolito. Cuando el medicamento se inyecta en el torrente sanguíneo, viaja a un tumor y penetra las membranas celulares. Dentro de una célula, el químico bloquea una enzima esencial que está involucrada con la síntesis de ADN. La inhibición de la enzima impide que una célula se divida y se replique, y la célula misma muere rápidamente a medida que su ADN se descompone. Muchos cánceres diferentes son vulnerables a los antimetabolitos, incluidos los carcinomas de pulmón de células no pequeñas, los tumores ováricos de células germinales, el cáncer de mama y el cáncer de páncreas.

Vías de administración

Los pacientes reciben gemcitabina en dosis intravenosas muy específicas. Las cantidades de dosificación son diferentes para cada paciente, y los médicos calculan cuidadosamente las dosis adecuadas según la edad, el peso, el estado canceroso y la salud general de la persona. En un entorno clínico, un médico o enfermera capacitada administra una dosis de liberación lenta en una vena del brazo en el transcurso de aproximadamente 30 minutos. La mayoría de los pacientes reciben una dosis cada semana durante siete semanas, seguidas de una o dos semanas de descanso antes de la próxima ronda. La salud se monitorea cuidadosamente durante todo el tratamiento para garantizar que el medicamento esté funcionando y para ajustar la dosis, de ser necesario.

Efectos secundarios

Gemcitabina es un agente altamente efectivo contra las células cancerígenas, pero también puede afectar las células sanguíneas sanas y el tejido corporal. Las personas que reciben quimioterapia durante largos períodos de tiempo a menudo experimentan recuentos bajos de glóbulos blancos, lo que deja a sus cuerpos más susceptibles a infecciones o enfermedades. Además, pueden aparecer pérdida de cabello, lesiones orales y problemas gastrointestinales. Otros efectos secundarios pueden incluir tos, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar o tragar. Finalmente, algunas personas sufren problemas de visión o audición, temblores, convulsiones y reacciones alérgicas.

Los pacientes que mantienen sus programas de tratamiento y asisten a chequeos generalmente pueden superar los efectos secundarios negativos. Los médicos pueden recetar antibióticos especializados o medicamentos antiinflamatorios durante el tratamiento para combatir los síntomas adversos. Mientras que la gemcitabina puede no ser capaz de curar el cáncer de una persona, un alto porcentaje de tumores entra en remisión con un tratamiento a largo plazo.